DE LO QUE DIGA EL GOBIERNO, NO TE CREAS LA MITAD; LA OTRA MITAD, LA DESECHAS POR ABSURDA. DE LO QUE NO TE DIGA, ¡CRÉETELO TODO!
HOJA DE HOY HOJAS DE AYER POESÍA CUENTOS ARTÍCULOS NOVELAS
el rincón de Lili
BLOG AMIGO: LILI Y EL MUNDO

06-XII-14

(soneto ubérrimo LIII: PODEMOS y la manteca)

Al Errejón le gusta la manteca
si no hay que sudarla a puro huevo:
quince mil euros del ala al mancebo
han dado con el cuento de la beca
que dice que ha hecho en La Meca
y no en la ceca, nuestro buen efebo;
con PODEMOS parece que de nuevo
por la pertinaz codicia se peca.
Pecado que estos pollos, a la casta,
con tanto afán echaron en cara;
es claro que no tienen una vara
de medir, sino de ellas gran canasta:
la que usan para la propia pasta;
y el resto, para el resto de la piara.

Bueno, pues un profesorcito de la Universidad de Málaga dio los pasos precisos para beneficiar con una beca de 15.000 euros, por ahora, a un alumno, su superior en el partido político en que ambos militan; ya la cosa empieza a oler mal.

Luego resulta que la finalidad de la beca era investigar algo así como la "Cría de la lenteja salvaje en el desierto de Siria", cuando debería decir cultivo y, aún entonces, la finalidad de la investigación seguiría siendo tan igual de inútil para nuestro país como el 90% de las que hay en marcha en nuestras politizadas universidades; ya la cosa huele peor.

El contrato especificaba el número de horas presenciales en la Universidad, no se sabe para qué dada la evidente nulidad del estudio, pero así era; requisito que el señorito becado no cumpió ni por asomo: en vez de Málaga, Madrid; en vez de la universidad, la sede de PODEMOS; ya la cosa comienza a apestar cantibidubi.

Cuando se destapa el pastel, el profesorcito y su amigo becado coinciden en que existía un acuerdo verbal por el que el profesorcito le concedía la realización del trabajo en donde le saliera de sus cataplines a su amiguito, dada la evidente complejidad y la importancia esencial del mismo para la salvación del mundo mundial; ya la cosa apesta que tira para atrás.

En la tesitura consiguiente, nuestro excelso becado presenta una cosa que dice que responde a los requerimientos de la beca y, por consiguiente, no devuelve los 15.000 eurazos que ha trincado; examinada la cosa por un instructor, la universidad malagueña suspende de empleo y sueldo por diversas irregularidades a Iñigo Errejón, que es como se llama el becado amigo del profesorcito; ahora, el asunto ya deriva hacia un aroma typical Spanish: se perdieron las perras; nadie asume nada; el profesorcito, lará-lará-larito; y nosotros, los paganos, tan bien jodidos, como siempre.

Y digo yo, ¿por qué no echan a la puta calle a ese par de caraduras? Y, una vez analizadas las razones que aduce Pablito en defensa de su amigo, añado, ¿por qué no cambian el nombre y en vez de PODEMOS lo sustituyen por TRINQUEMOS?

05-XII-14

(soneto doloroso CCX: ¡Helo, helo!)

¡Helo, helo, mirad por dónde viene
Rodrigo Rato muy bien de mañana!
¡Ya se apresta a tocar la campana!
¡La Bolsa expectante se mantiene!
Gallardo el gesto, como conviene,
se aproxima casi con desgana,
atempera ceño, sube la peana,
y mira alrededor y se detiene.
¡Y se detiene el tiempo, aturdido!
¡Y los segundos, siglos asemejan!
¡Los ojos en un punto se emparejan:
en las manos del presunto bandido
que la fiesta a comenzar ya festejan!
¡Dios, cómo nos engañó, el jodido!

¿Dónde estaba el Banco de España cuando Bankia salió a Bolsa? ¿Qué hacía Mafo que no hizo nada? ¿Qué peritos había en el Banco de España que no pusieron el grito en el cielo? ¿Quién supervisaba las nubes? ¿Y Zapatero? ¿Y Rubalcaba? ¿Y Elena Salgado?

Sí diré dónde estaban los incautos: comprando engaños que los arruinaron. Para que ciertos pájaros vivan hoy libres de toda carga y ricos podridos. O pútridos.

¡Ah!, se me olvidaba: saluditos a ese amigote de José Mari, ya saben, tal Blesa.

03-XII-14

(soneto ridículo CCX: Ramón y Paco)

Aparece Ramón por el despacho
donde el Generalísimo, su hermano,
la Guerra Civil dirige con mano
férrea; va alegrete, no borracho.
Suelta sin el más mínimo empacho:
“Sigo siendo masón, republicano
y anarquista, bribón y campechano”.
Franco ríe: “¿Qué quieres, mamarracho?”
“¡Combatir por mi patria, que soy yo!”
Cuando Kindelán se entera, el grito
pone en el cielo: “¡Me nombra al maldito
teniente coronel! ¡Sanseacabó!”;
la mordaz protesta que redactó
jamás la mandó el generalito.

Vividor con afán, tarambana sin remordimientos, veleta de pensamiento, héroe y villano, Ramón Franco Bahamonde despegaba del aeropuerto de Pollensa la mañana del 28 de octubre de 1938, recién cumplidos los 42 años, con el avión repleto de bombas; probablemente pensaba animar la despedida de las Brigadas Internacionales en el puerto de Barcelona. Jamás llegó.

Tras ofrecer sus servicios a la República y ser rechazado por Azaña, había acudido a su hermano Paco que lo nombró teniente coronel jefe de la base de hidroaviones de Pollensa. A Alfredo Kindelán, comandante en jefe de la aviación nacional el nombramiento de este anarquista, masón y republicano le sentó como un tiro y así lo hizo saber a más de uno. Llegó, incluso, a escribir una protesta a Franco. Según creo, no la mandó. Hoy todos ellos son sólo letras en los libros, fotos descoloridas y recuerdos para olvidar.

02-XII-14

(soneto ridículo CCIX: Doña Mercedes la de Lérida)

Tienen los dineros en las Andorras
porque allí pagan menos impuestos:
siendo cesteras, saben hacer cestos
al menor coste, las pícaras zorras*.
Y como aquí si eres listo te forras,
ellas cobran de nuestros presupuestos,
y no pagan por los servicios puestos
a su disposición, las muy pedorras*.
Lo que jode es la cara, carota
que tienen las pollitas picaronas,
que nos quieren tomar, las muy bribonas*,
el pelo que tapa la cocorota;
una de ellas, de las sinvergonzonas**,
¡era vocal en el CGPJ!

*exigencias de la rima y presuntas;
**ésta, no.

Si era vocal en el Consejo General del Poder Judicial (han forzado su dimisión) tenía que saber lo que estaba haciendo: infringiendo la Ley. Lo que es más: urdiendo paripé para burlar la Ley. Lo que es más: tramando para engañar a un país. Como si lo viera: "Mira, tú llevas 10.600 y yo 9.500 euritos, ¿comprendes? Así, si nos pillan, a mí no me pasa nada". La otra: "¡Eso! Y, encima, decimos que nos lo ha dado mami, que para eso tiene su domicilio fiscal en las Andorras".

Torpe, burdo y en nada ejemplar. ¡Vaya par de pájaras!

Pero si sus jefes tienen la caja fuerte allí, ¿qué van a hacer las pobrecitas, digo, las riquitas?

Y es que Andorra está de moda: tú no eres nadie en CiU si no tienes una cuenta en Andorra; si, además, tienes otra en Luxemburgo, ya ni te cuento. Si, encima, te las ha dejado papi, ¡el acabose!

¡Vaya ejemplo que nos dan las clases dirigentes! Lo que no acabo de entender es la forma de pensar catalana: la pela es la pela; se la roban debajo de sus mismas narices, ¡y van y votan a los ladrones!

Claro que, si te pones a pensar, ¿qué más da?

Por cierto, me ha dado vergüenza ajena leer la autoexculpación de doña Mercedes Pigem, su alegato para hacernos ver que ella es una excelente profesional. Y tampoco estoy de acuerdo con el panegírico que Lesmes le dedicó: dimitió porque la pillaron con el carrito de los helados y punto y final; nada de que si lo llevaba bien o mal cuando arramblaba con el tal. Si acaso quiere añadir algo, pues que diga que ahora está un poco menos sucio el CGPJ; que por cierto, y mientras no se libere de la férula de los partidos políticos, seguirá siendo una lamentable pantomima de intereses contrapuestos y un flaco favor para el contribuyente de a pie.

