DE LO QUE DIGA EL GOBIERNO, NO TE CREAS LA MITAD; LA OTRA MITAD, LA DESECHAS POR ABSURDA. DE LO QUE NO TE DIGA, ¡CRÉETELO TODO!

24-III-12

(soneto doloroso LVIII: ¡Y, encima, los mantenemos!)

Se supone que cada sindicato
ampara intereses proletarios;
exigirnos abonar sus salarios
¡a todos! es sablazo insensato.
Que les paguen quienes firmen contrato
que establezca para los signatarios
los deberes, derechos y honorarios
que convienen a cada correlato.
Con la Iglesia Católica es igual:
su óbolo, quien quiera, se lo dé;
como si quiere darle un dineral.
Mas no nos tomen más el bisoñé:
quienes quieran derroche sindical,
que lo paguen con su propio parné.

Si los sindicatos que sufrimos cumpliesen con la misión para la que nacieron, nada diría (¡bien lo sabe Dios!, el de los ateos, claro), ¡pero si es que los jodidos se han destapado como una sucursal del partido socialista! Uno y otro. Entonces no puedo callarme, por supuesto.

Para empezar: ¿por qué se han tirado siete largos y dolorosos años callados como putas? (con la debida disculpa a las honradas prostitutas); ¿qué han hecho de los dineros y dinerales cobrados del des-gobierno de aquel tío de cuyo nombre no me sale acordarme?; ¿a qué viene una huelga general en las agonías por las que nos está haciendo pasar la actual coyuntura?

Para seguir: publiquen sus cuentas, por favor; dejen que se examinen con lupa; y, cuando nos hayan convencido de que son correctas y están ajustadas a derecho, expliquen qué puñeta hace tanto liberado. Porque, en mi opinión, dichos liberados los tienen que tener "pelaícos" (ellas, "pelaíco"). De tanto rascárselos a dos manos, vamos.

Para terminar: hay que volver a los principios; recordar la razón de ser de la existencia de los sindicatos; y, lo más importante, rezar para que quienes integran esa fuerza social sean lo suficientemente lúcidos para saber escoger por líderes a personas honradas y razonables; no a trepas egoístas, ¿eh?, que esto es muy importante. Casi tanto como su misma existencia.

23-III-12

(soneto lamentable CXXV: Pa' que aprendas del francés)

“No conviene legislar en caliente”,
nos decía la Tere de la Vega;
y después pasaba que la colega
tampoco legislaba fríamente.
Es lo propio de gente incompetente:
excusas para diferir la siega;
luego pasa que el invierno llega
y no tienes abasto suficiente.
Pero tonta del todo no es la tía:
por su censo no tuvo que dar cuenta;
percibe paga rica y suculenta
y, si esto no es bastante todavía,
con lo que le pagamos la elementa
se ha puesto cara nueva y tan contenta.

¿De modo que no conviene legislar en caliente, so... lenta? ¡Pues todavía está la ley del menor clamando por que se cambie y asesinos tan despreciables como el Cuco se pudran en la cárcel!

El presidente francés sí que es un tío que sabe reaccionar y poner en la práctica lo que su pueblo le demanda: todo lo que le falta en talla física le sobra en talla política. No como a otras, que, aunque tengan cara de recién Falete, siguen siendo incompetentes del culo y me callo y no digo más porque no quiero que se me entienda.

Lo más lamentable es que estas elementas cobran del dinero público una auténtica millonada. Como si fuesen tan efectivas como el francés. Claro, como ellas mismas se pusieron sus sueldos...

¡País...!

22-III-12

(soneto lamentable CXXIV: Acojonamiento judicial)

Un ataque de acojonamiento
me parece que le ha dado al buen juez:
No considero imputar a la vez
a la dama y al marido; lo siento”,
me explica y se disculpa todo atento
compadecido por mi estupidez;
pues yo, en el colmo de la memez,
creí verídico el predicamento.
¡Pero, hombre, por Dios, en qué cabeza
cabe tal y tan grande disparate
—me dice, añadiendo:— ¡Tate, tate,
eso se dijo por delicadeza:
Hay que ser, ciertamente, botarate
para entrar en tal lid con la realeza!”.

Buenos días. Hace buen día hoy, ¿verdad? Pelín fresco pero las lluvias parece que van cediendo. Claro que en esta época del año eso es lo que hemos de esperar, en mi criterio y sin ánimo de ofender. Bueno, pues lo dicho, buenos días.

