CAMPANADAS DE MEDIANOCHE
 
82
 

 

 

         Esta televisión, privada, eso sí, sigue dando la nota; en este caso, la campanada, mejor dicho, las campanadas. A Telecinco me refiero.

         Luego de pagarle un dineral a un señor más ladrón que presunto, alcalde que fue él, otro dineral a la madre de un asesino sin conciencia, violador además, va y le paga lo que ni se sabe a una presunta que, como cante tal como presume y presumimos que sabe, se le van a caer las bragas a más de uno. Empezando por algunos capitostes de cierta Junta que no quiero decir de dónde és porque no hace falta, señora de los EREs, madrastra de Andalucía.

         Hasta qué punto ha llegado la degradación en este país nuestro lo prueba el aplauso cerrado que la afición sevillana dedicó a su Presidente, tal Del Nido, como premio a su condena de siete años de prisión.

         Me digo, ¿cómo se permite que un ladrón esté en la calle, una encubridora se lucre, una ladrona se enriquezca o un reo reciba el aplauso del público desde el catafalco de la presidencia?

         Claro, también hay que tener en cuenta que en este mismo país no se investiga a quien se enriquece repentinamente desde un cargo público, a quien descubre coche lujoso y nuevo en su garaje y no se pregunta responsablemente de dónde sale, a la señora que inexplicablemente se compra un chalet de lujo supermillonario, o a quien forra a sus hijitos porque él es así.

         Veamos otro caso: Urdangarín. Que si ong sin ánimo de lucro, que si cobra de aquí o de allá, que si Belice y que si asao. Bien. Perfecto. Pero, ¿y los que dieron salida tan fácil y alegre al dinero público que tenían bajo su supervisión y custodia? O sea, ¿y Jaumito Matas?, ¿y Camps?

         Nos está costando, en euros, nos está costando lo que ni se sabe el juicio a Camps por unos trajecitos que no valen ni lo que cobra cualquier asesor de la Generalitat (o como se llame ese organismo inútil). ¿Por qué no le enjuician por librar las cantidades de dinero que se barajan en los medios de comunicación y que fueron a parar a las manos del duquesito con tantísima facilidad y sin contrapartida sensible para los ciudadanos? ¿Qué leyes tenemos que permiten a Matas estar en libertad? ¿O a Julián Muñoz? ¿O a los que consintieron el desfalco de los EREs?

         A los que tanta maldad han administrado los fondos públicos

         El nuevo gobierno nos pide un esfuerzo económico. Bien. Las cuentas no eran las que decía la cuadrilla de ZP. De acuerdo. Son mucho peores. Por supuesto.

         Pero, señores del gobierno, ¿por qué no toman también conciencia de que, como primera providencia, se ha de devolver todo lo que se ha afanado en la etapa anterior? ¡Y se les ha de multar! ¡Y se les ha de condenar por la Ley!, que por el pueblo ya lo están. No como venganza, sino como exigencia legal y escarmiento de futuros.

         Mientras yo no vea que eso se hace, cualquier medida que ustedes tomen la habré de cumplir por exigencia legal, pero no por convencimiento moral; desde luego, forzado, pero sin respeto ni conformidad. Impuesta me vendrá desde el poder y no desde la colaboración. Y no creo que sea el camino adecuado el nombramiento de alguien irresponsable como ministra, o la designación de otra alguien como beneficiaria de unos contratos pseudopúblicos de sueldo más que envidiable por el mero hecho de ser hija de quien es, en lugar de ser investigada e imputada, si se lo merece, por una Ley igual para todos.

Vale

 

 
03-I-12