DE LO QUE DIGA EL GOBIERNO, NO TE CREAS LA MITAD; LA OTRA MITAD, LA DESECHAS POR ABSURDA. DE LO QUE NO TE DIGA, ¡CRÉETELO TODO!
HOJA DE HOY HOJAS DE AYER POESÍA CUENTOS ARTÍCULOS NOVELAS
el rincón de Lili  
SITIO WEB ASOCIADO:
BLOG AMIGO: LILI Y EL MUNDO

12-XII-13

(soneto ridículo CLXXXIII: Comidas navideñas de gañote)

Vamos a celebrar una comida
navideña con nuestro presidente
y, para que no se entere la gente
que nos sufraga comida y bebida,
se adopta la siguiente medida
contundente con carácter urgente:
decretar por medio de la presente
que será castigada y despedida
toda persona que filtre noticia
a los medios de comunicación
de la mencionada celebración;
y que será de forma vitalicia
separada de la administración
por antidemocrática malicia.

El señorito Fabra (no el del aeropuerto de Castellón sino el que tuvo a bien contratar un entrenador personal por 20.000 € con cargo al erario público, entre otros dispendios inexplicables en esta época de ajustes y cierres) celebró en 2012 una cena y una comida navideñas con sus consellers, que quiere decir consejeros; el coste de tan regio regalo de pico las cargaron, los pollos, al erario público. Las facturas fueron filtradas a diversos medios de comunicación, en donde pudieron y pueden ser consultadas.

Bien, pues ya han encontrado la solución: el Diario Oficial de la Comunidad Valenciana publicó una orden, fechada el pasado 3 de diciembre y con la rúbrica del conseller de Hacienda, donde se dictan normas, procedimientos y guía de buenas prácticas y obligado cumplimiento bajo pena de consecuencias disciplinarias y otras responsabilidades en que se pudiera incurrir. Las medidas en cuestión hacen referencia a la obligación de mantener silencio a quienes tengan acceso a documentación administrativa, incluso después de haber finalizado su relación contractual con el Consell.

Dicho de otra forma: este año no nos enteraremos de cuánto se gastan los señores en navidades dándole gusto a sus honorables picos a costa de nuestro sufrido bolsillo.

Para más información: www.diarioinformacion.com

11-XII-13

(soneto lamentable CLXXXII: La soberbia, ¡al talego!)

La soberbia entró en el talego
entre rayos, truenos y fulgores;
ingresó en el club de los señores
tan honorables que dieron el pego.
Este señorito relleno de ego
fue a Marbella y alrededores
y acordó con unos saqueadores
asesorarles en su ilegal juego.
Pillado con las manos en la masa,
fue llevado ante un tribunal,
al cual quiso vender, muy magistral,
una Ley de las de andar por casa.
Total, unos añitos en plan guasa
¡y a casa a disfrutar del dineral!

El nido de Del Nido los próximos añitos va a ser el talego si Mariano no lo remedia, que no lo debe remediar; fue una burla a los españoles el comportamiento en el juicio de este pájaro de cuenta: ¡queriendo dar una lección magistral de egocentrismo y soberbia supina cuando no es sino un vulgar trincón y como tal ha sido condenado, recondenado y reconocido!

Aparte el daño moral que este pájaro ha perpetrado, tanto contra la buena gente que profesa la abogacía como a los pobrecitos hinchas del Sevilla FC, queda el aspecto pecuniario de la cuestión: ¿qué pasa con los millones que trincó? Porque de este aspecto se ha dicho poco o nada, salvo que ha de indemnizar a la ciudad de Marbella con, en mi criterio, una ridiculez comparado con lo, presumiblemente, afanado.

O sea, un par de meses en cura de reposo en prisión de lujo, paso al tercer grado o quinto coño, el indulto injustificable (a lo mejor) y ¡a vivir, que son dos días!

No son formas; así sólo se consigue alentar a sinvergüenzas tipo Del Nido, Matas, Urdangarín, Guerrero, Lanzas, Fernández Sevilla, etc., a costa de la tomadura de pelo del honrado ciudadanito de a pie.

Que está harto de políticos deshonestos, miopes y, encima, pagados de sí mismos como pavos reales en día de fiesta.

09-XII-13

(soneto cojonero CLXXXII: Ex presidentes autonómicos)

Las excelentísimas sanguijuelas
que mandaron en las autonomías
hacen que estén las arcas más vacías
porque, idos, siguen trincando telas.
Esos inútiles polichinelas,
remembranzas de muy nefastos días
y de ciertas más negras fechorías,
solplándonos están bastantes pelas.
Disfrutan los señores rica paga
a perpetuidad por habernos puesto
en esta situación de manifiesto
agobio penoso y angustia aciaga;
no son uno ni dos, son una plaga
los que nos cobran este ruin impuesto.

La desvergüenza de nuestros políticos raya a gran altura; ejemplo somos, en el espacio y en el tiempo, de cómo se autoceban nuestros descarados figuras.

En una coyuntura de hambre y angustias, generada principalmente por ellos, hay muchos que cobran del erario público ¡sin hacer otra cosa que rascarse sus partes nobles! uno o varios emolumentos, disimulados, eso sí, bajo distintos disfraces: dietas, complementos, gastos de representación, id. de libre disposición, bono-taxi, tarjeta, suplementos, etc., y ¡pensiones vitalicias para los ex presidentes autonómicos!

¿Por qué se está pagando una pensión vitalicia a quienes han cesado como presidentes de autonomía? Pensiones que, dicho sea, les da para vivir como auténticos hijos de papi aunque sean más viejos que el abuelito Cebolleta y más gandules que Manolo Cabezas.

Si quieren abundar más en esta tropelía, echen un vistazo a:

http://www.abc.es/espana/20131209/abci-cuanto-cobran-sueldo-cargos-201312041749.html

Luego, échense amigos a llorar de rabia, sobre todo si tienen algún familiar en situación de desahucio, a algún hijo en el paro, o a alguna familia amiga en la desesperación del hambre.

(soneto ridículo CLXXXII: Los otros)

Donde la Justicia no brilla pura,
la mente cavila libre y perversa.
Y hay cierta infantita que está inmersa
en una tenebrosa espesura
a la que la luz que llega, no dura;
la que llega es poca, tan dispersa
y de forma tan oblicua y transversa
que no da para ver ni una factura.
De modo que, ¡así estamos todos:
pensando, cada cual con su perola!
Para unos, todo es pura trola;
y otros dicen que están hasta los codos
pringados ambos en tramposos lodos
en aquesta de negros merendola.

Parece mentira que hayan llegado las cosas a los extremos a que estamos asistiendo. ¿Qué tipo de asesoría, de tutoría o de educación dieron a esta criaturita? Porque, en mis cortas luces, claro, el principal culpable de todo este disparate es el pollo que estaba al lado de la moza inculcándole los valores que luego la habían de guiar por una vida digna.

¡Y vaya si estaba a su lado!

Beneficiándose del negocio como el que más. Bueno, beneficiándose también.

¿Por qué no está en la cárcel este señor, que todos sabemos quién es, por abuso de confianza, por conducta negligente, por incitación al delito o por cualquier otra figura legal? Ello, el talego digo, tras, por supuesto, tras haberle despojado de sus infames ganancias.

Otro que también se ha lucido ha sido quien más debería haber cuidado y supervisado la educación de la nena y de quien se la suministraba; tanto como cuidó y supervisó la educación del nene, ¿eh? Y que no vengan con que no hay machismo o con que todos somos iguales ante la Ley, porque suena a pitorreo del respetable.

Pero, muchas veces suele haber peros, el señor estaba a lo que estaba: con sus parientes y sus negociejos, y riéndole las gracias a Felipito Isidoro.

Hay que ser más serio, señor mío. Un país se lo exige, la Historia se lo demandará.

NR: Por supuesto que todo esto no sirve de nada y a toro pasado todo son avisos; pero, muchas veces suele haber peros, este impresentable que tan mala faena hizo, el asesor o encargado de la educación de marras, sí que debería ser apartado de inmediato y ejecutarse sobre él algún tipo de acción por dos razones: por ser de Justicia y para escarmiento. El otro, el presunto supervisor que no supervisó, en el pico lo lleva.

08-XII-13

(soneto doloroso CLXXXII: Beethoven en los infiernos)

Tirado como un trapo por el suelo;
de coro, las burlas de los chiquillos;
y, de los más atrevidos y pillos,
patadas que le llueven desde el cielo;
entre gritos y palos, en un velo,
se cierran de sus ojos los visillos;
los golpes de los menudos martillos
se hunden en el muriente desvelo.
No suelta la botella, abrazada
con entrambas manos sobre su pecho;
una orina inconsciente por el lecho
de tierra corre, suelta, liberada;
y en tal lecho sucio, burdo y maltrecho,
libre sueña con su inmortal amada.

