DE LO QUE DIGA EL GOBIERNO, NO TE CREAS LA MITAD; LA OTRA MITAD, LA DESECHAS POR ABSURDA. DE LO QUE NO TE DIGA, ¡CRÉETELO TODO!

06-IV-12

(soneto doloroso LXIV: ¡Zapatero quiere volver!)

Ya sabemos cómo Rubalca sabe
hacer los presupuestos del Estado:
derrochar más de lo presupuestado
en chorradas, ya que tiene la llave;
cuando está a punto de que se acabe
el parné hasta entonces recaudado,
se pone, vende deuda y, ¡colorado!,
va y nos suelta un cuento con labia suave.
Cuando nuestro dinero lo maneja
un completo y total irresponsable,
es más irresponsable el que lo deja;
más aún si, como es comprobable,
este pájaro de mentir no ceja
¡ni aunque le arranques la pelleja!

Este señor se ha tirado los últimos siete años formando parte esencial de gobiernos que:

a) han estado elaborando presupuestos en los que los gastos subían muy por encima de los ingresos; para equilibrar sus balances, nos han ido entrampando con la venta astronómica de deuda al exterior: causa decisiva de nuestra angustiosa situación actual;

b) se han gastado el dinero público de la manera más disparatada y absurda: ayudas a impresentables y parásitos de dentro y de fuera; iniciativas absolutamente descabelladas; desfalcos y escándalos con un factor común: aquí no se devuelve nada; creación una administración votante fiel y desmesurada, pero que absorbe gran parte del potencial nacional;

c) han dejado impagadas numerosas partidas, lo cual ha tenido un doble efecto: el cierre de muchas empresas por no cobrar servicios prestados; hay que pagarlas ahora.

Lo menos que se les puede llamar es IRRESPONSABLES; eso si no les adjudicamos intencionalidad dolosa. Que, ¡a saber! Porque lo verdaderamente cierto y verificable es que la actual situación es el resultado de su gestión; gestión que ha permitido que banca, constructores, comunidades autónomas, etc, hayan campado por el suelo patrio como Juanillo el Veguero por sus viñas.

ESPAÑOLES, NO OS ENGAÑÉIS NI DEJÉIS QUE OS ENGAÑEN:

LA CRISIS QUE ESTAMOS SUFRIENDO TIENE

NOMBRE: josé luis rodríguez zapatero

Y APELLIDOS: alfredo pérez rubalcaba

Resulta que quienes nos han estado prestando dinero estos años pasados ahora dicen que se lo tenemos que devolver. Encima, con intereses. Dicen que no era regalado, sólo era prestado, cosa que parecían desconocer estos gobernantes nuestros a quienes nos estamos refiriendo.

Si no se lo devolvemos, no no prestarán para el año próximo; con ello, los presupuestos del año que viene tendrán que ceñirse a lo que el Estado consiga motu proprio: o sea, ¡de golpe nos tendremos que apretar el cinturón lo de este año y lo de sucesivos!

Si lo devolvemos, como nos pide Bruselas, ¿van a ser estos irresponsables quienes nos digan cómo hemos de hacerlo?

¿QUIÉN QUIERE LA VUELTA DE ZAPATERO?

¡Que levante la mano (que lo ahostiamos)!

(Y, recuerda, Rubalcaba es Zapatero; y, encima, calvo)

03-IV-12

(soneto doloroso LXIII: Blanda Justicia)

Sale a la puta calle un hijoputa
(por más que con su madre no me meto);
José Franco se llama este sujeto,
mejor dicho, bestia más absoluta.
Ana María se cruzó en su ruta
y entonces para siempre y por completo
se detuvo su corazón repleto
como un suspiro de flor diminuta;
y su vida ya cesó y no fue nada,
llevándose tras ella ilusiones
de una familia muerta y destrozada
como rotos y huérfanos crespones.
Una Justicia torpe y desolada
baja hoy su testuz avergonzada
ante un pueblo harto que demanda,
con voz muda de muchos inocentes
ya idos, que serán por siempre ausentes,
¡¡¡que se endurezca una ley tan blanda!!!

Poco más de veinte años han transcurrido desde aquella tarde del 16 de febrero de 1991. Eran las cinco cuando la pequeña onubense de nueve años Ana María Jerez Cano fue vista por última vez; iba a visitar a su amiga Raquel, algo que hacía con frecuencia; nunca llegó a su destino ni regresó a casa.

