EL INDEPENDIENTE DIGITAL.es

alias elmosquitocojonero.com

opinionario en la nube

DE LO QUE DIGA EL GOBIERNO, NO TE CREAS LA MITAD; LA OTRA MITAD, LA DESECHAS POR ABSURDA. DE LO QUE NO TE DIGA, ¡CRÉETELO TODO!
HOJA DE HOY HOJA DE AYER POESÍA ARTÍCULOS

26-III-2020

Soneto lamentable CCXXXIII: Las gotitas de Flügge

¡Qué punto da tu saliva, Arguiermano,
la saliva que tan bien se derrama
mientras sueltas soflama tras soflama
sobre el plato, delante y muy cercano!
¡Y tú sin mascarilla, tan galano!
¡Rico, rico!, lo quitas de la llama
y otra rociada más al panorama
que ya más es de saliva un pantano!
¡Ponte una mascarilla, so cochino!
¡Ponte una mascarilla, por higiene,
si la higiene no te importa un comino!
¡Póntela so gorrino filipino!
O la gente, cuando a comer viene,
pillará lo que tienes y no tiene.

Nuestros sabidos cocineros suelen aliñarte lo que cocinan con un ingrediente que no te especifican cuando te ilustran con sus recetas: salivilla culinaria espolvoreada en pequeñísimas gotitas de Flügge; la cual luego te cobran según la calidad de la misma que va desde la cuatro estrellas Michelín hasta la tabernera o de tasca. Todas, no obstante, igual de efectivas desde el punto de vista de la higiene.

Me encanta ver cierto programa de televisión en el que un cocinero muy televisivo va elaborando sus recetas ante las cámaras mientras aliña incesante y verborreramente el plato del día. Plato que, dicho sea en confianza, suele ser de lo más vulgar y no tan rico, rico, rico como un buen plato alpujarreño o unas migas de mi tierra.

A ver si entre las cosas buenas que sacamos de esta situación tan angustiosa que estamos atravesando, una de ellas sea que se imponga el uso de mascarilla entre los cocineros, cocinerillos y cocineruchos. Todo esto, por supuesto, cuando volvamos a tener mascarillas en el mercado.

 

04-III-2020

Soneto ridículo CCXXXVI: La Vic University

Ya han sacado de la trena a Junqueras
sin vergüenza y sin ningún disimulo;
y encima, porque es tan hermoso y chulo,
ofrecen un empleo al guaperas
unos universitarios lumbreras
de seso más bien tirando a nulo.
Con la intención de darnos por el culo
de esta forma salen por peteneras:
¡me lo contratan como profesor
de la Vic University, señor!
Pues miren ustedes, caballeretes,
si quieren pueden gastar sus billetes
contratando a Chaves de rector
y al Bigotes de profe, so zoquetes.

Muchas gracias, don Pedro*, por poner en libertad a este delincuente a quien el Tribunal Constitucional condenó a 13 años de cárcel por los delitos de sedición y malversación hace solo ¡cuatro meses!

*don Pedro: entelequia puramente imaginaria a quien el poeta se dirige en casta explosión de frenesí incontrolado; no se quiera buscar correspondencia con entidad real alguna. No. En absoluto.

Para contactar:

pblanes43@gmail.com

 

Las opiniones vertidas aquí son de la exclusiva responsabilidad del autor; los cuentos, artículos, poesías, etc., están protegidos por la Propiedad Intelectual y el Copyright, y se prohibe su reproducción total o parcial sin el permiso del autor.