En la penumbra de las sombras que caen, la espalda, hasta ha poco apoyada contra el muro exterior de la iglesia, ha ido resbalando lentamente y ya descansa sobre el suelo; fuertemente apretada contra el pecho, la botella. La chiquillería, presta a humillar cualquier víctima caída, se cierne sobre la figura yacente como una bandada de pajaritos bulliciosos de anochecer. Pronto se hacen notar sus piares y, sobre ellos, el barboteo ronco del borracho, fracasado en su intento burdo de defenderse desde un fondo de exceso y lengua gruesa. El acoso amenaza cada vez más apremiante; primero, una patita, casi una caricia, contra el costado, como cualquier avecilla curiosa que prueba y se retira a ver las imprecaciones del borrachín; entonces otra, y otra más, así, con pataditas menudas y chirriares de niños que se divierten. En una de éstas, la acometida de rabia del caído que hace por levantarse; y los pajaritos se alborotan y corren en desbandada ante el riesgo que tal vez sea.

Que no es, pues todo queda en una mano que no encuentra el apoyo que espera en un muro que no está donde debía; y un mascullar de amenazas en una calle oscura y fría. Entretanto, un reguero de orines ha bajado por la suave pendiente, desde las perneras hasta donde se pierde en un avance titubeante allá abajo.

Ya no hay nada ni nadie; salvo la figura tirada en el suelo, con su botella, sobre sus orines, bajo sus estrellas; que las flores más hermosas nacen del estiércol pútrido.

07-XII-13

(soneto ridículo CLXXXI: Las oenegés)

¡Vaya, vaya con las oenegés!
¡Y sus subsidios (para asuntos varios
de personas con recursos precarios),
que toman el camino que no es!
A poco que no los mires, los ves
que salen de su refugio bancario
y, por disimulado itinerario,
deambulan como sin interés
(como euros perdidos o catetos
huérfanos, que se diría también);
y al poco, ¡hale-hop!, mira qué bien:
¡un ladrón con los bolsillos repletos
con las pelas de los pobres sujetos
indigentes! ¿Y el ladrón! ¡Tan fetén!

Leído en elmundo.com de hoy:

La Diputación Provincial de Málaga ha solicitado a distintas ONG la devolución de más de 330.000 euros en subvenciones que fueron concedidas por el anterior gobierno del PSOE e IU y cuya justificación no ha sido debidamente acreditada. La organización que tendrá que hacer frente a una cuantía más elevada es el Fondo Andaluz de Municipios para la Solidaridad Internacional (Famsi), entidad que preside el presidente de la Diputación de Sevilla, el socialista Fernando Rodríguez Villalobos. Un porcentaje destacable de ese dinero se utilizó para estancias en hoteles de lujo y costosas comidas en marisquerías.

¡Vaya, otra más, sí señor, y van…!
¡Los pillos de muchas ONGés!
¡Cobran las subvenciones y después
se las gastan en gambas y champán!

Mal está robar; peor, robar a los pobres. ¡Hasta qué extremos de perversidad hemos llegado! Digo hemos porque quien esta vileza comete es un despreciable y ruin bastardo; quienes lo dejan hacer son unos impresentables y amorales ineptos; y la sociedad que lo contempla y no pone el grito en el cielo, una sociedad perdida.

Y no se crean que es cosa de este partido o de aquel, no: en octubre de 2012 fue imputado don Rafael Blasco Castany (PP) por una caso muy parecido al de don Fernando Rodríguez Villalobos (PSOE).

*Un ruego para don Fernando Rodríguez Villalobos: ¿Sería usted tan amable, don Fernando, de indicarme las marisquerías en cuestión? Es que voy a ir a Sevilla y me gusta mirar por los escaparates de los sitios de postín. Gracias anticipadas, don Fernando Rodríguez Villalobos, le quedo muy agradecido, que usted coma bien.

MIS SINCEROS RESPETOS, Y LOS DE TODA LA REDACCIÓN, A

CÁRITAS

(soneto doloroso CLXXXI: Es lo que se ve)

Ni somos ricos ni hubo mala fe”,
espeta Cándido con candidez.
“¿Errores y descontrol? Pues, tal vez.
¿Ladrones? ¡No los hay en la UGT
porque la UGT no es el PP!
¡Nosotros, ante todo, honradez
y trabajo callado, sin doblez!
¡Es lo que somos! ¡Es lo que se ve!
Ostras, gambas, langostas, langostinos,
sobresueldos, comisiones, tarjetas,
muchos viajes, lindos hoteles, dietas,
polvitos nasales, jamones, vinos,
putitas y casas donde los jetas
descansan de afanes tan cansinos.

Si en dieciséis años no te has enterado de lo que pasa en tu casa, y el resto del país sí, es que eres un incompetente y debes irte a donde estoy pensando en este mismo momento; si te has enterado y has hecho lo que estás haciendo, o sea nada salvo declaraciones autoexculpatorias, es que eres un corrupto y debes irte a donde estoy pensando en este mismo momento. Cualquiera de las alternativas es para ser llevada a efecto, claro está, en este mismo momento para el bien del país y en pro de la limpieza institucional, y para que se ponga otro que sepa cómo ordenar esta casa y acabe con los desmanes impropios de una central sindical de defensa obrera, no de subyugación a partido.

La nación no puede soportar comportamientos como los de UGT y, por extensión, CCOO en las actuales circunstancias: hay que arrimar el hombro para ayudar a los demás, no arrimar el ascua a la propia gamba para ayudarse egoístamente, ¿lo pillas, Cándido?

No seáis agonías y dejad sitio para que se hinchen otros ahora.

Leído en elpais.com:
Pudo haber errores y falta de control, pero no mala fe ni enriquecimiento".

06-XII-13

(soneto cojonero CLXXXI: Pájaro sin jaula)

Ya tiene a la vista el gobierno
otro indulto más en su larga lista:
Jaime Matas; de nuevo el turista
a pique está de ingresar como interno
para pasar lo que queda al invierno
y unos años más en plan hedonista
en Villa Rejas, la exclusivista
pensión, de lo mejor y más moderno.
¡Un sinvergüenza que lleva la tira
tomándonos el peluquín o pelo,
que nos cuenta camelo tras camelo
y que trama mentira tras mentira,
y aquí está, él, mira que te mira
cómo burla a un país un bribonzuelo!

Matas. Cometió de tropelías lo que no está en los escritos; hace ya la tira de la tira de la tira. ¡Y ahí está, libre aún como el pájaro que es! ¿Cómo quieren que nos creamos que vivimos en un estado de derecho?

Los aforados abundan más que margaritas; los escándalos florecen más que nunca. ¡Y no pasa nada de nada de nada! ¿Nos toman por cretinos y como a tales nos tratan?

Menuda hay liada en Hacienda, con dimisiones y cuchilladas trapero-digitales. La razón está más clara que el agua clara de la fuente clara. Y Cristina. Y el trato de favor. Y las mentiras en la tele a un pueblo que ha dejado de creer en ti. ¡No estamos en la Edad Media, señor mío! Y las ruedas de molino ha ya que no nos las tragamos.

Una juez que es un modelo de valentía y competencia anda detrás de quienes muchísimos suponemos fundadamente que eran las cabezas pensantes y urdidoras de cierta trama que ha hecho perder a las arcas públicas miles de millones de euros; y cuando están al alcance de su mano justiciera, los tiene que dejar en manos de la parcialidad de una justicia (con minúscula) corporativa que sólo busca protegerles. ¿Estado de derecho, o derecho a la protesta en un estado que la prohibe?

Porque el aforamiento quizá será legal; pero, esto sí, siempre que no sirva como amparo al delincuente vulgar.

(soneto doloroso CLXXX: Del Nido, abogado y ladrón)

Por ladrón. Siete años a Del Nido.
Unos siete millones. Euros, claro.
Un año, un millón, ¡vaya descaro!,
¡por rascárselos a moco tendido!
Rata, leguleyo, rico podrido,
Marbella, minutas, desfalco, paro,
Sevilla, talones, ningún reparo,
endiosado, pedante, repulido.
¿Qué vas a hacer con tanta perra, tío,
cuando salgas de Villa Enrejada,
con tu cutis de rata enjaulada
y tu necio y ex-preso pijerío?
¡Será todo una auténtica pasada
verte gastar euros con tanto brío!

Pues un servidor no sabe aún qué va a suceder con los siete millones de euros que mangó el picha, es decir, este tal Del Nido. ¿Van a volver a las arcas públicas, como ovejitas descarriadas muy a su pesar? ¿Van a seguir pastando en este Nido en el que un cuco uñas y ganzúa las depositó?

Mucho aire le están dando a los siete años que va a cumplir este sinvergüenza por ladrón; lo cual es una falsedad de toda certeza: fíjense, entre permisos carcelarios, reducción de pena, paso al grado tal y chorradas varias, no sólo no va a tener que entrar en talego sino que veremos si no tenemos que indemnizarle por haber sido condenado a siete años y pico, condena en firme. Aparte el hecho de que las cárceles españolas ni son cárceles ni ná sino hotelitos de lo más confortable con paisanaje de lo más florido.

Sin embargo, de lo que trincó, ¿qué?, ¿lo va a devolver o qué? Y esto es lo importante, es decir, que lo devuelva. Con una multa cuyo montante sirva para quitarle de su calva cocorota cualquier idea futura de apropiamiento de bien público.

