DE LO QUE DIGA EL GOBIERNO, NO TE CREAS LA MITAD; LA OTRA MITAD, LA DESECHAS POR ABSURDA. DE LO QUE NO TE DIGA, ¡CRÉETELO TODO!
HOJA DE HOY HOJAS DE AYER POESÍA CUENTOS ARTÍCULOS NOVELAS
el rincón de Lili
BLOG AMIGO: LILI Y EL MUNDO

08-V-15

(soneto ubérrimo CXV: Órdenes y desórdenes)

¡Y cómo desimputan, los jodidos!
Desimputan por pares! ¡A puñados!
Sobre todo cuando los imputados
son políticos (por ende, bandidos).
O ricos. O empresarios tenidos
por amigotes de los mencionados
y, por consiguiente, beneficiados
por los chanchullos esos tan manidos.
¡Y se van con la tela marinera!
¡Se quedan con la pasta de la gente!
¡Riéndose a mandíbula batiente!
¡Dejándonos jodida la cartera!
Y encima te dirá algún pollopera
lo guay que es la Legislación vigente.

Un juez ha desimputado a unos aprovechadillos de Caja Madrid, ya saben, los de las tarjetitas black. No, no gastaron mucho: 3'4 millones de euros en lujos de panza, bragueta y cara. ¿Y eso qué es en un país tan rico como el nuestro? En la acutal coyuntura, menos. De modo que no se queje por tales minucias y vayamos a lo que importa:

Seguro que el juez, como antes el fiscal Anticorrupción, que para eso están ellos, han seguido la Legislación vigente en nuestro actual Estado de Derecho, ya saben, la Legislación esa que permite aberraciones tales como el aforamiento que muchos políticos utilizan para robarnos impunemente.

Pues bien, ¿no va siendo ya hora de que la Legislación de marras se ajuste a las necesidades, requerimientos y premisas propios de un Estado del siglo XXI?

Lo que sí parece cada vez más evidente es que ni PP ni PSOE están por la labor, ¿verdad?

Lo más chocante es que uno de los aprovechadillos tiene, entre otras, las siguientes distinciones: Gran Cruz de la Orden de Carlos III; caballero de la Orden de Isabel la Católica; Gran Cruz de la Orden del Mérito Civil; Gran Cruz de la Orden del Mérito Naval; Caballero de la Orden de Leopoldo. A éstas ahora puede añadir las de Gran Cara de Caja Madrid y Caballero de la Orden de la Tarjetita Negra.

¡Vaya pollo! Quiero decir, pájaro.

05-V-15

(soneto ubérrimo CXIV: ¿Ley de Punto y Final?)

¡Ay, qué buena es nuestra Susanita!
Ha propuesto Ley de Punto y Final;
esto es, hablando en general,
que los ladrones se van con la guita,
no huelen talego ni de visita
y otra vez todo vuelve a ser normal,
prestos a trincar otro capital
y a que lo restituya santa Rita.
¡Y los de Ciudadanos tan contentos!
Y los de Podemos, ¡que ya veremos!
¡Pero, bueno, es que hay que ser memos
para tragarse tan torpes inventos!
Lo que de verdad nosotros queremos
¡es la tela y que se dejen de cuentos!

¡Y se ha quedado tan pancha!

¡Vamos a hacer esto y eso y lo otro para que estos robos no se vuelvan a repetir!

¡Pero, Susanita, si tan sólo en los cursos de formación han volado más de MIL TRESCIENTOS MILLONES DE EUROS!

¡Y en los eres, otro tanto!

Y por supuesto que se trata de que no se repita, ¡pero lo primero de lo primero de lo primero es RECUPERAR NUESTRO DINERO!

Incluso, fijate, Susanita, ni siquiera me importa que no vayan al talego.

Es más, casi que lo prefiero porque así no tenemos que mantener a mesa y mantel a una legión de canallas.

Mejor me parecería que un juez tipo doña Mercedes Alaya o similar los desplume como se despluman los pollos en mi pueblo: ¡arrancándoles las plumitas una a una hasta que no les queda ninguna!

Pero en vivo y en directo.

¡Y sin anestesia!

04-V-15

(soneto ubérrimo CXIII: PODEMOS y CIUDADANOS)

“PODEMOS y CIUDADANOS, los dos,
van a permitir la continuidad
en nuestra maltrecha comunidad
de una dictadura que, ¡por Dios!,
viene desde los tiempos rococós.
Por lo que rogamos por caridad
reconsideren tal barbaridad
y no nos atormenten más, adiós”.
(Comunicado recibido hoy
en esta andaluza redacción
y al que, como el director que soy,
mi más profunda adhesión le doy
y, conforme a la legislación
vigente, la debida difusión).