PS: para que vean cómo es cierto que llevo razón, una prueba: Durán Lérida defiende a la indefendible. ¿Qué más quieren?

01-XII-14

(soneto ubérrimo LII: Carlitos, el del aeropuerto)

Pues ahora a tener muy bien abiertos
ojos, boca, oídos y el total,
a ver si cumple a carta cabal
Carlos Fabra por todos sus entuertos;
ya está bien, que el pollo bien cubiertos
los riñones sacó del festival
de derroche y uña del vil metal
que dirigió con dedos tan expertos.
Que aquí, a poco que te descuidas,
te hacen del talego un Gran Hotel
para que alguna flor del plantel
lleve bastante más sueltas las bridas.
¡Amigos, atentos a las medidas
que se le aplican a este corcel!

—Esto que aquí ves, nieto mío, es la obra magna de tu abuelo, que soy yo. Y soy también aquél, ¿ves?

—¿Cuál, abuelito?

—Esa estatua grande que hay ahí delante, aquélla, ¿ves?, en la rotonda de enfrente. Ése soy yo. —Se echa mano a la barriga, la otra al frente, declamando:— Pasarán los años, pasarán, y pasarán los siglos, pasarán, y cuando alguien pregunte "¡Esa soberbia estatua, decid, voto a bríos, ¿a quién representa?!", siempre habrá una voz orgullosa presta a responder "¡A don Carlos Fabra, el famoso artífice del aeropuerto de Castellón, el papi de Andrea y se jodan, el fantasmón de Alcácer, el Gordo de Navidad, el Jet de la set en polvo, el as de los delitos prescritos, la décima maravilla del mund...!"

—¿Y los aviones, abuelito?

—¿Aviones? ¿Qué aviones?

—Los del aeropuerto.

—Ésos, pequeño, están fuera de España desde hace años, ¿comprendes?, y por aquí no asoman morro ni narices; mira, pequeño, mira, tienes que aprender que el mundo es grande, muy grande, y, además de España, existen otros países. Como Luxemburgo, Andorra, Suiza, Gibraltar, Islas Caimán, Liechtenstein, Mónaco, San Marino, Jersey...

—¿Pero y los aviones?

—¡No hay problema, hijito: llegarán como las oscuras golondrinas y se irán para nunca más volver, pero las plumas que aquí se dejaron, ésas no las volverán a ver, ¿comprendes? Además, me ha dicho un colegilla, Paquito de nombre, que el primer avión que aterrice lo bautiza él. Curita es. ¡Más amigo, uf! Correa le va a poner de nombre. ¡Es que lo que no se le ocurra a él...!

—¿Y por qué quieres que te llame abuelito?

Nota de la redacción: ¡Ya está el pájaro en la jaula! Una con polideportivo y piscina, ¡bien empezamos! Y de la pasta, ¿qué? ¿Por qué no lo despluman y que no salga mientras quede pluma en el aire?

30-XI-14

(soneto ubérrimo LI: La banda de Enciso el Chato)

Ayer vine a la tierra de El Chato,
o sea, Enciso el de El Ejido,
donde alcalde fue y, luego, metido
entre rejas por no muy largo rato;
si largo no fue, aún más barato
le salió este rato al jodido
puesto que, del capital sustraído,
ni migas encontraron en su plato.
Hoy Enciso sigue en gloriosa calle,
gozando de la vida a tutiplén,
derrochando la pasta a todo tren
tal como bergantín sin gobernalle;
que no hay nada que la conciencia calle
mejor, que carecer de ella y amén.

Este pollo y su banda saquearon el ayuntamiento de El Ejido entre los años 2002-2009. Estamos en 2014 y Enciso y los suyos siguen en la calle, disfrutando de lo que trincaron y sin perspectivas de talego en ciernes. Y lo más lamentable de todo es el pronóstico que me hizo la bruja Lola ayer; con su pie rollizo sobre la baldosa que costó 2100 euros al erario público, me aseguró:

—Se va de rositas y acaba en el PP de nuevo. —Y cuando yo le expresé mi incredulidad y le hice notar que según palabras de Mariano y la corrupción y eso, puso el otro pie, igual de rollizo, sobre la losa de marras, me miró y repitió lo mismo:— Se va de rositas y acaba en el PP de nuevo, gilipollas.

Lo último iba dirigido a mí, claro. De manera que desde aquí expreso mi profundo respeto por los ilustrísimos señores don Pepe Añez, don Serafín Balaguer y don Juan Enciso el Chato. Y les aseguro a ustedes que no he visto comer una mariscada de gañote con un estilo más depurado, con unos modales más elegantes y con una cara más dura que la que ejecutaron estos respetables señores en París. Bueno, sí, la de Torrijos tampoco estuvo mal.

Todo esto lo digo porque hay que congraciarse con las autoridades que están en ser, claro.

29-XI-14

(soneto ubérrimo L: El ilustristísimo señor)

¿Maldonado, dices? ¡Vaya por Dios!
¡Pero si el mozo es un pollopera
que ha corrido su vida entera
de siniestros personajes en pos!
¡Chaquetero de los de tres por dos!
Así fue trepando en su carrera
de forma disimulada y artera
hasta que le dieron puerta y adiós.
¡Ay, señor!, no tiene nada de extraño
que con pollos tan negados y pillos
luzcan nuestras escuelas sus fondillos
con bastantes más rotos que antaño;
y un retraso sufran nuestros chiquillos
de mucho más que regular tamaño.

Por aquí, por el sur, somos así: masocas. Nos ponen a un sí-bwana en un puesto clave de educación y ni abrimos pico; lo sufrimos con entereza y, luego, cuando el navajeo interno, el paso espeso del tiempo y los muchos traspiés, pifias y dislates del trepa le dan la patada, entonces suspiramos con alivio.

Con este ilustristísimo pasó tal como te cuento: mecenas de subtrepillas provincianos, autodiós del egocentrismo, legajo de neciedades traspapeladas, candil enchufado en nuestra tierra de tanto sol, destrísimo pupilo de la siniestra politiquilla, amante de las pelas sin sudor, amo del cuento y el esperpento, figurón de tres al cuarto, defensor de la nada y el vacío palabrero, retal de la majadería inútil, lacayo de un amo infame, siervo ido por fin y adiós.

Y fue como si nunca hubiese sido.

27-XI-14

(soneto ubérrimo XLIX: El pequeño Nicolás)

Mira que si fuese verdad ¡y fuese
hijo del gran Bribón el Nicolás!
¡Quedaría clarito por demás
el que por doquier se le recibiese,
que un coche oficial se le cediese,
y que se retratase, además,
con todo gilipolla y mandamás
que en nuestro país de tontos hubiese!
Y es posible, puesto que el pollo es
un lioso, figurón y bribonzuelo
que de estúpido no tiene ni un pelo
y muestra por las perras interés;
sin embargo, la talla el pilluelo
no la da ni en lo alto de un ciprés.

Con lo cual queda claro que no lo es. Además, sólo tienen que compararlo con su presunto hermano, el cual, a diferencia de esta diminuta excrecencia, sí que se está ganando el respeto de su pueblo, o sea, por ahora da la talla.

(soneto doloroso CCIX: ¡Hágase la luz!)

Todo un señor arzobispo tendido
panza abajo, cara al suelo, contrito,
inquieto por el horrible delito
que unos pérfidos han cometido;
lloroso, angustiado, compungido
porque, tras él quedarse calladito,
¡hasta en la tele se vio descrito
con pelos y señales lo ocurrido!
El arzobispo, como el avestruz,
metió en suelo ojos y cabeza
ya sea por duda, miedo o pereza.
El Papa dijo “¡Hágase la luz!”
y enderezó la arzobispal torpeza
fiado en la defensa de la cruz.

No están dando buen ejemplo algunos obispos; uno de ellos, el de Granada.