De manera que, señor juez, ¿ha obligado a este canalla a devolver lo que robó o no?

04-XII-13

(soneto cojonero CLXXX: ¡Va por ti, Jaimito!)

Pasan días, semanas, meses, años;
los presuntos no entran en talego,
y parece que todo fuera un juego
para componer, mientras, los apaños.
Con el fallo vienen los desengaños,
irritaciones y desasosiegos,
pues el tiempo propicia los trasiegos
haciendo fructificar los amaños.
Amén de estar lisiada la Justicia,
y sorda y ciega y desamparada,
está, sobre todo, subordinada
a la más triste y grosera impudicia:
el poder fáctico, con ruin pericia,
por el pescuezo la tiene pillada.

Antes de nada, dedico este soneto a mi amiguito del alma señor Matas, felicitándole por su bien calculada pericia en el trasteo de cierto asuntillo que él y yo conocemos; asímismo, tengo a bien congratularle por el suculento y pingüe beneficio que, a menos que Dios lo remedie (porque quienes debían, ya se ve que no), va a obtener de todo el negociejo; además, no puedo menos que admirar la habilidad que ha demostrado al esquivar hasta ahora un talego al que lo veía condenado. Esto de condenado es una forma de hablar. Él y yo sabemos de qué va todo. Te quiero un buebo, vida, y va por ti, arenero.

Bueno, al grano:

No entran en el trullo los políticos; roban descaradamente y a manos llenas, ¡y como si nada! ¿Por qué? ¡Ah, pues porque ellos hicieron las Leyes y las acomodaron a su interés y beneficio!

Para que todo encaje adecuadamente, se arrogaron, se apropiaron, se atribuyeron el poder nombrar a los miembros del Poder Judicial, ya saben, por eso de que conviene tener amigos hasta en el paraíso; en él, aquí, en los edénicos campos de la Justicia, ahora ellos tienen subordinados.

¿No dijiste, Gallardón, no dijiste que ibas a arreglar tamaña injusticia? Hombre, digo injusticia porque nos deja a los ciudadanos de a pie a las patas de los caballos, y a vosotros, politicastros, montados tan ricamente en ellos.

Les voy a hacer una confidencia, amigos (tú, Albertito, no escuches que para ti no va), ¿a que no saben lo que ha hecho el actual ministro de Justicia al respecto aprovechando la renovación del CGPJ?

Exacto.

(soneto lamentable CLXXXI: De más vergüenza ajena)

¿Qué quieren que hagan los pobrecitos
si les borraron los putos archivos,
archivos que eran determinativos
para probar que sí hubo delitos?
¡A qué vienen, pues, tantísimos gritos
si son tan inocentes como vivos,
y sus cursos tan remunerativos
que salen millonarios los mocitos?
¡Que les den más cursos y más se forren!
¡Que se empachen de putas mariscadas!
¡Que trinquen comisiones a patadas!
¡Y que de cocaína se atiborren!
¡Y a ver si de una puta vez los corren
los obreros por tantas bribonadas!

El sindicato UGT de Andalucía ha denunciado este martes el borrado de 1.756 archivos que se guardaban en los ordenadores del sindicato y que podrían estar vinculados a los expedientes en los que se han detectados facturas falsas y que están siendo investigados por la juez Mercedes Alaya. (en http://www.elmundo.es/andalucia/2013/12/03/529dc9600ab74005448b4584.html y demás medios de comunicación).

(soneto lamentable CLXXX: De vergüenza ajena)

¿Presenciaron la cara de choteo
que lució el de UGT por la tele?
¡De aguantarse la risa, un telele
casi le dio al pollo macabeo!
Se han borrado —dijo con cachondeo—
los archivos que quieren que revele,
lo cual es el motivo que me impele
a ofrecerles aqueste pedorreo
”.
Con la mano a guisa de trompeta
ofrecionos a todos los presentes
la más grande y lucida pedorreta
de la que guardan recuerdo las gentes;
y de putas y mariscos ingentes
fuese tras la graciosa cuchufleta.

Fue vergonzoso, de vergüenza ajena, ver a ese líder sindical diciendo que se habían perdido los archivos que demuestran los trapicheos del sindicato, su demesurada avaricia, su comportamiento desleal en esta coyuntura tan angustiosa para el país, más aún para los obreros; la risa apenas contenida; la burla cruel, tan burda como descarnada; la ruindad de todo el asunto: Es algo muy difícil de soportar, casi tanto como la excarcelación de asesinos en pos de la quimera que es seguir la senda de la claudicación y la deshonra que nos mostró Rubalcaba.

Pero tanto o más dañino y doloroso fue contemplar la otra comparecencia televisiva de anoche, la del alto cargo de la Junta de Andalucía y su reacción ante desmán tan grosero como acabábamos de presenciar: ¡Se le notaba todavía más el choteo por la agudeza y pillería del impresentable que le había precedido! ¡Era evidente que lo aprobaba y se descubría por el ingenio de su coleguilla!

A todo esto, subiendo puntos en no sé qué escala que muestra la complacencia de nuestros políticos ante la corrupción de que hacen gala. Y el país en manos de quienes hicieron unas leyes tan permisivas, serviciales, propicias y adecuadas para quienes hacen del robo su finalidad en la política.

¡INDEPENDENCIA PARA EL PODER JUDICIAL: BASTA DE JUECES AGRADECIDOS BESANDO CULOS POLÍTICOS!

01-XII-13

(soneto doloroso CLXXIX: Don Luis de Guindos)

¿Qué quieren que les diga? Soy así.
Sigo sin aprender, por más que leña
recibo, y en medida no pequeña;
me la dan hasta en el DNI.
Lo digo porque tengo para mí
que el ministro De Guindos desempeña
tarea de calidad velazqueña
en el cuadro que pintamos aquí:
por un tal José Mari pergeñado,
ensuciado por un tal Pepe Luis,
los cuales nos dejaron un país
a pique de cascar si no cascado.
En tan sólo un par de años salvado
está por el buen hacer de don Luis.

Tuvo sus luces también, no lo niego, algunas; pero sus sombras fueron muchas; la más oscura, la del 11-M. Me refiero a José Mari, Pepe Mari para los íntimos. La noche más larga de la Historia de España, la más oscura, la que nos metió de lleno en el Zapaterato espléndido y convirtió el país en un circo lleno de payasos, fieras, tontos, pillos y ladrones.

Hoy, a dos años del final del disparate, la prima de riesgo ha bajado, ha disminuido el capital que pedimos para financiarnos y, en general, se ha alejado la amenaza de una intervención. En mi inocencia achaco, en gran medida, el mérito de esta mejoría a don Luis de Guindos.

Conviene por ello decir, claro está, que la información sobre la que baso mi criterio es la que hoy día hay en España, la cual, ya se sabe, no es ni veraz ni fiable; pese a todo, corto por aquí, zurzo por allá, empasto esto, alivio lo otro, quito aquello y, al final, queda lo que queda. Lo cual es para mí suficiente para, desde aquí y con las reservas pertinentes, dar las gracias por sus desvelos, conocimiento y buenos oficios a don Luis de Guindos.

(soneto ridículo CLXXX: El coco de pollo Mera)

Pollo Mera se lleva el alpiste.
Salvadorico sale más que rico.
En el bolsillo se lleva su pico,
pero va tan cabreado que embiste.
¿Por qué está Salvadorico triste?
¡Si es más rico que el rico Perico!
¡Salvador, Salvador, Salvadorico,
no quieras, vida, jugar al despiste!
Botitas te pusiste, ¡ambas dos!;
comiste y follaste como loco;
como loco bebiste, ¡y no poco!
¡Has vivido, vidica, como Dios!
Mas ahora tu particular coco,
la bella Alaya, ¡viene a por vos!

¿Cómo puede una persona ser tan sinvergüenza, tan caradura, tan sin escrúpulos? Pues amigos, no has acabado de decirlo y ya tienes otra delante de ti que la supera. Es lo que está sucediendo en una central sindical, no diré cual, secuestrada por unos impresentables. ¡Y en qué sucias manos habéis depositado la defensa de vuestras esperanzas, de vuestro porvenir, amigos pobres!

Esta central sindical es necesaria; pero que expulsen de su seno a estos bribones lo es más.

Son magos de la demagogia que se las ingenian para hacer creer que sus intereses son los del obrero; mediante tal ardid viven como los grandes ejecutivos que con tanto furor denostan: Visas oro, mariscadas, pata negra, vacaciones, coche, viajes, sobresueldos, dietas, etc., todo de gañote.

Y sin tener que dar cuenta a nadie.

¿Ni siquiera a HACIENDA?

30-XI-13

(soneto lamentable CLXXIX: La dimisión del bribón)

Han echado a su número uno,
tal Pastrana, por trepador y pillo;
y ahora echan a este listillo
que era el número dos, el muy tuno;
y que estaba en el sitio oportuno
para conocer todo al dedillo,
poner a buen recaudo su bolsillo
y gozar de todo como ninguno.
¿Nos quieren presentar como inocente
al pájaro segundo de a bordo,
el vividor que estaba ciego y sordo
en un corral de gente delincuente?
¡No sólo era parte consintiente,
también se llevó el botín más gordo!

