EL TRIDENTE
 
48
 

 

Bueno, para que luego digan que no hacen nada positivo; cuando se ponen, se ponen. O sea, el gran debate, y la gran solución: el tridente. Blanco, Sebastián y la de Hacienda. ¿El de trabajo? No, porque entonces sería un cuatridente. Bien, y digo yo, digo, ¿para qué leches sirve un tridente en una situación de más de cuatro millones de parados? Pues para eso: con el tridente se tridenta y ya está: parados, cero; trabajando, el tridente.

Ahora bien, pasemos a la cuestión de la realidad subyacente en el fondo del asunto: ¿Es sostenible el tridente? Aquí, amigo mío, está la problemática clave y más sometida al acoso mediático de cara a la galería: todo depende de la táctica a adoptar. Quiere esto decir que con una estrategia de acoso y derribo está claro que no se tridenta de forma sostenible; no obstante, el gran reto no es el modelo real de desarrollo para fomentar y solventar el diagnóstico de la gestión, sino el enlace de los recursos al objeto de que sirva de paraguas a los sectores más desfavorecidos y, como consecuencia, el tridente.

Sin embargo, queda establecida la transparencia de una informamación veraz y rigurosa con independencia de cualquier ministerio para llevar a cabo políticas activas de participación en un plan que defienda el mensaje en busca de nuevas alternativas y nuevos espacios que deberían cuidar la vertebración social en las negociaciones sobre los recursos generados, no en forma coyuntural sino con previsión ajena a toda demagogia histórica, o sea, el tridente.

Visto lo cual, estimado lector, proponemos, en nuestro afán por ayudar con medidas de similar o mayor enjundia aún a nuestros competentísimos (¡) gobernantes (¿), que en tan merecido reconocimiento les tenemos, las siguientes:

1) que vuelva Solbes a la escuela primaria a estudiar economía;

2) que la de Hacienda sea su compañera de pupitre;

3) que el presi acuda de oyente;

4) que no hace falta elegir al tonto de la clase;

5) que la CEOE nos represente en el campeonato internacional de Nodaruna Aderechas;

6) que los síndicos nos representen en la Congresiada Intercontinental de Sindarpaloal Agua.

Con esto, y el tridente, por supuesto, no duden de que ahora sí, ahora SALIMOS.

Vale