DE LO QUE DIGA EL GOBIERNO, NO TE CREAS LA MITAD; LA OTRA MITAD, LA DESECHAS POR ABSURDA. DE LO QUE NO TE DIGA, ¡CRÉETELO TODO!
 
SITIO WEB ASOCIADO:
BLOG AMIGO:

27-VI-12

(soneto lamentable CXLVII: Como a las gallinas)

Nos están quitando las medicinas,
subiendo los impuestos indirectos,
la luz y, lo que a todos los efectos
parece aún peor, las gasolinas;
sólo falta que, como a las gallinas,
sus dedos glotones por los rectos
nos los metan a ver si hay efectos
para gravar por sus ansias caninas.
Y mientras, digo yo, y las tarjetas,
los coches oficiales, asesores,
comilonas, los móviles, las dietas,
los viajes de todos los colores,
¿se les han olvidado a los señores?
¡Pues que hagan como con las recetas!

Oigo por la tele que el tijeretazo que nos han metido en los medicamentos va a suponer un ahorro de unos cuatrocientos millones de euros para las arcas públicas. Eso dicen. Aunque, claro, con la vista que parecen tener para los cálculos, lo más probable es que sea cualquier cifra menos ésa.

Bueno, a lo que íbamos, ¿saben vuesas mercedes cuanto han limpiado los figuras en el asuntillo (sin importancia, claro) de los EREs andaluces?

¿No?

No se me depresionen, se lo digo yo: ¡OCHOCIENTOS MILLONES!

Bueno, ¿y por qué no recuperan lo afanado y, a cambio, nos dejan las medicinas como las teníamos desde los tiempos de Franco?

Y, ya, de paso, por hacer algo, METEN EN EL TALEGO A LOS LADRONES y que no salgan hasta que paguen una multa equivalente, al menos, al duplo de lo desfalcado.

Que vean los guiris (madame Merkel y cía) que en España hay JUSTICIA, algo de cabeza y, si tal se hace, menos políticos trincones.

25-VI-12

(soneto doloroso LXXVIII: Financiación irregular)

Dicen que la burbuja inmobiliaria
tiene toda la culpa del embrollo,
barullo, confusión, tremendo pollo
que hostiga a la estofa bancaria;
mas esto es patraña mercenaria,
infecto, pútrido e infame rollo
que describe la piel, no el meollo,
de una estafa megamillonaria.
En las Cajas entraron los partidos
y arramblaron con todo lo que había;
¡y los bancos!, créditos concedidos
que condonaban con bellaquería:
¡por la financiación de esta jauría
política, estamos tan jodidos!

La financiación irregular de los partidos: ¡he ahí el problema!

"Ponedme donde lo haya, que de lo demás me encargo yo". Las Cajas, repletas; políticos mangoneando los Consejos de dirección; urdiendo proyectos a cual más descabellado; metiendo a manos llenas para que quedara entre sus uñas; entregando al partido el derecho de pernada...

Las Cajas en bancarrota.

Con los bancos ha habido una florida variación de embrollos, líos, componendas, tejemanejes y fullerías. Recuérdese Banesto, Banca Catalana, Banco de Valencia, Bankia, por mencionar algunos de los sometidos a procesos de desplume variopintos y diferenciados.

¿Ahora, qué?

Pues, sencillo: la prensa mercenaria venga a corear que la culpa es que los pardillos hemos vivido por encima de nuestras posibilidades. Eso sí: sin decir ni pío del papel de los partidos políticos.

En los que la urbanística ha sido la cornucopia de Amaltea para todos ellos, grandes y menudos, izquierdas y derechas; todos, todos, todos han luchado a cara de perro por hacerse con esta llave de oro.

¿Ahora, qué?

Más sencillo aún: nosotros, a pagar por sus desmanes; ellos, a seguir viviendo del cuento.

Porque no vayan a creer vuesas mercedes que la angustiosa situación presente les va a hacer renunciar a ninguna de sus prebendas y privilegios, léase tarjetas VISA ORO, automóvil con escolta, dietitas, móviles última generación, viajes en plan Dívar, despachitos con secretari@s, y hasta guardia de honor ¡como más de uno ha pretendido!

Sin embargo, me voy a permitir señalarle algo que le va a levantar esa moral de niño que usted aún tiene: dentro de cien años, todos calvos.

Se joan, que decía mi amiga Lola Flores.