Centenares de voluntarios y efectivos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado la buscaron sin éxito por tierra, mar y aire. Su familia siempre mantuvo la ilusión de hallarla con vida; Su esperanza se truncó 69 días después del día de su desaparición: la Policía Judicial halló su cadáver en las aguas de la ría del Tinto, a cuatro kilómetros de Huelva capital.

La pequeña había muerto de forma violenta, probablemente de un golpe en la cabeza. El forense Luis Frontela -que también examinó el cuerpo sin vida de Mari Luz Cortés- participó en la investigación para esclarecer el caso. El 29 de abril de 1991, José Franco de la Cruz El Boca era detenido como el principal sospechoso de la muerte de la pequeña; se trataba del tío de Raquel, la amiga de la pequeña a la que iba a visitar cuando desapareció. El Boca fue condenado a 44 años de prisión por la muerte de Ana María Jerez; una fibra de su chándal, que encontró Frontela, lo llevó a la cárcel.

En los mentideros onubenses siempre se tuvo presente que el Boca no había actuado solo. El 29 de marzo de 2008, días después de la detención de Santiago del Valle por el crimen de Mari Luz, su hermana Catalina indicó en primicia a Huelva Información que "mi hermano y El Boca eran bastante amigos".

Hoy, día 03-IV-12, el Boca ya está en libertad. Ha cumplido 21 años de los 44 a que fue condenado.

Ana María sigue en su nicho.

(sonero lamentable CXXIII: Dime de qué presumes...)

El déficit dijisteis que era seis
y luego resultó ser ocho y medio;
¿quién es, di, el que engaña sin remedio
de dieciséis veces, mil dieciséis?
Ahora, que hace falta que ayudéis,
emprendéis un insensato asedio
que puede conducir a nuestro predio
a donde ni vosotros lo queréis.
Pues llegado el momento del relevo,
que es lo más normal en democracia,
se debe desechar la suspicacia
y todos trabajar juntos de nuevo.
Mas hay quien anda presumiendo un huevo
de mucha democracia ¡y es falacia!

La primera regla de la democracia es aceptar el veredicto de las urnas; no forzar por las bravas los resultados en un intento de continuidad en el poder ("a la andaluza" que se dice).

Pues bien, parece ser que algún partido político no conoce ni aplica este principio fundamental; y por ahí anda en tratos y componendas con unos trastos inútiles llamados sindicatos con la esperanza puesta en derribar el recién electo Gobierno y ponerse ellos a rematar. La faena, digo: mandar al paro a otros 5 ó 10 milloncillos más.

Hoy y aquí denunciamos este intento de imposición de una dictadura por parte del tal partido: el PSOE.

Para colmo de desfachatez acusan al Gobierno de mentir: el PSOE mintió cuando dijo que el déficit anual sería del 6 % (el 8'5 % en realidad). El Gobierno siempre afirmó que para adoptar medidas habría que esperar a ver qué encontraba en los cajones.

Por otra parte, mucho presumir del PSOE de democracia: ¿dónde?, ¿en sus famosísimas primarias?; ¿en su acoso al actual Gobierno con la complicidad de los inutilísimos y onerosos chupópteros que guían esa parejita de dos?

¡No!

Si se presume de democracia, lo primero es aceptar la derrota y, en su caso, ceder el paso a quienes vienen detrás. Lo cual es igualmente aplicable al PP y el señor Bocanegra: ¡ya está bien de dictadura socialista, que llevamos 30 y pico años! Usted ya ha demostrado que ni aunque se las pongan como a Fernando VII y a Felipe II juntas, las aprovecha.

¡VÁYASE, SEÑOR ARENAS!

de una vez.

02-IV-12

(soneto doloroso LXII: ¡Qué poca vergüenza!)

Este señor es de lo más nefando;
después de desplumarnos a conciencia,
ahora abusa de nuestra paciencia
con el partido del cual tiene el mando.
Años hemos pasado contemplando
en la más categórica impotencia
cómo iban derrochando una herencia
y nos iban con abusos saqueando:
el paro aumentando por millones,
el Cándido y el Toxo tan callados,
Faisán y el once eme silenciados,
un Blanco campeón de campeones…
¡y ahora sale el jefe de los ladrones *
a enseñarnos cómo hay que ser honrados!
Si en tu vida has dicho una verdad,
¿cómo tienes tantísimo descaro
de predicar sin el menor reparo
lo que tú no haces ni por caridad?