Miren, no nos tomen más por tontos, señores de Podemos y de Ciudadanos: ni responsabilidad, ni gobernabilidad, ni leches.

Esto que sufrimos aquí, en el sur, es una DICTADURA, así, con todas las letras y todavía nos faltan.

Y la venimos sufriendo más que la de Franco, que ya es decir.

Lo más sangrante es que se nos impone a partir del clientelismo. El cual, a su vez, está sostenido por el mangoneo de los presupuestos autonómicos.

¿Acaso no saben que están ayudando a auparse de nuevo a la poltrona a los reyes del mambo de los eres, los cursos de formación, la seudo-administración paralela, la corrupción urbanística, etc.?

O sea, a los que nos han colocado con el farolillo rojo europeo en educación, sanidad, empleo, sueldos, PIB, etc. Y a la cabeza en corrupción, paro, umbral de pobreza, hogares con dificultades para llegar a fin de mes, listas de espera hospitalarias y la madre que parió a Peneque.

Señores de PODEMOS y CIUDADANOS, lo vuestro es TRAICIÓN al Pueblo Andaluz

03-V-15

(soneto ubérrimo CXII: ¿Se acuerdan de la Bibi?)

Oye, Presi, aquella zascandila*,
tal Bibiana, vividora del cuento,
en hacer tonterías ¡un portento!
pues hacía a diario una pila
ya que era un poquillo lila,
¿sigue cobrando gran emolumento
y viviendo gratis en aposento
con el maromo que se la ventila?
Lo digo porque estoy un poco harto
de que vivan a mi costa carotas,
estúpidos, torpes y medio idiotas
llevando vidorras como de infarto,
rascándose sus ilustres pelotas,
sólo por ser políticos (¡lagarto!).

*zascandila: femenino bibiánico de zascandil.

Esta tuvo el honor de ser una de las ministras de ZP porque su papi era quien era. Entre otras ocurrencias, la nena se empeñó en enmendarle la plana a Cervantes y sus cuates pretendiendo ampliar nuestro idioma con palabrejas tales como parturienta/parturiento, hiena/hieno, lesbiana/ lesbiano, etc.

También fue notoria su afición a las ciencias del medio ambiente y, muy especialmente, a la Geografía Aplicada: acometió un mapa más exacto que el de Piri Reis. No, el de la Bibi fue sobre el clítoris; por supuesto, de la mujer y del hombre, que para eso está la igualdad. Sí, con nuestras perras.

Cuando los españoles tuvieron el buen sentido de sentar a su ZarraPastrosa calamidad en el Consejo del Reino, la Bibi encontró acomodo fastuoso en Nueva York, en donde entre todos le costeamos un rumboso nidito de amor en el barrio más chic y caro de la Gran Manzana.

No, nada, en realidad, nada, en verdad, nada. Nada de nada. ¿Qué podía hacer la pobrecita?

Bueno, eso sí. Con su maromo, claro, cuya manutención también corría a cargo nuestro.

No, si eso es lo que quiero saber: si sigue todavía chupando del bote o la han mandado al paro. Como en el paro están más de cuatro millones de españoles.

Sí, en gran parte gracias a las ocurrencias e incompetencia de ella y sus coleguillas.

Sí, políticos los llamamos. A sus coleguillas, digo.

02-V-15

(soneto ubérrimo CXI: Castizo PODEMOS)

Ejemplo de lo que llamamos casta
lo tenemos en PODEMOS, partido
déspota, clasista y enriquecido
hasta extremos de decir ¡ya basta!;
partido que se muere por la pasta
sin que explique de dónde ha salido.
Además, ya es de todos sabido
cómo el jefe, Pablo, se las gasta:
el Monedero, ¡a la puta calle!;
el Errejón, ¡que sigue en su sillón!;
la Tania, ¡a rezar a san Antón!
(o Antonio, no importa el detalle);
y el partido, partido en un valle
de terrores, silencios y opresión.

Ha defenestrado a Monedero, su amigo de siempre.

Ha mandado a Tania a rezarle de nuevo a san Antonio, el patrón de las mozas en busca de maromo.

Es que quien pone en peligro las perspectivas de Pablito se la juega. No en vano este pollito ha sido el profesor que enseñó el camino al gran líder de la democracia venezolana, el comandante Hugo Chávez, el dictador golpista antecesor del maduro del que gozan por allá hoy día.

Sin embargo, lo más lamentable de todo es la calidad humana de quien impone el terror: un monigote subproducto de cierto mundillo universitario que se considera héroe magnífico de algún reino imaginario.

¡Que Dios nos pille confesados! Pues el peligro existe: hoy hay casi unanimidad en considerar a Hítler un monstruo; ¡en su tiempo lo vieron como un Führer!

30-IV-15

(soneto doloroso CCXVII: ¡Vaya par de diez!)