Ha dimitido el pollo Sevilla.
“¡Asumió sus responsabilidades!”,
vitorean todas sus amistades
maravillados por tal maravilla.

¡Esto sí que es dar ejemplo de responsabilidad, integridad y honradez, vaya que sí, que aprendan los demás, todos!, dicen sus supporters.

Miren ustedes señores supporters: Este pollo era el lugarteniente de don Vito Pastrana, es su hijo político tan querido que le sustituyó por digitación directa cuando echaron al otro por pájaro de cuenta. ¿Es defendible que no sabía nada de los manejos y entresijos urdidos por su padrino político? ¿De verdad cree usted que sí? ¡Hombre, por favor!

Varios indicios (sobresueldos, kilometraje, dietas, consúltese http://www.abc.es/espana/20130918/) hacen pensar que hizo persistir en el tiempo los modos y usos del extinto Pastrana; dicho de otra forma, el cambio del cambio del recambio no fue otra cosa que un somero lavado de cara que no engañó sino a quien quiso ser engañado, y dejó las cosas en el mismo o peor estado que estaban. Y estaban para cárcel en país no bananero, ¿lo pilla?

Ahora una lanza a favor del señorito: ¿Qué coño hacen los enchufados de la Agencia de Medio Ambiente y Agua de Andalucía (extinta Egmasa)? Pura curiosidad. Mero deseo de saber hasta dónde puede llegar la picaresca e inventiva andaluza. En verdad, el mero hecho de que pertenezcan a una Agencia me los hace sospechosos. ¿De qué?, me pregunta. ¡Aaaah!, le contesto.

29-XI-13

(soneto ridículo CLXXIX: "El Langostino Proletario")

¡Gran bar El Langostino Proletario!
¡El edén de las grandes mariscadas!
¡Fabulosas comilonas regadas
por vinos de leyenda, a diario!
Saboree el placer extraordinario
de sus selectas salsas, las entradas,
los pescados, las ricas chuletadas
en un ambiente multimillonario.
¡El comedor de la gente pudiente!
(No tendrá problemas con su factura:
se redactan a gusto del cliente
y se inflan con completa soltura;
se lleva una factura corriente,
otra le damos para mordedura).

(Muy fácil de localizar, en el mismísimo centro de la ciudad, justo enfrente del edificio de Sindicatos).

28-XI-13

(soneto cojonero CLXXIX: ¡Qué bonito!)

¡Nos pide perdón Sánchez Maldonado!
¡El consejero de Economía!
¡Qué bonito eso! ¡Qué alegría!
¡Un consejero ante nos postrado!
¡Hecho polvo, el pobre desgraciado!
¡Abrumado por tanta tropelía!
¡El mayor robo de Andalucía!
¡Espantado por el desaguisado!
Pues nos pide perdón, el señorito.
¿Perdón? ¡Menos perdón y más talego
para quien se lucró con el delito;
también para quien se hizo el ciego!
¡Y más recuperar el dinerito
que se esfumó en tanto trasiego!

El señor Sánchez Maldonado pide perdón por el fraude con fondos públicos de las ayudas sociolaborales; también pretendió tranquilizarnos al asegurar que no volverá a suceder puesto que está trabajando para que así suceda.

Esto, el que no vuelva a suceder, no puede asegurarlo ya que, entre otras variables a tomar en consideración, no tiene el don de adivinar el futuro. Lo otro, lo del perdón, es que me suena a pitorreo del respetable y tomadura sevillana de cabello al respetable, en ambos casos el mismo, o sea, nosotros, o séase, los paganos de siempre.

Mira, pollo, si has descubierto algo irregular desde tu privilegiado y ventajoso puesto de consejero de Economía de la Junta Andaluza, denúncialo; aporta pruebas para que el ladrón o defraudadores acaben en el talego; haz todo lo posible para que lo que han trincado se recupere a favor de las arcas públicas. Mientras esto último no se lleve a cabo, no te perdono, no te respeto, pero sí te tengo por lo que sin duda eres.

Lo de pedir perdón pura y simplemente me suena a tildarnos de bobos, lelos y cretinos. Y en la actual coyuntura a que nos habéis abocado, con tanta gente pasando hambre, me parece inmoral de plena inmoralidad.

PS.- Me permito recomendar a los señores ejecutivos de UGT el restaurante "El Langostino Proletario", el paraíso de las mejores mariscadas; caro, sí, pero elitista al máximo, ambiente selecto para el perfecto ejecutivo; además, su ubicación en pleno centro es sumamente ventajosa y discreta.

27-XI-13

¡¡¡FELICIDADES, GUAPA!!!

(soneto ridículo CLXXVIII: ¡Así asumimos responsabilidades!)

¿Quién dice que no tomamos medidas?
¿Quiénes defienden tan sucia falacia?
¡Los mismos a los que haría gracia,
las centrales sindicales hundidas!
¡Tenemos bien cogida por las bridas
la corrección de esta triste desgracia
proponiendo con toda eficacia
la mejor cura de tales heridas:
dentro de dos meses, un comité
de investigación y depuración;
y hoy mismo un proyecto-subvención
para cargar a la Junta parné
de la mariscada-celebración
para cuando termine el paripé!

UGT-A retrasa hasta enero su autocrítica por la corrupción. El sindicato convoca un comité extraordinario dentro de mes y medio tras las denuncias de ABC y otros medios por la existencia de facturas falsas.

(soneto lamentable CLXXVIII: La renovación del CGPJ)

Ponen en libertad a los etarras,
que son de los peores asesinos,
pues lo mandan unos zangolotinos;
tales son los políticos de marras.
Prometieron providencias bizarras
para solucionar los desatinos
de una Justicia cuyos destinos
dependían de las sus manos guarras.
En éstas que llegó el gran momento
de liberar el Poder Judicial;
mas en vez de la enmienda triunfal,
todo quedó en puro humo y viento:
no quieren renunciar al instrumento
garante de su impunidad total.
Las promesas en promesas quedaron
pues los hechos en hechos convirtieron.

Creo que la injusticia tremenda que representa la libertad de etarras que soportamos estos días se debe a directrices que han emanado del Poder Ejecutivo y responden a intereses meramente cobardes y muy distantes y distintos de la Justicia: en el fondo, la expectativa de votos, alma y motor de todo político en la actualidad española. Que dicha libertad arrastre la de presos por delitos comunes, los señoritos posiblemente lo ven como un efecto secundario o colateral, indeseado pero necesario.

Quienes votaron las listas impuestas por el partido del actual Gobierno lo harían por diversos motivos; algunos, por la promesa de la liberación o independencia del Poder Judicial frente al Ejecutivo, que ha sido su cautivo desde que así lo decidió aquel político de nefasta memoria, ya saben, el hermanísimo de Juan Guerra el Cafelitos.

Sin embargo, ha llegado la decepción: todo continúa igual para que todo siga lo mismo, o sea, el Ejecutivo sigue teniendo cogido por los cojones al Legislativo. Dicho de otro modo (y como bien apunta UPyD desde su oposición minoritaria) ni PP ni PSOE quieren arriesgarse a perder la influencia, decisiva que es, sobre el órgano de mayor importancia de los jueces.

Pues miren ustedes, señoritos del PP, y en particular tú, Albertito: estamos sufriendo los recortes y escaseces de una política en la que no hemos tenido más participación que ser engañados por unos políticos ineptos y ambiciosos. Bueno, no hay más remedio porque no hay más Justicia. Pero que quieran seguir violentando esta situación para que ustedes sigan disfrutando de impunidad NO ES DE RECIBO, va contra la moral y, si es constitucional, es porque la Constitución la votamos sin saber qué votábamos. Es decir, se aprobó sin nuestro conocimiento.

Dicho de otra manera, nos vendieron la manta sin que comprobáramos si era la que nos convenía; porque la Justicia ha de ser independiente para que todos estemos bajo su imperio y protección.

25-XI-13

(soneto doloroso CLXXVIII: ¿Justicia? ¡Política!)

Parece mentira pero es cierto:
la vara con que la Justicia mide
encoge la tira si se lo pide
un político corrupto o despierto;
es que se queda uno boquiabierto
al ver cómo la Ley burla e impide
castigar a un ladrón que reincide
sólo porque es político y no muerto.
Y es que las Leyes las hicieron ellos
y les dieron la forma y semejanza
que cuadraba con tales leguleyos;
siendo dignas de glosa y alabanza
por la desgracia y malaventuranza
en que quedamos los pobres plebeyos.

Todo lo cual no significa que la Justicia que tenemos se aplique mal, claro está.