(soneto doloroso LVII: ¡Que venga Dios y lo vea!)

Es la dictadura del pelotazo,
del enriquecimiento chabacano,
de la subvencioncita bajo mano
y de la comisión al amigazo;
del siniestro faisán y chivatazo,
de juicios que son burla al ciudadano,
del despojo total al pueblo llano,
del vil derroche, del tijeretazo.
¡Me cago en todo lo que se menea!
¡Si esto es la dichosa democracia
(¡qué risa) que venga Dios y lo vea!
Porque esto es tan sólo verborrea
torpe de una muy torpe patulea
a quien ¡encima reímos la gracia!

Ahora resulta que estamos a las puertas de una huelga general planteada a un Gobierno recién salido de las urnas con mayoría aplastante, y por unos sindicatos que durante siete años no han abierto su piquito; siete años en los que el paro ha superado los cinco millones o el 20 % (en Andalucía, el 28 %).

¿Qué han hecho mientras tanto los señores Toxo y Méndez? Muy sencillo: cobrar y callar. Cobrar. Y. Callar. Bueno.

El próximo 29 no se irá a la huelga: en numerosísimos casos se irá a la adhesión forzada a la huelga: “¿Quieres trabajar?, ¿sí?, ¡pues será por encima de mi piquete!”. Disuasorios, claro. Los piquetes, digo. Piquetes en los que estarán, ¿quién lo duda?, muchos de los millones de militantes socialistas que no quieren aceptar las reglas de una Democracia de las urnas, de la verdadera.

Habrá incidentes, por supuesto; numerosos trabajadores no podrán acudir a su puesto por fuerza mayor. Faltarán, sí.

Pero que no vengan luego los señores Toxo y Méndez, don Cándido, a hacernos creer que su huelga ha sido un éxito: si unos millones de personas se ponen bravas y se empeñan en no permitir que otros millones trabajen, claro es que lo van a lograr. Y también, claro es que estos presuntos líderes sindicales no estarán legitimados para convencernos del éxito de una huelga general de adhesiones por la fuerza.

Si ya se les está viendo venir en las negociaciones por los servicios mínimos...

¡Pobres proletarios españoles, qué lastimoso e inmerecido liderato sindical sufrís!

Aunque, pensándolo bien, lo del inmerecido..., al fin y al cabo, cada uno tiene lo que vota, ¿no?

21-III-12

(soneto lamentable CXXIII: Las perras Matas)

Al presunto canalla señor Matas
ya le podemos llamar bribonazo
pues le han puesto en el lomo un rejonazo
por monetarias y hábiles “tocatas”.
Al pollito, sonatas literatas
por un tubo le escribía un negrazo,
al que le pagaba un señor sueldazo
que cargaba a los tontos papanatas.
Por ello proporcionan a la sombra
seis añitos de señorial solaz
a tan preclaro y cumplido rapaz;
aunque, fíjese usted qué malasombra,
¡de qué forma tan suave y eficaz
a las idas perras dejan en paz!

Amigos:

-considerando que el suscribiente paga sus impuestos en aqueste país, cuya nacionalidad ostenta;

-considerando que ya fue convenientemente puteado en el periodo por él conocido como la Dictadurísima;

-considerando que su acción de despertador social se desarrolla en el ámbito democrático, cuyas reglas más o menos respeta;

-y considerando que mencionado suscribiente es un gilipollas;

solicita:

a) que se recuperen para las arcas públicas las "perdidas perras" por la acción de Matas (también conocidas como "¡adiós perras mías!") como paso previo a la puesta en libertad del sinvergüenza;

b) que en la legislación vigente se incluya de inmediato medidas preventivas para que los politiquillos de turno no nos desplumen más;

y comunica:

¡que ya está bien de sinvergüenzas, caraduras!

(elindependientedigital.es)

20-III-12

(soneto ridículo CXXXI: Limpiando EREs)

Se reunieron casi cuarenta pillos
para ver de arreglar lo de los EREs;
más brechas que en un saco de Gruyeres;
más enredos que en dos cargas de ovillos.
Por más que lo intentaban, los eurillos
no les cuadraban ni con alfileres;
chocaban los debes con los haberes,
las perras faltaban por milloncillos.
Además, ninguno era de ciencias,
así que decidieron terminar:
¡a las nenas pusieron a fregar!
(pues ellos atendían a diferencias
por razón de sexo y no era lugar
de poner a un Consejero a limpiar
).