¡Vaya par! Los quieren desaforar
y que sean juzgados por ladrones
y que sin ningunas contemplaciones
vayan donde tenían ya que estar.
Sin embargo, este dichoso par,
pues no quieren atender a razones
y se pegan, los muy sinvergonzones,
a sus ruines poltronas sin dudar.
¡Qué ejemplo están dando los señores!
¡Vaya padres de la Patria más chulos!
¡Unos impresentables cachirulos
que son, en verdad, unos malhechores
diestros en mentiras y disimulos,
vacíos de virtudes y valores!

Si es que para cualquier puestecillo en la administración te exigen estudios, titulaciones, méritos, experiencia y la Biblia en pasta.

Para político, nada.

Rien de rien.

Si acaso, que lamas bien el traserillo del incompetente de turno. O le des por él, que haberlos haylos.

Así nos salen los sinvergüenzas que nos salen en puestos claves de la citada y prostituida administración.

La joya de la corona actual, lo pasado en Andalucía. Trasplantado a Madrid en busca de impunidad. Impunidad que, al parecer, no tiene visos de cesar.

Y ni devuelven lo trincado, ni van al talego, ni dejan el coche oficial gañotero.

¡País de caras!

Y de tontos.

¡Qué digo tontos: de gente de bien, que trabaja de sol a sol, vive con el agua al cuello, practica la honradez, no logran rematarle el buen humor y, ¡encima!, hasta vota a estos ineptos que con tanta eficacia nos han puesto en la presente coyuntura y con tanta habilidad nos han echado la culpa de sus latrocinios!

¡Ah, por cierto, saluditos a Manolo Chaves, don José Antonio Primo de Riv, perdón, Griñán, Gasparito Zarrías, Mar Moreno, Pepe Antonio Viera, Antonio Fernández, Paquito Guerrero (el del chófer, la coca y las putas), Antonio Rivas, Martín Soler y, ¡tatachinnn!, Juan Lanzas!

Todos ellos tan ricamente en libertad.

 

ESTE OPINIONARIO HA PERMANECIDO CERRADO DIEZ DÍAS POR INVENTARIO

16-IV-15

(soneto ubérrimo CX: Perdidos)

Ya lleva Zapatero una semana
sin perpetrar ninguna tropelía,
¿qué te pasa, Zeta Pe, vida mía,
que no jodes, jodido, la marrana?
¡Ah, qué tiempos, en que cada mañana
tu nueva tontería nos traía!
¡Ah, qué tiempos, en los que cada día
ansiábamos zurrarte la badana!
¡Y ahora, cariñín, estás perdido!
¡Perdido sin agenda ni encomienda!
¡Te pierdes la electoral contienda
y corren sobre ti velo tupido!
Y sobre Moratinos, el querido.
Y el petit Nicolás, aquella prenda.

Tampoco sacan en campaña a don Manuel Chaves, el ínclito ex presidente de la Junta andaluza. Tampoco al otro ex, don José Antonio Primo de, perdón, Griñán, don José Antonio Griñán. Ni a la Maleni, con lo graciosa que es ella hablando. Ni a Arfonsito, el hermano de Juanito, con lo que sabe este tío. Ni al Gasparillo, el virrey de Andalucía. Ni a la Mar Moreno, gloria bendita ella.

Pero a los que echo más de menos son a ZP, a Moratinos y al pequeño Nicolás.

¿Cómo? ¿Que no era del PSOE el petit? ¡Ah, pues yo me creía que sí! Como da la talla.

No, no, si ya sé que la ex concejala de cultura del Ayuntamiento de Valencia la da más aún.

La alcaldesa, ni te cuento.

12-IV-15

(soneto ubérrimo CIX: Con las manos en la masa)

Jorgito Pujol cogió el PC
para dar el consabido cambiazo
y los millones, a cada bandazo,
al suelo caían ¡que para qué!
¡Tan repleto estaba de parné
procedente de tanto pelotazo!
¡Menos mal que, gracias al chivatazo,
él pudo organizar el paripé!
¡Y ahora, al pobre lo han pillado!
¡Cogido con las manos en la masa!
¡Porque puso tan solo la carcasa!
¡Le han puesto un multazo de cuidado:
veinte mil euros que le han soplado!
Para lo desfalcado, ¡vaya guasa!

Algún lumbrera, o a saber, dejó con plenipotenciaria libertad a Jorgito, vástago mayor del uñitas Jorge Pujol el viejo, ya saben, el famoso ladrón catalán.

El mozo, apenas cayó en la cuenta del uso que podía hacer de tal libertad, obró en consecuencia: dio cambiazo al ordenador que guardaba registro de sus trapacerías y trapicheos y puso en su lugar uno viejo.

