06-III-11

EL SEÑOR PRESIDENTE

Me embarga, queridos amigos, la alegría más profunda. ¿Saben por qué? ¡Pues claro que sí! ¡Por eso mismo! O sea: porque estamos en democracia. Y esto da unas ganas de vivir y una alegría más grande...

A algunos.

Sí.

Es que tras haber disfrutado de treinta años de dictadurísima de derechas (de Franco, ya sabéis), la sola idea de poder disfrutar de otros tantos de la de izquierdas hace que el pelo se me torne blanco. Suerte que no.

Que es como lo tengo.

Por cierto, ¿sabéis que me han censurado una gala poética que iba a tener lugar el 17 del pasado febrero? Sí. Los de Unicaja de Almería.

Sonetos en democracia, se titulaba.

Cuando solícité permiso para la gala, todo fue bien. Cuando les llevé los sonetos, todo fue mal. Uno de ellos versaba sobre alguien, no voy a decir quién, y me prohibieron no ya leer ése, sino toda la gala.

Me llamaron malo. Eso también. Y yo venga a decirles que lo estaban entendiendo como no era (ya sabéis, lo que se decía a los censores franquistas) y ellos con su "¡Arrepiéntete hereje!" y yo "¡Voy a cantirrezar la Inter cinco veces!" y ellos "¡Si no hay propósito de enmienda, no vale!" y yo "¡Voy a componer los loores de don Pepe!".

Lo cual hice.

Para que vean que no había mala intención. No obstante, creo que mi porvenir por estos pagos es, en estos momentos, idéntico al del proverbial monaguillo en la Rusia del otro Pepe.

Pero, bueno, hablando de otra cosa, incluyo aquí un soneto en loor a los valores de la democracia y la inmensa y riquísima alegría interior que produce vivir y disfrutar de ella a cada hijo de vecino que ha probado las excelencias del franquismo. ¡Viva la libertad! ¡No a la prohibición!

¿Se acuerdan? Prohibido prohibir. Maravilloso.

Para esto sirve la democracia, ¿ven?

Si el señor Presidente del Congreso
intuye que su honorabilidad
no ofrece suficiente claridad,
y debido al cargo de su peso,

¿quién duda que al instante y ex profeso,
con diáfana y total facilidad,
de su fortuna y a la sociedad
ofrecerá gustoso y fiel acceso?

Como éste es de nuestro Presi el caso
no sería honorable silenciar
cómo ha cumplido con nulo retraso

y con un derroche en nada escaso
amén de un ánimo en mucho ejemplar,
con un tan ingrato y esencial paso.

¡Ah, qué contento estoy viendo las manos
que cogen riendas que guían el sino
que lleva a la patria a simpar destino
en este puto mundo de villanos!

¡Cuán tranquilo y satisfecho, hermanos,
estoy con Presidente tan divino
de un Congreso que en nada es mezquino
a la hora de velar por sus paganos!

¡Y mucho ruego a las altas alturas
que su vista bajen a las bajuras
de la nuestra española sociedad

y que a estos títeres de caras duras
y cada vez más ricas cataduras
encierren por toda la eternidad!

Les tendré informados, amigos. Disfruten mientras. Esto es democracia. Disfruten, disfruten, gocen y deléitense.

Vale

 

Las opiniones vertidas aquí son de la exclusiva responsabilidad de los autores; los cuentos, artículos, poesías, etc., están protegidos por la Propiedad Intelectual y el Copyright, y se prohibe su reproducción total o parcial sin el permiso de los autores.