*exigencia de rima y, además, presuntos y, encima, sin maldad alguna porque estoy sinceramente convencido de que este señor no persigue el enriquecimiento personal (a diferencia de algunos de sus coleguillas, que sí).

¿A que no saben ustedes por quién va la cosa, a que no?

Pues miren, les voy a dar pistas: pollo bien descrestado, tartaja fingido, manecitas juntas para convencerte, jamás mira de frente... ¿Lo sacan ya? ¿No?

Pues ahí va algo más: loco. Nos lleva al abismo. No exagero: ha perdido la noción de la realidad. Su reino daría por un caballo, quiero decir, por una presidencia.

Y ahora un ruego, a ver, todas conmigo, hermanas, la superiora también:

¡¡¡VETE DE UNA VEZ, HOMBRE!!!

Si nadie te va a echar de menos..., bueno, algunos, sí. ¡Pero ésos son los menos: los de corazón, no! Y esto sí es verdad.

01-IV-12

(soneto ridículo CXXXV: La obra maestra)

¡Qué apuesto posa Bono, pardiez!
¡Y, ¡por Dios!, qué bella estampa compone,
más fino que don Vito Corleone,
más hueco que el Borrico de Jerez!
¡Qué gracia y exquisita exquisitez,
qué empaque, galanura, ni Al Capone
pondría los morros que Bono pone
al hablar con su típica fluidez!
Cuando dice “Almenara”, ¡joder!,
parece que se sale del retrato;
lo mismo cuando dice “debe-haber”.
Por ello reivindico sin recato
su ingreso en el Prado de inmediato
(mas lejos de la caja ha de ser).

—Es el momento oportuno: como andamos sobrados de perras, ¡a comprar retratos de a € 90.000 del ala cada uno y...!

—¡Noventa mil euros dice usté, maestro?

—Eso es, hijo mío: noventa mil eurazos.

—¡Con noventa mil euros podría pagar mi...!

—No vas a pagar nada, hijo mío: van a pagar ellos; ellos van a pagar un retrato.

—¿Un retrato maestro?

—Eso es.

—¡Noventa mil euros, maestro?

—Eso es.

—¿Y de quién?

—Del señor Bono, hijo mío.

—¿Ese tío que tenía tantas casas y que dicen que no se sabía de dónde las había sacado?

—Ése, hijo mío.

—¡Y que tenía también un negocio de caballos que dicen que tampoco se sabía de dónde había salido?

—Ése, hijo mío. La hípica Almenara, sí.

—¡Y que había dejado Castilla la Nueva hecha unos zorros después de haber sido presidente un montón de años?

—Ése, hijo mío. Pero no digas Castilla la Nueva: ahora es Castilla La Mancha.

—¡Y que...!

—Ése, hijo mío.

—¡Y le han hecho un retrato?

—Pues..., sí

—¿Y no le han mirado las cuentas antes, ni ha devuelto nada ni nada?

—¡...? Le han hecho un retrato, ¿no?

31-III-12

(octava real XIV: Caras caras de caras)

Se gastan el dinero en pinturitas;
mas no piensen que son de chicas guapas,
¡qué va!, son perlas viejas y marchitas:
presidentes en pasadas etapas
del Congreso, que muestran exquisitas
poses, fijas y mudas como lapas
¡En estas chorradas de los cojones*
derrochan nuestros euros por millones!

(*con perdón)

(soneto ridículo CXXXIV: Caro retrato de cara)

Unos noventa mil euros del ala
se van malgastar en un retrato
(¡un gasto, por supuesto, insensato!)
que van a colocar en cierta sala.
Además, no es pintura de zagala
de cualquier desvestido estrellato
que dé al ojo contento inmediato,
sino cara muy vista y pinta mala.
Sí, señor, los señores del progreso
(por ver de acercarse al pueblo llano)
de nuevo nos las van a dar con queso:
al pueblo, hipoteca y tentetieso;
y al Congreso, el retrato de un anciano
¡que es, en sus cuentas, asaz espeso!