Como la pela es la pela y el nene va sobrado, el PC del cambiazo, además de viejo, no tenía información; lo que dio lugar a que los de la agencia tributaria pusieran el grito en el cielo y clamaran como claman ellos cuando huelen euros escamoteados.

¿Y saben vuestras mercedes la multa que le han cascado al polluelo por tan sucio y desleal asunto?

¡Veinte mil euros!

O sea, se libra de una cárcel a la que nunca irá y todos lo sabemos, de tributar cantidad cantidubi, y de pagar la multa que le habrían puesto a usted si usted hubiese sido lo suficientemente sinvergüenza para hacer lo que este pollo ha hecho ¡y le cascan 20.000 euros por todo ello!

¡VEINTE MIL EURAZOS!

Qué vergüenza.

A esto lo llamamos irse de rositas.

Y a esta Justicia, de los poderosos. Que no digo que no sea legal, ¡ojo!, sino que las Leyes que la sustentan están mal hechas.

11-IV-15

(soneto ridículo CCXVII: ¡Qué bichos más lindos!)

¡Qué bichos más graciosos, las palomas!
¡Qué místicos, qué lindos, cómo cagan
desde esas alturas por las que vagan
sobre tu cabeza apenas asomas!
Y que no se andan con simples bromas
puesto que cagan mucho más que tragan;
ingratos bichos son, que así pagan
el amor y cariño que les tomas.
No podría vivir sin tales bichos;
dedicándonos mutuos atropellos:
tributándoles dichos, los más bellos;
cagando sobre mí los susodichos;
pendiente de su culo y sus caprichos;
soñando que les retuerzo sus cuellos.

Sólo te pido, Señor mío de los Milagros, que permitas que una paloma grande y con una buena diarrea suelte toda su carga encima de los que son estos días mis políticos favoritos, o sea, de Chaves y Griñán.

Y que se limpie el culo con la coleta del Coletas.

Bueno, y ya puestos a pedir, ¿qué tal una normalita encima de la Susi?

Oye, y si no es abusar y tienes a mano buen material por Cataluña, ¿sería posible que te acuerdes de Mas el Astuto?

Sí, sí, ya sé que es punto menos que imposible porque todos van siempre en coche oficial, que para eso se los pagamos, pero es que Tú eres muy milagrero y eso, ¿no?

10-IV-15

(soneto doloroso CCXVI: ¡No hubo plan, hubo fraude!)

¡Vaya consejero más enrollado!
¡Vaya presidente más eficiente!
¡Vaya carota que tiene la gente!
¡Vaya rostro que tiene el imputado!
Huyendo se metió en el senado
y de tal manera fue diligente
que casi sin meter toda la frente
¡ya tenía su culo asentado!
Y aforado continúa hoy día.
¡Y dice que no hay plan, el jodido!
¡Pues, entonces, por qué te has metido
en tal cobijo con tal villanía?
¡Ineptitud, ruindad y cobardía
joyas son que te engalanan, bandido!

Dice un señor: "No hubo un gran plan, hubo un gran fraude!"

No, señor, no: hubo un gran plan, hubo un tremendo fraude, hubo una grandísima incompetencia, hubo un montón de sinvergüenzas, hubo un convencimiento absoluto de que lo público era de vuestra pertenencia, hubo una traición vergonzosa al pueblo.

Y hubo un facazo rejoneao a la democracia.

Por lo que la Historia os juzgará a tí a tus descendientes.

Y a la camarilla de tres o cuatro casos puntuales (que han resultado ser más de trescientos y continúa) que tal oprobio habéis traído a un partido que no os merece.

A un pueblo honesto.

A una región que sigue de rodillas.

(soneto ubérrimo CVIII: ¡Ay, no, no, no!)

Alí Papá Chaves y su cuadrilla
con su sucesor, ese tal Griñán,
han comandado el tremendo clan
que nos sopló perras y calderilla;
con este dineral esta pandilla
compraron los votos según su plan,
con los que reinaron y reinarán
desde su madriguera de Sevilla.
¡Y nadie al trullo va, ¡ay!, no, no, no!
¡Viven en libertad, ¡ay!, sí, sí, sí!
¡Y no devuelven , ni esto así!
¡No pasó nada y sanseacabó!
Pues todos son unos hombres de pro,
¡de procesos! Que no veréis aquí.

No es por nada, pero con unos 3.000 millones de euros se pueden hacer muchas cosas; entre otras, comprar millones de votos.

Votos con los que, a través de una pretendida democracia, se perpetúa una especie: el señorito andaluz.

Este señorito no es el mismo del franquismo, ¡qué va! Ahora es peor: es el nuevo rico socialista que se ha encontrado con la mesa puesta y el talego ajeno en el bolsillo propio.

Así nos va: cerrando el furgón de cola de Europa. Imparable. ¡Hay dinero pá asá una vaca!

Andalucía, imparable.

