EL CIAD DEL PSOE
 
67
 

 

         Están el Candidato Impuesto A Dedo (CAID), el lendacari (jefe del gobierno autónomo vasco) y nuestro inefable ZP con la boca abierta y el corazón en un puño a la espera ansiosa de un comunicado de la banda asesina ETA. Es más, han pedido (¿suplicado?) a ETA que deje de matar.

         No, si al final va a tener razón el del bigote afeitado.

         Porque el comunicado es el beneficio que el Gobierno va a obtener de una conferencia que ha avalado con su presencia, patrocinado con su permiso, y posibilitado con nuestro dinero. Ojo, beneficio para el Gobierno; no para el país. Con lo cual el alejamiento entre Gobierno y pueblo es cada vez más evidente y abundoso.

         Si es que se puede llamar conferencia a esta reunión de cuatro impresentables (sobre cuyos logros y fechorías se puede encontrar acopio sobrado en la red) para dar lectura a un papelajo redactado por ETA ante nutrida asistencia de prensa internacional.

          Para eso hemos pagado, sí señor. A estos caraduras, sí señor. Cantidades inconfesables, sí señor. Porque se le ha antojado a otro que dice que no; y que para que nos lo creamos nos remite a otro que también dice que no. Prueba mejor de que es que sí no la hay: Blanco y en depósito, que se dice.

         Mejor se hubieran preocupado de actualizar el Código Penal. Añadiéndole y puliendo un artículo en el que se estime como agravante la dejadez en la ayuda al esclarecimiento de los hechos por parte de cualquier imputado en un delito. Así unos niñatos sevillanos no se andarían riendo de la Justicia española, gastando nuestros impuestos y causando dolor más allá de todo lo permisible a personas honestas y honradas.

 

 
19-X-11