Lean y des(cojon/coñ)ense, según imperativo natural por razón de sexo:

"Diputados del PSOE han cuestionado que el Congreso vaya a destinar 82.600 euros al retrato de su ex presidente José Bono. Así, Odón Elorza considera que se trata de un gasto «superfluo» y prescindible en este momento, y Cristina Narbona pide que se tenga en cuenta la «austeridad» a la que están sometidas las cuentas públicas, mientras que Jesús Caldera deja caer que el cuadro que él tiene en el Ministerio de Trabajo, del que fue titular, fue «mucho más barato».
El elevado coste del retrato de Bono ha sido duramente criticado por el PP, pero también desde todos los ámbitos de la oposición. El «caso de Bono» recuerda al de Francisco Álvarez-Cascos, cuyo retrato como miembro del Gobierno, y que realizó Antonio López, habría costado 200.000 euros, según cálculos de fuentes conocedoras del mercado del arte consultadas. Una cifra que triplicaría a los cuadros de los otros ministros.
El presidente del Congreso, Jesús Posada, explicó que los 82.600 euros del de Bono no suponen una exageración» porque es un precio «similar» al de los demás cuadros que conforman esa colección, si bien admitió que el formato de fotografía que ha elegido Manuel Marín «es más barato».
Posada señaló que no puede «entrar en las decisiones» que toman sus antecesores, pero recordó que el mismo pintor que hará el retrato de Bono, Bernardo Torrens, también hizo el de Félix Pons, que fue presidente entre 1986 y 1996. «Ese volumen de dinero es similar al del resto de los cuadros, en ningún momento puede interpretarse como una exageración sobre los anteriores porque está en la misma línea», argumentó Posada. El de Martín, obra de Cristina García Rodero, había costado 24.700 euros".

http://www.lne.es/espana/2012/03/30/polemica-82600-euros-cuesta-retrato-oficial-bono/1221412.html

30-III-12

(soneto doloroso LXI: Preparando huelga)

Dice Rubi a su amigo Carapán:
QUIEREN ACABAR CON TODO me gusta;
tiene clase, es sentencia robusta…”,
y que si patatín y patatán.
A su lado, callado el muy barbián,
el buen Moxo con expresión adusta
habla ahora con su voz seca y brusca:
“¡Ya está, jefe, eso es lo que pondrán!”.
Vuelve Rubi su rostro hacia el mozo
y su tono se torna impresionante
a la vez que dogmático y pedante:
“¡Urnas fuera!” chilla con alborozo,
“¡Tomemos en la calle trepidante
lo que ellas no nos dieron bastante!”
La luz del elegido en su semblante
transformándose va en espeluznante.

Veamos, no vaya a ser que se entienda la cosa como no está en la intención de quien la escribe:

país: uno muy lejos de aquí;

Rubi: mocito rubito de preciosas guedejas y voz melosa cuando la tiene así;

Carapán: payés del Ampurdán que entiende en quesos y te dice la hora si se la preguntas porque tiene reloj;

Moxo: pollo que moxa.

¿Está claro?

No vengan luego con que si he intentado referirme a un país concreto o a..., etc.

Vale.

¡¡¡LILI!!!

¡Quién lo iba a decir: Lili de huelga! Pues sí, amigos, han oído bien: Lili se ha puesto de huelga. Pero, mejor, pasen, pasen, lean y ¡asómbrense!

 

LA HUELGA DE RUBALCABA

 

         Jueves, 29 de marzo de 2012.
         9:24 de la mañana        
         ¡Llego tardísimo! ¡Madre de Dios, si yo soy un ejemplo de puntualidad al más puro estilo británico!
         No concibo que me haya creído capaz de desayunar, ducharme y vestirme en cinco minutos y haya atrasado el despertador hasta las ocho y cuarenta y siete. ¡Estoy perdiendo la cabeza! Son los estragos del insomnio. Y del Lexatín que me tomé a las tres de la mañana llevada por la más absoluta y desvelada desesperación.
         Cierro la puerta de casa y echo a correr, mientras busco en mi bolso el metrobús y elevo una plegaria a vete tú a saber quién para que el metro cumpla de verdad los servicios mínimos. Y para que esos mínimos no lo sean tanto.
         ¡Ups, me he estampado! ¿Qué demonios…?
         Joooo, es Monikey… (*)
         —¡Lili! —exclama, mi vecina, haciendo equilibrios con los brazos para no caerse—. Qué casualidad encontrarte porque necesito hablar contigo.
         —No puedo, Monikey, que llego tardísimo. Luego te llamo —y continúo mi camino hacia el metro.
         —¿Tienes mi teléfono? —pregunta con suspicacia. Me ha pillado: claro que no, y antes me corto la mano que grabarlo en mi BlackBerry—. No importa, sólo es un segundo. Corren rumores por la comunidad de que estamos pagando el IVA.
         Me paro en seco y la miro:
         —¿Qué IVA? —uy, uy, uy… Verás tú como el administrador me esté haciendo el lío con las cuentas…
         —El de los albañiles que han arreglado la garita del portero y el del pintor que ha tapado las humedades —responde y clava en mí dos ojillos diminutos.
         ¡Ah, vale!
         —Sí, claro —contesto, y retomo mi trotecillo ligero en dirección al metro.
         —¿Cómo que “sí, claro”? ¡Nadie paga el IVA de esas cosas! ¿Somos tontos o qué? —me voy alejando cada vez más de ella—. ¡Porque estoy de huelga y he quedado con unas amigas para ir a Sol, pero ya hablaremos, ya!  ¡Y de esto se van a enterar todos los vecinos! ¡¡¡Todos!!! —sentencia.
         No, no saco conclusiones: ella verá la coherencia de evadir impuestos para perjudicar al país y hacer huelga para salvarlo. ¿Quién soy yo para criticar el modo en que cada uno encuentra el equilibrio?
        