¡INTOLERABLE!

Lean, lean, y espántense:

(ABC / Sevilla / 20-III-2012):

En su declaración ante la Unidad Central Operativa (UCO), a la que tuvo acceso ABC, esta empleada recalcó con claridad que se le dieron instrucciones para «tapar el fraude» y «dar cobertura» a los desmanes en las ayudas con dinero público perpetrados por Guerrero, exdirector de Trabajo hasta 2008, incluido el desfase presupuestario en IDEA de más de 311 millones de euros. La asesora repasa pormenorizadamente el fin de semana de «tensión y suspicacias» en las instalaciones de Empleo junto a altos cargos de dicha área, incluida la delegada en Sevilla, Aurora Cosano, para poner en orden el gigantesco descontrol de los expedientes. En la jornada del sábado, según Rofa, se procedió al «cotejo de expedientes de los listados, siempre bajo la supervisión de Rivera, que personalmente daba parte al gabinete del consejero de lo que se iba encontrando e iba haciendo un informe en su ordenador». esta asesora y una secretaria vinculada a la etapa anterior, la de Guerrero —Rocío Sayago, de El Pedroso—, eran vigiladas hasta el punto de que tenían «los móviles en medio de la mesa del despacho del director general» ante «la tensión y la suspicacia». El propio Guerrero llamó en repetidas ocasiones a Sayago durante esa jornada al móvil para advertir de que había varios «maromos que se habían metido ahí (intrusos en expedientes de regulación de empleo) y de los que él no sabía nada».
El domingo 21 se presentaron allí el jefe de gabinete del consejero, su mujer, la directora del Servicio Andaluz de Empleo (SAE), la delegada de Empleo en Sevilla, una responsable del gabinete de Recio, Rivera, Sayago y la asesora imputada para seguir repasando expedientes. Y de forma sorpresiva aparecieron allí el consejero, Recio, y el viceconsejero. Según el testimonio, los máximos responsables de Empleo «se encerraron en la sala de reunión» sin esta asesora y Sayago; ambas formaban parte de Trabajo desde la etapa anterior, la de Guerrero, pues Rofa estaba allí desde 2008. «Las voces en la sala de reunión subieron de tono», indicó la declarante, a la que le pidieron «reelaborar la lista de expedientes vivos por provincias». Eso se hizo en su ordenador, pero el director de Trabajo, Rivera, le pidió que guardara todos los datos en su «lápiz digital», un USB, y «no en el ordenador. «El informe final no lo vi, siguieron haciéndolo el jefe de gabinete de Recio, la directora gerente de SAE y el propio Rivera». Todo quedó en manos del personal de la máxima confianza del consejero.
«Se puso una papelera grande para que el retén de limpieza la vaciara»
Tras la tensa reunión, Recio y su segundo se despidieron a media mañana del domingo y, entonces, «se introdujeron todos los datos en un informe y los expedientes vivos se guardaron en un armario de la sala de reunión junto con todos los listados preparados, los antiguos y los nuevos. Después, se limpiaron todas las mesas, vasos, botellas, papeles». Abunda en esta cuestión la asesora y en su declaración subraya que «se pidió por parte del equipo directivo de la Consejería de Empleo presente en ese momento que se quitaran todas las pistas y trazos de que habíamos trabajado el fin de semana. Ellos mismos ordenaron los listados y dejaron los expedientes relevantes revisados en los armarios de la sala de reunión bajo llave». Rofa llegó a declarar incluso que la obsesión por no dejar rastro hizo que Sayago y ella tuvieran que «fregar todas las tazas y copas usadas en el cuarto de baño, recoger toda la basura, botellas, de agua, papeles... Se puso una papelera grande para que el retén de limpieza de las siete de la mañana lo vaciara antes de que llegara la secretaria funcionaria» a primera hora. Se trataba, según la asesora, de "no dejar rastro". Cabe recordar en este punto que varias fuentes aseguraron a la Guardia Civil que ese fin de semana "se destruyeron documentos y se tiraron papeles" relativos a los ERE fraudulentos en la Consejería de Empleo, extremo que el Gobierno andaluz rechazó radicalmente el mes pasado.

¡Sí, han leído ustedes correctamente, señores! ¡Y es, como mínimo, vergonzoso!

