SOBRE EL RESPETO
 
83
 

 

Apañados vamos con los medios de comunicación que tenemos: una gran mayoría de ellos, vendidos; otra gran mayoría de ellos, comprados; quiénes, con piel de cordero vestidos; aquéllos, diarreicos de palabras con doble lengua. Todos, distorsionando lo que se llama la verdad y que, cada vez menos, nos va siendo posible adivinar qué pueda ser en este caos reinante.

Acabamos de atravesar un desierto de treinta años tras un castigo tremendo de cuarenta, y aún se escuchan voces de los iluminados por el verbo eterno que nos muestran las hazañas de Rubalcaba frente a las proezas de Carma como un revulsivo a presentar a la monotonía de Mariano. Hombre, no estaría de más que se acuerden de que Ruby lleva los mismos genes ideológicos de ZP, a quien dejó hacer, o sea deshacer, a su antojo y él ni mu; no se olviden tampoco de que la Niña fue pieza clave en el planteamiento genial del eximio presidente.

¿Qué quieren que les diga? ¿El cambio del cambio del recambio?

La verdad, no me ilusiona.

Quienes tan decisivamente han llevado a España a la pobreza, ignominia y cuarteamiento no me ofrecen ¡ni por asomo! la más mínima credibilidad. Si tuvieran un mínimo de decoro, entereza y probidad política ya deberían haberse ocultado para lamerse sus vergüenzas bien lejos de los focos, bien retirados de un poder del que tan lamentablemente han hecho uso.

Ahí siguen. Por ello, de ellos, ¿qué más les voy a decir?

Pues que deberían ser investigados.

Porque no todos los que tienen el alto honor de un puesto en el Gobierno de un país, incluso el mismísimo de Presidente, merecen nuestro respeto sólo por ello. Merecerán, eso dice él, el de Mariano; el mío, no.

El respeto de un país no viene dado con el puesto, sino ganado con el desempeño que del mismo se hace. Y yo paseo la vista por el recuerdo de los últimos siete años y sólo siento desprecio por un autoritarismo muy mal ejercido, por un derroche irresponsable de nuestros recursos, por un clima extendido de corrupción. ¿Es en esto en lo que se basan quienes defienden que ZP es digno de respeto?

¿Qué quiere decir respeto, que no se van a investigar los desfalcos y corrupciones de la izquierda (en las áreas en que gobernaba la izquierda) ni los de la derecha (en las áreas en que gobernaba la derecha)? ¿Es eso el respeto que se aboga?

¡Pues, no, señor! ¡Eso no es respeto, eso es reírse de quienes desde ambos lados votamos, alentar a quienes desde ambos lados nos empobrecen, y dar alas a los que aún están en sus estudios de primaria pero que con el tiempo y el sistema llegarán!

Por respeto, por decencia, por honestidad, desde aquí pedimos que se investiguen TODOS los casos de corrupción, que se hagan leyes ajustadas a la ética, que se independice del ejecutivo el poder judicial, y que se cumplan las penas que esos tribunales independientes dictaminen. Que confluyen en tres: como primera providencia, la devolución de todo lo detraído; como segunda, el pago de una multa ejemplar; como tercera, lo demás (que, en este caso en concreto, es lo de menos).

Vale.

 

 
08-I-12