23-VI-12

(octava real XVI: Comilonas y viajes)

Según el dineral que los señores
derrochan en viajes y comidas
(mientras estrecheces y sudores
tienen a las familias bien jodidas),
gozamos sin duda de los mejores
jueces: competentes y ahorradores.
La verdad, yo no sé cómo carajo
tiempo encuentran para su trabajo.

Cada vocal del CGPJ gastó 22.000 euros de media en viajes durante 2011

(www.elmundo.es/elmundo/2012/06/23)

El Consejo General del Poder Judicial gastó sólo en 2011 cerca de medio millón de euros en viajes y atenciones protocolarias, lo que arroja una media de 22.411 euros gastados por cada uno de los 20 vocales y el presidente, Carlos Dívar. Éste ha sido obligado a dimitir por no haber justificado viaes por importe de 28.000 euros desde 2008.

En esa cifra no están incluidos los gastos realizados por los altos cargos del CGPJ en el capítulo de desplazamientos imputables a relaciones internacionales (otros 360.000 euros) ni el coste de los escoltas con los que viajan (295.000) (...)

Camp entonó el mea culpa del CGPJ por no haber proporcionado nunca información de cómo se ejecuta el presupuesto de la institución, un presupuesto que este año asciende a 71 millones de euros, tres menos que en 2011.

Camp aseguró que la transparencia en la utilización de los recursos públicos será mayor a partir de ahora (¡muy bueno, esto!)

También se introducirá la obligación de consignar la actividad oficial que motiva la realización de un viaje y justificar a qué se deben los gastos en atenciones protocolarias, consistentes normalmente en invitaciones que hasta ahora permanecían en la opacidad.

Otras medidas afectarán a la regulación de los desplazamientos a sus domicilios de los vocales que no tienen su residencia familiar en Madrid (es el caso de 13 de los 20 consejeros actuales) y a los costes de alojamiento y manutención de los escoltas en el supuesto de que viajen con el alto cargo, que se verán limitados. (¡¡marvelous!!)

(...) Por primera vez, Camp facilitó las cifras globales que se han invertido en desplazamientos, aunque sólo referidas a 2011.

En esa anualidad el CGPJ gastó 3,4 millones de euros en viajes. La principal partida (1,8 millones) se debió a los desplazamientos de los jueces y magistrados a actividades de formación que habitualmente se realizan en Madrid y que incluyen el pago del hotel.

El presidente y los vocales gastaron en viajes 400.966,16 euros, a lo que hay que sumar 69.679,91 euros en atenciones protocolarias. En total, 470.646 euros, lo que arroja una media de 22.411 euros gastados por cada uno de ellos (se excluye al secretario general que, aunque con rango de alto cargo, apenas realiza desplazamientos).

Aún se desconoce cuánto dinero público ha gastado en viajes cada uno de los 20 vocales y con qué justificación, datos que los medios de comunicación reclamaron ayer al presidente de la Comisión. (¡¡¡falta de sensibilidad: atreverse a preguntar!!!)

Vaya por Dios, los pobrecitos; trabajo más perro tienen.

22-VI-12

(soneto lamentable CXLV: Un plato de lentejas)

Un plato de lentejas importancia
tuvo mucho mayor en realidad
de la que, por su misma entidad,
un plato tendría de tal sustancia.
De Divar, por una insignificancia,
han puesto en solfa su honestidad,
le han tratado, dice, con crueldad
y lo han echado con nula elegancia.
Pero, bueno, ¿en qué cabeza cabe
que el más alto cargo de la Justicia
podría ser tan culpable de estulticia
y arrogancia, por decirlo a lo suave?
Quien perpetra una tan grave picia,
dado es a perpetrar error más grave.

"No he cometido ninguna irregularidad jurídica, moral o política", (Dívar).

Este hombre parece que vive en una nube de la que ni siquiera baja para irse a Marbella a gastarse nuestras perras. Ahora, a su casa. No es persona a quien cualquiera confiaría nada menos que la responsabilidad de la Justicia en una nación. Claro que el mero hecho de ocupar el puesto de la manera que lo ocupó (por designación directa del ejecutivo, o sea, aceptando la sumisión al ejecutivo a cambio del sitial) ya indica una escasez sustanciosa de su fortaleza moral.

Ahora viene lo peor: el ladrón que entró en el gallinero con el palo, allí queda; palo en mano y ojo atento; corazón ansioso de sangre; ansia rabiosa y obediente.

¿Quién creen vuesas mercedes que es la mano que mueve los hilos de esta fantasmada?

¿Quién dicen?

¿Tal ave?

¡No!

¡Pero si el faisán es ave pacífica y no buitre siniestro!