Otrosí: por un lado tenemos el criterio de una jueza, doña Mercedes Alaya. Según éste hay motivos suficientes para inculpar a este par, con todo el desdoro que ello conlleva para el supuesto honor de los tales. Y el riesgo para la propia jueza.

Por otro lado tenemos las protestas y jabones de los imputados: "Tengo la conciencia muy tranquila", "Yo no sabía nada", "Me enteré por la prensa", "Eso caía fuera de mis competencias", "Yo soy inglés, me acuesto a la una y me levanto a las tres", etc.

Con tales datos y teniendo en cuenta, además, que la palabra de estos pájaros tiene el valor que tiene la palabra de un político, ¿usted qué piensa que pasa aquí, amigo?

06-IV-15

(soneto lamentable CCXVI: Vacaciones empalmadas)

¡Pues qué bien! Los duquesitos de Palma
a gastar nuestras pelas se han ido;
en la Toscana han puesto su nido
estos pájaros de cuenta y del alma.
Y dicen que el duque muy bien empalma
cuando se sabe muy bien protegido;
pues ella debe estar con su marido
satisfecha, gozosica y en calma.
¡Porque llevan escoltas, cantidad!
¡Que nos cuestan nuestras buenas perritas!
¡Qué vidorra se raspan los perlitas!
¡Cómo gozan de nuestra necedad!
¡Protegidos y en plena libertad!
¡Y encima van a irse de rositas!

Desde luego que no les comprendo. Cada vez menos.

Con lo que la generosísima Caixa paga a la señora, ¿esta tiene para pagar hipoteca y gastos?

¡Ah, que ya no tiene hipoteca! Ya. Bueno, pero tienen fianzas y cosas de esas, ¿no?

Y no se privan de nada: cuatro retoños en colegios de primerísima, ¡con lo caros que son!

Añádale los gastos de vivienda y mantenimiento en Suiza, ¡con lo cara que está la vida allí!

Súmele las minutas de abogados, viajes, hoteles, y demás, ¡que te cobran con solo decir buenos días!

¡Y ahora estos caras se me presentan en la Toscana, gastando a todo trapo, fardando más que el Cachuli y viviendo a cuerpo de rey!

¿Con qué dinero pagan?

¡Ah, ya, así sí! Pues yo habría preferido gastarme ese pastón en unas vacaciones para mí; al fin y al cabo, ¡es mi dinero, no?; el tuyo también, picha.

Y que ellos, la parejita, claro está, pasaran unas vacaciones a la sombra. Como debe ser.

Que esas sí se las pagaba un servidor.

Con todo el gusto del mundo.

(soneto ubérrimo CVII: "Aportaciones catalanas universales")

De las aportaciones catalanas
a nuestra cultura occidental
tenemos, a saber: El Escorial,
El Quijote, Hamlet, las almorranas,
el cine, el coche, las sevillanas,
las pastillas de jabón a real,
el tango, el derecho procesal,
el Taj-Majal y las fiebres tercianas.
Y prueba incontestable y contundente
de que esto es así y no de otra forma
es el hecho de que esta plataforma
solicita al gobierno pertinente
subvención generosa y competente
para vivir del cuento como norma.

El desgobierno de Mas el Astuto ha subvencionado con 10.000 euros el engendro titulado "Aportaciones catalanas universales".

Esta vez la subvención ha adoptado la modalidad de compra de 200 ejemplares a 50 euros del ala cada, porque allí sobra la pasta y porque tú te lo mereces.

El engendro detalla las aportaciones más importantes con que Cataluña ha contribuido a la cultura de occidente.

Entre otras, el Kamasutra.

Faltan.

Entre otras las que se ofrecen en el soneto de arriba.

¡Ah, y la gran cagada: el librongendro "Aportaciones catalanas universales"!

Que es por lo que te solicitamos, Javierillo Trías, una subvencioncita de 12.000 euros.

Para seguir viviendo del cuento y a costa del erario público. Porque las pelas han salido del bolsillo del contribuyente, o sea, de nosotros, es decir, de todos los españoles.

Con perdón.

02-IV-15

(soneto ubérrimo CVI: ¡Borrico, con los caprichos!)

¿Cómo es que no le paras los pies
a este pedazo de cabronazo*?
¿Por qué no le arreas un trompazo**
que le vuelvas la cara del revés?
¡Tirando nuestro parné, ¿no lo ves?,
el poco que escapó del pujolazo!
Además, el zoquete es un coñazo
engreído, pedante y descortés.
Por malversación de nuestros caudales
el pollo va derecho al talego;
con su señera, su astucia y su ego,
que es mucho el que tiene este mochales.
Y al salir del talego el vivales
¡al talego otra vez por burriciego!