Bueno, hablemos de otra cosa, de algo más alegre, por ejemplo de Carlos Fabra el del aeropuerto de Castellón. Lo han condenado a cuatro años de talego; pero no sufran vuesas mercedes, va a recurrir y, como es de esperar, quedará en nada. ¡Y a disfrutar de lo trincado, lo absuelto, lo cohechado y lo prescrito, aparte de lo recurrido y lo, a unas malas, indultado, claro! ¿Su señora? ¿Doña Amparo? ¡Muy bien, gracias! ¿La Andreíta? ¡Ah, la Andreíta es que es un tesoro! En realidad, toda la familia lo es.

Ahora, más.

(soneto cojonero CLXXVIII: ¿Que dimite Méndez?)

Que dimita Méndez o no dimita
es lo mismo, ni me va ni me viene;
ni tampoco me importa que condene
la desaparición de tanta guita.
Con que se recupere la pastita
y se detenga, enjuicie y se pene
a los ladrones, me basta y va bene;
lo demás: caquita de la vaquita.
Y nada de borrón y cuenta nueva;
hay que poner freno a estos tíos:
liberados, trincones, extravíos,
huelgas, subvenciones y mucha breva;
somos su tonto que su cerdo ceba
y ellos los listos que van a su avío.

Liberados: los que he conocido, zánganos del buen vivir sin trabajar. Trincones: prototipo, Juan Lanzas, ya saben, el que tiene una madre que tiene un hijo con dinero suficiente "p'asah una vaca". Extravíos: de perras públicas, como lo fueron las destinadas a cursos de formación a desempleados dados por caras e incompetentes y en lugares tan exóticos como ¡el Caribe! Huelgas: razonables y responsables; lo que tenía que ser un medio de defensa del proletariado, ellos lo han convertido en un arma política. Subvenciones: ¡ni una!; que los sindicalistas vivan de lo que les pagan sus afiliados; ¡ah, y que paguen únicamente aquellos que están afiliados!; pues así estos caballeretes aplicarán sus instintos a trabajar bien para convencer de que se afilien a quienes no lo están.

De charlatanes y espabilados estamos ya un poco demasiado hartos. ¡Dios mío, cuánto caradura!

24-XI-13

(soneto lamentable CLXXVII: La entrada trasera de Rita)

Entró la señora por do no era.
Como Juan por sus viñas penetró.
Por la entrada trasera y ¡chapó!
Como ladrón entró la puñetera.
Pero entró, entró de tal manera
que, dentro, mucho rato se quedó,
mientras Castro, el juez, la interrogó;
también salió por la puerta trasera.
Derroché alegre vuestros dineros
para complacer mi ego
”, le dijo.
Vino ese duquesito tan pijo
con aquellos modos tan sandungueros,
tan yerno de rey y de rico hombre hijo,
¡que le solté los caudales enteros!

Fue esta señora, esta Rita, a declarar ante el juez; no, no a Palma de Mallorca, como habría sido de desear, no: declaró en su ciudad, en Valencia. Para no molestarla mucho, mayormente. Claro que por algo que ha hecho mal; presuntamente, por supuesto; con nuestros dineros, sí. Se los dio a un pájaro de cuenta que andaba presumiendo de ser yerno de rey; y ya se sabe cómo son estos políticos, ven una oportunidad de alterne de alta alcurnia y pierden su culo postinero corriendo tras ella a ver si la pillan.

¡Hombre, si hubiesen sido suyos...!

No, no mucho: unos millones nada más. De euros, sí. Pero, ¿qué es eso comparado con la inmensidad del océano, con Emarsa o con Calatrava?

¿Que tenía que haber entrado por la puerta principal, como cada quisque? ¡Claro que sí! Bueno, pues si la estaban esperando que se jodiera o jodiese. Sí es basto, sí; pero, ¿y los millones? De euros, sí. En efecto, no son comportamientos propios del Estado de derecho. ¿Que éste no lo es? Pues..., ¿sabes qué?

"Rita Barberá entra por la puerta trasera para declarar como testigo en Nóos"; (http://www.diarioinformacion.com; 16-XI-13)

22-XI-13

(soneto doloroso CLXXVII: ¡Asesinos! ¡Etarras!)

Les condenaron a miles de años,
y a indemnizar con millones también;
hoy están en la calle tan rebién
y sin haber pagado por sus daños
porque desde serviciales escaños
les pusieron las cosas muy fetén
concediendo a rico tutiplén
beneficios para cerdos tamaños.
Estarán en la calle, es posible;
mas entre el odio vivirán sus vidas,
compartiendo anhelos homicidas
con gente igual de cruel y de insensible;
matando con horror indefendible;
muriendo con miedo y a escondidas.

Me los condenan a miles y miles de años; cumplen un máximo de 30; se les aplican beneficios carcelarios; y a la calle, algunos habiendo cumplido menos de año por víctima. Muchas víctimas, niños. Niños como los que vio Juan José Zubieta Zubeldia instantes antes de activar la bomba que los mataría.

Miren ustedes, políticos, no me los condenen a tantos miles de años: cuarenta. Sólo. Pero que los cumplan, del primer al último día.

Sin beneficios. Sin tomaduras de pelo. Sin engaños.

El pueblo español no es tan cretino como parece según vota; vota porque no tiene otro remedio; de vez en cuando, incluso atina.

21-XI-13

(soneto doloroso CLXXVI: La señora de Bárcenas)

Total, si pide nada la señora.
5000 euros al mes, nada más;
estirándolos llegará, quizás,
a fin de mes, al menos por ahora;
y siendo ella buena pagadora
y devota del lujo, por demás,
padeciendo está como jamás
en su vida padeció pecadora.
¡Déjele cien mil al mes, Señoría!
Que se gaste las telas del marido;
que al salir del talego, el jodido,
no se encuentre nada en la alcancía;
pues siendo tan austera esta tía
va servido el presunto bandido.

Leído hoy en diversos medios:

El juez Ruz pide a la mujer de Bárcenas que acredite que necesita 5.000 euros al mes.

Es la cantidad que la señora pide para hacer frente a los gastillos corrientes de casa; y como los señores tienen sus males embargados por presunto choriceo, pues, eso, que tiene que pedir al juez Ruz permiso "hasta para meare", que diría Queipo de Llano.

Y no puede sacar ni zorra perra*,
ni un real de vellón, ni una peseta,
ni un duro, ni un euro, ni una chincheta.
Y estar sin zorra perra*, ¡le aterra!

¡Ay, Dios castiga y no a palos!

Si te lo dijimos, Luisillo, ándate con ojo con las compañías esas que...

* zorra perra = puta perra, es habla bravía; significa cero euros.

20-XI-13

(soneto lamentable CLXXVI: ¡Temblad, mariscos, temblad!)

¡Temblad, temblad, mariscos del Caribe!
¡Que vienen Comisiones y UGT!
¡Con los bolsillos llenos de parné!
¡Con putas y señoras inclusive!
Como en sus gastos no hay declive,
pues la Junta les trata demasié,
escondeos debajo del parqué
y orad, a ver si alguno sobrevive.
Los señores son de gustos selectos
pues pagan los paganos de costumbre,
que pagamos con toda mansedumbre
sus caprichos y los de sus afectos;
gustos que son, a todos los efectos,
los de un capitalista de relumbre.

ABC (20-XI-13): Griñán dio 2,3 millones a CC.OO. y UGT para cursos en Venezuela y Ecuador.
ABC (19-XI-13): Mariscadas y karaokes amenizaron los cursos de formación de UGT en el Caribe.

Hay más; sólo tiene que aplicarse un poco en la web y de momento ante sus ojos florece el derroche y tronío sindical a costa de la Junta; sólo en un año, ¡quinientos millones de euros! en una estimación por lo bajo.

Una advertencia importante para interpretar con buen sentido el primer cuarteto: al decir ¡Con putas y señoras inclusive! se hace referencia a que los pájaros que suelen abrir portadas en las noticias son elementos del sexo masculino, por ejemplo, Lanzas, Guerrero, Miera, Fernández Sevilla, etc., etc., etc., y, por consiguiente, cabe pensar que tienen señoras (muy honradas y honestas ellas, sin duda). Sin embargo, fuera aparte, caso de gozar de prostitutas, se presume que no van a ser tacaños y las van a dejar mirando cómo ellos y su señoras se inflan a mariscos y las pobrecitas con la hiel pegándole botes. Porque ellas, unas y otras, no van a dejar de subirse también al carro que la Junta de Andalucía pone a incontrolada disposición sindical con tanto rumbo y alegría.

Resumiendo:

LOS SINDICATOS SON NECESARIOS; PERO ÉSTOS, ¡NO!

18-XI-13

(soneto ridículo CLXXVII: Don Luis y el trinque)

Pues eso era lo habitual,
lo que se usaba, lo que se hacía
lo tradicional, lo que se solía:
¡recibir en negro un dineral!
Dineral al Director General,
a cada ministrillo o señoría,
a la Diputación, a la Alcaldía
y, claro está, al líder sindical.
Nos lo dice Luis Roldán, el maromo
que trincó desde la Guardia Civil,
que afanó más de mil veces mil
y es, por tanto, pillo de tomo y lomo;
y, también, que regresó al redil
sin traer el trinque ni por asomo.

