25-IV-11

LA PAREJITA, ¡QUÉ RICAS!

(soneto lamentable LXXVIII: Sonia y Paulita, linda parejita)

¡Bueno, ya tiene Paula parejita:
Sonia! Sabe mucho de subvenciones;
con papá, alto cargo de cojones.
¡Vaya suerte que tiene la niñita!

Pues…, sí; una suerte que tiene inaudita:
unos negocios que suenan zumbones
¡sin que haya denuncias a montones
de la derecha ultra-troglodita…?

Señores, ¿qué más quieren que les diga?
A mí, esto, como que me mosquea;
más que oposición, parece amiga.

Si en el ojo del otro ve una viga,
y no dice, se escosca ni menea,
¡alguna cosa hay y huele fea!

En cierta ocasión, hace cuatro o cinco años, hablaba con un diputado del PP en el Parlamento Andaluz; surgió el tema de la corrupción; seguramente porque le pilló en baja forma, me confió: Para corrupción, Sevilla; allí sí que se ve cada cosa... Ni el quiso ni yo intenté explicaciones más concretas: no me hacían falta. En silencio pensaba, yo, pensaba: ¿Por qué no lo denunciáis? Si vosotros sois la oposición, ¿por-qué-no-lo-de-nun-ciáis? No he vuelto a cambiar palabra, salvo ocasional saludo. ¿Para qué? Con su confianza en mí, él perdió mi credibilidad en él.

Hace meses que se rumorea por la red el caso de Paula, Iván, Sonia y otros; en el día de hoy se pone a la venta, incluso, un libro que desmenuza las hazañas de estos pajaritos en medio del estudio vergonzoso del ambiente que los produce y ampara. Mi pregunta sigue siendo la misma: ¿Por que no los denuncia la oposición?, ¿por qué no pone los trapos sucios encima de la mesa?, ¿por qué no los avergüenza, primero, y ¡al talego con ellos!, después?

Pienso, soy así de benevolente, que la razón podría ser una de estas dos:

1) no lo saben, no se enteran. Tienen los recursos, oportunidades y medios; tienen el tiempo; tienen la obligación; es su trabajo. ¿Cómo les calificarían ustedes si fuese este el motivo de su apatía?

2) lo saben y lo toleran. ¡Tienen inmunidad parlamentaria y, pese a ello, lo toleran!

No se lo voy a preguntar, no. Ustedes no se lo merecen.

Lo que nos merecemos, y de forma urgente todos los andaluces, es que el PP andaluz dé una explicación. A los que le votan y a los que no. ¡Ah, y si la explicación que den es la de intentar convencernos de que somos lelos, mejor sería que, mierda!

(lo siento, perdón) (entren, entren en la red; escriban Chaves, Paula, Iván, Sonia Viera, EREs, Écija, etc., etc., y échense las manos a la cabeza)

 

(soneto lamentable LXXVI: ¡Otro politiquillo más!)

¡Qué cara, más cara, más dura tiene
el responsable del mantenimiento
de parques de nuestro Ayuntamiento!
¡Pajarraco es que no nos conviene!

¡Cada dos días! afirma que viene
a recorrer con gran detenimiento
los parques que son divertimiento
y expansión del almeriense nene.

¡Y al lado de la policía local,
de cuatro, uno hay que lleva tres
meses de catástrofe laboral!

Los otros tres columpios no están mal;
aunque el número insuficiente es
para la demanda del personal.

Veamos, señor irresponsable: Dice usted que viene cada dos días a revisar los artilugios. Pues, una de dos: o es un embustero de categoría; o es un incompetente de órdago. Y, lo que sí es, es un dejado de cuidado. ¡Porque el columpio lleva ya más de tres meses roto!

Me apunta un compañero de redacción, que cabría otra posibilidad a añadir a las dos citadas: que usted no supiese contar.

La descarto. Simplemente, la descarto. Porque sí. Porque estoy totalmente convencido de que usted sabe contar al menos hasta tres mil y de ahí para muy arriba. ¿Que cómo lo sé? ¡Pues porque se daría cuenta si le faltase algún eurillo de su sueldo! (No te joe).

 

(soneto lamentable LXXV: Soneto-elegía a Perico Parra)

Iba Perico Parra por la senda
del servicio y el curro verdadero.
Paróse a pensar, el puñetero:
“¡Mucho curro es éste para el menda!”

Decidido lo cual aqueste prenda
dio en buscar un nuevo derrotero:
Roló a siniestra, mudó a trilero,
nombróse inspector, generó jodienda.