*sin mala leche, sin ánimo de ofender, exigencias de la rima
**en sentido figurado, nada de violencia

¿Se lo imaginan? El presentador agarra el micro que baja del techo y, a grito pelado:

—¡Aquí, a mi derecha, Mariano el Rompeeeeeedorrrrrr! —Estruendo atronador. Presentador, a grito más pelado:— ¡Y aquí, más a la derecha, Arturín el Aaaaaaaaastutooooooo! —Vocerío impresionante. El Palau, que se viene abajo.

A continuación, en el primer asalto ya, el Rompedor se deja ir hacia el Astuto y le da tal mascá que me lo tira panza arriba.

Todo legal y muy deportivo, ¿eh?, pero ahí me tienen al Astuto hecho una cucaracha fuera de combate.

En fin, si es que no se puede concertar tal combate, nuestro excelente Gobierno sí que podría, al menos, denunciar a este pollo por malversar el dinero de todos los españoles, llevarlo a juicio y meterlo en chirona.

Y si alguien afirma que la legislación vigente no contempla que pájaro que se dedica a incumplir la Constitución vez sí (asuntillo de la enseñanza del idioma, por ejemplo), vez también (asuntillos embajadas catalanas, referendos varios, administraciones ficticias, organismos autonómicos anticonstitucionales, etc.) con grave deterioro económico no está cometiendo delito de malversación de caudales públicos, pues que se ponga gafas porque está mal de la vista, y que vaya a que le vean las entendederas porque está mal de la azotea.

Y, aparte de todo ello, hay que considerar el hecho del deterioro que ocasiona a la incipiente recuperación económica de todo el país.

El astuto caprichito de un zoquete.

01-IV-15

(soneto ubérrimo CV: ¿Un país legal? ¡Ja!)

¿Cuándo va a entrar Rato en el trullo?
¿Cuando tenga las barbas por los pies?
¿Cuando cumpla los mil doscientos tres?
¿Cuando pierda su insultante orgullo?
¿O tal vez, como dijo Perogrullo,
cuando el mundo se vuelva del revés?
Pero es claro que no este mes
merced a este o aquel chanchullo.
Y con Chaves y Griñán es igual:
dos pollos que sus coleguillas son
y que intentan no entrar en prisión
forzando leyes de forma inmoral.
¡Y quieren que creamos que es legal
en un país legal tal situación!

Hay delitos y delitos. Algunos tan imperdonables como los de Juana Chaos, Bolinaga o el Ternera.

Si el personal ve cómo el estamento jurídico se remanga y apresta para convencernos de que su puesta en libertad es moralmente deleznable pero jurídicamente correcta, la credibilidad de la Justicia en tal país sufre un duro golpe.

Si luego vemos casos en los que personajes o personajillos salen indemnes tras cometer delitos tan imperdonables como es meter la mano en la caja pública, pues, ¿qué quieren que les diga?

Y si, para colmo, el personal se percata de que ningún euro emprende el camino de vuelta al redil, pues, ¡el acabose!

Rato, Blesa, Urdanga, la infanta, Matas, Chaves, Griñán, Zarrías, Hernández Moltó, Guerrero, Lanzas y un larguísimo etcétera son cuentas sangrantes en este rosario doloroso que está sufriendo el pueblo español.

Ese mismo pueblo acribillado por los desahucios, las preferentes, testigo mudo del despojo de las cajas, de los eres y los cursos de formación, de las emarsas y la connivencia de políticos y constructoras, de, en fin, esta desvergüenza nacional que se empeñan en colarnos como democracia.

Por todo ello te pedimos, Señor de la Justicia celestial, que tengas a bien meterlos de una vez en chirona ya que la terrenal nuestra no sabe, no contesta.

31-III-15

(soneto ubérrimo CIV: Sugerencias)

¡Pues no me gusta el Carlos Floriano
y no me gusta la tal Cospedal!
Carlos no tiene pinta de legal
y sí de quien jura riendo y en vano.
Cospedal el pelo con torpe mano
nos tomó a todo el personal;
además, tiene porte señorial
y gesto acre, falaz y lejano.
Y ustedes, señores míos de mi alma,
no nos engañan cuando se os ven
las intenciones en un cien por cien.
Y en esto éstos se llevan la palma.
Así que recuperad seso y calma
y dejad a los dos en el andén.

Miren, no dudo de que serán muy buenas personas, excelentes administradores, honrados a carta cabal. Los dos. Más guapos que Aznar. Seguro.

Sin embargo, en política, como en el mundo del cine, la fachada es de lo más decisivo; sobre todo, a la hora de votar.

¿Y qué quieren que les diga?

Veo a doña María Dolores y mis ganas de votar pasan a diferido y en cigarral. Veo a don Carlos y se me quitan del todo.

Me pregunto, ¿por qué no ponen de una vez las listas abiertas y que cada cual vote a quien le inspire mayor confianza?