         Jueves, 29 de marzo de 2012.
         10:05 de la mañana.
         Cuando al fin consigo salir del metro estoy sudando como un pollo. Me abanico con la mano, con el Cuore y con una novela de Wodehouse, todo a la vez. Subo las escaleras y salgo a la calle. Respiro profundo y …
         ¡Eh! ¿Quién me está pitando? ¡Si me están insultando!
         —¡Vas a cargarte el país, facha de m…! —me dice un hombre que sostiene una pancarta.
         ­—¿Perdón? —le pregunto.
         —¡Gente como tú es la que nos está llevando a todos a la ruina! —contesta a grito pelado.
         —¿Cómo yo? —¿de qué habla? Si no me conoce de nada.
         —¡Sí, como tú, aborregados!
         ¿Me está llamando borrega? Esto es demasiado…
         —¿Pero que te has creído, pedazo de animal? —le increpo. El altercado con Monikey y el aplastamiento que he sufrido en el metro y que ha estado a punto de costarme la vida me tienen fuera de mí—. ¿Ves esta camiseta? Zara. ¿Y este pantalón? Zara también. ¿Botas? —espero a que el tipo me conteste, pero se calla—. ¡Zara! ¡Pago al menos media nómina de una empleada de Zara, tío listo!
         Decirme a mí que me voy a cargar el país…
         Me doy la vuelta, desbordando indignación por lo injusto de la situación, y me encamino a la agencia de detectives. Porque yo hoy no hago huelga.
        
         Jueves, 29 de marzo de 2012.
         15:05 de la tarde.
         No sé cómo he acabado en medio de esta manifestación. Iba a entrar en Rodilla a tomar un sándwich y de repente me he visto arrastrada por un grupo de estudiantes que me han espachurrado y me han llevado prácticamente en volandas hasta Gran Vía. Ahora la gente se ha diseminado y vuelvo a poder andar con cierta libertad, aunque con sumo cuidado: hay fanáticos tirados en el suelo (y alguna chica en bikini que aprovecha la situación para tomar el sol).
         —¿Está usted de huelga, señora?
         Levanto la vista.
         ¡¡¡Oh!!! ¡¡¡Es la tele!!!
         ¡En serio! Un chico joven sostiene ante mí un micrófono mientras otro me graba. ¡Ay, madre, que ilusión!
         ¿Cómo les voy a decir que no? ¡Qué yo quiero mis cinco segundos de gloria!
         —Señorita —oh…, se me ha escapado; los de la tele me pueden decir señora y hasta venerable anciana si quieren—. Sí, por supuesto.
         —¿Y las razones que le han llevado a secundarla? —el chico me mira con atención.
         Mmmm… razones… No, de eso no tengo. Pero me sobra imaginación…
        
