ASÍ NO
 
7

 

         Ayer escuché en la tele que la semana que viene la Pantoja se sienta en el banquillo para ser juzgada por el asuntillo aquel del saqueo de Marbella; no quiero decir que ella saqueara Marbella sino que fue la pareja sentimental del alcalde que tomó parte muy activa en el asunto y, además, ella sí salió muy beneficiada económicamente; se llamó caso Malaya y dejó a esa ciudad en pelota picada. Económicamente quiero decir. ¿Involucrados? ¡Puf, la tira! Desde aquel Gil-Pisa-Talegos hasta un tal Del Nido condenado a siete años y medio que, por supuesto, no ha empezado a cumplir ni se le espera.

         Bueno, de todo aquel sucio tejemaneje hace ya ¡siete años! y no se ha recuperado ¡ni un euro!

         ¿Por qué ha pasado tantísimo tiempo permitiendo que gente tan ejemplar pasee por la calle y disfrutando del producto de su saqueo presunto?

         ¿Por qué no se ha recuperado el dinero malversado, defraudado, desaparecido o robado?

         ¿Por qué no están en la cárcel quienes tenían la obligación de velar por el bien público y, en cambio, permitieron su despojo?

         He leído en El Mundo un artículo muy elaborado en el que se explican los argumentos legales por los que el Duque de Palma, tal Urdangarín, parece que se va a librar de todos los delitos que cometió, en principio, con anterioridad a 2007; no que no los cometiera, ¿eh?, ojo, sino que se supone que han prescrito: no tiene que devolver nada, ninguna perra, que es lo importante, claro.

        Su señora ya está librada porque, como es lógico, la Ley es igual para todos.

       Y en este caso en cuestión, el Palma Arena en su conjunto troncal, ni se sabe la de millones de euros que salieron de las arcas públicas con destino a bolsillos más o menos ilustres. A lo que yo entiendo, todo este asunto tiene mucho del timo de la estampita con un Toni Leblanc bastante guapín y atletiquín, un compinche atorrado y necesario, y un par de tontos a lo Camps y Matas que compraron aire con nuestras perras en un soberbio y egoísta despilfarro presupuestario.

         Desde 2007 hace ya ¡cinco años! y no se ha recuperado ¡ni un euro!

         ¿Por qué ha pasado tantísimo tiempo permitiendo que gente tan ejemplar pasee por la calle disfrutando del producto de su saqueo presunto?

         ¿Por qué no se ha recuperado el dinero desviado ilegalmente de las arcas públicas hacia destinos privados?

         ¿Por qué no están en la cárcel quienes tenían la obligación de velar por el bien público y, en cambio, permitieron tal despilfarro inútil? (por lo que sé, ni Princesita Balear, o sea, María Antonia Munar, ni Jaumito Matas han pisado talego aún pese a estar condenados a poli-años de sombra).

         La guinda ha sido el asunto de los EREs falsos en Andalucía: la burla más burda que se ha podido hacer de la Justicia y la Legalidad en los tiempos más crueles para hacer tal. El cachondeo que se han traído TODOS los que han oficiado de actores es lo que los andaluces nos hemos merecido en las urnas. Los millones de euros robados al control público y desviados a bolsillos privados supera con creces los mil. ¿Involucrados? La Junta de Andalucía en su nivel más elevado, cuando Chaves a la cabeza y Griñán detrás eran los responsables máximos de todo.

         ¿Recuperados? Cero. ¿En la cárcel? Ni se les espera.

         Hay casos similares para dar y contar: el cachondeo de la CCLM de Hernández Moltó et alia; id. de Bancaja-Bankia, Banco de Valencia, la CAM de Camps et alia; id. de Caixanova de Gayoso et alia; etc., vayan, vayan a la red y concienciense de quiénes nos gobiernan; pero antes échense las manos a la cabeza y eso que ya se llevan hecho.

         Éste ha sido el resultado de poner a los políticos en puestos claves con acceso a los resortes del poder económico: se lo llevan o lo despilfarran. Nuestro dinero, digo. Si se lo llevan, dan una parte al partido para la financiación ilegal del mismo como una especie de salvaguarda por si el asunto se destapa, y el resto se lo quedan. Si lo derrochan lo hacen de forma que parezca que hacen un bien para la comunidad que maldirigen, dan una parte al partido por si la cosa se tuerce, y el resto se lo quedan.

         Por ejemplo, fíjense Fabra en Castellón: hace un aeropuerto absolutamente inútil, hay trasiego de millones de euros, ¡hasta se auto-erige una estatua en la rotonda principal de acceso y hoy día objeto de la risión amarga y furiosa de Europa! ¿Se le han pedido cuentas de gasto tan fuera de razón? Pues a partir de aquí piensen lo que quieran y, en mi criterio, se van a quedar cortos, seguro.

         ¿Algún político sinvergüenza en el talego? Ni se le espera.