Otra cosa, ¿por qué meten a los políticos amortizados en las empresas públicas? ¿No hemos tenido ya bastante con su afortunadísima gestión en las cajas de ahorros, que en paz descansen?

Cuando un político cesa en su actividad pública debe buscarse las habichuelas por su cuenta y no vivir de la sopa boba en puestos remuneradísimos, rascándose los cataplines y mejor así. Y, encima, con el riesgo añadido que supone un político en una empresa.

Del caso Zapatero mejor me callo, porque es que hay que ser gilipollas para dar tal cargo de responsabilidad a un zoquete como éste. Pero, claro,

Spain is different!

Nota: por supuesto, lo de votar al PP es un decir; como lo es votar a cualquier otro. Excepto a Podemos, CiU, ERC y unos cuantos más.

29-III-15

(soneto ubérrimo CIII: Los Sabalete)

¿Quiénes son la familia Sabalete?
Una ilustre familia socialista
que por haberse pasado de lista
ha puesto al partido en un brete.
Papi Blas es un viejo amiguete
de Gaspar Zarrías, aquel turista,
virrey absoluto, trapisondista,
bribón*, pedivotante y regordete.
Irenita, de profesión, presunta
con desaparición de más de un fajo*;
cheerleader de los alpes** sin trabajo,
y ex-poli-delegada de la Junta.
Y Silvita, ex-concejala adjunta,
nos vende sus braguitas a destajo.

*consúltese "Operación Barrado";
**alpes: agentes locales de promoción de empleo, o sea, administración paralela no funcionarial, riquísima fuente de forzados PSOE-votantes pagada con dinero público.

Doña Irene Sabalete ha dimitido como delegada de Empleo de la Junta en Jaén; ha pedido también su baja temporal en el PSOE.

Ha dejado memoria imperecedera: detenida por el asuntillo ese de los cursos de formación, que tanta pasta ha dilapidado de forma presunta, ha quedado finalmente en libertad con cargos.

Con ser lamentable la noticia, lo gordo es lo otro, lo de forzar la voluntad ajena cuando se ejerce el derecho democrático de votar; dicho de otra forma, lo de hacer uso de una administración paralela y no funcionarial, sino digital, para captar el voto a favor del PSOE.

En Andalucía existía la sospecha, casi seguridad, de que esto era así; ahora se corrobora.

¿Y qué?

Y na: cuando las aguas se hayan sosegado, la nenita, que nunca salió de casa, y otro trinqui-carguito para ella.

Porque aquí nunca pasa nada: la oposición carece de iniciativa y espera que las bolas se las pongan como se las ponían a Fernando VII.

El poder, como quien oye llover.

Nosotros, la escoria, pues eso, venga a aguantar eres, cursos de formación, chiringuitos, enchufes, sociodictadura, cultura de caspa y rasga, vagón de cola de España, farolillo rojo europeo, vergüenza universal.

24-III-15

(soneto cojonero CCXVI: ¿Se sabrá?)

¿Algún día se sabrá cuánta pasta
nos han birlado de nuestros bolsillos
estos despreciables politiquillos
a quienes algunos llaman la casta?
Fieros ladrones hasta decir basta
nos han dejado en los calzoncillos,
nos han robado como a pardillos
usando una legislación nefasta.
Legislación tramada a su medida,
compendio de donaire y privilegio
de tal forma que es casi sacrilegio
o empeño casi siempre suicida
que cumplan la condena merecida
o tengan un escarmiento egregio.

Desde el momento en que se sentaron en los consejos de dirección de las Cajas de Ahorro, éstas estaban sentenciadas. Cuando dieron con el truco de unificarlas y sacarlas a bolsa como bancos, sus ahorros de usted, amigo mío, estaban en el punto de mira.

Con estas zorrerías llevadas a la última expresión, dejaron el suelo patrio hecho un erial lastimoso. Por medio, algunos hitos harto difíciles de superar: las preferentes, por ejemplo; las hipotecas, por otro.

Entonces, diestros como son en las artes de la vida, le echaron la culpa del desaguisado al tonto del pueblo: "Es que habéis vivido por encima de vuestras posibilidades".

Y ellos, los listillos de la clase, ahí están, hinchados y felices como pavos reales; disfrutando del producto de nuestro desplume.

Y si no me creen, vayan, vayan y pregúntenle a Juan Pedro Hernández Moltó, que no me dejará mentir. O a Rodrigo Rato Figueredo, buen tañedor de campana, como es. O a Chaves y Griñán, dos por el precio de uno. O a tantos y tantos otros aforados que por ahí pululan.

Por calles, gusaneras y alcantarillas de esta nuestra sufrida y despellejada piel de toro.