         Jueves, 29 de marzo de 2012.
         21:15 de la noche.
         —¿En serio les has dicho a los de la tele que estabas de huelga sólo para que te grabaran? —me pregunta JC, atónito.
         —Sssshhhh —respondo—. Tengo que estar a punto de salir.
         ¡Que emocionante! Se lo he dicho a todo el mundo: ¡voy a ser famosa!
         —¿Te parece coherente? —mi novio se está poniendo de un pesado…
         —No mucho —no tiene sentido mentir—. ¡Ahí está, es el chico que me ha entrevistado! —exclamo, nerviosísima, señalando la pantalla del televisor. Reconozco a varios exaltados con los que también habló. Ahora voy yo…, ahora voy yo…
         ¡Eh, que no he salido!
         En la pantalla cambian de plano y desaparece mi manifestación.
         —¿Han ido ustedes a la huelga? —pregunta una voz femenina a una familia que detiene el coche delante de un colegio.
         —Sí, venimos de las cocheras de los autobuses. Hemos madrugado y todo —responde el padre, henchido de orgullo y blandiendo una banderita. Abre la puerta y se baja un niño, que entra en el colegio.
         —¿Y el niño no hace huelga? —la voz femenina adopta un tono irónico.
         —¡Uf, no, que su madre y yo tenemos que descansar! —y se aparta para que la cámara enfoque a una mujer risueña.
         Ya, ya, ya… Suerte que el colegio de su hijo no hace huelga…
         Miro a JC totalmente alucinada.
         —¿Y eso qué? ¿Eso es coherente?
         Paso del telediario, que asco de noticias. Cojo el mando y pongo la MTV, a ver si hay suerte y pillo el programa ése en el que unas madres horrorosas llevan a sus hijas a un centro de tortura disfrazado de academia de baile.
        
         Acepto mi parte en el pastel de la incoherencia del mundo en el que vivimos, pero no tengo intención de empacharme. Que cada uno coja su porción y se la coma. Con sentido del humor se traga mucho mejor.

(*) En un arranque de aburrimiento/valentía/locura me presenté voluntaria y soy presidenta de mi comunidad de vecinos. Monikey es la más querida de todos ellos.

29-III-12

(soneto lamentable CXXVII: Dos pollos lamentables)

¡Qué sufrido país éste, que cuenta
entre sus ciudadanos con dos pollos
que son fundamentalistas apoyos
de una expectativa truculenta!
Patronos gozosos de suculenta
renta y trabajo nulo; pimpollos
del chantaje, gorrones de los chollos,
vividores del fraude y de la afrenta.
Treinta y seis milloncejos de los EREs
trincaron al descuido unos señores
para usar en vitales menesteres:
pagar a liberados sin quehaceres,
mantener su corte de aduladores
¡y comprar relojes como primores!

Afirma el periódico La Razón en su edición de hoy:

"El «caso de los ERE» suma un nuevo capítulo. Según ha podido saber este periódico, la Junta de Andalucía desvió entre 2006 y 2010 más de 2 millones de euros a cinco empresas tapadera de ámbito estatal detras de las que estaban los sindicatos UGT y Comisiones Obreras. Se trataría, en suma de una forma de financiación de las centrales sindicales por empresas participadas por los propios sindicatos (...) Unas cantidades que se suman a las ayudas directas de más de 29 millones de euros que han recibido los dos sindicatos mayoritarios a través del conocido como «fondo de reptiles» en algo más de una década (...) En total, en estos ocho años la central sindical de Cándido Mendez ha recibido del Ejecutivo andaluz un total de 15.009.533,21 euros, mientras que el presupuesto de CC OO se ha visto engordado con 13.559.553,21 euros. A ello hay que sumar, además, los 3.759.620 euros que se destinaron a «agentes sociales» en el año 2002, que previsiblemente se repartieron entre ambas centrales sindicales. Fue en 2006 cuando UGT recibió la mayor prebenda, que ascendió entonces a casi dos millones de euros (1.995.000), mientras que la cantidad más importante que ha recibido la central de Ignacio Fernández Toxo llegó hasta 1.650.000 euros, cifra que se viene repitiendo desde 2008, a excepción de 2010, en la que se quedó en 1.567.000 euros.

Bueno. Pues esto:

Yo me niego rotundamente a que de mis impuestos se dé ni un solo euro a los sindicatos.

Si los sindicatos quieren perras por cauces legales, que se las den sus afiliados o que sus simpatizantes hagan la crucecita en la casilla oportuna de la declaración de la renta, como se hace con la Iglesia. El resto del pueblo no tenemos por qué mantener parásitos que ¡encima! convocan una huelga ¡en la coyuntura actual!

Y otra cosa: Los fondos de reptiles ejemplifican un uso ilegal del dinero público, ¿no?

¡Pues estos sindicalistas tan guays que develvan hasta el último euro indebidamente distraído de los presupuestos!

¡Y ya está bien de subvenciones y prebendas a unos organismos que a nadie representan!

28-III-12

(soneto ridículo CXXXIII: Emarsa)

¡Las ganas que tenía el pobrecito
de que lo presentaran ante el juez
y que éste viera la exquisitez
del cemento de la faz del mocito!
El delito que achacan al señorito
es tan sólo una chorrada o memez,
una sin importancia estupidez:
habérselo llevado calentito.
Y es que Emarsa tenía un presidente
el cual se lo curró con mucho arte:
de todo dio en trincar la mayor parte
con la banda de la que estaba al frente;
el nombre de este hombre vengo en darte
Enrique Crespo, pillo y delincuente
(mas para conjurar lo que barrunto
añadiré que es todo muy presunto).