Además, ¿qué interes puede tener en alborotar el gallinero?

¿Cómo dicen? ¿Que el mismo interés que le mueve para alborotar todos los demás estamentos de nuestra convivencia?

(soneto lamentable CXLVI: Juan el Veguero)

Hombre dado al cuidado de nabos;
vano, pedante, huertano de pro;
era jiennense, de por aquí no;
en su tiempo libre curaba rabos;
presumido más que corral de pavos;
labriego ilustre, que era el gachó;
muy a nuestra costa mucho atesoró:
fritos nos traía a base de clavos.
Mastuerzo había, su mamporrerito;
zascandil, éste, regordete y bajo,
siempre atento de su amo al pito,
pito inútil: tan sólo un pingajo;
él era esclavo de aquel maldito,
pomposo y hueco, fatuo del carajo.

Ejemplo insuperable de pollo, quiero decir, pavo real, que sólo vive para sí mismo y sus circunstancias. Lleva a todas partes un anexo mínimo y ladrador conocido como Mamporrerito de Chile, país que visitó a costa de tu dinero y el mío, amable lector.

18-VI-12

(soneto lamentable CXLIV: Dos más dos, veintidós)

Desde niño, él ya quiso ser cura;
luego, en el seminario, fue galante,
servicial, ameno, dogmatizante:
todo un curita con hábil finura;
se fue forjando así su compostura
en ambientes de clerical talante,
fe profunda, conducta intolerante
y un fútbol penoso de nula altura.
Mas el tiempo en la vida cura todo
y metiose en política el chaval,
encontrando fructífero acomodo
administrando nuestro litoral.
¿A quién benefició este periodo?
¡Sólo a Nono, su amigo más leal!
Jubilose con ello el zagal
como fin previo a su olvido final.

(Dedicado a mi amiguito del alma, Nono A.: ¡Va por ti, quillo!)

Otro figura más de un tiempo felizmente ido. O sea, otro más de los que nos han traído al momento actual.

Bueno.

Su principal bagaje, el puerto. Dicen.

Bueno.

Yo, en concreto, disto mucho de poder dar un calificativo a su labor: no sé cuántos ni cuáles fueron los medios de los que dispuso. O sea, ya saben, la Junta, el Partido, Zapatero, la Biblia en pasta y la madre que parió a Peneque; en total, dos más dos, veintidós y me llevo dos. Sí.

16-VI-12

(soneto lamentable CXLIII: El Camino de Santiago)

Insigne impulsor de la fe cristiana
en esta su ciudad de nacimiento;
a esto, sin tregua ni desaliento,
se aplicó con entrega sobrehumana;
siempre en lid contra toda desgana,
nunca cejó en ello, ni un momento;
si la piel no dejó en el intento,
eso fue maravilla simple y llana.
“¡Es el único alcalde que no es vago”,
dicen que comentaban a su paso;
él, a lo suyo, sin hacer ni caso,
venga a andar el Camino de Santiago:
Bingo Reyes, Ca' Puga (por un trago)
y p’al Ayuntamiento (por si acaso).

Buen jugador de fútbol en sus años mozos, de fino estilo y hábil regate. Luego, cuando con la madurez le elevaron al edilato, hizo fama en la ciudad por ser el almeriense que más veces y con mayor fervor recorrió el Camino de Santiago, al cual dio nombre.

El Camino de Santiago... M. C. comprendía tres puntos muy concretos y significativos: Bingo Reyes Católicos, Casa Puga, Ayuntamiento; existía en la ciudad el convencimiento de que, en cualquier momento del día o de la noche, toparías con él en uno de estos tres sitios. Con preferencia, eso sí, en el primero.

(soneto lamentable CXLII: Diego López el Cervecitas)

Estaba Diego López en la playa
con una cervecita bien fresquita
y unos calamaritos de tapita.
“Así que periodista, vaya, vaya.
Pues mira, esa gente, la canalla
yo la llamo, hace que tu vidita
se transforme de buena en sibarita:
¡nos vaya que te cagas en tu saya!”.

Ella, la periodista, mira y calla.
Él pide otra ración más exquisita
más otra bien fresquita cervecita.
“Nuestro ejemplo es el caso Malaya:
mucha cara, lengua más que infinita
¡y a chupar del bote mientras que haya!”