Don Luis Roldán, director general de la Guardia Civil con Felipe González: "No reflexionas, formas parte del paisaje, de lo que ves alrededor. Era una práctica habitual; yo consideraba que ese sobresueldo era normal". Recuerda que la primera vez que cobró dinero negro procedente de las arcas públicas fue en 1983, como delegado de Gobierno de Navarra; fueron seis millones de pesetas. Luego hubo más, mucho más; y fiestas con coca y todo. Hasta que el Capitán Tan lo engañó y fue traído a España: 15 años de talego. ¿Devolver? ¡Ni una perra! Ya saben, santa Rita, santa Rita, lo que se roba no se quita.

Lo triste es que parece que hemos seguido avanzado en este sentido: ¿recuerdan a Cospedal y su simulación del finiquito en diferido? Sí, hombre, sí, con Bárcenas, por la tele, en you tube se puedes ver, la mar de diver. O lo de la UGT y sus sobresueldos. O los EREs andaluces. O lo de...

Hoy don Luis Roldán es un amable pensionista que vive, dice, de la jubilación que le paga el Estado. Y, es curioso, los miembros antiguos de la Benemérita guardan de él un recuerdo grato; aseguran que dio dignidad al Cuerpo, aunque indignidad a su persona; y puede que tengan razón, es más, creo que la tienen: rarezas de los humanos.

(soneto ridículo CLXXVI: La cosa va de Carlos)

En mi criterio está más que claro
que la infanta está hasta el cuello
metida en el torpe atropello
del instituto de nombre tan raro.
Si su marido con todo descaro
entraba en el erario a degüello
y gastaba en esto y en aquello
sin orden ni concierto ni reparo,
¿cómo no lo sabía la señora
empleada, además, en la caja?
O es incompetente una miaja
o al trullo con ella sin demora;
más habiendo dicho Masiá ahora
que ella no era “hombre de paja”.

Claro está que esto es una simple opinión y creencia con fundamento en las declaraciones de Carlos Masiá, notario. Si este señor tenía conocimiento del autoalquiler del palacete de Pedralbes y de la utilización de empleados ficticios para conseguir ventajas fiscales, ¿no lo iba a saber la dueña de la casa? A nosotros, en concreto, se nos hace cuesta arriba creerlo.

Otra cosa es la influencia de Carlos García Revenga en las infantas. No estaría de más que se le pidieran explicaciones que, en nuestra opinión también, debe dar. Y muy concienzudas.

Según relata el diario El Mundo, Carlos Masiá, notario del matrimonio de los duques de Palma, declaró en Valencia el sábado pasado que ambos socios de la entidad presuntamente sin ánimo de lucro Instituto Nóos siguieron los consejos de Miguel Tejeiro, cuñado de Diego Torres, quien les aseguró que la presencia de la infanta supondría un blindaje perfecto para la actividad del ente ya que Hacienda "no tocaba a los miembros de la Familia Real".

(soneto cojonero CLXXVII: ¿Y dónde estaba Camps?)

¡Estaba tan tranquilo en su casa!
Viendo por la tele al señor juez,
burlándose de tal testarudez
y tomándoselo todo a guasa.
Porque en España pasa lo que pasa:
cualquier pollo aforado, ¡pardiez!,
puede hacer cualquier insensatez
y tiene bula sin control ni tasa.
Pero, ¿qué significa todo esto?
Pues que se te pondera con bondad
infinita toda ilegalidad
sin poder proceder ni a tu arresto;
no devuelves el trinque, por supuesto,
ni te marean mucho, la verdad.

Este tío no dice con palabras que la Justicia es cachondeo en nuestro país; es que sus obras lo dicen por él.

Se ha enterado hasta el último gato de que el juez Castro le andaba buscando para que explicase por qué había concedido más de tres millones de euros del erario público a Torres y a su cómplice, o sea, a Urdangarín y a su cómplice. El señorito, el tal Camps, había accedido a contestar por escrito ciertas preguntas, ya que es aforado. Bueno, pues el juez no dio con él. Y él dirá ahora que no sabía aquello de lo que todo el país tenía conocimiento, a saber, que el juez le buscaba.

Muy mal ejemplo da quien debía ser modelo de conducta. Que es el político, todo político, cualquier político.

Claro, Camps puede decir lo que quiera; sus obras hablan por sí mismas: si yo me barrunto que un juez anda buscándome para que dé cuenta de cómo he gastado un dinero que no era mío, ¡me falta tiempo para correr y ponerme a su disposición y contestar de palabra a lo que me pregunte! No me escudo tras la cobardía ni me escondo tras el aforamiento.

Aforamiento que aquí, en España, está claro que se ha transformado en una bula amplísima concedida a políticos de alto nivel para que arrasen los recursos públicos con total impunidad.

17-XI-13

(soneto cojonero CLXXVI: El curita perdido)

¿Han mirado debajo de su cama?
Y dentro del armario, ¿han mirado?
Aunque tal vez se haya ocultado
en cierto vestidor que tuvo fama.
Pero no hay que hacer ningún drama:
si Camps no asoma por el juzgado,
como el curita es aforado
no hay riesgo de destapar la trama.
Y todos los millones se perdieron.
Volaron hacia el Urdangarín.
¡Hay que ser tontarrón y malandrín
para darles el rumbo que les dieron!
O, quizás, figurón y figurín.
Mas…, ¿quién pondrá las perras que se fueron?

En toda la prensa: Camps no declarará hoy por el ‘caso Nóos’ porque no está localizable.

Se ha perdido. ¡Jua, jua!

¡Hasta yo me he enterado de que el juez Castro lo anda buscando para que declare como aforado! El caballerete, no; no se ha enterado, digo.

El asunto es muy simple: más de tres millones de euros públicos regalados a la institución del duque de Palma por, presuntamente, un alto irresponsable del PP valenciano. Y yo pregunto:

¿Por qué goza de aforamiento este tío, este irresponsable? ¿Para facilitarle la defensa tras la comisión de acciones que, presuntamente, son delitos? ¿Para dificultarnos la recuperación del dinero desaparecido y el escarmiento a este gilipollas que lo dio? Porque este pollo donó a Santiago Calatrava, el arquitecto, ¡15 millones de euros por la maqueta de tres torres que nunca se construyeron!; amén de otras gracias más, ¿eh?

Para colmo, Rita la alcaldesa ha declarado que ella sabe de todo el asunto menos que Rita la Cantaora. Y la guinda: ¿Se acuerdan de Samaranch?, ¿sí?; pues éste fue el lumbrera que hizo de celestina en este sucio asunto.

A todo esto, ¿quién repondrá el dinero desaparecido?

¡Ay, Bigotes, te quiero un huevo! No, mejor dos, que eres muy guapo.

(soneto doloroso CLXXV: ¡Marchando otra de indulto!)

¡Ay, ay, ay, que te veo, que te veo,
tararí, que te vi, ¡ay!, que te vi,
tres años de talego para ti
te han caído, Hernández Mateo!
Y en vez de manteo con abucheo,
baño de alquitrán y un pirulí,
ese partido tuyo tan cañí
¡pide tu indulto, oh, ínclito reo!
Para estos señores está claro
que nuestra Justicia es cachondeo:
piden indulto para un preclaro
ladrón con tan grosero compadreo
que nos muestra el triste desamparo
en que nos deja su ruin chalaneo.

Pónganse, amigos, pónganse en mi lugar y díganme si no tengo razón:

Un alcalde falso y prevaricador, Pedro Hernández Mateo alias el Perico, es condenado en firme por el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV) a tres años de talego; se le cita para que el 18 de noviembre de 2013 ingrese en el trullo; ¡y vienen sus amigotes del Partido Popular y se lían a firmar alegremente un documento en el que solicitan el indulto del pájaro!

Pájaro que tiene, al menos, otras dos causas abiertas: una por negarse a convocar plenos; otra por presunto pelotazo urbanístico que le generó plusvalías de 5'2 millones de euros.

Este tío imagina que el hecho de que los habitantes de Torrevieja (Alicante) le votaran le legitima para saltarse nuestras Leyes. No es así: las Leyes están por encima de las urnas, a las que confieren la legalidad necesaria que les da validez, por encima de los partidos, a los que conceden continuidad, y por encima de las personas, de todas las personas. "Nadie está por encima de la Ley", dijo Rey en su mensaje de la Navidad pasada.

Los tíos firmantes de la petición de indulto han de entender que esto es un recurso extremo y que se ha de conceder con fundamento muy sólido y en circunstancias extraordinarias. Un indulto, al fin y al cabo, no es sino una violación, un forzamiento, un atropello que se hace a la legalidad desde la legalidad; y esto sólo es permisible por causa muy razonada, necesaria y excepcional. No por un simple capricho, por un sentimiento de solidaridad, o por una motivación política. Y, aún menos, tomarlo por sistema para sacar a amigotes sinvergüenzas de los líos en que su propia ambición, avaricia y mala sangre les han metido.

Por todo lo cual, he agarrado un cabreo de los de agárrate y no te menees; y por ello solicito que estos pollos peperos y firmantes sean declarados personae non gratae en el país de la Justicia. Y como a tales les sea vedado el acceso a cualquier empleo político. Por los restos.

