¡¡¡HAMBRE!!!
 
11
 

 

No se asusten, amigos, pero lo de la luz eléctrica y su coste es digno de Barrabás y sus secuaces. Lo último, la subida que se avecina. Lo anterior, la subida que fue. Lo más anterior, lo de la contabilidad de las facturas. Lo próximo, la puntilla rejonera en la testuz sufriente del paciente consumidor.

Y digo yo, digo, por qué no sale un socialista valiente, abnegado, responsable y arrojado de más, el cual, mirando a la cara a ZP, le espete así:

—Señor Rodríguez, ¡míreme a la cara! ¡De frente! —A continuación, con toda la sangre fría que la raza que engendró a El Cid tiene:— ¿Usted es consciente, señor Rodríguez, de las consecuencias que está generando en la sociedad española su proceder, su pasividad, su falta de respuesta?

Seguro que el que esté sentado en la silla ahora alza el rostro avergonzado y, como en aquella ocasión hiciera don Mariano Rubio, obliga a sus ojos avergonzados a clavarse en la faz honesta, sencilla, trabajadora, honrada a más no poder de quien tan duras palabras le dirige. Entonces, don Juan Pedro Hernández Moltó fue; ahora, nuestro héroe anónimo.

Claro, que esto no es así exactamente. Los dos pajarracos anteriores, don Mariano y don Juan Pedro, han sido los protagonistas de más de un escándalo y han dado amplios bandazos al otro lado de la ley; más don Juan Pedro, ¿quién lo iba a decir?, que don Mariano (que en paz no descanse sino que, allá donde esté, esté disfrutando a tutti plen de lo que nos robó). Además, ninguno de ellos, ni don Mariano ni don Juan Pedro, han soltado ni un céntimo de los euros que con tanta avaricia han mangoneado. ¡Qué va! Ya previenen de ello las leyes tan benévolas que los Padres de la Patria cuidan con tanto esmero como desidia.

Además, estoy seguro de que nuestro buen Presidente, don ZP, se va a aplicar a ello, o sea, a resolver en la medida de su competencia los problemas nuestros de cada día, de momento que termine de arreglar el Mundo. Por ahora, con lo de la Alianza esa de las Civilizaciones esas, ya tiene bastante, creo. Pero cuando las Civilizaciones esas se hayan aliado o lo que sea, para mí que en un plis-plas que falta ya, veremos a don ZP arremeter con toda energía los problemas REALES del pueblo ESPAÑOL.

De ESPAÑA.

Tengan ustedes en cuenta, queridos amigos, que él, como Presidente del Reino de España, ha sido elegido por los españoles para guiarnos a buen puerto. Bueno, menos 199 que ya habían muerto y que a lo mejor no le habrían votado. Verán, conozco a don ZP como si lo huera parido, que no es el caso; pero tan bien lo conozco que les puedo augurar, de seguro, que lo primero que va a acometer es... ¡¡¡TATATACHÁNNNN!!!

LA REGENERACIÓN DE LA CLASE POLÍTICA. Que quiere decir: político que se aprovecha del bien público, desposeído de lo que ha afanado, multa tirando a mucho, y ¡al talego con él! Por mucho tiempo. Pero, ya digo, antes que nada, a devolver lo mangado.

Una vez acometida esta regeneración, hay que acabar con los chantajes de las minorías parlamentarias. Y, conociendo a don ZP como le conozco, seguro que va a implantar... ¡¡¡TATATACHÁNNNN!!!

EL SISTEMA DE LISTAS ABIERTAS, QUE GOBIERNE EL PARTIDO MÁS VOTADO, Y LA ABOLICIÓN DE LOS GOBIERNOS AUTONÓMICOS. No se me asusten: esto último sólo hace referencia a echar a la puta calle y que trabajen de verdad todos aquellos politicastros que andan chupando de la teta de la vaca autonómica.

Como aún le parecerá poco, y conociendo, ya digo, a nuestro ZP como le conozco, seguro que manda a la mierda a las Diputaciones, asesores y nepotillos generalizados que gozan de todo lo que nos falta a los de pata y alpargata. Entonces, y sólo entonces, se arrepentirá don ZP del dislate tan mastodóntico que contra la Justicia cometió y ordenará al Ministro de turno, que ya no podrá ser don Rubalcaba, que eche el guante al hijodelagranputa llamado Juana Chaos y lo meta en la cárcel hasta que su pútrida cara de asco se pudra en gusanos envenenados.

(mañana sigo)

 

Las opiniones vertidas aquí son de la exclusiva responsabilidad de los autores; los cuentos, artículos, poesías, etc., están protegidos por la Propiedad Intelectual y el Copyright, y se prohibe su reproducción total o parcial sin el permiso de los autores.