Sí, señores, así fue. Estaba este señor siniestro en un chiringuito de la playa; se le acercan los de INTERECONOMÍA (¡los de INTERECONOMÍA, sí, han leído bien), le piden una entrevista y el muy estúpido va y suelta por aquella bocaza suya todo lo que ustedes pueden visionar y oír en youtube; para ello basta que especifiquen en el buscador las palabrejas oportunas: intereconomia-Diego-Lopez-Diputacion- Almeria o similares y ¡a disfrutar con esta muestra ínclita, inefable de la estupidez y la soberbia humanas!

Poco después, el pollo en cuestión presentó su baja en el partido. Se despidió con otra entrevista también, como aficionado a ellas que es, cuyo disfrute está plenamente garantizado en

http://identidadandaluza.wordpress.com/2008/10/18/caso-diputacion-de-almeria/

y que comienza así:

ENTREVISTA: DIEGO LÓPEZ Ex edil socialista del Ayuntamiento de Almería

El pasado 9 de octubre Diego López, ex concejal del Ayuntamiento de Almería, presentó su baja del PSOE tras décadas de militancia. Lo hizo tres días después de firmar su dimisión como director de Desarrollo Sostenible en la Diputación por reconocer, ante una cámara oculta, que no ejercía las funciones de su cargo, al que llegó “directamente” por ser concejal. Otros dos asesores también fueron destituidos tras asegurar que su puesto les permitía estar “liberados” y trabajar para el partido.

P. ¿Su trabajo era para el partido o para la Diputación?

R. Mi trabajo es político, no es institucional. Y le pongo un ejemplo: el secretario general del PSOE, Diego Asensio, es senador. Él está un día o dos en Madrid. El resto lo dedica a hacer política. Hace su trabajo institucional y su trabajo político, igual que yo hacía mi trabajo político por responsabilidad interna.

P. ¿Pero a usted le pagaba el partido o la Diputación?

R. A mí me pagaba el partido.

P. ¿Sus nóminas eran del partido?

R. La nómina era de la Diputación. Pero esa nómina era ingresada en la cuenta del partido. Y el partido era el que me pagaba a mí. Es decir, la Diputación ingresaba mi nómina en la cuenta del partido en Cajamar, y Cajamar me ingresaba el dinero en mi cuenta de Unicaja. Y aprovecho para decir que no eran 3.500 euros. Ése es el coste de un trabajador a la empresa, pero no lo que percibo. Yo percibía 2.100 euros líquidos, tras quitarle todo lo que hacienda se queda, más la parte proporcional que el partido se podía quedar.

P. ¿A qué se refiere con la parte proporcional para el partido?

R. A lo que todo el mundo reconoce como impuesto revolucionario. Todos los cargos del partido, incluidos diputados, hacen un ingreso en la cuenta del grupo socialista, no del partido. A mí me lo descontaban directamente del sueldo. Era un 5% del sueldo bruto. Así es para todo el mundo, y eso está institucionalizado en todo el país. Mi cuota como afiliado va aparte.

Delicioso, ejemplificante y muy esclarecedor, ¿verdad?

¡Y ellos venga a decir que el españolito de a pie ha vivido por encima de sus posibilidades y, por eso, la crisis!

¡Cuánto golfo, Dios mío!

Así hemos llegado a donde estamos.

15-VI-12

(soneto lamentable CXLI: ¡Qué hartura de Rubalcaba!)

Rubalcaba está que es que se sale:
“¡Es seguro que todos a la mierda,
caso de no hacer caso de mi izquierda,
os iréis y os joderéis, hale, hale!
¡Pues quien a este gobierno no cale
es que es tonto o es de mente lerda;
te lo he dicho, se lo he dicho, recuerda:
a la mierda, sí, a la mierda, ¿vale?”
¡Pues, hombre, Rubalcaba, con los años
que llevas de gobierno en las costillas
deberías ya saber unas cosillas:
tú has estado guiando los rebaños;
si nos hemos jodido las criadillas,
culpable eres, jodido, de estos daños!

¡Qué hartura de tío! Está loco o nos toma por tontos a los que se puede manejar, engañar y utilizar para sus propios y egoístas fines.

Para empezar, lleva en el gobierno desde los tiempos del abuelito Cebolleta; a lo largo del primer zapaterato él era quien hacía y deshacía; durante el segundo, ¿quién llevaba la batuta?

¡Y ahora nos sale con que si hacemos lo que el señorito nos dice, vamos a salir del embolao en que nos ha metido el señorito! Si no lo hacemos, claro está, nos vamos a la mierda.

¡Ay, Dios, y cuánta cara hay que tener!