¡No tenemos ya bastantes asesinos y ladrones en nuestras calles como para que, encima, saquemos al Perico!

16-XI-13

(soneto doloroso CLXXIV: ¡Mas, pelao!)

¿A que no saben qué autonomía
le ha pedido prestadas más pelas
al Estado Español, unas telas
que destinó en toda su cuantía,
y con impunidad y alevosía,
a costear viajes y francachelas
a Mas, coleguillas y parentelas?
(¡Ay, Señor! ¡Qué castigo, madre mía!).
¡Claro que sí, amigos, Cataluña!
¡Acertaron ustedes, por supuesto!
Donde si el ojo en pela es puesto,
por delante del ojo va la uña;
y, delante, Mas a toda pezuña
a arramblar con la pela todo presto.

Estamos concediendo a Cataluña lo que no se merece: 23.000.000 € entre el año pasado y éste; 1.700.000 € más por habérsele permitido que se endeude al 1,58 % del PIB, frente al 0,7 % previsto inicialmente; en total, el 40% de la dotación del FLA del pasado año, el 50% de la de éste. Todo porque Cataluña no puede obtener pelas en el mercado crediticio; pero, claro, tiene que pagar las deudas que dejó la nefasta administración de Carod Rovira y Pascualito Maragall, que se fueron de rositas, ¿eh?

Más los gastos corrientes de la casa, por supuesto: diversas seudoembajadas por medio mundo, caprichistos independentistas con diadas y no sé qué tonterías más, viajes protocolarios con gastos estratosféricos, el proteccionismo, clientelismo y nepotismo del catalán y derivados, etc.

No lo entiendo: con lo mirados que son para con la pela, y lo dejados que son para con los despilfarros de Mas.

14-XI-13

(octava real XIX: don Mariano Moltó)

¡Acabaron los rescates bancarios!
Como ciudadanos tontos y probos,
a unos políticos patibularios
hemos pagado sus trinques y robos;
no contentos con sus desfalcos varios,
y tomándonos por completos bobos,
se han cachondeado a su modo
cargándonos con la culpa de todo.

"Habéis vivido por encima de vuestras posibilidades".

¿Quiénes estaban montando guardia para evitar tales peligros? ¿El Banco de España? ¿Los ministerios de Economía de los sucesivos Gobiernos? ¿Los ciudadanos de a pie? Porque si eran estos últimos, no se les pagaba por realizar tal labor.

Al gobernador del Banco de España, sí. Y a sus asesores politiquitos y eso, sí.

A los ministros de Economía, también. Y a sus asesores politiquitos y eso, sí.

Muy buenos sueldos.

¿Y cumplieron esta labor de vigilancia y prevención?

Lo que sin duda sí cumplieron fue hacer la vista gorda mientras los partidos políticos y los muchos sinvergüenzas que los poblaban robaban a mansalva. Desde Mariano Rubio hasta Hernández Moltó, por citar algunos ejemplos de libro.

14-XI-13

(soneto lamentable CLXXV: ¡Y dale Perico al torno!)

¡Y mira que es pesado y empeñoso!
¡Pero que dale Perico al torno!
¡Un cargante de los que dan bochorno!
¡La tira de machacón y enojoso!
¡Diez pueblos se pasa de farragoso!
¡Pone abochornado al entorno!
¡Puede ser que padezca algún trastorno!
¡O que sea de natural latoso!
Mas sea lo que sea, ¡no se imputa
a la infanta, se entere de una vez!;
es lo mismo si robó uno o diez:
¡la infanta es lo mismo de impoluta!
Y ándese con ojo este recluta
porque es tan sólo un señor juez.

¡Oye, pues no pretende el juez Castro imputar a la infanta por ladrona o algo así! ¡Una infanta! ¡Pero, pero, pero en qué cabeza cabe? ¡Pues, nada, que se ha empeñado en imputarla! ¡Vamos, vamos, vamos!

¡Menos mal, menos mal que el Fiscal Anticorrupción, don Pedro Horrach, ya saben, se le ha adelantado y ha dejado prístinamente claro que se opone a tal petición!

Que para eso está y para eso sirve un Fiscal Anticorrupción, sí señor.

Aunque aún no se haya expresado el juez Castro.

"El fiscal se adelanta al juez y rechaza la imputación de la infanta Cristina", prensa, hoy.

(soneto cojonero CLXXV: Las moscas cojoneras)

Un enjambre de moscas cojoneras
ha brotado por tierras catalanas,
picando están con todas las ganas
de sus limitadas entendederas;
de todas ellas, Oriol Junqueras
nos parece la más cantamañanas,
cuando no nos sale por sevillanas
es porque nos sale por peteneras.
Su última cagada y tan contento
la soltó en Bruselas ha poquito:
hacemos lo que dice el señorito
o hay huelga general al momento.
¿Es esto amenaza de jumento
o rebuzno de un dios endiosadito?

Es lo malo de ir cediendo para ver si el otro se conforma; lo hizo Hítler con Europa en el siglo pasado, lo hace Arturito Mas con España en éste. No obstante, sucede que al que le corre por las venas sangre de salvapatrias, tirano o dictador, caso de Hítler o Arturito, no se conforma con lo que se le va concediendo. Ni con nada; pues, para él, exigir es un medio que no tiene fin.

Sin embargo, la Historia nos muestra que las consecuencias pueden ser imprevisibles: dan vía libre a un Stalin, destripan como cerdo a un Mussolini, o, lo que es peor... ¡aparece un Oriol Junqueras!

Aquí, como es lógico, ha pasado lo peor y en el momento más inoportuno.

De modo que, como consecuencia de las reivindicaciones apremiantes de Arturito y de las componendas sumisas de Mariano, ahora tenemos en la escena europea a un Oriol Junqueras que se permite amenazar al Estado Español con una huelga general si éste no cede a sus pretensiones. Las cuales, encima, son ilegales de toda ilegalidad.

Sucede que la mujer del César no sólo tiene que ser puta sino, y más importante, parecerlo; un Estado, igual: para ser fuerte ha de dar, sobre todo, la impresión de serlo. ¿Cómo? ¡Al talego con Arturito y su coleguilla, ese Oriolillo del que hablamos ahora! Ambos han dado muestras sobradas de saltarse la Ley establecida con grave quebranto para los ciudadanos que poblamos este país y cumplimos las Leyes que votamos; no como ellos, que deberían ser quienes diesen ejemplo de cómo hay que cumplir estas Leyes que posibilitan la convivencia.

La primera de ellas, la Constitución.

13-XI-13

(soneto lamentable CLXXIV: Arturito I Plus)

¡Y como siguen dándole millones,
el jodido se va al hotel Mamilla
con una tropa, troupe o tropilla
de sesenta mamarrachos gorrones!
¡Faltaban lujos para los bribones!
¡Cómo comía la voraz cuadrilla!
¡Vino y whiskies a toda pastilla
inundaban las sus habitaciones!
“¡Es la rica corte de Mas Primero!”
chillaban los judíos con contento,
“¡Es Arturo, el catalán portento!”
repetían las mozas con sincero
arrobo. Tiraba Mas el dinero
sin mesura, orden ni miramiento.

Una corte de sesenta pájaros y pájaras se ha llevado Arturín I Plus en su visita protocolaria a Israel; se han alojado en el Mamilla hotel, lujo a reventar, 300 eurazos/noche. Esperemos que en esta ocasión prescindan al menos de la horterada de fotito con corona de espinas que lució el Carod Rovira, ya saben, el de nefasta memoria, bajo la sonriente faz de Pascualito Maragal, ya saben, el del problema del 3% y ellos más; los dos grandes artífices de la ruina catalana.

Desde aquí deseamos a Arturín I Plus una tan grata estancia en Israel que le haga sentirse tan bien como para renunciar a volver a España. Seguro que no se le echará en falta. Saldremos adelante. Seguro. Mal rayo le parta. Eso también.

12-XI-13

(soneto ridículo CLXXV: Burlas virtuales y burlas reales)

Pues no se burla de su parentela,
de su padre, su madre, sus hermanos,
no: sólo trata como a gitanos
a la de su señora medio lela;
y, mira por dónde, la damisela
toma las burlas por mimos galanos,
ríe sus chanzas y chistes mundanos
y pierde toda prudente cautela.
El pollito es ladrón y borrico;
la nena es infanta y majadera;
el mentor es Lola la Piconera;
y el monarca es un moro muy rico.
Y nosotros, el mico Federico
de toda esta coña marinera.

Es lo que me digo, que jamás se me ocurriría burlarme de mi familia política: ¡buena es mi señora!; me deja a pan y agua hasta que haga más penitencia que Enrique II Plantagenet. Pero, claro, cada cual es cada cual: si alguien se quiere reír de su familia política, allá él; si su mujer es simplona, allá entrambos.

Sin embargo, en un marido, ¿eh?, veo más prudente mofarse de la familia propia, de la de tu misma sangre; parece que tienes como más confianza, ¿sabes?, y menos posibilidades que quedar como un auténtico cretino.