O sea, se reúnen el 21-XI-12 para ver de intentar ocultar el delito (presunto), lo de los EREs de Guerrero y sus huates, toda una serie de altos cargos de la Junta de Andalucía; se pasan todo el fin de semana destruyendo pruebas (presuntamente) con las persianas por la punta abajo, los pobrecitos vasi a oscuras y venga café.

Al final, viendo que a tal jodienda no había forma de encontrarle enmienda alguna, ¿saben lo que hacen?

¿No, no lo saben?

¡Pues se lo voy a decir: me ponen a fregar las tazas a dos mujeres! ¡A dos mujeres!

¡Pero, bueno, ¿dónde está la no discriminación por razón de género, eh?!

¡No, no se pusieron LOS SEÑORES a fregar las tazas y a hacer la limpieza, no!

¡¡¡TUVIERON QUE SER LAS CHICAS!!!

19-III-12

(soneto doloroso LVI: El entierro del francés)

El Guerra se cargó a Montesquieu;
eran los años en que Juan, su hermano,
necesitaba que le echaran una mano
y el Arfonsito le echó mano y pie.
Se dieron cuenta entonces que el parné
más libre fluye y mucho más galano
si el francesito no estaba cercano
mirando cuentas con lupa y quinqué.
Y como nuestro pueblo es gilipollas,
se deja manejar por cualquier bicho
que hace y deshace a su capricho,
dejaron a Escuredos y Borbollas,
Chaveses y Griñanes y otras joyas
enterrar nuestra tierra en el nicho.

La única fiscalidad que se ejerce sobre el poder ejecutivo es la de la Ley, que la ejerce el judicial. Pero si dicho ejecutivo logra meterse tal fiscalización en el bolsillo, o sea, controlarla, ¡hemos caído en la Dictadura!

Eso es lo que tenemos ahora en Andalucía: personajillos de la peor calaña se burlan del imperio de la Ley porque tal imperio no existe. Y así vemos cómo Julián Muñoz, el alcalde que presumía de ser el que más causas tenía abiertas de toda España, se sigue paseando libre y feliz como un pajarito que disfruta del dinero tan perversamente mangado; a un Guerrero que, tras haber hecho la guerra por su cuenta, se pavonea y chulea como un maleantillo de tres al cuarto y se ríe a mandíbula batiente del derecho y de quienes cumplen las leyes; a un Griñán que presume de haber cooperado (¡ja!) con la Justicia ¡sin haber entregado aún las actas que permitirían entrar a luz y foco por los fondos de los reptiles!, alguno de los cuales, por cierto, lleva su firma.

En España. A un Ayuntamiento de Valencia que sigue sin explicar la tremenda malversación de fondos públicos de su empresa pública EMARSA; comunidad que tampoco ha dado explicaciones convincentes de todos los trapicheos alicantinos, castellonenses, valencianos.

¡Dios, y encima tienen la desfachatez de presumir de estado de derecho!

¡La caradura de algunos, ¡de muchos!, es estremecedora!

¡Y en medio de esta barahúnda de despropósitos viene Mariano e indulta a dos pajarracos que sí habían sido ya "condenados por los jueces" por bribones y sinvergüenzas!

¿Pues sabes qué te digo, Mariano? ¡Pues te digo que el interés del pueblo español está por delante del interés de Mariano en sus componendas con CiU! Tú eres el español que EN PRIMER LUGAR debe cumplir las Leyes; y, desde luego, así nos estás mostrando el camino que nos lleva en derechura a la desesperanza en estos tiempos en que tan necesitados estamos de ilusión, de fe, de legalidad.

Seguro.

18-III-12

(soneto doloroso LV: Adivinanza de la hipoteca)

Si no tenías dinero suficiente
para poder comprarte una vivienda,
el banco, con una prisa tremenda,
corriendo te dejaba el suficiente.
Claro está, conducta tan complaciente
tenía un inconveniente o jodienda:
reintegrar al banco toda su hacienda
además del interés subsiguiente.
Por más que lo prestado por la banca
se ajustaba al valor en que el banquero
te tasaba el inmueble puñetero,
en caso de quedarte tú sin blanca,
¡has de seguir hasta el pago postrero
y él se queda con tu casa y dinero!
Adivinanza para entendidos:
¿Qué entidad muy generosa financia
con toda abundancia a los partidos?

Hombre, si te entrampas para comprar una casa y luego, por adversidades coyunturales, no puedes hacer frente a los pagos, ¿no es bastante con que el banco se quede con el inmueble?