O sea, estamos con el agua al cuello y ¡vienen los sindicatos y nos plantean una huelga general!

Pues yo, señores míos, aquí estoy trabajando y, mañana, me voy a pasar todo el día entero sin levantar cabeza y currando a todo trapo. Pa' que se joan la parejita, don Toxo y el Candi. ¡Eso es!, mañana voy a trabajar hasta que me cruja el pellejo, ¿os enteráis, par de dos?

¡Sí, señores, el 29 de marzo de 2012 me lo voy a tirar enterico y vero trabajando en el despacho de este humilde medio! ¡Todo el día!

De esta forma expresaré mi desacuerdo total con esta huelga y con la manera de plantearla de que han hecho gala los llamados líderes (hasta hace unos meses, callados) sindicales. Porque plantear una huelga general en la presente coyuntura es la mayor muestra de estupidez y egoísmo; secundarla, una muestra ejemplar de pelelismo manejado.

Ahora, otra cosa: quienes nos han traído a esta situación, Mariano, han sido los políticos y su incompetencia; esos mismos que ahora aprovechan para echarnos la culpa de todo a los currantes de a pie. Entre tales políticos ocupan lugar destacado los que se han aprovechado de su puesto para saquear las arcas públicas.

Pues bien, yo hoy traigo a esta palestra a otro de esos sinvergüenzas (presunto): el antiguo vicepresidente de la Diputanción valenciana y ex-alcalde de Manises, un tal Enrique Crespo; su gestión al frente de Emarsa se saldó con una libertad provisional previo pago de fianza de 25 millones de €, recogida del pasaporte y comparecencia semanal ante el juez.

Y fíjense bien: no es eso lo que pedimos, no; ¡que devuelva hasta la última perra de lo mangao! Eso es. Entonces, y sólo entonces, ¡al talego con él!

Señor Presidente: imponga medidas homicidas contra el pueblo llano, no digo que no; pero legisle de manera que cese la corrupción y que los corruptos no se rían más de la Justicia, de la hermandad, de la fe de un pueblo, de los ciudadanos de a pie corriente ¡y del país entero!

(soneto doloroso LX: La mosca del hortelano)

Rosa Díez, ¿la flor en el desierto?
¿silente voz que clama en ira justa?
¿del vejado y frustrado la vetusta
queja muda en un paisaje yerto?
¿O, tal vez, el valiente pero incierto
empeño de un alma muy robusta?
¿Una llama que alumbra incombusta
sobre escena de tanto desconcierto?
¡Nada de eso, qué va, amigo mío,
no sea tonto, por Dios, abra los ojos:
Es can del hortelano y con trapío
que disputa muy bravo los despojos
y ayuda más que nadie a que rastrojos
sólo queden de este país sandío!

Me he liado; iba a hablar del perro del hortelano y, cuando me he dado cuenta, me había salido el asunto sobre la mosca cojonera: conceptos totalmente diferenciables; vean:

Mosca cojonera: bicho que no te deja en paz por el coñazo que da.

Perro del hortelano: bicho que no come ni deja comer.

Pero bueno, esto a lo que íbamos: ¿qué ha sido de los votos de aquellos señores en cuya intención no entra avalar la corrupción, que hubiesen optado votar PP, pero que se encontraron con la posibilidad de UPyD? Pues muy sencillo: en la basura.

Otrosí: ¿hasta cuándo vamos a soportar que 437.445 votos suponen 12 escaños, pero que 124.771 equivalgan a CERO ZAPATERO?

Hay más; pero con la muestra basta para pedir que se acabe de una vez con la situación actual de tomadura de pelo al ciudadano: la ley electoral vigente no impide la dictadura de los partidos bisagra; en cambio sí da lugar a situaciones en las que es palpable comprobar cómo se vulnera y atropella la voluntad del pueblo.

26-III-12

(soneto ridículo CXXXII: Nuestra cruz)

Si fuese entrenador, ¡a tomar viento!,
y si fuese doctor, ¡hay que cambiar!;
si cantante, no se puede cantar
sin llevar el ritmo en todo momento;
si chef o cocinero, un portento:
ni cocina, ni deja cocinar;
si fuese obrero, se iba a instalar
en el paro por nulo rendimiento.
Mas quiso ser político andaluz
y aquí nos plantaron al señorito,
a que hiciera chapuza tras chapuz;
como el pobre no tiene de testuz
dos dedos, que digamos, el bendito
mutándose ha ido en nuestra cruz.

