ESO DE LA IGUALDAD
36
 

 

Resulta que, en tiempos de la Segunda Dictadura (la Dictadurísima), las mujeres tenían que hacer uso de velo cuando participaban en actos religiosos. Desde entonces, será porque lo mamé, asocio el velo con una actitud de sometimiento de la mujer al hombre que destila zumo por muchísimas de las páginas de la Biblia, incluso de la socialista. Bueno, pues este asuntillo del velo, por suerte para mis creencias más hondas, desapareció. ¡Así como lo oyen! Dejé de ir viendo escaparates que ofrecían múltiples modelos de velos más o menos caros, y empecé a descubrir preciosas cabelleras que me hacían más leve la asistencia a la misa obligatoria; por último, amaneció la fecha, gloriosos días aquellos, en que en los claustros lloraban sólo monjas con sus velos, o como se les llame, y curas sin ellos.

Hoy, no los tengo en los templos: los tengo a todas horas y por todas calles. Los velos, digo. Rostros preciosos de mujeres ataviadas con la mortaja de la sumisión al hombre. “Claro —me explican—, es cosa de su religión”; y hasta me miran con conmiseración al ver que no entiendo. Que soy tan poco progre, vamos.

Pues, no. No entiendo cómo se permite una manifestación tan pública de discriminación. ¿Quieren seguir los dictados de una religión que, en mi criterio y en este punto (y en otros), es discriminatoria para la mujer? Pues, bien: váyanse y ejerciten sus creencias en una nación en las que sus manifestaciones no ofendan a los que viven bajo las permisividades de una Constitución que votaron y que no tolera la discriminación. ¿Quiere la autoridad de turno (cuyo deber primero es hacer cumplir esa Constitución de la que tanto se jactan unos y otros) hacer la vista gorda en este punto, como gorda la han hecho en tantos otros (en mi criterio)? Pues entonces, querido amigo, aún nos queda un último remedio: vote en nuestro concurso, que está en su derecho:

A) ¿Quién es mejor, la Virgen del Rocío o la del Mar?
B) ¿Quién baila mejor las sevillanas, Antonio el bailarín (q.e.p.d.) o la Duquesa de Alba?
C) ¿Quién vive mejor del cuento, la Esteban o el Matamoros de en medio?
D) ¿Dónde se capaban mejor las moscas, en la clase de Emilio o en las de José Manuel?
E) ¿Qué equipo es mejor, el Poli Bajopalio o el Liverpool de Caramanga?
F) ¿Cuántos centímetros se puede estirar una guita sin romperla?

Si es usted el afortunado ganador de este nuestro concurso de hoy, estimado señor@, no sufra ni tenga pena porque Araceli se llama la Patrona de Lucena.

Vale