¡Pues, no, señor, no, no es bastante!

El banco se queda con tu casa ¡y tú tienes que seguir pagando al banco los plazos por algo cuya propiedad has perdido, por algo cuyo dueño es el banco al que sigues pagando por algo cuyo dueño es el banco al que TÚ, ENTONCES, le sigues pagando tu casa, que ya es de él!

¡Jua, jua, qué bueno! ¡Te ponen los cuernos y, encima, te sacuden, jua, jua!

El mismo banco que tanta ayuda ha recibido del Gobierno (del de Zapatero y de éste); el mismo banco que se está aprovechando de los préstamos al 1% del Banco Central Europeo; el mismo banco que, incluso, te niega créditos al 4% o más; el mismo banco cuyos directivos hacen y deshacen, cobran y descobran, con la bendición del Banco de España.

El mismo banco que luego anda condonando créditos estratosféricos a este partido. ¡Sí, sí, y a ése también! ¡Pues, mire usted, también, sí, señor!

 

17-III-12

(soneto lamentable CXXII:

—¡Tenemos el copago sanitario,
qué suerte, qué chulada, joder tío,
cacho avance y progreso, poderío
básico, sostenible y necesario!
—¡Cierto y miente el que diga lo contrario:
es camino que muestra el señorío
con que damos respuesta al desafío
de nuestro panorama hospitalario!

—Verdad. Mas pido que queden exentos
de pago alguno ¡todos los moritos
y familias!, ya que los pobrecitos
no son españoles y tan contentos.
—¡Y no paguen tampoco los changuitos,
por razón de igualdad!

                            —¡Ni los negritos!
—¡A rebato, caña al pato!
—¡Que paguen solamente los cristianos!
—¡Aleluya, con la suya!
—¡Hora es de que fueran los paganos!
—¡De emirato y califato!
—¡Que se enteren ingleses y rumanos...,
—¡Ora en trulla, ora en patrulla!
—...holandeses, noruegos y australianos...,
—¡Si es sensato, no es beato!
—...cubanos y rusos, muertos o sanos:
—¡Con la tuya, que es furulla!
—acudid a España todos, hermanos...,
—¡A Viriato, con el plato!
—...que os curarán de balde los hispanos!
—¡Y decid: amén, amén!

En su momento lo dijimos y en este mismo sitio web puede ser consultado, en nuestras Hojas de Ayer: no somos los redentores de la raza humana y la caridad bien entendida comienza por uno mismo.

Pero Zapatero se empeñó y aquellas aguas nos han traído estos lodos; los cuales no por mucho anunciados y mejor previstos son ahora menos temibles. Como en Marruecos no tenían Seguridad Social pública, Zapatero les dio la española. Claro, si alguien de una casa marroquí enferma, da igual que sea rica o pobre, aquí acude, ¡a que me lo cure de balde el pagano! El pagano somos nosotros.

Para colmo los señoritos no sólo no agradecen lo que Zapatero les dio sino que encima se nos suben a las barbas como no les dejes que se te cuelen en la consulta o los mires con lo que ellos interpretan como ojos de mal: ¡pobre de ti! Te saltan a la yugu y al instante aparecen tres o cuatro de esos gilipollas autóctonos que medran a su alrededor para defender "sus derechos" y te tildan de racista y te humillan y amenazan.

"Yo no soy racista —especificaba con frecuencia mi amiga Ana la Borde—, sino ordenada: cada cual en su casa"; y yo pienso así también. Ellos, los moritos marroquíes, si quieren clamar por sus derechos ¡que lo hagan en Marruecos, a su rey, el del Perejil, tal Mohamed, creo, ése que vive en siete palacios de 190 muertos.

Porque aquí, en España digo, es donde podemos ejercer nuestros derechos nosotros, los españoles. Al menos, eso debería ser.

A ver si el actual Gobierno es un mucho menos gilipollas y un muchísimo más realista que el de aquél incompetente que rigió nuestros destinos en la funesta, nefanda y malhadada etapa del zapaterato. Por cierto, Mariano, ¿por qué no revisas las retribuciones económicas que cobra el pollo cuya torpísima gestión nos ha traído a estos agobios? ¡Las del Rubalco, también! Ponlos a picar piedra o empleo de notoriedad y especialización similar. Que se ganen saludablemente (y de forma beneficiosa para los españoles) lo que comen.