Si un católico tiene que acudir al Papa en demanda de justicia, es de suponer que no la encuentra en autoridades eclesiásticas más accesibles, en este caso, en Francisco Javier Martínez, su arzobispo, es decir, el de Granada. Lo mismo debió pensar el Papa tras conocer las reacciones de su tocayo andaluz: la medida de apartar de sus oficios a tres curas de los 10 implicados en la denuncia es decepcionante, lo mires como lo mires. Lo lógico, claro, es lo que vino a rengón seguido: leerle la cartilla telefónicamente y, a mayor abundamiento, llamarlo a capítulo; que fue cuando nuestro arzobispo, cagadico vivo (con perdón) e hirviendo en sana empatía cristiana, vino a tumbarse boca abajo delante del altar mayor de la catedral granadina en gesto tan teatral como inútil y ridículo, con lo que asunto tan serio alcanzó cotas de sainete y todo comenzó a oler a pitorreo, tomadura de pelo y burla con escarnio hacia quien sufrió los abusos. Y hacia el resto de la grey, eso también.

Por aquí vamos. Por ahora. No me extrañaría que, tras un periodo de eclesial y prudente espera, cualquier atardecer llegue, sin demasiada demora, el motorista de Franco con la carta de despido y agradecimiento por los servicios prestados. Y todo ello, ¿eh?, sin tener en cuenta los varios, variados y retrógrados problemas que Su Eminencia, o como se le diga a un arzobispo, ha venido planteando a grey y autoridades.

Otro más, el de Zaragoza. Por aquí ya ha pasado el motorista de Franco y Manuel Ureña ya no es arzobispo. Ha renunciado. Asuntillo de sexo, presunta pederastia, acoso, euros, ya saben, nada del otro mundo. Minucias, que diría Jesucristo, ¿no?

25-XI-14

(soneto ridículo CCVIII: El primero: recuperar lo mangado)

La celda de la Pantoja, ¡de lujo!
La Dirección del penal, exquisita:
¡la acompañaron en una visita!
La misma Directora la condujo
por todas partes sin ningún tapujo,
soltando de vez en vez la risita
nerviosa como si fuese mocita
subyugada por místico embrujo.
A su lado, soberbia, la Pantoja
mirando con esa mirada altiva,
dirigiendo toda la comitiva
por la trena en donde se aloja.
disfrutando regia prerrogativa,
haciendo ya lo que se le antoja.

La prensa de hoy recoge la queja presentada por el sindicato Acaip, Agrupación de los Cuerpos de la Administración de Instituciones Penitenciarias, por un presunto trato de favor hacia Isabel Pantoja, la presa más famosa del penal de mujeres de Alcalá de Guadaira. En él se expresa una serie de medidas especiales que la directora del centro, María Isabel Cabello, ha puesto en práctica a raíz del ingreso de la ladrona citada. Que también canta, por cierto, menos en qué sitio están las perras perdidas.

Claro es, la buena señora dirá que no hubo tal, presumo; cualquiera en su caso lo haría, vamos, porque de no hacerlo significaría que ha incumplido gravemente los deberes de su cargo y, por consiguiente, tendría que cargar con un paquete de considerable peso. Que podría aliviarse, eso sí, si, mientras, dispusiese del repertorio de la famosa ladrona. O agravarse, esto también.

Pues hay que tener en cuenta que, aunque como cantante puede contar con numerosos admiradores, que de todo bulle por estos mundos de Dios, como ciudadana sólo cabe aplicarle un calificativo: despreciable. No ha admitido que ha hecho lo que las pruebas demuestran que sí hizo y que distintos tribunales han ratificado.

Tampoco ha devuelto lo mangado. Y esto es muy de notar al objeto de no apartar la atención de su economía y, a lo más mínimo, pedirle explicaciones, auditorías y aplicarle las medidas que vengan a completar lo que debió conseguirse en primer término: la recuperación de lo trincado.

24-XI-14

(soneto ubérrimo XLVIII: ¡Trullo a la Pantoja!)

Entró la Pantoja en el trullo
como esa gran artista que es:
no la cabeza baja, al revés,
bien alta y con ese aire tan suyo;
musitando iba en un murmullo
entre dientes, dientes, cual feligrés,
mientras mostraba su desinterés
por todo, excepto por su orgullo.
¡Qué grave señorío, qué elegancia!
¡Cuán seria distinción! ¡Cuánta finura!
¡En sus movimientos, qué gran mesura!
Y es que, a buen recaudo su mangancia,
tras lo que dure esta fase dura,
sabe que nadará en la abundancia.

Con toda su buena voluntad y filantropía, ya lo dijo doña Concepción Arenal; yo, desde mi experiencia y mala leche, me permito enmendarle la plana:

"Odia el delito y compadece a la víctima"

lo cual, en su versión actual y en este caso, adquiriría un enunciado pelín más preciso:

"Odia el delito y compadece al contribuyente"

Porque esta "señora" ladrona (a buen recaudo hoy gracias a Dios, a la eficacia policial y al navajeo político, con un Jesús Gil por medio en el origen de los orígenes, otro impresentable de similar calaña) metió la mano en la caja pública y la sacó llena de billetes, ella sabrá dónde están, enriqueciéndose con malas artes y en complicidad con el Cachuli, en la trena también.

Fíjense, con su cante y su arte se defendía bastante bien, contaba con el cariño y el respeto de miles de admiradores y, lo más importante, trabajaba y daba trabajo con toda honradez. Por ello me pregunto, si no le faltaba de nada, ¿qué pudo empujar a una persona así a robar?

En mi criterio hay que contar con factores subjetivos, por un lado, y ambientales, por otro.

Entre los primeros: la ambición de la dama, que ya había hecho su aparición con anterioridad en ciertos asuntillos más o menos sucios pero sin traspasar línea roja salvo presuntamente: los presuntos beneficios de su amistad con Encarna La Noche o ciertos puntos oscuros que hacen referencia a la herencia de Paquirri, su difunto marido y padre de Francisco y Cayetano, los hijos de Carmen Ordóñez.

Entre los segundos: el ambiente de corrupción generalizado en España en el tiempo de autos y que sigue aún más vigente hoy día, el cual es consecuencia de unas leyes inservibles, caducas, ineficaces, arcaicas, vetustas y tan senectutas como el chochito de mi amiga Gloria. Pero, claro, es que quienes tienen que rectificarlas, actualizarlas, ponerlas a punto y dejarlas tan guapas y brillantes como si recién paridas ¡son los políticos! Por supuesto, ellos, beneficiados en primera providencia, no quieren ni oír hablar del asunto y sólo echan remiendos. Y de éstos, los justos para justificar sus sueldos de escándalo y jubilaciones de privilegio.

Que es donde entra PODEMOS para sumarse a la casta: éramos pocos y vino en parir la abuela. ¡Ay, Dios mío!

23-XI-14

(soneto ubérrimo XLVII: ¡Arriba PODEMOS y Venezuela!)

¡Hugo Chávez: Presente, Presidente,
el pie, la base, la ilustre peana
de la Revolución Bolivariana,
el líder, el guía clarividente!;
que aunque él ya no esté presente
(gozando estará en el nirvana
como buen y palmario tarambana)
su insigne obra quedó bien patente:
Venezuela hecha una pura caca;
la miseria asentada con firmeza
por doquier y si te quejas, estaca;
la Justicia, una puta bellaca.
Y en el país, tan sólo una certeza:
se perdió su esplendor y su riqueza.

El credo político de PODEMOS:

¡Qué envidia Venezuela!, (Pablo Iglesias jr.) Hay que indicar que Venezuela es el segundo país más corrupto de toda América Latina.

“Hoy los demócratas hemos perdido a uno de los nuestros”, (Pablo Iglesias jr.) Se refería a Hugo Chávez, que la acababa de diñar.

“Los que defendemos el proceso bolivariano, siempre estuvimos preocupados porque el mismo estuviese vinculado necesariamente a la figura de Hugo Chávez Frías”, (Pablo Iglesias jr.) Pues ya saben ustedes lo que nos espera: ser procesados bolivarianamente, o sea, los ricos, al hoyo; los pobres, más pobres; los bordes, al lujo y al poder.

“Me emociona escuchar al comandante. Se le echa mucho de menos. ¡Cuántas verdades nos ha dicho este hombre!”, (Pablo Iglesias jr.). Este hombre es Hugo Chávez, ya saben, la diana del ¿Porquénotecallas?, el artífice de la ruina de Venezuela, el antecesor de Maduro el del pajarito que le decía cosas.

