DE LO QUE DIGA EL GOBIERNO, NO TE CREAS LA MITAD; LA OTRA MITAD, LA DESECHAS POR ABSURDA. DE LO QUE NO TE DIGA, ¡CRÉETELO TODO!
HOJA DE HOY

04-XII-11

En materia de deterioro social cada uno de los dos gobiernos socialistas (a saber, frustrante el González, penoso el Zp) han seguido sendas paralelas: un primer mandato más o menos soportable, un segundo totalmente ejemplar. Ejemplar del pelotazo, los escándalos, el despilfarro, el saqueo sistemático de lo público, la degradación moral, la indignidad administrativa y el cachondeo justiciero; todo ello, claro está, orquestado y dirigido por unos políticos de cuarta regional. Con dos incompetentes (uno mucho más que el otro) al frente del cotarro.

En la segunda etapa González no había día en que no apareciese un nuevo escándalo; lo mismo sucede ahora, potenciado, con este presidente desastroso que, inexplicablemente, salió vencedor en las urnas hace tres larguísimos años. En la segunda etapa González el paro subió y subió hasta cotas difícilmente soportables para cualquier nación; otro tanto, aumentado, es el panorama actual.

No parece muy desatinado inducir que, presuntamente, tales caos están ligados al derroche de la hacienda pública, a su mala administración, al expolio a que la han sometido.

No es que ésto sea una característica exclusiva de la política española en la era contemporánea: en todos los países en que se ha impuesto la dictadura socialista ha sucedido otro tanto; recordemos la China de Mao, la Cuba de Castro, la URSS de Stalin, y hay más ejemplos fácilmente expulgables en la Historia reciente: no son únicos o casos puntuales, quede esto bien claro; más bien parecen expresiones coincidentes que vienen a ratificar un sistema ideológico que, en la práctica, es funesto.

Aquí y ahora hemos llegado al límite: la explotación del ciudadano por todo poder establecido.

Pues todas las capas están impregnadas por la corrupción:

a) la izquierda, desde casos menudos y conocidos en ámbitos reducidos, hasta la misma cúpula del Gobierno (el último, el amigo Blanco, ¿eh?). A veces estos casos locales alcanzan notoriedad temporal y llegan, incluso, al ámbito nacional, como en el caso del famoso putañero de Valverde.

b) la derecha, con muestras continuadas y muy destacables en las provincias de Tarragona (Fabra el pollo, no el Presidente de la comunidad) y Alicante, entre otras muchas.

c) el caso Urdangarín, tan problemático y, seguramente, el más desmoralizador por cuanto cuestiona una pésima gestión por parte de quien debería haber tomado cartas más tempranas en el asunto.

El caso es que ahora los señores tienen la cara de plantarse ante nosotros y soltarnos:

Es que habéis estado viviendo por encima de vuestras posibilidades.

¡Pero habráse visto cara!

¡Pues no señoritos: es que habéis estado robando por encima de lo que nuestro país, cualquier país, puede soportar!

¡Es que habéis estado mal-administrando mucho peor de lo que nuestro país, cualquier país, puede soportar!

Para colmo ahora, ¡precisamente ahora!, que en Castilla la Nueva se empieza a gobernar con cierta dosis de realismo ¡ahora se les ocurre a los sindicatos emprender la defensa de los derechos conquistados en el estado de bienestar! Y, lo más gracioso, ¡los responsables del desaguisado se ponen a la cabeza de las reivindicaciones! Se ve que para rematar faena.

O sea: quienes no han dicho ni pío mientras las cifras de paro se elevaban por encima del 20 % y los cinco millones, ahora salen a protestar a grito pelado, sí, ahora que ven cómo se les acaban las subvenciones. Lo menos que se me ocurre es: miren ustedes, estos sindicatos necesitan unos líderes más... me callo.

Y quienes defienden una ideología de izquierdas, cosa en principio respetable, han de pensar que el fin de todo buen gobierno es el bien común y no el partidista. Y también, que el fin de cualquier mandato democrático lo establecen las urnas; contra esto no cabe otra revolución que la del sometimiento a la voluntad popular.

Háganlo. Al menos, por una vez: ésta. Estamos en una emergencia nacional a la que nos ha traído, en muy gran medida, su irresponsabilidad, su necedad y su, ¿por qué no decirlo?, falta de patriotismo. O sentido comunitario de país, por decirlo de otra forma.