16-III-12

(soneto ridículo CXXX: ¡Loritos trincones!)

Repiten los señores como loros
que nuestra situación es muy jodida,
se duelen y, con expresión manida,
arrecian y nos urgen con sus lloros.
Pero, bueno, mis muy tiernos tesoros,
¿en las manos de quién lucía la brida
al tomar la escogida y hoy suicida
dirección que nos trajo a estos foros?
Sed, mansos toros, serios y cabales:
¿cuánto se robó y supuso presidio?
¿a dónde fue a parar tanto subsidio?
¿qué fue de aquellos EREs fantasmales?
¡los trinques: tantos que causan fastidio!
¿y de aquellos chanchullos correales?
Aquí si algún engaño y dolo hubo,
¡fue tener políticos por un tubo!

Veamos, señores-representantes-de-la-soberanía-popular-elegidos-democráticamente -por-el-pueblo-en-unas-listas-cerradas (¡algo así como el misterio de la Santísima Trinidad, ja, ja, ja, qué bueno!), veamos:

Aquí, en España, los supuestamente representados por ustedes no hemos tenido arte ni parte ¡en absoluto! en el festín pantagruélico que ustedes han protagonizado: han sido exclusivamente ustedes quienes han hecho y deshecho a su antojo y semejanza, haciendo oídos sordos a nuestras advertencias y criterios y siguiendo sólo el de su egoísmo salvapatrias-por-encima-del-mal-y-del-bien.

Han permitido el trinque compadreado; han amparado a los políticos corruptos y eludido las reparaciones de lo afanado; han metido en nuestro país a la hez y escoria del este europeo, del norte africano y del total latinoamericano; se han mofado de las creencias y tradiciones de una gran parte de la sociedad española; han logrado que el sistema educativo sea un completo fracaso; han enterrado a Montesquieu y se han cagado en su tumba; han dado una pátina de suciedad en la antaño limpia piel de toro; nos han engañado, se han reído de nosotros y nuestra buena fe; para colmo, han postergado los derechos de los nacionales al uso de nuestras instituciones en favor de inmigrantes que en nada contribuyeron a su creación. Ejemplo: han decidido que nuestra Seguridad Social sea entidad ¡para uso y disfrute preferencial de los moritos marroquíes y sus polifamilias! antes que nuestra.

Y ahora, rizando el rizo, se han embarcado en la magna tarea de convencer al iluso pueblo español de que él y sólo él y exclusivamente él (o sea: el pueblo español) es el culpable de todas las desgracias en que ustedes, señores politiquitos de última regional y primera egoistal

¡nos han sumido!

Pues miren ustedes: ¡no; a cada cual, lo suyo! Y desde se aquí abogamos por la única y triste verdad en este negocio:

El auténtico culpable de la actual problemática española ha sido la incompetencia y corrupción de sus clases dirigentes, concretamente, de la política; que ahora, siguiendo su acostumbrada técnica, hace lo posible por descargar de sus espaldas esta carga para echarla en la del tonto de siempre, ¡nosotros!

15-III-12

(octava real 13: Los políticos trincones)

El gobierno de Rajoy, don Mariano,
con lóbrego y recóndito criterio
a dos cacho ladrones, bajo mano
ha liberado de su cautiverio:
“¡Pues hay poco político gitano
en la calle impartiendo magisterio,
soltamos a estos dos sinvergonzones
para que sigan dando sus lecciones!”

¡Ay! ¡Ay, ay, ay! Se lo dedico a mis amiguitos del alma, honorable Josep Maria Servitje Roca y, más honorable todavía, Víctor Manuel Lorenzo Acuña. Los dos con don. ¡Ah, y a los que quiero un huevo!

De gallina, don Mariano.

El ex secretario general del Departamento de Trabajo de la Generalitat, Josep Maria Servitje (UDC), y el empresario Manuel Lorenzo Acuña fueron condenados en la sentencia por el conocido como caso Treball a cuatro años y medio, y dos años de prisión. El Ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, firma el Real Decreto de 17 de febrero por el que se indulta a ambos, que aparece hoy (13-III-12) publicado en el BOE. (www.cincodias.com)

¡Ah, y de restituir lo mangao, nada de nada, ¿eh?, que lo que se roba no se quita porque te sale una pepita! Palabrita del Niño Jesús. ¡Ah, y otra vez ¡Gracias! por subirnos la luz!