“Si la información es un derecho, en la medida en que un derecho se convierte en susceptible de mercantilización y en susceptible de ser una propiedad privada, se convierte en un privilegio. Por lo tanto, lo que ataca la libertad de expresión es que la mayor parte de los medios sean privados. E incluso que existan los medios privados ataca la libertad de expresión. Hay que decirlo abiertamente”, (Pablo Iglesias jr.). Más claro, el agua: la única libertad de expresión es aquella que permite tan sólo la información que el poder suministra. Dicho de otro modo: Franco a su lado, un aprendiz.

“Países como Ecuador, Venezuela, Bolivia, Brasil, Argentina o Uruguay acumulan experiencias que pueden ser muy interesantes para plantear un proyecto político de poder en el sur de Europa”, (Pablo Iglesias jr.). Como pueden observar, todos ellos países florecientes, plenos de derechos y, en algunos, hasta se puede encontrar leche o papel higiénico en los supermercados, sin racionamiento, ojo, ¡sin cartilla de racionamiento!; por ejemplo, en Brasil. Y en..., bueno, en Brasil. En algunas partes de Brasil.

No tenemos espacio suficiente para plasmar todas las perlitas de PB jr., líder de PODEMOS; de modo que tan sólo añadiremos que, según el diario El País, la fundación Centro de Estudios Políticos y Sociales (CEPS), al frente de la cual se sitúan los dirigentes más destacados de PODEMOS, ha recibido desde el año 2002 unos 3,7 millones de euros del Gobierno de Hugo Chávez; también, que Pablo Iglesias trabajó en el 2006 y el 2007 para la fundación desde Venezuela, allí le conocían como el español de la revolución venezolana.

Íñigo Errejón es otro de los ideólogos de PODEMOS, responsable de su campaña electoral; observen la palmatoria que dedicó a su admirado Hugo Chávez cuando cascó: “Duele mucho su falta, más después de haberle escuchado, admirado, escrito y tocado. Pero se muere habiéndose sembrado: Chávez ha cambiado ya Venezuela y América Latina, en primer lugar el imaginario de sus pueblos... Cuando en las calles de Caracas centenares de miles gritan "Yo soy Chávez" o "Chávez es un pueblo" no están haciendo retórica, están celebrando que ese nombre propio ya es común, designa a un bloque popular que hoy conduce el Estado y abre un nuevo tiempo político más justo y democrático”. Errejón, como Iglesias, también ha sido directivo de CEPS; durante años firmó sus cuentas, no como becario, claro.

21-XI-14

(soneto ubérrimo XLVI: Esos pollos de PODEMOS)

¿Proyecto Errejón? ¡Puro choteo!
¿El profesor Montero? ¡Bondad pura!
¡Dos carotas con la cara muy dura!
¿El fruto? ¿Dónde estás, que no te veo?
¿La beca? ¡Puro y duro mangoneo!
¿Asunto? ¡Una trama muy oscura!
¿Las perras? ¡Una pura desmesura!
¿Misión? ¡Rascárselos con pitorreo!
Y es que ya se les va viendo, ¡por fin!,
qué bien manejan las uñas, igual
o mejor que la casta oficial
y con igual apego al botín.
Errejón: ¡Carota! ¿Beca? ¡Pillín!
Montero: ¿Profesor? ¡Un orinal!

Bien, bien bien, ya nos vamos enterando. Resulta que estos pollos de PODEMOS son los cachorrillos del Pensamiento Comunista Internacional, por más que lo nieguen y se cubran con la piel de cordero y la pureza de la honestidad; pensamiento que, dicho sea de paso, está ya más que sobrepasado, descatalogado, deshonrado y caduco por la experiencia, por la Historia y por el fracaso más estrepitoso; pensamiento que trajo el sufrimiento a pueblos enteros, a generaciones marcadas por el miedo, el odio, la injusticia, la tiranía y la angustia de quienes tuvieron la desgracia de sufrir sistemas basados en tales aberraciones.

Hoy día hay ejemplos de cómo las gastan estos señores y de qué manera tan peculiar administran los derechos elementales de las personas: Corea del Norte, por ejemplo. O Venezuela, Cuba o Bolivia entre otros. ¿Es eso lo que queremos para nuestros hijos?

Pues ya van asomando la patita por debajo de la puerta: echen un vistazo a la biografía de Íñigo Errejón Galván en Wikipedia, no tiene desperdicio; dirigente de PODEMOS. Este señor se relame de gusto con una beca de 1.800 euros que la Universidad de Málaga le concedió para un estudio dificilísimo y de una importancia capital para nada en absoluto. Para colmo, el director del proyecto en cuestión, Alberto Montero Soler, le dio permiso para que no cumpliera las horas presenciales que el contrato de marras exigía; y, fíjense, este tal Alberto es un dirigente de PODEMOS que está haciendo méritos para trepar, no hasta el nivel fáctico del Errejoncito, pero sí hasta donde pueda con la ayuda que le preste quien se la preste. Que para eso están las becas y sus concesiones.

Vaya un par de impresentables.

Y vaya una Universidad, la que con tanta alegría como estupidez derrocha el erario de todos.

Pues, señores, esto es PODEMOS. Y si lo es, que sí que lo es, PODEMOS todos prepararnos para irnos a tomar por saco a manos llenas si tales pájaros cogen las riendas del país. Entonces sí que España será un bananerato bolivariano y África volverá a comenzar en los Pirineos.

20-XI-14

(soneto ubérrimo XLV: La pájara en la jaula)

Ya enjaularon a la ruiseñora.
Le cortaron sus vuelos y sus alas,
sus actos de fingimiento, sus galas
y, también, sus aires de gran señora.
Mas no le han quitado, por ahora,
las perras que robó con artes malas,
que estarán escondidas con las palas
que utilizó en tal labor otrora;
pues seguro que esta rata vulgar
tiene lo que trincó muy bien oculto:
las pelas son sus objetos de culto
cuyo altar lo tiene en Gibraltar.
Dos años de retiro secular
por lo que se llevó ¡es un insulto!

La verdad, no creí que pisara talego sino de visita; como ya hizo cuando fue a ver a su compinche y amante don Julián alias Cachuli. Sin embargo, ahí está, camino de la cárcel que tan bien merecida tiene. Por ladrona; o blanqueadora de capitales, que es el nombre técnico que le han dado a la cosa los señores jueces.

Y digo que no creí que tal ocurriera por la admiración que don Gaspar sintió y siente por ella, bendito señor; más aún, siendo esto Andalucía, como lo es, y don Gaspar, don Gaspar, como también lo es. Pero así es la cosa, el pobre señor se encuentra ahora imputado y en sus horas bajas; no que haya hecho nada malo él, no piensen ustedes mal, ¡qué va!, sino sólo mostrar el debido camino a unos cuantos cientos de milloncejos de euros que andaban desnortados, los cuales, y gracias a su ayuda y diligencia, acabaron donde tenían que acabar y todavía anda doña Mercedes Alaya tras su pista. Que no los va a encontrar, eso también puedo adelantar.

Pero a lo que vamos, a esta pájara: trincó a dos carrillos, luciose con su prenda por do quiso, nos engañó con sus dientes-dientes, la pillaron, la juzgaron y la condenaron por ladrona. Y entonces vino lo mejor: ¡se hizo pasar por la víctima! ¡Ella, la víctima! ¡Ay, Dios de los gitanos, y estaba hasta condenada, la muy ladrona!

Claro, no era la primera vez que acudía al engaño: ¿recuerdan la Viuda de España? ¡Y cómo nos la pegó! Eran aquellos años en que tan amiga era de Encarna La Noche y, algo más tarde, de otra folclórica con la que protagonizó unas fotografías enternecedoras, jugando las dos en la playa como dos tiernas cachorrillas. Y conste una cosa: lo que me enciende la mala leche no es su coqueteo explicable, aceptable y allá ella, no; es la tomadura de pelo haciéndonos creer que la perdurabilidad de su dolor era prácticamente eterna e inconmensurable.

Por otra parte, es una hermana que va a purgar condena; empatizaría con ella y lamentaría su situación si hubiese devuelto lo que trincó, si se hubiese arrepentido, si hubiese pedido perdón; pero todo lo que ha hecho ha sido pedir dinero para pagar la multa impuesta. Peripé que a nadie engaña pues suponemos que tiene de sobra con lo que, de manera tan innoble, ha llegado a sus uñas. Y que a la salida de trena la estará esperando donde ella sabe.