Vale

02-XII-11

Me ha costado entenderlo pero ya lo voy pillando; en realidad no es tan complicado, vean: en nuestra Europa hay un par de gobernantes que cuidan con cierta honestidad de aquello que sus ciudadanos les han confiado para que administren. En las razones de esta honradez no voy a meterme puesto que desconozco si es cuestión impuesta por convicción propia, les viene forzada por sus respectivos sistemas (más racionales que el nuestro) o existe otra motivación diferente. Como consecuencia de la buena administración, el desarrollo y bienestar de sus ciudadanos es bien evidente en estos países.

(inciso: no es el caso del nuestro, lleno de 5 millones de parados, de rebuscas de basura, de acechadores de sobras alimenticias, de señores del pelotazo, de esquivadores del talego, de nuevos ricos políticos, de analfabetos)

Bueno, pues estos gobernantes no quieren seguir dando carta blanca y dinero sonante a ciertos gobernantes malos, peores administradores, que preconizan derroches tan fantasiosos e ilusorios como, por ejemplo, entregar euros a manos llenas a los negritos bizcos de África para que compren gafas con las que supervisar nubes. Presuntamente.

¿Presuntamente?

Sí, claro, presuntamente.

—¿Y por qué presuntamente?

Pues, señor mío, en primer lugar, porque no hay pruebas de que el dinerito llegase a los negritos en cuestión. Mire, es más: creo que gran parte de esos fondos no salieron de ninguna parte, más bien se metieron en otra. ¿Qué quiere que le diga? ¡Con estos pollos, que dan tan poca importancia al dinero que ni se fijan en qué hacen con él...! Y claro, esto no hace gracia a los gobernantes decentes a que antes hacía referencia.

—¡Pero cómo se atreve! ¡Dudar de la honradez de quienes han sido elegidos por...!

En segundo lugar, y en el supuesto de que el dinero llegase incólume a destino, dudo aún más que allí se le diese otra finalidad que no fuese el salir de rebote hacia el paraíso fiscal donde el jefazón negrazo tuviese su cuenta numerada. Claro, a los gobernantes prudentes y honestos esto aún les hace menos gracia.

Por ello, finalmente, han decidido meter en vereda a colegas fantasmones, gilipollas y, sobre todo, aprovechados. ¿Cómo? Pues haciéndoles ver que si se quieren dar caprichitos pajineros, ¡se los costeen ellos! Ni Francia ni Alemania aguantan más despilfarros estúpidos por parte de sus socios.

Aquí, en España, gracias a la política de nuestro presidente (exclusivamente suya, porque no ha hecho el más mínimo caso a cualquiera de sus cientos de asesores que cobraban sueldos millonarios por aconsejarle) ahora nos encontramos a la cola europeo-mundial de todo lo que da realce (educación, sanidad, seguridad, defensa, prestigio, amor propio, esfuerzo, etc.) y a la cabeza de todo lo que deshonra (paro, droga, incultura, inseguridad, degradación moral, indolencia, dejadez, etc.).

Como colaboradores directos de este Zopenco, gran parte de la culpa de nuestro lamentable estado actual la tienen quienes con su conducta deberían habernos dado ejemplo, con su buen hacer deberían habernos mostrado el camino: los políticos.

Y NO LO HAN HECHO.

Desde que se aposentaron en la poltrona se aplicaron a rodearse de lujos y a adjudicarse privilegios: coche oficial, tarjeta, sueldos de ensueño, dietas de película, teléfono, pensiones excepcionales, entorno laboral de país de hadas, transporte gratis, y Biblia en pasta.

¿PARA QUÉ?

Pues para, de vez en cuando (muy de vez en cuando) apretar un botoncito con su dedito según le indicara su jefe de grupo parlamentario.

Gesto, por si esto fuera poco, que por su sencillez han logrado establecer por poliplicado. O sea: con el gasto inútil y añadido de lo que ellos llaman SENADO; el de lo que nosotros denominamos DIPUTACIONES; el absurdo de las AUTONOMÍAS. En mi criterio, instituciones todas ellas carentes de razón de ser y simple cementerio de inútilidades, una, de rapaces hambrientas, otra, de lujo desbocado y sin sentido, las terceras.