Pero, hombre, aunque sea por dignidad, por vergüenza torera, o por compasión hacia tus convecinos, ¡vete de una puñetera vez! ¡Deja que sean otras personas quienes intenten liberar a esta tierra de la dictadura socialista! ¡Que ya llevamos treinta años así y no está el horno para bollos!

Conocemos tu buena voluntad, tu ambición, lo buena persona que eres, lo bien que tocas la guitarra, todos tus etcéteras; pero también conocemos tus muchas limitaciones, la mayor, tu falta de empatía con el pueblo llano, trabajador, obrero.

Y, estando como está la política en España (en Andalucía, más), los que hartos de escándalos y corrupciones vivimos a la fuerza en esta región sólo podemos pedirte una cosa:

¡VETE DE UNA VEZ, BOCANEGRA, POR FAVOR!

(te lo pide uno que ha sufrido 30 años de dictadura franquista y, de seguido, otros 30 de dictadura socialista; y ahora ansiosamente sólo espera conocer la democracia en su tierra para morir más o menos en paz)

Joder.

25-III-12

(soneto lamentable CXXVI: ¡Así nos vienen sus facturas!)

Esta Telefónica es la leche:
contrata al Urdanga por un huevo;
y ahora va y contrata a otro mancebo
y le paga sueldo que es la releche.
No piense usted mal, no es que sospeche
que de algo haya tráfico de nuevo:
en este caso el facial efebo
que tan colosal sueldazo coseche
¡no va a ser el de la Cospedal!
(por ahí anda el pobre, tan callado)
sino un galán rosado y marital
que por un casual está casado,
por casado está bien posicionado,
¡y por ello ganará un dineral!

Veamos, Mariano, veamos, a ver si me entiendo:

1) los recursos del Estado son propiedad de quienes ganan por las urnas, ¿no?

2) los consejos de administración de grandes empresas más o menos influenciables por el Estado son propiedad de quienes ganan por las urnas, ¿no?

3) las facturas por los servicios de estas grandes empresas las han de pagar quienes se sirven de ellos, o sea, los contribuyentes o ciudadanos, pero, eso sí, al precio que establezcan quienes administran esas empresas, o sea, los que ponen los que ganan por las urnas, ¿no?

¿Cómo que no?

¿Y entonces...? Pero, ¡claro, qué tonto soy! ¡Ya está: no hace falta concurso público para la designación de tales pollos! ¡Ustedes siempre saben quién o quiénes son los más indicados, los más idóneos, por supuesto! ¡Pero qué tonto que soy, hay que ver! De tan tonto, parezco gilipollas.

(soneto doloroso LIX: Rebuscas de basura)

Estos son los hombres del zapatero:
rebuscando sin cesar; mudas ratas
hambrientas, sucias; rotas garrapatas
pegadas, sin camisa, al austero
contenedor de turno, altanero
lucero de ingratas, pobres catas
ciegas; pies desnudos, sin alpargatas;
los ojos sin timón ni timonero;
almas sois sin vida, muertos buscantes,
exhaustos de codicias, moribundos
de ilusiones, sordos, agonizantes;
con noches de tapa y negro; inmundos,
ajenos habitantes de otros mundos:
hermanos; silenciosos; mendicantes.

Os dejó entrar; veníais con fe y sin deber; se lo dijimos hasta la saciedad. Ni caso hizo.

Hoy aquí estáis, hurgando en las basuras de otro pueblo, perdido todo menos el hambre y la miseria. Y la dignidad: eso, ni él podrá arrabatárosla.

Por cierto, por París anda el elemento. Con su señora. Comprando productos españoles, gastándose allí fuera la pagaza que le damos por lo que hizo. Sin ni siquiera ser mencionado en los mítines. Olvidado de todos; salvo en la maldición y el desprecio, claro.

Vale

Para contactar:

elindependientedigital.es@gmail.com

(Se guardará el anonimato de quien así lo exprese)

.

Las opiniones vertidas aquí son de la exclusiva responsabilidad de los autores; los cuentos, artículos, poesías, etc., están protegidos por la Propiedad Intelectual y el Copyright, y se prohibe su reproducción total o parcial sin el permiso de los autores.