19-XI-14

(soneto ridículo CCVII: ¿Dónde están?)

¿Dónde está la Maleni? ¿Dónde Blesa?
¿Dónde Chaves y Griñán? ¿Dónde Rato?
¿Dónde Fabra y el Matas? ¿Dónde Mato?
¿Dónde el Urdangarín? ¿Y su Duquesa?
Pues, miren, nadie está preso ni presa
ni, tampoco, nadie del sindicato
puesto que los protege el aparato
de manera más o menos expresa.
Tienen impunidad y para ellos
rigen sólo las normas de la casta:
la principal, trincar cuanta más pasta
sin tener en cuenta los atropellos;
que ya te librarán los leguleyos
de cualquier situación, por muy nefasta.

La Justicia, para que sea justa, ha de ser rápida, adecuada y que se cumpla. La nuestra, nuestra Justicia, ni es rápida, ni adecuada y, en muchas ocasiones, no se cumplen los dictados o sentencias correspondienrtes.

Por ejemplo, fijémonos en la rapidez. Desde que se comete el delito hasta que se juzga pasa casi tanto tiempo que los hechos se acaban borrando de nuestras memorias; esto es especialmente cierto en el caso de que el pájaro de cuenta sea político; aun entonces, cuanto más importante sea el impresentable, tanto más tiempo transcurrirá. En el caso de los aforados, ni te cuento. Mientras tanto, el futuro reo que está en ser vive a lo grande con el producto de sus rapiñas tras haber satisfecho una fianza ridícula con una parte exigua de las mismas. Así pasan años, lustros y, en algunos casos, decenios; lo cual es muy práctico porque los delitos acaban por prescribir y el pollo se libra y, encima, se queda con la pasta.

Otrosí, fijémonos en la adecuación: ¡No se te ocurra robar una gallina porque vas a chirona de por vida y por robagallinas! Ya puestos, si es que la afición te puede y la ocasión se presenta, roba unos cientos o unos miles de millones de euros (en los eres hay reconocidos unos 850 millones como trincados; en los cursos de formación, ni se sabe; en el despojo de las Cajas de Ahorro, ni te cuento; y así); no te pasa nada. Mira el Hernández Moltó, el Blesa o el Fabra, el del aeropuerto, ya sabes, por citar tan sólo algunos, porque ejemplos hay..., hay..., ¡ay, Dios!

Por último, el cumplimiento de la pena. De pena. No te voy a citar casos como el del asesino en serie De Juana Chaos o el sádico Bolinaga; no, estos son casos extremos y ellos unos hijos de puta. Mira un caso corriente, Matas, por ejemplo: el Palma Arena se construyó entre 2005/2007; pues bien, aún no ha sido juzgado por los más de cuarenta millones de euros que desaparecieron injustificadamente; eso sí, pagó 2'3 millones de euros de fianza, y le rebajaron una condena de seis y pico años a unos simples 9 meses por una simpleza que poco tiene que ver con el meollo del asunto; lo verdaderamente importante, eso, sigue sin aparecer, Y, para más inri, me lo meten en una jaulita cinco estrellas para callar bocas para, apenas las bocas cerradas, sacarlo por la puerta de atrás. De vergüenza. Y la pasta sin aparecer. Y el tío sin dar muestras de arrepentimiento. Y la pasta sin aparecer. ¡Y vengan indultos! Y la pasta sin aparecer.

Bien, señores, pues... juzguen ustedes, que seguro que sí lo sabrán hacer bien; e impondrán a los Urdangarines, Malenis, Chaveses, Griñanes, Castedos, etc., las condenas que en buena lid merecen. Pero que tampoco cumplirán. Duerman, pues, tranquilos porque, de fijo, nada sucederá. Seguro.

Y la pasta sin aparecer.

16-XI-14

(soneto ubérrimo XLIV: La presunción de inocencia)

¿Están o no imputados estos pollos?
Pues lo único que sé es que están
gozando dineros a lo que dan,
pasándolo tan bien los dos pimpollos,
teniendo, como tienen, los apoyos
de Susana y Pedro, su capitán.
que proclaman que al pan llaman pan
pero no nos engañan con sus rollos.
El saqueo de los eres ha sido,
con mucho, el más grande y deshonesto;
y todos los ladrones se han ido,
por la presunción, casi sin arresto.
La de inocencia, como es sabido.
La de los españoles, por supuesto.

Sí, porque los políticos piensan que los españoles, los de a pie, los contribuyentes natos, los que tan sólo defraudan a Hacienda porque sus líderes abrieron puertas con sus ejemplos, los que sudan su pan desde antes de salir el sol, los que arriesgan sus vidas por cuatro perras con las que sostener familias, los que sufren el fin de mes, los despojados por preferentes libres como los pajaritos, los puteados de cuarenta mil maneras, todos ésos, sí, todos... son, en realidad, los presuntos inocentes. Ingenuos, incautos, ilusos.

Para ellos, para nuestros políticos, ésa es la verdadera presunción de inocencia: la de la víctima; no la del que roba y es inocente mientras que no se demuestre lo contrario, no: la de los que se tragan el cuento y ven todos los días cómo los ladrones campan por sus respetos, deshonran las Leyes que ellos mismos hicieron a su propia conveniencia, disfrutan el producto de sus latrocinios y, para más inri, se burlan, torean y banderillean a los desplumados. Que somos nosotros.

¿Cómo pueden pretender que nos traguemos que todos somos iguales ante la Ley cuando existen "los aforados"? Que en la práctica real y cotidiana son "los impunes". ¿Por qué no les llaman con el adjetivo que mejor se acomoda a la realidad actual de los hechos? Porque la evidencia está ahí, en las páginas impresas de los periódicos rivales, que lobo no come a lobo; en los pobres juzgados que han de doblegarse ante el poder fáctico, ante la autoridad cierta; en el devenir cotidiano de esto que, según ellos, es el menos malo de los sistemas posibles y, como tal, mejor no tocarlo.

La democracia.

Ahora estamos asistiendo a la vergonzante pantomima de unos señores en Andalucía que robaron de las arcas públicas mil millones de euros o más, a saber, y todo el asunto se reduce a un tira y afloja entre la presunción de inocencia, el hecho de que hay aforados entre los ladrones y el problema de qué hacer con ellos.

¿Y las perras? ¿Dónde están, señores políticos, esos miles de millones de las antiguas pesetas? ¿Cómo es que no las han recuperado aún? Todavía más: ¿por qué no están ya en la cárcel los responsables de tamaño despojo? ¿O es que aquí nadie es responsable de nada? Porque en todos sitios el responsable debe ser el responsable y el que primero paga; y éste no es ni la señora de la limpieza ni el conserje de la puerta lateral, ¿no? El responsable es, pues eso, el responsable.

Pues que pague, que para eso cobra. Y, algunos, hasta trincan o se aprovechan.

¡Ah, ya: la presunción de inocencia! Hay que tener pruebas, claro. Como si no fueran suficientes mil millones de euros que no aparecen y los responsables luciendo talle por los Madriles. Alguno, por el Senado, que para eso está.

Bueno, y esto es una muestra; hay más: los cursos de formación; las trapacerías del riquísimo ladrón Matas, defendido a capa y espada por los suyos; el agravio comparativo de la urdangarinada y cía; el despojo de las Cajas de Ahorro; el enriquecimiento de los Pujoles (con jota de ¡Joder, tranquilo, Jorge, que se jodan!); la alcaldada de la Castedo... ¿Para qué seguir? Ya se intuía en la obra de Larra: lo mejor es imitarle todos por amargura, desengaño y frustración, que no por amor, y, cuando no quedemos ninguno, ¡que trabajen ellos! Que tampoco entonces trabajarán: ya se las ingeniarán para traer a alguien que les haga el sudor. ¡País!

13-XI-14

(soneto ubérrimo XLIII: Pedrito y sus cuates)

Quieren reformar la Constitución
Pedrito y sus cuates socialistas
para agradar a los nacionalistas
y, también, al resto de la nación;
sin embargo, soy de la opinión
de que Mas el Astut y sus artistas
son, pura y simplemente, chantajistas
que tan sólo buscan la secesión.
Y eso es lo que está haciendo Pedrito:
dividir a quienes en frente unido
hacer frente debían al bandido,
que riéndose estará por lo bajito.
Pues como no os unáis muy prontito
España su unidad habrá perdido.

