RITA
34
 

 

Dice Rita, no la Cantaora, no, la otra, aunque igual a partir de ahora la llaman también la Cantaora, porque cantar, lo que se dice cantar, vaya si ha cantao, bueno, pues dice Rita que todos, y repite, todos los políticos de este país reciben regalos. Una de dos: o se ha informado sobre cada uno de ellos hasta completar elenco, o ha hecho uso del refranillo ése que dice que el no-sé-quién cree que todos son de su condición. Que yo no digo que lo sea, ¿eh?, ojo ahí: no digo que lo sea. De momento que tuvimos noticia de tales manifestaciones, entendiendo el interés de la cuestión, enviamos a nuestro amigo y chico veapor, F.B., a hacer una encuesta entre los naturales de la zona con un único punto: ¿Qué regalaría usted a su político favorito? Pues, bien; en primicia les ofrecemos las transcripciones de las intervenciones recogidas que nuestro veapor jura, perjura, promete y asegura que son las que se han vertido en la cinta, tal cual. Veamos:

Primer corro (V, varón; V, varona; E, Entrevistador):

-E: ¿Qué regalaría usted a su político favorito?
-V1: Una mierda pinchá en un palo.
-V2: Dos mierdas pinchás en un palo.
-V3: Tres mierdas pinchás en un palo
-E (escamado): ¿Por qué hacer uso de un solo palo para pinchar las esencias objeto de regalo, señores?
-V2: Es cuestión de la crisis; en lo superfluo, ahorramos.
-E: Entiendo, entiendo. No obstante, creo que ya está bien del dichoso palito. ¿Y si lo suprimiéramos, ¿eh? A ver, ¿usted, que le regalaría usted?
-V4: ¡Una mierda empapelá!
-E: Miren, si les parece bien, mejor suprimimos lo de la mierda y piensen en otros regalos, ¿eh?, seguramente ha de haber otras cosas, ¿no?
-V4 (rápido): ¡Pues entonces, una patá en los huevos!
-V5: ¡Dos patás en los huevos!
-V6: ¡Tres patás en los huevos!
-V7: ¡Una patá en la huevera!
-E: ¿Huevera? ¿Qué cosa es una huevera?
-V7: Es que podía darse el caso de que el político sea miembra.
-E: ¡Caramba, que afinan! ¡Eh, eh, señor, y usted?
-V8: Un yate. (Se escucha en la grabación un coro de desaprobación profunda).
-E: ¡Por favor, por favor, que estamos en un país cuya Constitución nos garantiza el libre derecho de expresión.
-V2: ¡Pues, entonces, le digo cabrón a éste!
-E: ¡Por favor, por favor, no personalicemos, por favor!
-V2: ¿Y eso qué es? ¡Si es un cabrón, es un cabrón!
-V8: Sois chusma que no tenéis ni idea de lo que es democracia.
-V2: ¡Pos yo me cago en tu puta madre, fíjate si entiendo! ¡Y pa que entiendas tú, ten! (Ruido de hostias y ajetreo. Acaba la grabación de repente).

Segundo corro:

-E: Bien, amigos, nos encontramos en este otro corro, ambiente sosegado, lujo por doquier, completamente alejado del anterior, por suerte, para ofrecerles una panorámica total de las respuestas a nuestra pregunta ¿Qué le regalaría usted a su político favorito? Veamos, usted, señor, ¿qué le regalaría usted?
-V10: ¿Está cerrado el micro?
-E (extrañado): ¿Cómo? ¿Por qué? Perdone, pero no entiendo.
-V10: Si no cierra el micro, no contesto.
-E: ¡Ah, ya! (hace como que huronea) ¡Ya está, micro cerrado! Veamos,¿qué le regalaría usted, amable señor?
-V10: Se lo he regalado ya: un chalet en un parque natural.
-E: ¡Caramba! ¿Y ustedes, señores?
-V11: Tres trajes por valor de tres mil euros.
-V12: Siete cajas de Vega Sicilia y siete jamones Pata Negra.
-V13: Un bolso de diseño por valor de 4500 euros.
-V (todos 10/14): ¡Y una cuenta en Suiza!
-E: ¡Joer, quiero decir, perdón, pues vaya regalitos!
-V11: Es más o menos lo que dicta la cortesía, amigo.
-E: Y digo yo, ¿algo habrán sacado ustedes a cambio?
-V12: ¿Nosotros? ¡Pero, señor mío, qué está insinuando?
-E: Pero, oiga, que yo no he dicho nada más que...
-V13: Ándate con ojo, jovencito, que te va a caer encima lo que no te esperas. (Coro de señores totalmente exaltados proclamando la blancura de su inocencia; entremedias, la voz autoexculpatoria de nuestro valiente reportero. Acaba la grabación).

Tercer corro:

-E: En nuestro desvelo constante por llevar la información más veraz y completa, nos encontramos en el mercado de Abastos con la consabida pregunta. Veamos, usted, mi querida señora, ¿qué le regalaría usted a su político favorito?
-V15: ¿Quién? ¿Yo? ¡Ay, no sé..., algo, me supongo!
-E: ¡Pues suponga en voz alta y dígame qué!
-V15: No sé..., ¿cinco litros de matarratas?
-V16: ¡Yo sí lo sé, yo sí lo sé: un buen dolor de muelas!
-V17: ¡Pues yo le daba mi suegra, que es ésa que está ahí! (Risas).
-V18: ¡Escuche éste! ¡Pues yo, a mi yerno, ahí, pa que te joas!
-V19: ¡Un culo extra pa que le den más!
-V20: Un ataúd de cartón para que lo estrene pronto.
-V2: Cuatro mierdas pinchás en el mismo palo de antes.
-E: ¿Es que ha estado usted en algún corrillo anterior, mi querido señor?
-V2: ¡Sí, en el que el palo llegó a las tres mierdas! ¡Y porque nos paraste! (Acaba la grabación en el momento en que una voz histérica comienza a gritar):
-V: ¡El talego pa tos, el talego pa tos, el...!


Agotado el corrillo y creyendo que con el abanico de respuestas recibidas ya tenía una muestra más que suficiente, nuestro veapor, imprudente y negligentemente, se largó a tomarse unos chatos. Nosotros, dentro de la buena voluntad que nos caracteriza, queremos completar la encuesta de marras; por eso, querido amig@, le planteamos que nos escriba sin ningún tipo de corte ni reparo y nos confíe qué le regalaría usted a su político favorito. Como de costumbre, entre las respuestas recibidas se sorteará un fabuloso regalo, en esta ocasión un ejemplar del libro Cómo hacerse millonario sin dar golpe del famoso autor japonés Yopiyoto Lokisea, segunda parte de su gran bestseller ¿Cómo conseguir más, regalando menos?

Vale