¡Pues, señor, el jodido, reprimenda
sí me echó: —Don Paco mucho espero
no vuelva a repetir esta contienda.

Si el nene es un jodido zonguero,
no lo tome como cosa tremenda:
¡Su padre mueve votos!, majadero.

Y los votos, don Paco, son dinero.
Si el padre tiene tienda y aun trastienda,
gitano como es y arrabalero,
usted cierra el pico y se encomienda
a todos los santos del mundo entero.
Y tenga bien presente esta leyenda:

Aunque tenga la razón de su lado,
y al otro lado tenga (o sea, enfrente)
a un gitano súper-mega-cabreado
porque usted a su churumbel intente
que no falte a clase el desgraciado,
¡no me vuelva a llamar a un agente!
¡El voto es lo primero, se ha enterado?

Pues, chim-pun, colorín y colorado.

¡Hola, Perico! ¡Cu-cú!

Por supuesto.

Este hombre debería pedir perdón, claro que sí.

Perdón a sí mismo, en primer lugar, para intentar generarse una pizca de autoestima; perdón al estamento docente, inmediatamente después.

A renglón seguido, debería dimitir como comisario político (que es como yo llamo a los actuales inspectores de enseñanza en esta mono-comunidad autónoma hundida en la izquierda más nefasta), volver a su puesto en primera línea de enseñanza; y ganarse su vida con dignidad hasta su jubilación.

Sí, hombre, sí: gentecita como tú nos habéis traído a la actual situación de desprestigio educativo y hazmerreír plurirracial elevado a la enésima potencia del derroche insostenible, inexplicable e inexplicado.

 

(soneto lamentable LXXIII: Excmo. Sr. don Jaume Matas)

Pues es que no me cabe en la cabeza
que quieran ser tan fieros y crueles
con mancebo que tantos oropeles
ha sabido llevar con tal realeza.
 
Jaume Matas, artista de flaqueza
presuntada y de muy ricos caireles;
zagal que de gañote muchas mieles
en gozar ha dado con asaz largueza.

Pero es que el tal Jaimito tiene casa.
La cual no es casa tal sino palacio
(por lo mucho que ocupa en el espacio).

Y el palacio, o casa, tiene guasa
por la mucha y diversa ricomasa
que a mostrarnos el jodido es tan reacio.

¡Afloran los regalos y riquezas
como flores de alegre primavera!
¡Sus letrados, viendo tal petenera,
se llevan las manos a las cabezas
y se van galopando a la carrera!

¡Que triste es ver la caída de un hombre! Aún más triste, no verla. Que es lo que puede pasar aquí.

Para antecedentes de las andanzas de don Jaume Matas, Excmo. ex-Ministro y ex-Presiedent del ejecutivo autonómico balear, les sugiero echen primero un vistazo a la obra "Las muchas virtudes de José María el Tempranillo", creo que editada por la Junta de Andalucía (si no voy errado), gran conocedora del tema.

Para meterse un poco más en faena, lean y relean las "Bienaventuranzas de don Juan Guerra", de don Arfonsito, o, en su defecto, "Ivan y me pillan", del conocidísimo Niño Chaves, (misma editorial).

Por último, las excelentes memorias del Conde de Alcalá-Meco son también esenciales para la mejor comprensión del asunto.

Si acaso carecen de tiempo y prefieren un estudio sólido, serio, austero y decoroso sobre el tema, a la vez que escueto, les recomendaría la celebérrima "Alí-Babá y los 40 churumbeles", de editorial Lazarriasa. De nada. A mandar.

 

Para contactar, opinar, etc., envíenos un e-mail A (ojo, hemos cambiado a gmail)

eid.actual@gmail.com

(Se guardará el anonimato de quien así lo exprese)

 

*AVISO: las secciones ARCHIVO INICIO y ARCHIVO HOY quedan congeladas. Que quiere decir: se podrá seguir accediendo a ellas desde los enlaces anteriores (los de aquí arribilla), pero no serán ampliadas con sucesivos elementos o archivos: no tiene sentido, ya que el archivo de INICIO es, en realidad, la sección HOJAS DE AYER. Cosa parecida sucede con ARCHIVO HOY y ARTÍCULOS. Para que no se calienten la cabeza:

los ARCHIVOS permanecen como meras secciones consultivas; nada nuevo irá a ellas (si no me lío, claro)

Las opiniones vertidas aquí son de la exclusiva responsabilidad de los autores; los cuentos, artículos, poesías, etc., están protegidos por la Propiedad Intelectual y el Copyright, y se prohibe su reproducción total o parcial sin el permiso de los autores.