Desde que se fue Mi Ministro Favorito, andan como pollos sin cabeza. O lo que es peor, con varias de ellas y ninguna buena.

Primero fue el Estado Federal; y a Mas le dio la risa y casi se troncha. Como es bien notorio, ni Pdrt ni sus cuates sabían qué era eso del Estado Federal y cuáles podrían ser las diferencias con el autonómico si es que las había; de manera que acá, allá y acullá que aparecían en entrevistas y ruedas de prensa liándose cada vez más y haciendo que el país lo pasara en grande con sus ocurrencias y desatinos. El que más, Mas el Astut.

Luego, les dio por la reforma de la Constitución y emprendieron otra cruzada aún más confusa que la anterior: había que reformarla, sí, pero no decían en qué punto o puntos. Claro está, el personal venga a mirar y ellos que no sueltaban ni mu. Siguen sin soltar.

Pues bien, aquí sí que les vamos a echar un cable a los pobrecitos porque por cándidos, crédulos e ingenuos se lo merecen: quiten los aforamientos para que la juez Alaya pueda sentar al Chaves, a don José Antonio Primo de Riv, perdón, al Griñán, al Rato, a la Castedo, a los Pujoles (con jota de joder) y a pillines de similar calibre en el banquillo de los acusados; regulen a lo restrictivo y fiscalizado la juerga verbenera en que se ha convertido la concesión infame y nepotista de indultos; independicen totalmente el sistema judicial, en la actualidad subyugado al ejecutivo, o sea, desentierren al Montesquieu que hace años enterró el excelentísimo señor al que dedicaron tan larga como inmerecida ovación hace un par de días; y sobre todo, actualicen el código penal para que los rabagallinas no sean los únicos paganos de la fiesta.

¡Ah, y no se les olvide incluir una ley contra los egocéntricos reyezuelos de taifas que se creen dictadores del Bananerato del Romano Imperio! Talego sin fin ni compasión para ellos por crear la disensión entre hermanos que, aún tengo en la memoria, sufrieron en sus carnes una lucha fratricida de muy tristísima memoria! Y de donde salió una aún más tristísima Dictadura.

(soneto cojonero CCXI: Requetequetemás Monago)

¡De manera que todo un referente!
¿Un referente? ¿El señor Monago?
¡Pero me cago en todo, me cago,
¿cómo se puede ser tan inconsciente,
falsa, torpe, borrica o imprudente
como para tratar con halago
al senador-presidente aciago
que derrochó la pasta de la gente?!
¿Referente de qué, de manirroto,
de rumboso con dinero ajeno,
de ser un embustero macareno
o de ser un devoto del escroto?
Y... ¿no tendrá este pollo tan bueno
alguna cuenta en lugar remoto?

Hay políticos (y políticas, como dicen estos iletrados) que cuando hablan se creen que lo hacen para quienes se les ofrecen a su vista de corto alcance; claro, no caen en la cuenta de que los tiempos adelantan que es una barbaridad y, hoy día, las tonterías y disparates en que suelen abundar llegan hasta los rincones más remotos de nuestra sufrida España. De ello se encargan los medios de los rivales, que para eso cobran.

Antes, hace mucho tiempo, decías una burrada porque quienes formaban tu audiencia ansiaban que la dijeras; de modo que tú la soltabas y todos felices y tú más contento que unas pascuas y allá quedaba todo y amén.

Actualmente, no. Sueltas la burrada que ansía un espacio cultural determinado y, cuando llega al resto de los mortales, hace que desaparezcan las ganas de votar en muchos, si es que les quedaban algunas. Y es lo que ha pasado a cierta dama que habita, si no recuerdo mal, en precioso y carísimo cigarral toledano. Riquísimo, que se diría.

Afirma: "Eres un referente para todos nosotros", refiriéndose a un pollo que cargaba a la cuenta de todos nosotros sus alegrías de bragas y bragueta (que sepamos, pues a lo mejor hay más, vamos, lo que se dice un impresentable).

A ver si lo he entendido bien: ¿esta dama quiere significar que todos los que pertenecen a su partido pueden cargar sus gastos particulares a las bondades de la Hacienda Pública? Debe ser así; su referente lo hace, ergo...

Para mí, desde luego, este tío, este Monago, no es referente de nada positivo; ¿para usted sí, señora mía? Pues este su atento contribuyente le concreta que ¡muy mal hecho! Así les va a los de Podemos como les va, aunque yo no les piendo votar; sería como salir de la sartén para caer en las brasas. Pero a ustedes tampoco, si es eso lo que entienden por ética política.

10-XI-14

(soneto cojonero CCX: Requetemás Monago)

¡Y es hijo de un juez, Dios santo y bendito!
¡Y ensalza a un pillo de siete suelas!
¡Al granuja que trincó nuestras pelas
y con ellas echó más de un polvito!
¡De gañote, el cara de granito,
porque somos unos pobres currelas
que, sin saberlo, soltamos las telas
para que fornicase el señorito!
¡Ay, si tu papi te viese, Mariano!
¡Qué diría! ¡Manos a la cabeza!
¡Los ojos, rebosantes de tristeza…!
¡Pero, coño, si tu padre está sano!
¡Bien vivito y con cierta fortaleza!
¡Léele la cartilla, buen anciano!

—¡Marianiño, ven acá ahora mismo, rapaz! —Acude don Mariano corriendo:

—¡Sí, papi?

—Ayer te vi en la tele.

—¿Sí, papi?

—Y te digo que me gusta esto.

—¿Sí, papi?

—Por esto quiero decir aquí.

—¿Aquí, papi?

—¡Pues claro que aquí, porras, esto, la Moncloa!

—¿Sí, papi?

—Aquí lo paso bien y le gano al pinche al ajedrez.

—¿El pinche?

—¿Estás sordo? ¡El pinche, el pinche de cocina!

—¿Al ajedrez?

—Sí, claro que al ajedrez, ¿pasa algo? Le he enseñado y ya juega mejor que yo, pero todavía no me ha ganado ni una vez.

—Sí, papi, te gusta estar aquí, en la Moncloa.

—Es comunista.

—¿Comunista?

—Comunista perdido. Sacó el pañuelo y se le cayó una foto; pensé que era de la novia. ¡Qué va! De Trotski, ya sabes, el del piolet.

—¿Sí, papi? ¿Quieres que lo despida, papi?

—No, no quiero que lo despidas, ¿no te he dicho que le gano? ¡No quiero irme de aquí!

—¿Por qué te vas a ir, papi?

—¡Porque te van a echar!

—¿A mí, papi?

—Pues claro que a ti. ¿A quién se le ocurre apoyar al bribón ese, al Monago?

—Papi, es un referente...

—¡Pamplinas! Déjate de palabrerías conmigo, que soy tu padre. Es un bribón y no lo das una patada en el culo porque estás con el agua al cuello y de mierda hasta el cogote; pero lo tienes en el punto de mira.

—Sí, papi.

—¿Sabes por qué lo sé? Pues porque lo que no aprendí con Redondela ni lo sé ni lo quiero aprender. ¡No tenías que haberlo apoyado con tanto entusiasmo!

—No, papi, es que me había tomado una copichuela antes y se ve que me sentó...

—¡Mucho menos, abrazarlo!

—No, papi, es que...

—Llevo noventa y tres años votándote...

—No, papi, noventa y tres, no; esos son los que tienes.

—Y como lo vuelvas a abrazar en público, fíjate bien, ¡no te voto más!

—¿No, papi?

—No, señor, no: ni tu padre te va a votar.

—Pero, papi, falta un año para las elecciones y en un año...

—Ya me has oído: ¡ni tu padre! —Da media vuelta con las dificultades propias de la edad—. Voy a ganarle al pinche. —Hace mutis por el foro. Queda don Mariano solo en el escenario con cara de circunstancias. Musita:

—¡Ni mi padre! —Rompe a llorar—. ¡Ni mi padre! —repite. —Ni mi padre! —Saca el pañuelo; al hacerlo cae una foto al suelo: Monago, vestido de gilipolla y con dos tías a la banda, le contempla sonriente desde abajo.

