06-I-11

EDITORIAL

¡Hola, buenos días! (en la medida de lo posible).

Pensamiento:

Hay cierto carcamal vaquilabiado
a quien a nuestra costa mantenemos
entre lujos y oropeles supremos
tan sólo porque Jefe fue de Estado.

Buen Jefe, eso sí, pues angustiado
dejó a nuestro país, con los baremos
rondando por los ínfimos extremos
en ética, en renta ¡y saqueado!

Además, una gran letra hay que anda
buscándole sin pausa ni remedio:
una equis, cabeza de una panda.

Arrojado sí que es, más que Lalanda:
se escondió el primero en el asedio
al Congreso por Tejero y su banda.

 

Otro pensamiento:

¡Que no quiere cascar el señor Cascos!
Ya saben, el señor que se casó
en Córdoba ciudad y la tomó
en medio de grandísimos atascos.

Esta boda y la otra fueron chascos
con que Cascos su ego deleitó,
deleite que pagó quien lo pagó,
que es quien paga siempre por tales fiascos.

La soberbia, con ser mala, que lo es,
peor aún lo es y lo parece
en quien de todo un pueblo el interés

aspira a dirigir; y permanece
atento sólo al suyo y los traspiés
de los de su partido favorece.

 

¡Feliz año 2011! (en la medida de lo posible; a ver si hay suerte y casca).

 

VALE

 

Nuevos sonetos y otras poesías; los encontrarán en la hoja

Miscelánea.

 

Las opiniones vertidas aquí son de la exclusiva responsabilidad de los autores; los cuentos, artículos, poesías, etc., están protegidos por la Propiedad Intelectual y el Copyright, y se prohibe su reproducción total o parcial sin el permiso de los autores.