Pero es que, encima, estos pollos nos están sometiendo al dictado de sus caprichos; se amparan, para ello, en el poder que, dicen, les otorgan los votos. Bueno, pero ¿a quiénes votamos? ¿a unos nombres en unas listas? ¿es que podíamos votar a otros? ¿qué sabíamos de las personas tras esos nombres? Y lo que es peor, de otras sabíamos demasiado y, pese a ello, ¡teníamos que votarlas! O, en su defecto, no votar.

Igualmente, estos charlatanes nos han vendido el cuento de las presuntas maravillas de esta Constitución ahora vigente. Pero ¿habrá disparate mayor que las autonomías? ¡Pero si es un derroche de locos en un país de gilipollas!

Pienso que el mayor perjuicio que Franco originó a su patria fue la de la emasculación de la voluntad determinante ante la arbitrariedad, el abuso y el atropello. Si es así, que así lo creo, que su Dios se lo demande allá donde le tenga. Si es que le tiene en algún sitio, claro.

Vale

29-XI-11

Amigos, cada vez está más claro que, en lo que a nuestro país hace referencia, la gestión del gobierno saliente ha sido tan desastrosa que las consecuencias pueden y, seguramente, van a hacer cambiar nuestros mínimos universos hasta límites inimaginables por ahora.

La sanidad, por ejemplo, aquella sanidad que Franco (con los mimbres ruinosos que tenía) amañó para que diese cobertura a todos los españoles, ahora pretenden que ya no es posible que siga subsistiendo. ¡Quién me iba a decir A MÍ que algún día escribiría esto, válgame Dios! Tenemos la mejor sanidad del Mundo, decían; y le abrieron sus puertas al Mundo entero: ni San Gilipollas es tan GILIPOLLAS como estos nefastos inicuos.

Pero, claro, es que estos ineptos, absurdos e incompetentes necios la han destrozado con la administración de cabezas de chorlito que de la misma han hecho: nosotros la creamos, o sea, nosotros, la fauna autóctona; nosotros la mantuvimos, o sea, nosotros, la fauna autóctona; llegan ellos y me la convierten en la seguridad social de todo bicho viviente ajeno a esta comunidad nacional; para mayor estupidez y agravio, dicha fauna nacional me la colocan en un segundo plano. Por ello, hoy día, nuestra antigua seguridad nacional es más la de Marruecos, Argelia, Sud-América, etc., que nuestra; y aquí estamos atendiendo a todos los familiares de los moritos y p-ps. que, apenas se notan algo, se nos plantan aquí a que los encamemos, mimemos y cuidemos mientras nosotros cascamos como Alá manda.

Con la educación pasa otro tanto: se construyeron las infraestructuras con los impuestos de nuestra frente. Ahora nosotros somos los últimos en el orden de prioridad para que nuestros hijos entren en los centros educativos públicos; por delante de ellos van todos los que en sus países no se atreven a alzar la voz por sus derechos y, huyendo de la quema, se nos vinieron a exigir acá. Aquí sí lo hacen. Esto es Jauja. Su Jauja con papeles para todos (¡maldito imbécil!). Por supuesto, el baremo para la prioridad en la adjudicación de plazas lo han establecido aquellos que tienen parné suficiente (procedente del saqueo público) para enviar sus nenes a la escuela privada, cosa vedada a la fauna autóctona no política.

¿Y el clima de degeneración de la vida pública?

Fíjense quiénes son los que NOS habían de dar ejemplo de honradez, prudencia y honestidad, y sólo cito a los de las últimas hornadas: un dueño descamisado de inmuebles lujosos, una hípica de agárrate y Porsche de lujo; un especialista en gasolineras; cierta dama mojama de muy jugosa vice-jubilación; una nena triple soldada-pública; un faisán cantarín; un Zopenco que ha dilapidado nuestros ahorros y bienes en estupideces de su invención, como una alianza del derroche panoli y una memoria histórica del chupeteo amical; el inventor de los EREs, tal José Antonio (no Primo de Rivera, no: el otro); el papá de Matsa; el papi del consultasesor ivánico; un señor a quien lo vestía su amiguito del alma (¡aaaay!); un trajinante de Alicante; el megalómano de Castellón sin avión; el putañero de Valverde; unos "protectores" de cajas de ahorros; un Julián Muñoz sin cárcel; una cárcel sin Pantoja; un muerto y tal y tal; unos herederos que ¡tururú!; un Bautista de cuidado; el nepotismo tripartito. Lo siento: no puedo seguir, me da la depre.