09-XI-14

(soneto ubérrimo XLII: El ventilador)

Susanita no duda para nada
de la más que dudosa integridad
de quienes tuvieron la autoridad,
la que ahora tiene esta monada:
eres, que trincaron la millonada;
cursos de formación, en realidad,
la más vergonzosa asquerosidad;
la compra de votos, otra putada;
¿qué tal anda vuestro Pepiño Blanco?,
ya sabéis, el de la gasolinera;
la Maleni, que está a la que le espera;
y un Zarrías que tampoco es manco.
Y si falta una pata para el banco:
pues…, ¡Hernández Moltó, que es la repera!

Cacarea doña Susana a los cuatro vientos y no duda de la honradez de quienes la precedieron, particularmente Chaves y Griñán; por supuesto, et alii, claro.

Mire usted, doña Susana, con los millones de euros malversados con los eres tan sólo ya se alcanza, y bastante, gran parte de los robos del PP; añádale a eso el asuntillo de los cursos de formación para parados y le aseguro que sobrepasará con mucho el total. Y no lo quiero decir muy alto no sea que se entere Europa de vuestros trapillos sucios y se arme la de Dios es Cristo.

Si nos fijamos en la categoría metodológica del trinque, no hay duda de que los ladrones del PP son mucho más finos y elegantes que los del PSOE. Recuerde, por ejemplo, la zafiedad de "Mi hijo tiene dinero pa'asá una vaca", los modales groseros de Guerrero o la vulgaridad torpe de la Maleni; compare, por favor, con la finura de un Rato, la delicada donosura de Camps o, aún mejor, la discreta deportividad de un Blesa, casi real que se diría. Tendrá que convenir conmigo que la comparación no se sostiene, lo mire por donde lo mire.

En lo de las cajas de ahorro la cosa de decanta del lado del PP sin duda: vaya el latrocinio de la CAM por el de la CCLM, pero en cambio sumando las gallegas y el conjunto raíz de Bankia, hay que descubrirse con profundo respeto ante sus logros en esta parcela del fraude nacional: Blesa es mucho Blesa, Rato es un rato largo y José Luis Olivas, el Presidente de la Ruina. Sin embargo, sin embargo, sin embargo... no hay que olvidar la responsabilidad del PSOE al abrir las puertas de par en par para el latrocinio de estas entidades: aprobó en 1985 (¡ay, abuelete Cebolleta!) la ley que permitió la irrupción de los partidos políticos, los sindicatos y otros agentes sociales en las asambleas y la dirección de estas entidades; ahí está don Pedro Sánchez que no me dejará mentir, ¿verdad, antiguo miembro de la asamblea de Caja Madrid?

Luego, hay otra cosilla, doña Susana: aunque las preferentes venían ofertándose desde los 90, ¿sabe usted cuándo alcanzó su punto álgido el engaño? ¡Sí, señora! ¡Eso es, entre 2009/2011: unos 700.000 pobres ahorradores fueron engañados en este triste periodo del zapaterato!

Y otra cosilla: en lugar de tanto cacarear que durante su presidencia va a hacer esto y lo otro y lo de más allá para que las cosas se aclaren, póngase a la disposición de la señora doña Mercedes Alaya y facilítele su investigación en lo que debe. El honrado pueblo andaluz se lo agradecerá. Y deje la tarea de ensalzar figuras de dolorido recuerdo a quienes corresponde, o sea, a los jueces en este caso.

PS: "Susana Díaz se muestra convencida de la honradez de Chaves y Griñán en el caso de los eres" durante su intervención en la presentación del candidato del PSOE a la alcaldía de Sevilla.

08-XI-14

(soneto cojonero CCVIX: Más Monago)

José Francisco Sigüenza proclama
que honra a Monago pedir perdón
y devolver el parné que trincó
por llevarse a una dama a la cama.
Bueno, ¡esto es que al cielo clama!
¡El tal pájaro es todo un bribón
pretendiendo torear la sanción
que el afanar lo ajeno reclama!
Devolver lo malversado, primero;
ración de talego, después, tras juicio.
Si quiere meterla por orificio,
que lo haga con su propio dinero;
y si usa el ajeno en tal servicio,
por fulero y ladrón ¡al saladero!

Este José Francisco Sigüenza resulta ser el candidato de UPyD al Gobierno de Extremadura; en declaraciones reflejadas en http://www.regiondigital.com/noticias/portada/225875-upyd-extremadura-subraya-que-a-monago-le-honra-pedir-perdon-y-devolver-el-dinero-pero-mintio-debe-dimitir.html expone que a Monago le honra pedir perdón y prometer devolver el dinero con el que pagó sus faenas de bragueta.

Bueno. ¿Es que no tienen nada mejor en UPyD Extremadura?

En fin, allá ellos; a lo que vamos: resulta que el tal Monago ha prometido reintegrar las cantidades mal gastadas del erario público y pelillos a la mar y si te vi no me acuerdo y hasta el mes que viene, Lucas.

Claro, las devuelve, si es que las devuelve, porque le han pillado con el culo al viento, en pelota picada y las manos en la masa. Si no, ni diría de devolverlas ni nos habríamos enterado.

Por otra parte, este tío es un embustero, mentiroso y apujolado (con jota, por favor) que negó haber hecho viajes privados con cargo al Senado y llegó hasta el extremo de amenazar con medidas legales a quien osara dudar de que los viajes eran de trabajo, afirmando, para más inri, que tenía los justificantes de pago, todo lo cual se ha revelado como falso. ¿Se merece Extremadura esto como presidente? Según él, sí, porque dice "soy una persona íntegra"; pero, como acabamos de mostrar, es todo un embustero.

Por otra parte, este tío es un fardón y un bocazas; ¿no iba a demostrar que sus viajes eran de trabajo y que, si hubo de bragueta, los pagó él? ¿Y las facturas, vida? Esperándolas estamos. Sentados, claro.

Por otra parte, ¿es que no hay delito? O sea, a un tío le permiten ¡en estos tiempos! unos gastos para el desarrollo de su función. ¿Echarle polvos a la Olga es parte de tal función? Pues, ¡vaya funcioncita! Y si no lo es, el dinero público gastado ha sido malversado. ¿Por qué no se le procesa?

Por otra parte, el esperpento: Mariano exponiendo a grito pelado cómo va a hacer frente a la corrupción tras asegurar, a grito pelado también, que Monago cuenta con su apoyo y el de todo su partido.

¡Es que es hasta ofensivo que nos tomen por idiotas de tal calibre!

Monago

Aquí se ve al senador excelentísimo señor José Antonio Monago en plena sesión de trabajo en Tenerife. Olguita es la del centro, y si no que se lo pregunten al futuro exdiputado excelentísimo señor don Carlos Muñoz Obón.

(soneto cojonero CCVIII: Monago)

¿Verdad que son bonitas las canarias?
¿A que se pasa muy bien por allá?
Y si no pagas nada, ¡oh, la, la,
que lo paguen los tontos y los parias!
Basta con discurrir excusas varias:
lo cargas al Senado y ya está.
Tú, a comer, beber y tacatá
¡y a tirar de las cuentas millonarias!
¡Ay, Monago, en tus juergas me cago!,
(está mal que lo haga en tus muertos);
mas estoy de listillos encubiertos,
que ni que me lo jures me lo trago:
allá tú fuiste buscando un virago
y lo hiciste con los gastos cubiertos.

Resulta que ni sus mismos compañeros del PP justifican los viajeres busineros que se zampaba el señorito Senador: el diario El País asegura que el PP canario desconoce las gestiones que pueda haber hecho Monago en sus viajes a las islas. Y todavía más hace que me afiance en la desconfianza el hecho de que el tal Monago, en vez de sacar a la luz pública documentación que avale y justifique esos 32 viajes a las Islas Afortunadas en menos de año y medio, haya recurrido al sistema Pujol (pronúnciese con jota de jodido) a la hora de justificar tal derroche turístico. Perdón, turístico no, ya que los desplazamientos los hacía en clase business.

Y ésa es otra: los senadores tienen carta blanca para recorrer la piel de toro como toros rabiosos que salen al ruedo ansiosos por ver el mundo facundo; pero... se supone que lo hacen en beneficio de los ciudadanos, no en el propio. Sin embargo, no entiendo por qué, cuando yo he volado, siempre lo he hecho en clase turista, las más de las veces en líneas de bajo coste por que es más barato, y, en cambio, estos señores lo tienen que hacer en la clase más cara. ¿Cara de caradura? ¿Clase de casta?