Pero, además, ¡es que está convencido de que somos los tontos del pueblo! Pero señorito mío, si han sido sus directrices descerebradas; su vista gorda con el chanchulleo institucional que ustedes patrocinaron con tanta gracia para ustedes como desgracia para todos; su choriceo compadre con esos mastodontes inútiles llamados sindicatos; su tutorazgo* de la amoralidad en todos los niveles de la vida pública; su ansia de monopolizar cuántos más facetas del poder, mejor; sus dispendios y derroches en tonterías y amiguismos dentro y fuera de nuestras fronteras; sus, sus, sus, pero ¡maldita sea! ¿Por qué no te callas de una vez!

Y desapareces.

Tal vez así sea un poco más respirable y ético el aire político que circula por nuestro país desde aquel siniestro 11-M que tan bien supiste aprovechar.

Demasiado bien, se diría, para haber sido un impromptu.

* palabra no admitida por la RAE; pero utilizada en diferentes acepciones con cierta ventaja conceptual, en mi criterio, sobre el vocablo "tutoría".

14-VI-12

(soneto doloroso LXXVII: ¡De pena!)

El señor que aún es presidente
de ambos, te ese*  y ce ge pe jota**
lleva ya algún tiempo en la picota,
porque, según dice, un oponente
se ha chivado sobre su imprudente
intendencia, que es harto manirrota;
y explica que el chivato es un pelota
que se mueve, ¡claro!, por evidente
motivación de carácter político;
lo que calla y a explicar se niega
es su tren de vida muy sibarítico.
Claro, el personal se muestra crítico
y piensa que Dívar, pollo o colega,
sólo es jurista y cristiano de pega.
¡Mientras tanto entre todos a joder
la Justicia y la casa sin barrer!

*TS, o sea, Tribunal Supremo
** CGPJ, o sea, Consejo General del Poder Judicial

El espectáculo que están dando las más altas instancias judiciales españolas está muy en consonancia con el que en su particular parcela dio el anterior ejecutivo, el siniestro y lamentable zapaterato.

Sin embargo, no debe extrañarnos: la Justicia se ha prostituido. Se ha vendido al poder ejecutivo (léase partidos políticos) y les ha otorgado, claro, patente de corso para que hagan lo que están haciendo la mayoría de los políticos actuales: malversar a mansalva como en muy pocas épocas de nuestra Historia, haciendo, para ello, uso de las más diversas argucias y sistemas, algunos realmente creativos.

Si les pillan con las manos en la masa, cosa harto frecuente dada la competencia policial y las enemistades y zancadillas que entre ellos se brindan, ¡no problem: ahí están los individuos que ellos han ubicado en los puestos clave para que les saquen las castañas del fuego!

Y se las sacan.

Pasa el tiempo, pasa más tiempo, pasa todavía más y... si no ha prescrito el caso, ya se ha olvidado. Lo único cierto es que los polígolfiladrones no devuelven nada; a lo sumo pagan una parte alícuota de lo afanado con lo afanado (como fianza) y ¡a la calle! El último ejemplo lo tenemos aún calentito: Juan Francisco Trujillo. Y mira que su caso no es de los más señalados: es un simple "rollo" (en palabras de ¡un consejero de Justicia!) en el que tan sólo se afanaron unos mil y pico millones de euros del erario público. Nada más. Que se sepa.

¿Solución?

Sencilla: una Justicia independiente del poder ejecutivo; siendo verdaderamente independiente, la Justicia sirve para controlar el poder de los políticos, para frenarlos en su desmedida ambición, ¡y para mandarlos al talego tras recuperar botines y botinazos cuando sea menester! Pero, claro, ¿cómo va un alto juez a pedir cuentas al señor que le ha colocado en el pedestal, eh?

¿Que no se puede porque hay que reformar la Constitución?

¡Mire usted, amigo, lo que no se puede es seguir así! Nada es eterno y esta Constitución ha demostrado bien a las claras su inoperancia en bastantes flancos. O sea, hace aguas. O sea, nos vamos a pique.

Mientras tanto, nada de nada.

O como mi amigo puso en labios del sobrino de Claudius:

Words, words, words...

(acto 2, escena 2)

Vale

Para contactar:

elindependientedigital.es@gmail.com

(Se guardará el anonimato de quien así lo exprese)

 

 
Las opiniones vertidas aquí son de la exclusiva responsabilidad de los autores; los cuentos, artículos, poesías, etc., están protegidos por la Propiedad Intelectual y el Copyright, y se prohibe su reproducción total o parcial sin el permiso de los autores.