12-III-12

(soneto doloroso LIV: Unos sindicatos pésimos)

Concebido hemos ogros indignos,
insensatos, torpes y comodones,
a los que nutrimos con subvenciones
y son, como enemigo, muy malignos.
Cuando a despuntar empiezan signos
de rigor en las administraciones,
y comienzan a verse en ocasiones
hábitos y prácticas ¡por fin! dignos,
y cuando Europa nos mira, dogal
en mano, atenta en todo a nuestra ruta,
resurgen los callados como puta
y, muy contra el interés nacional,
deciden, usurpando la batuta,
convocar una huelga general.
Pues, Marianico, consejo te doy:
¡fuera las subvenciones desde hoy!

Mientras chupabais de la teta de la vaca ¡bien calladitos estabais, eh?

Pues, mirad, norma primera: cada sindicato se mantendrá exclusivamente de las cuotas de sus afiliados y donaciones de los simpatizantes, las cuales no tendrán efecto desgravatorio alguno de carácter fiscal; hala, a escupir al patio y a cagar al patatal.

(soneto lamentable CXXI: Billy el Niño)

Judá Ben-Hur alzó el rostro, secos
los ojos, ávida la lengua, rudo
el tono: “Hubieras estado mudo
y, de estas mis palabras, ni los ecos
a ti habrían llegado: muñecos
los hombres no son; si Billy sañudo
se mostró en su huida, desnudo
de espíritu había de ir: flecos
y andrajos de cada promesa tuya
arrojándolos de sí con desprecio”.
Nada decía Lewis Wallace, cuya
era la sala y la casa. “Un necio
he sido al prometer —al fin farfulla;
baja la testuz:— La honra sea suya”.

El año 1879, Lewis Wallace era gobernador del estado de Nuevo México (USA); como tal, promete amnistía al famoso bandido Billy the Kid si éste testifica en otros juicios por asesinato que estaban pendientes de ser realizados. Billy aceptó y cumplió su parte del trato; el gobernador Wallace faltó a su palabra y lo arrestó. Billy logró huir, went back to his outlaw ways, and killed additional men.

En 1880 el gobernador publica su segunda novela, "Ben-Hur. A Tale of the Christ", que se convirtió en la novela americana más famosa de todo el siglo XIX.

En el soneto, el protagonista de su novela, Judah Ben-Hur, afea al gobernador Wallace el comportamiento tenido con el famoso forajido. Wallace, una víctima él mismo, reconoce la deshonra de su actuación.

11-III-12

(soneto doloroso LIII: 1905)

Miró por la ventana; veía el cielo.
En la mesa, los folios, como ajenos
o lejanos o insensibles. Sin frenos
las ideas en el cerebro: revuelo
incesante, gozoso, sin recelo
ni duda; intuyendo los obscenos
zarpazos acechando, torpes, plenos.
Las estrellas, allá arriba; el suelo,
en la sala exigua, pegajosa,
agobiante. Se pasó por la frente
una mano caliente y sudorosa.
“¡Mileva, Mileva!”, llamó; su esposa,
Hans en brazos, muda, intransigente
desde la puerta le mira furiosa.

Anochecer caluroso del 30 de junio del año 1905. Un mínimo apartamento de dos piezas en la Kramgasse, en el casco antiguo de la ciudad de Berna (Suiza).

Einstein acaba de firmar el artículo que da forma a la teoría de la relatividad restringida; se levanta y llama a su esposa Mileva, matemática como él, para que estampe también su firma junto a la suya.

Ella, furiosa por la poca atención que su marido presta a las tareas de la casa, le mira en silencio, labios prietos, desde la puerta que comunica con la otra habitación.

(soneto ridículo CXXIX: ¡Vaya con la nena!)

¡Anda con la nena! ¡Y está muy buena!
¡Qué piquito que tiene la jodida,
que te suelta parida tras parida
a cual más buena! ¡Vaya con la nena!
¡Y tiene una carita de sirena...;
pero vaya si es leída y escribida,
la jodida; y está muy bien surtida
de recursos, más que la Magdalena!
Anda poniendo carita de pena,
y aduciendo que todo es una obscena
treta de la derecha fratricida
para dar con esta tierna azucena
(que es ella, claro) en la dura trena
tras sucia maniobra liberticida.