¿Para qué coño nos sirve el Senado si no tiene función práctica? Durante años estuvieron a la caza y captura de algún sucedáneo que sirviese para dar sentido a organismo tan superfluo: cámara alta de las comunidades del Estado, filtro regulador de la prepotencia congresista, elemento de precisión en la alturas legislativas, etc. Porque lo cierto es que ellos, los políticos, no quieren quitarlo pues para ellos es muy útil como aparcadero de elefantes molestos y como refugio para Griñanes, Chaveses y otros aforados de similar ralea.

Bueno, a lo que íbamos, señor Monago: dice usted que tiene los justificantes de sus 32 viajes a las Canarias. Bien. Pues muéstrelos. Lo hace, yo me excuso; no lo hace, usted devuelve lo indebidamente gastado y se va a su casa. Por suerte para usted porque otros, por robar una gallina, van al talego, señor mío. Y usted ha robado más de diez mil gallinas. Presuntamente, por supuesto. Que es por lo que el pueblo raso está de ustedes hasta los cataplines (¿ve lo discreto que soy que no digo hasta los cojones?).

Porque sepa usted que los puteados contribuyentes tenemos motivos más que sobrados para estar quejosos, moscas y cabreados; vea: el diputado del PP por Teruel Carlos Muñoz Obón se ha visto obligado a dimitir después de que saliera a la luz que viajó a Tenerife a lo largo de los dos últimos años por motivos personales (o séase, para ver a Olga María Henao) y que cargó los gastos al Congreso. Y yo le pregunto, señor Monago, le pregunto, ¿ha devuelto Carlitos lo trincado? Porque lo que ha hecho tiene un calificativo bien simple: apropiarse de lo ajeno en beneficio propio. Eso es robar, ¿no? ¿Ha ido al talego?

Y, encima, un tío que, por el puesto que ocupa (inferior en categoría al tuyo, Monago), tenía que darnos ejemplo de probidad. Lo mismo que el Jorge Pujol, pronúnciese con jota de jodido y de joputa.

PS: Oye, Monago, cuando hables con ella, dale recuerdos. Con Olga María Henao quiero decir, ya sabes, la amiguita esa que, por aquellas fechas, tenías en Tenerife. Y a la que supongo que tendrías tiempo para saludar en algunos de tus 32 viajes que hiciste para servir a la Patria con cargo al Senado.

PPS: Para separar aún más a los políticos de los ciudadanos de a pie, sólo nos falta que salga ahora algún o alguna impresentable a mostrarle a otro impresentable su adhesión inquebrantable: la flor que le faltaba al ramo.

06-XI-14

(soneto ubérrimo XLI: Carlos Floriano)

Con estas declaraciones, Floriano,
te cubres de la más excelsa gloria:
¿Jaime Matas, ejemplar? Haz memoria
de las muchas hazañas del fulano.
Te pones a elogiar a un vil villano,
una rata que sólo es escoria,
un ladrón de la clase más notoria,
un bribón, no un honesto ciudadano.
Lo verdaderamente ominoso
es que este pollo, este Jaime Matas,
no haya devuelto su fabuloso
capital, malversado y vergonzoso;
y una vez, ya más pobre que las ratas,
no siga en talego por mafioso.

Carlos Floriano, en declaraciones a RNE ayer, miércoles, subrayó la "ejemplaridad" de Jaime Matas al ingresar en prisión con una condena inferior a dos años.

Era una especie de mafia lo que este impresentable, este Jaime Matas, había organizado en las Baleares; a la cabeza, el capo, él. Llenándose los bolsillos y estableciendo usos pujolescos que tanto daño han hecho al buen nombre de la democracia, a la convivencia de todos. ¡Y vienes tú, Floriano, a resaltar la ejemplaridad de su conducta por haber ingresado en prisión!

Pues te voy a decir, Floriano, que, de ejemplar, nada de nada. Ya la rebaja sustancial que se le hizo, de 6 años a 9 meses de condena, tiene un tufillo que me deja perplejo. A mí, al menos. Si se tratase de un robagallinas, yo no estaría de acuerdo con la rebaja pero tampoco me asombraría; tratándose de un exministro de no-sé-qué, expresidente de las Islas Baleares, expresidente del PP de las id., exconsejero de las id., exdiputado del Parlamento Balear y, sobre todo, pillo de siete suelas y carne de talego y, como tal, amigo de ciertos alguienes y algunos, pues, la verdad, tan soberbia rebaja me sorprende, me asombra, pero no me extraña en estos procelosos tiempos que nos ha tocado sufrir.

Claro está que a un robagallinas no le habrían rebajado ni un minuto puesto que no habría recurrido porque no tendría parné para pagar el gasto que tal recurso genera; con lo que se demuestra que la Justicia, aquí y ahora, es igual para todos y amén.

Pero, bueno, a lo que íbamos, este tío, este Jaime, si ha dado ejemplo de algo ha sido de sinvergüenza, de ladrón, de corrupto y de embustero ya que ha cometido, presuntamente, siete delitos de malversación de caudales públicos, un delito de falsedad en documento oficial, otro de prevaricación administrativa, uno de fraude a la Administración, uno de blanqueo de capitales y un delito electoral. Que se sepa.

¡Y vienes tú, Floriano, a ponérnoslo como ejemplo!

¡Ay, Dios mío!

Así os va. Tanto la Cospedal como tú es que estáis sembraícos del tó. ¡Eso es hacer partido, sí señor! ¡Pormover el voto, pero al rival. Oye, y ahora que caigo, ¿no seréis vosotros dos unos infiltraíllos de PODEMOS?

05-XI-14

(soneto lamentable CCVIII: A Fernández Villa)

Fernández Villa, líder sindical
minero y millonario ugetista,
amén de renombrado activista,
dice que un síndrome confusional
le ha postrado en el hospital,
lo cual le impide ir a la prevista
comisión en la cual este artista
iba a justificar su capital.
Sin embargo, el síndrome dichoso
no le impide seguir de consejero
de Hunosa a este humilde obrero,
por lo cual cobra su jornal goloso.
¡Qué líder sindical tan ingenioso!
¡Qué líder sindical tan pesetero!

Dedicado a don José Ángel Fernández Villa, millonario muy conocido por Asturias. ¡Para que luego digan que la minería no da dinero, eh? ¡Porque hay quien se forra! Y si no que se lo pregunten a este Tigre de papel... moneda.

La verdad, me está entrando un complejo de gilipolla de lo más preocupante; aquí los políticos meten la mano en la caja, se untan, trincan, se forran, ¡y no pasa nada! Ni devuelven, ni talego, ni desdoro. Al revés: hay casos en que, como no los trates con guante blanco, eres tú el que termina castigado, penado, dolorido y desdorado; las Leyes están hechas así por ellos.

Y no son sólo los políticos, no: los sindicalistas, lo mismo. O más. Y la alta alcurnia, también: me estoy acordando ahora de ciertos duquesitos que por ahí andan, sin su calle, con su parné, quiero decir, con nuestro parné, sin su vergüenza, que nunca la tuvieron.

¡Y sale la Cospedal a proclamar que el Gobierno no puede hacer más! ¡Y que ellos no pueden meter a la gente en la cárcel!

Pues mire usted, señora Cospedal, de acuerdo en que ustedes no pueden meter a la gente en la cárcel, PERO TAMPOCO PUEDEN SACARLA A BASE DE INDULTOS. ¡Ah, y tampoco pueden ustedes impedir que los sinvergüenzas y ladrones entren en ella porque son AFORADOS, es decir, porque tienen patente de corso que ellos utilizan para robar con toda impunidad a un pueblo esquilmado, hambriento y desesperanzado!

¡INDULTOS, NO!

¡AFORADOS, NO!

¡JUSTICIA, SÍ!

 

ADVERTENCIA:

Hoy, 06-XII-14, se ha cambiado esta página de inicio (HOJA DE HOY); la anterior ha quedado archivada en este enlace:

HOJAS DE AYER

en el apartado:

II) HOJAS DE AYER: TOMO 02 (desde 07-IV-12)

bajo el epígrafe:

De políticos, ruindades y bellaquerías (06-XII-14)

Para contactar:

elindependientedigital.es@gmail.com

(Se guardará el anonimato de quien así lo exprese)

 

 
Las opiniones vertidas aquí son de la exclusiva responsabilidad del autor; los cuentos, artículos, poesías, etc., están protegidos por la Propiedad Intelectual y el Copyright, y se prohibe su reproducción total o parcial sin el permiso del autor.