De todas maneras, lo que sí está claro en ambos casos es hay quien ya nada tiene y nada puede dar; perdió todo el crédito que un pueblo confiado e inocente le concedió. Porque cuanto más alto estés, mejor ejemplo has de dar; y el tuyo ha ido de mal en peor. Hora es, pues, de que te hagas a un lado, te apliques a disfrutar de tu mal conseguida fortuna y cedas tu poltrona a la savia joven que ilusione y haga florecer las esperanzas de un pueblo desesperanzado.

11-XI-13

(soneto cojonero CLXXIV: De televisiones)

¡Cuán gritan estas torpes alimañas
porque cierran la tele valenciana,
la tele partidista y chabacana,
el nido de enchufados y patrañas!
Un antro donde los malas entrañas
tiraban la casa por la ventana;
y de torpes y trepas, el nirvana
en donde trincar hasta las pestañas.
¡Menos mal que nos queda la andaluza,
la hortera, la suya, la rumbosa,
la que viene manteniendo gentuza,
pillos y vagos como si tal cosa,
gastando en sufragar tal chapuza
millonada muy grande y vergonzosa!

Lo de las televisiones autonómicas es de vergüenza ajena; nacidas para engañar, criadas en el nepo-clientelismo, y alimentadas con leche de hormiga pública. Han sido agujeros insaciables en los presupuestos de cada región, que hoy llaman autonomías; y hoy día, en la época de las vacas esqueléticas, los espabiladillos aún pretenden sustraerse al sacrificio que se exige al resto del personal y eternizar sus lujos y prebendas.

¿Cuántos inútiles hay en las plantillas que componen esos cuerpos disparatados? ¿Qué sueldos tienen sus directivos, qué preparación, titulaciones, qué prebendas? ¿Qué programas han dado beneficios? ¿Qué presupuestos les han sido asignados, cómo se desmigan, se explican? Sometámoslos a auditorías independientes y, si hay dispendio injustificado y alevoso, por mínimo que sea, al talego con los dirigentes, sus padrinos y cómplices, que, como es lógico, serán políticos del partido gobernante en el entorno próximo... ¡Hummm..., agua se me hace la boca pensando en tal breva!; que no comeremos, por supuesto.

Y lo mismo cabe decir de todos aquellos medios que pululan por el espacioso escándalo de la tolerancia y el latrocinio algo más locales: de los cuales se sirven diputaciones, ayuntamientos y agencias para convencernos de que son eficaces, necesarios y benéficos para nosotros, amén de baratos, claro. Que no lo son.

¿Que han cerrado RTVV? ¡Pues antes lo tenían que haber hecho! Y a ver cuándo hacen lo mismo con los demás nidos de discordia, vergüenza y ruina que pululan por el resto de nuestro, por ahora, todavía país.

Los medios de comunicación han de ser un poder al servicio del bien público; no un medio al servicio del poder.

10-XI-13

(soneto doloroso CLXXIII: Tres días)

Tres días, ¡nada menos que tres días!,
tardaron los de cierto Tribunal
en dictar que un indulto criminal
era un conjunto de trapacerías:
un kamikaze de las autovías
(que va despachurrando personal
como distracción de lo más banal)
¿libre ya, ¡con diez meses!, mis Usías?
No, no, no, al talego. Y con él
el tal hijo de tal que tal licencia
propició; pues esto es indecencia
inmoral, sucia, injusta y muy cruel.
Una vez más desde la prepotencia
nos sueltan injusticias a granel.

Para empezar, son incomprensibles algunos de los indultos concedidos por los que mandan; los cuales, estos pollos que nos mandan, NO tienen patente de corso para hacer lo que les venga en gana sino permiso nuestro para administrar la cosa pública.

¿Por qué se indulta a un individuo que, yendo intencionadamente en sentido contrario por una autovía, causó la muerte a un joven de veinticinco años, heridas a su novia, y destrozó la de dos familias? De trece años de condena, ha cumplido ¡diez meses! Por más vueltas que lo doy no encuentro otra explicación que la de los intereses espurios; y ésa no me vale: el indulto no puede ser un medio caprichoso en manos de quien debe dar ejemplo de ecuanimidad, moralidad y ética en todos los sentidos.

Claro está que, por otra parte, a quien permite que salga a calle una asesina llamada Inés del Río o un tal Troitiño, hijo de una prostituta palentina y asesino en serie también, tras haber cumplido menos de un año por cada una de las víctimas que merced a sus buenos oficios se están pudriendo hasta el fin de los tiempos bajo tierra, ¿qué ejemplo de ecuanimidad, moralidad o ética se le puede pedir?

Esto es lo que desmoraliza a un pueblo.

06-XI-13

(soneto ridículo CLXXIV: Fiscalía Anticorrupción)

El juez Gómez Bermúdez ha mandado
detener a cinco exdirectivos
de la CAM, cinco pollitos muy vivos
que diseñaron el turbio tinglado
que terminó con la CAM en estado
terminal; con estos ejecutivos,
con blindajes y sueldos abusivos;
y con su ruin gestión en el juzgado.
Ahora falta que la Fiscalía
Anticorrupción nos salga graciosa
y, como el que no quiere la cosa,
a recurrir por cualquier tontería
se nos ponga y, de forma alevosa,
escape tan zorra granujería.

Es la noticia del día: cinco directivos de la CAM (Caja del Mediterráneo, ya saben, la que compró el Bando Sabadell por un euro) han sido detenidos por presuntos hechos delictivos anteriores al año 2011. Recientemente y con ocasión de la liberación de Inés del Río, se ha puesto en duda la rapidez con que actúa la Justicia española; bien, pues sirva esta actuación, ejemplar en eficacia y diligencia, para desmentir tal falacia.

Por otra parte, sí que sería desear que la Fiscalía Anticorrupción se abstuviera de recurrir la actuación del juez, cosa que sí hizo en los casos de la juez Alaya (auto que apuntaba a Griñán y Chaves, auto de imputación de Maleni) o del juez Castro (imputación de la Infanta Cristina) entre otros; mejor sería, en nuestro criterio, que dejase ese ejercicio a los abogados defensores de los presuntos sinvergüenzas.

Ya que no recuperamos lo trincado, por lo menos que se lo gasten en abogados.

05-XI-13

(soneto lamentable CLXXIII: Mis cuates)

El once de octubre de este año
soltaron al sindicalista Mera,
imputado en los EREs ya era
por presunto artista del amaño;
tan pegada, pegada al escaño
tenía el jodido la culera
que no se encontraba la manera
de echar a un cara de tal tamaño.
¿Y el Cándido? ¡Ni sabe ni contesta
pues la cosa, dice, no va con él;
UGT, afirma, es un vergel;
y él, como señor, echa la siesta!
Menos mal que queda en el burdel
gente que parece casi honesta.

No se me alteren, mis cuates, ni se me tergiversen ni sofistiquen: calificar aquí a la actual UGT como burdel no pasa de ser simple licencia poética por exigencias del guión, o sea, de la rima. Todos sabemos cuál es, cómo funciona y en cuánta consideración este OPINIONARIO tiene al sindicato que dirige el señor don Cándido Méndez. Baste decir que ha dimitido en bloque la Comisión Ejecutiva de UGT-Cádiz; según mi sincera opinión, para así forzar la dimisión de este pollo, este Salvador Mera, secretario general de tal organización en la provincia gaditana y pudoris causa para la misma.

Y aferrado a su escaño, asiento, sitial o peana con tantísima o más fe que Rubalcaba a su secretariado.

Y a quien la Juez Alaya detuvo e imputó en su momento por el presunto cobro de golosas sobrecomisiones por participar en la tramitación de las pólizas de prejubilación o las ayudas directas a empresas en crisis; a este santo Salvador de los obreros, digo.

Que un alto representante y presunto defensor de los trabajadores se vea ¡IMPUTADO! en tan feo asunto y no dimita motu proprio e ipso facto es, en verdad, ¡INTOLERABLE!

Pero que don Cándido siga sesteando y esperando que el tiempo le solucione los problemas de nuestro sindicato es desmoralizador. Simple y cándidamente. Hora es de hacer algo, don Cándido; y usted mejor que nadie debe saberlo. Lo digo por su afición a los relojes, ¿lo pilla?

.

ADVERTENCIA:

Hoy, 05-XI-13, se ha cambiado esta página de inicio (HOJA DE HOY); la anterior ha quedado archivada en este enlace:

HOJAS DE AYER

en el apartado:

II) HOJAS DE AYER: TOMO 02 (desde 07-IV-12)

bajo el epígrafe:

Mas y más sinvergüenzas (05-XI-13)

Para contactar:

elindependientedigital.es@gmail.com

(Se guardará el anonimato de quien así lo exprese)

.

Las opiniones vertidas aquí son de la exclusiva responsabilidad del autor; los cuentos, artículos, poesías, etc., están protegidos por la Propiedad Intelectual y el Copyright, y se prohibe su reproducción total o parcial sin el permiso del autor.