Claro, ¡todo es cosa de las elecciones andaluzas! Que Guerrero robó (presuntamente) a mansalva, ¡la derecha, que con estas trampas quiere ganar las elecciones! Que Ivanito y Paulita y las subvenciones, ¡la derecha, que..., etc.! Que Laurita Gómiz habla más que miente, o al revés, (presuntamente todo, claro está), ¡la derecha, que..., etc.!

Pero, ¡ah, hay un pero, sí, señor, lo hay! Y es éste: los EREs se dieron; las subvenciones se concedieron; las grabaciones están ahí.

Y el pueblo andaluz bien merece sacudirse de una vez el yugo dictatorial de una siniestra corrupta que lleva más años en San Telmo que Franco en el Pardo.

Por dignidad.

"Laura Gómiz, la ex presidenta de Invercaria hasta hace veinte días, aparece como administradora de la sociedad "Compañía Eléctrica para el Desarrollo Sostenible" junto a Federico, "Quico", Mañero, ex marido de la número 2 de Alfredo Pérez Rubalcaba, Elena Valenciano. Según la Cámara de Cuentas de Andalucía, la empresa fue participada por Invercaria en el 30 por ciento del capital y fue agraciada con ayudas por importe de más de un millón de euros del programa de "Fondos Propios". Se puede consultar más en:

http://www.libertaddigital.com/naci...ria-1276452263/

(soneto doloroso LII: Los perros del hortelano)

Los pollos quieren acabar con todo,
¡todo!, hacer tabla rasa total,
reconvertir esto en un erial,
cerrarnos al progreso a tierra y lodo,
volvernos al cavernícola modo
o, peor, a la usanza medieval,
dejarnos en estado terminal,
que sea “retrasados” nuestro apodo.
Estos dos señoritos convocantes
llevan años de meros observantes
del vil estropicio zapaterano,
cobrando subvenciones tan campantes,
rascándose sus partes malsonantes
¡y ahora son el perro del hortelano!
¡Pero, señores, ya no hagan más daño
y dejen en paz al menos un año
a quien votamos jefe del rebaño!

Tal vez sería muchísimo mejor para todos los españoles que se marchasen estos dos individuos que han demostrado no estar capacitados para defender los derechos de los trabajadores. A lo largo de siete largos años han permanecido de testigos mudos y otorgantes de una política gubernamental tan nefasta que ha hecho subir el número de parados hasta más de cinco millones, que ha dilapidado los recursos del país, que ha congelado sueldos de trabajadores y hasta pensiones de quienes se han pasado su vida trabajando.

Ellos, calladitos.

El principal derecho de todo trabajador es a trabajar.

Ellos, calladitos.

Empresas que cerraban por miles cada semana.

Ellos, calladitos.

¿Es ésa una buena política sindical?

Dejen la poltrona a otros que nos defiendan con más inteligencia, menos egoísmo, más competencia de la que ustedes han demostrado.

¡SEÑORES CÁNDIDO Y TOXO, VÁYANSE!

 

(soneto lamentable CXX: La burbuja inmobiliaria)

Cada vez estoy yo más convencido
de que la burbujita inmobiliaria
culpa ha sido exclusiva y solitaria
del ansioso comprador ya conocido.
El pobre y embaucado siempre ha sido
el banco, por cuya beneficiaria
y eficiente gestión hipotecaria
¡ahora se le ve como a bandido!
Es hora de que la verdad alumbre
y deje a cada cual con su imprudencia:
ninguna a los banqueros, ¡la excelencia
de su muy financiera mansedumbre
con los políticos les da licencia
para expropiar y dejar sin techumbre!

Está más claro que el agua: en aquella época dorada, el avaricioso comprador se aprovechaba del inocente banquero.

Explota la burbuja: el comprador, que se joa (que diría mi amiga Lola Flores) y a la puta calle (que diría mi amigo Arturo); el pobrecito banquero, se queda con la casa, con el aval y con la renta hipotecaria (lo dado y lo por dar), y venga a reír.

¿Y los políticos? ¡Ah, amigo mío, pues ellos... a seguir chupando del bote... banquero, que para eso son sus respaldos!

Vale

Para contactar:

        
elindependientedigital.es@gmail.com

(Se guardará el anonimato de quien así lo exprese)

.

Las opiniones vertidas aquí son de la exclusiva responsabilidad de los autores; los cuentos, artículos, poesías, etc., están protegidos por la Propiedad Intelectual y el Copyright, y se prohibe su reproducción total o parcial sin el permiso de los autores.