¡DESPERTAD, AMIGOS!
 
91
 

 

¡Pero qué Leyes tenemos que nos ROBAN MÁS DE MIL MILLONES DE EUROS Y NO PASA NADA!

¿Que dónde ha sido eso? Pues, ¡aquí, en Andalucía, en la Junta, en los EREs! Porque, digo yo, ¿no eran ellos los depositarios y administradores de las perras públicas? ¡Pues si se pierden, a quién hay que mirar, eh?, ¿al vecino de enfrente?, ¿al negrito de la esquina?, ¿al chinito de la China?

¡Por el amor de Dios, despertemos ya de una vez y exijamos que se cumplan las Leyes; que quienes hemos elegido para que nos representen sean LOS PRIMEROS que tal hagan; que quienes no las cumplan vayan a la cárcel; que haya una Administración de Justicia independiente que no garantice la inmunidad al delincuente político, y que responda a las necesidades reales del país y no a las de una casta privilegiada; que se racionalice la administración española y se eliminen tantos organismos inútiles y tanto zascandil trabuquero; que se acaben las prebendas y privilegios de los políticos; que se recupere todo lo que han malversado y robado y se juzguen sus delitos con el agravante añadido de que se han aprovechado de una posición de fuerza para cometer sus desmanes!

Todo ello, claro está, fundamentado en la redacción de unas Leyes nuevas y orientadas hacia donde deben estarlo las Leyes: a evitar los abusos y no a fomentar la mofa al contribuyente.

Hoy es el IVA, el paro y los funcionarios, esto con la aquiescencia de unos sindicatos bochornosos. Más no os llaméis a engaño, amigos: detrás iréis vosotros, seáis quiénes seáis. Su voracidad es horrenda: no conoce límites: esto es una Dictadura de la malversación con todas las de la ley, quiero decir, sin ninguna ley. Bueno, sí, haberlas, haylas, Leyes digo, pero no sirven, a la vista está: ya cuidan ellos de que así sea. Baste considerar que lo distraído en el asuntillo de los EREs (más de mil millones de euros) es cantidad superior a la que se espera recaudar con el medicamentazo; o que con lo tirado en una via férrea de alta velocidad de Castilla La Nueva hay para más de una extra para los funcionarios; sin echar cuentas, por ejemplo, del gasto diario de todas las tarjetas de crédito en manos de quienes las llevan porque las lleva el cargo, caso del ilustre Torrijos de tan felice memoria e recordación.

Pero, amigos, ¿saben?, no sufran y consuélense, por supuesto: estamos en un/a

¿Democracia?

¿Siiií? No, qué va: esa es una palabra-excusa que han encontrado para saquear el país y echarnos la culpa a quienes ninguna tenemos.

¿Estado de Derecho?

¡Ay, por Dios, no me hagan reír! ¿En qué Estado de Derecho se gastan los granujas la pasta y encima se mofan de los desplumados con la connivencia de las más altas instituciones del Estado? Y no quiero mencionar a nadie de ningún Tribunal ni nada. ¿Para qué?

Nosotros ya tenemos bastante con los recortes, por supuesto. ¡A los más inocentes del desbarajuste que ellos, como responsables y conocedores de toda la información previa, han permitido!

Veamos, cuando cito lo de los EREs andaluces (mil millones de euros robados), lo menciono simplemente como una muestra; hay más y dónde elegir: aeropuertos disparatados, obras ferroviarias de locura, construcciones faraónicas descabelladas. Y robos. Robos. Muchos robos: el Palau de la Música, la Depuradora de Valencia, el Expolio de Marbella, la CAM, la CCLM, Caixa Galicia, Banca Catalana, Bankia, la SGAES, etc...

¿A qué seguir?

¿Y los responsables?

Bueno, alguna friturilla menuda, para disfrute y distracción del personal; pero los peces gordos, ¡ni uno! Ni juzgado ni, mucho menos, condenado. Y lo distraído sin aparecer. Y sin mencionar ni exigir por los medios afines al régimen: todos callados como prostitutas.

Claro, Europa contempla el espectáculo y se echa las manos a la cabeza; por eso cuando han de echárselas a la cartera, toman sus precauciones.

Entonces salen los palmeros del régimen y son ellos los que ponen el grito en el cielo:

¡Estamos perdiendo soberanía! ¡Europa nos quiere controlar!

¡Pues, naturalmente! Cualquiera con dos dedos de luces lo haría, viendo la patulea política que aquí tenemos.

Yo, amigos, yo, agradezco profundamente esta merma de nuestra soberanía: estoy convencido, plenamente convencido, de que es lo mejor para España. La única esperanza que nos queda para meter en vereda a estos señores desmandados y sin temor a rey ni a Ley. Pacíficamente, claro. Cobijémonos en nuestra humildad y roguemos porque Europa no nos abandone a nuestra suerte, en manos de nuestros compatriotas, esos políticos que ahora nos desgobiernan.

Si es que las apuestas no son mayores y todo se reduce a una coyuntura para aprovechar la situación: triste sino el de quien espera ventura ajena pues en su casa no la hay.

Y aún doy gracias por una casualidad más: creo que Mariano es hombre cabal, honesto y bienintencionado; a lo mejor hasta nos saca de ésta y todo. ¡Si esto nos pilla en otras manos, más derrochadoras ellas, más siniestras...!

PS: un afectuoso saludo para Julián Muñoz, para la Pantoja, y para la Zaldívar, que estarán pasando un verano tranquilo y relajado.

 

 

 
11-VII-12