         ¿Algún euro desviado que haya enderezado rumbo? Ni hablar porque Santa Rita, Rita, lo malversado no se quita. O derrochado o defraudado o blanqueado o desfalcado o subvencionado o colorín-colorado.

***

         Una de las primeras provisiones que adoptaron los Padres de la Constitución fue la de poner la Justicia bajo el control del poder político.

         El CGPJ quedó a expensas de lo que proveen los partidos políticos; dicho de otra forma: los partidos políticos son los que disponen sobre el máximo exponente de quién debe administrar la Justicia en el país, de quién ha de dirigir cómo se interpreta la Ley aquí. Y fíjense, Richelieu indicaba que le dieran un padrenuestro escrito por alguien y encontraría motivos suficientes para mandarlo al patíbulo; por supuesto, no exageraba: era un genio de la intriga política y sabía de los que hablaba. Quiero decir con esto que lo más importante de las Leyes, después de cumplirlas, es interpretarlas.

         Otro tanto cabe decir del Fiscal General del Estado: debiendo su nombramiento a su señor, a su señor debe obediencia. Y lo hemos comprobado en progresión creciente, legislatura tras legislatura, Gobierno tras Gobierno, Presidente tras Presidente: los partidos políticos gozan de una situación de privilegio; hagan lo que hagan tienen bula generalizada. Y los políticos institucionalizados ya ni te cuento: tienen su bula particular, son aforados, o sea, no fuera de la Ley, no, sino que tienen  una Ley fuera aparte que les permite ¡hasta robar! Y si no se lo creen, miren a Gordillo, que lo hace a las claras.

         Bueno, pues pese a que la práctica totalidad de los escándalos, malversaciones, chanchullos, pendoneos, prevaricaciones y robos varios han estado protagonizados por los partidos del arco parlamentario, ¿qué partido ha sido condenado, ni como organización ni en la persona de su responsable máximo?, ¿se lo digo?, ¿se lo digo?, ¿a que no hace falta?

         Pues se lo voy a decir de todas formas: ¡cero Zapatero!

         Claro, la consecuencia inmediata es que mucho golfo político encuentra abierta su puerta de escape cuando se le sorprende con las manos en la masa: tiene una manta para tirar de ella y, además, la billetera llena para cuando el partido de marras (¡en un gesto de responsabilidad política!) lo eche. Que si lo echa le da igual: ríase la gente que yo ya ando caliente y no es verdad que fuera haga frío, o sea, en Suiza, Luxemburgo, Andorra, Gibraltar o paraísos similares.

***

         A todo esto, hay un deseo generalizado e intereses económicos importantes de construir una Europa unida. Los ciudadanos han comenzado a notar las muchas ventajas que tal actitud política tiene: ausencia de pasaporte, programas de educación global, titulaciones, circunstancias laborales, moneda única, trasiego de millones de los fondos de cohesión que han circulado de acá para allá, etc.

         Pero, fíjense, fíjense ustedes qué uso hemos estado dando por aquí al dinero que procedía de los contribuyentes norteños, esos fondos europeos: Malaya, Palma Arena, Correa, EREs, CAM, Castellón/Fabra, aeropuerto de Ciudad Real

         ¿Qué opinión tendrán los gobernantes europeos de nuestra seriedad, de nuestra responsabilidad?

         ¿A quién le gusta que con su dinero se den la vida padre unos golfos? Extranjeros, además.

         ¿Qué menos que exigir garantías a Mariano de que se han tomado las medidas oportunas para que esto no vuelva a ocurrir?

         Pero:

         ¿Lo hemos hecho aquí?

         No.

       El dinero sigue fluyendo generoso como sangre pútrida por los canales de unos sindicatos bochornosos, de unos partidos políticos lamentables, de unos caprichos autonómicos vergonzosos, y de los antojos y fantasías de unos gobernantes necios.

         Y ya puestos, miren, ¿por qué no ponemos un parlamento en cada provincia? ¡O, mejor, en cada pueblo! ¡O mejor aún, ¡cada uno de nosotros nos erigimos en parlamento autónomo y ¡a cobrar!! ¡¡¡Y a no pagar!!!

         Claro que también podríamos mandar las autonomías a la mierda y a sus chupópteros al carajo. ¡Nos ahorraríamos lo que no está en los libros!

         ¡Y el senado también! Otro trasto inútil.

***

         Otra cosa, ahora me toca pagar el IBI; quiere esto decir que este mes las voy a pasar canutas. ¿Pagan IBI las centrales sindicales? ¿Y los partidos políticos? ¿Lo pagan?

         ¿Y por qué no?

         ¡Pues que paguen, están usando un bien que es de todos: el suelo de nuestro país!

         Así, espero; a ver si empieza a ser verdad que todos somos iguales ante la Ley. Y ya puestos y para dar ejemplo, que se desaforen los políticos electos también: o nos mojamos todos o impermeables para todo aquel que lo pida.

Vale.

 

   
SIGUIENTE
 
29-IX-12