¡Ah, sí, se me olvidaba: un urdanguapín con una cara..., con una cara..., con una cara..., con...!

Pero es que encima somos tan tontos, tan tontos, tan tontos que hasta le vamos a pagar sueldo de por vida al mayor responsable de estas fechorías. Que lo es (responsable, digo) porque estaba al frente y por inacción u omisión lo permitió. Lo único bueno de ello es que le vamos a pagar por no hacer nada; mejor, pues si hiciera algo aún sería peor. Y más lamentable.

Además, somos un país que se puede permitir tirar el dinero; ¿la prueba? Sí, claro: tenemos para pagar a unos expertos en chorradas como la del Valle de los Caídos y la mojama del muerto.

Una última reflexión, si me permiten: ¡Buen lustre has dado a tus hijos, imprudente y codicioso cantamañanas! (Ya saben por quién lo digo)

Vale

27-XI-11

(Soneto Ridículo CXIV: El gasolinetimador)

Tanto altruismo le honra al señor:
¡No puedo traicionar a mis votantes!
¡Ay, por Dios, la Virgen de los Mangantes
venga y le enseñe a mentir mejor!

¡Anda ya, gasolinetimador,
torpe patrón de los pesetiamantes,
déjate de esos rollos comediantes,
que no engañas a nadie, estafador!

Mantienes el acta de diputado
porque entonces un suplicatorio
es, para juzgarte, obligatorio.

Y eso es hacer uso vejatorio
de cierto privilegio legislado
¡no para salteadores de ganado!

¿Acaso ser Diputado en el Congreso no es "estar en primera línea", so patán?

26-XI-11

(Soneto Lamentable CXIII: ¡Pobre partido mío!)

Sé de una banda que se ha enriquecido,
banda que de descamisados es;
como cabeza visible, un leonés;
como cabeza invisible, un Bellido.

Por el don Din han amor muy sentido,
más que el que ha catalán o escocés,
sus bolsas llenan con tal interés
que da terror afán tan desmedido:

Hípica Bona, ERE fementido,
aquí un Faisancito, Roldán perdido,
Matsa ladrona, gas Blanco lugués,

fondos reservés, Juanito aguerrido,
cajero Moltó, Barreda pillido,
y acabo: ¿Hay dos? ¡Pues me llevo tres!

(estrambote lamentoso:)

¡En manos de quiénes estás, partido
que tanto en tu historia has presumido
de la honradez ser su mejor guardés!

¡Pobre partido mío,
de los rateros preso…!

25-XI-11

(Soneto Doloroso XXIII: ¡Pobriño, no sabe!)

Pepe Blanco nos dice, el pobriño (?),
“¡No sé de qué me he de defender!”;
pero, carallo, Pepiño, joder,
¡si eso es cosa que sabe hasta un niño!

Mira, te explico y atiende, Pepiño:
no es correcto que todo un bachiller
furtivamente y al anochecer
se cite con mozo descaradiño;

porque luego, este pollo a placer
alegar puede que hubo un dineriño
que pasó de su mano a tu poder.

Por mucho que nos quieras hacer ver
que tan blanco fue como es el armiño,
negro fue, no blanco, tal proceder.

Desde aquí postulamos que la gasolinera Cafestore de Guitiriz (Lugo) sea incluida en la Guía Turística de Galicia como PAIS (punto de alto interés social) y dotada con la subvención correspondiente; otrosí, que sea inscrita en el ROBO (registro de obscenidades, borderías y oprobios) como destacada y, como tal, se le adjudique puntillo rojo con asterisco floreado, este último Blanco, como es lógico.

23-XI-11

EL PRIMER DEBER DE UN GOBERNANTE ES EL DE DAR EJEMPLO DE HONRADEZ, PRUDENCIA Y SENSATEZ

Vale

Para contactar, opinar, etc., envíenos un e-mail a

.

elindependientedigital.es@gmail.com

.

(Se guardará el anonimato de quien así lo exprese)

.

Las opiniones vertidas aquí son de la exclusiva responsabilidad de los autores; los cuentos, artículos, poesías, etc., están protegidos por la Propiedad Intelectual y el Copyright, y se prohibe su reproducción total o parcial sin el permiso de los autores.