Fíjense cómo será que hasta estoy seguro de que Monago no fue a las Canarias a folgar la pava a nuestra costa, sino a trabajar como el responsable y sudoroso padre de la Patria que es.

24-III-15

(soneto ubérrimo CII: ¡Ladrones a la calle!)

Tal florecen los campos con las flores
en las primaveras esplendorosas,
tal en nuestras audiencias farragosas
crecen las prescripciones sin rubores.
Políticos son los saqueadores
que se van, no de rositas, ¡de rosas!
con sus sisas, sus timos y sus cosas,
sin castigos, enmiendas ni temores.
Que son ellos quienes con sus proezas
nos muestran el camino a seguir
para labrarnos un gran porvenir
pleno de honores y de riquezas:
únicos fines, según sus cabezas,
por los que vale la pena vivir.

La Fiscalía Anticorrupción (habría que estudiar si es el nombre más adecuado), en defensa de los intereses de doce presuntos ladrones del caso eres, ha pedido a la jueza doña Mercedes Alaya que los exculpe por prescripción.

En Estados Unidos, casos tan complejos como, por ejemplo, el de Madoff han sido juzgados y sentenciados en menos de un año.

Aquí, mientras no se concedan más medios a la administración de Justicia, debería quedar sin vigencia la prescripción de los delitos.

Los políticos al menos.

23-III-15

(soneto ubérrimo CI: Terra Mítica)

Don Eduardo Zaplana, que fue
el señor que en política entró,
dicen, para forrarse y se forró,
bien que nos tomó tupé y bisoñé
con su Terra Mítica, paripé
con el cual él sabrá lo que sacó;
entonces hubo quien lo denunció
pero se archivó, no sé por qué.
Hoy, diez años después, por fin empieza
el juicio por el presunto desfalco;
mas no contra él, poderosa pieza
y, por tal, inocente con largueza
y espectador a todo desde un palco,
fascinado por la humana flaqueza.

Documentándome hoy para abordar el presente soneto, he topado con la figura, mítica figura, de don Eduardo Zaplana.

Hay muchísimas entradas sobre este caballero; de ellas, poquitas las querría para mí. Ninguna, vamos. Salvo la que nos informa sobre su actual ocupación: Adjunto al Secretario General de la multinacional española Telefónica.

Y las que hacen referencia a su sueldo, por supuesto.

Recomiendo encarecidamente su lectura: vergonzosa de vergüenza ajena, por calificarla con lenidad.

Tal vez en ellas encontrarán algunas razones para entender ciertos resultados de las elecciones andaluzas; en concreto, la derrota tremenda del PP y el ascenso vertiginoso de Podemos.

Y es que en la actual coyuntura se hace durillo de apreciar el esfuerzo de don Mariano para cegar las vías de agua que amenazan con hundir la nave.

Que se hunde. Pese a que el rumbo parece el adecuado y la marinería, aunque con sus nudillos escocidos todavía, da la impresión de haber aprendido la lección.

Queda sin explicación la estabilidad del PSOE, excepto por el hecho de que han sabido crear tantos intereses clienterales (eres, cursos, subvenciones, administración paralela, chiringuitos, etc.) que, con ellos solamente, ya tienen asegurada una cuota segura de mercado.

22-III-15

(soneto ubérrimo C: De tal rata, tal ratón)

Olegario Pujol tiene una hacienda,
una hacienda de mucho señorío
(con los millones que tiene este tío
viven como unos reyes más de un menda);
mas es hacienda que tiene trastienda,
quiero decir, que tiene mucho lío
con presunto blanqueo o desvío,
vamos: es, de negros, una merienda;
por lo que el fiscal Anticorrupción
pide que le embarguen unos millones
que el pollo trincó como comisión
por vender una torre de cojones*.
El papito nos resultó un ladrón;
el nene, más bribón que los ratones.

*con perdón, exigencias de la rima y eso.

La torre en cuestión es la antigua sede del edificio Prisa. El fundamento de la fiscalía Anticorrupción es la presunta evasión de impuestos. La cifra a embargar, cosa de risa: unos cuatro millones nada más. De euros, sí.

Digo yo, ¿y cómo un nene salido de la nada se aupó a tales cimas? ¿Es que acaso gozaba de alguna protección especial por algún motivo? ¿Algún santo pellejo lo había amparado bajo su bienhechora capa?

Lo cierto es que, mientras sí, mientras no, el señorito anda de acá para allá, libre como los pajaritos y con plena facilidad para amañar y destruir toda clase de pruebas. Cosa que, por supuesto, no va a hacer.

Mayormente porque un caballero no se presta a tales manipulaciones.

21-III-15

(soneto lamentable CCXV: Discretas palabras)

Discretas palabras, Dolce y Gabana.
Y los ponen a parir, los cabritos,
les embisten con dicterios y gritos
y a poco más les zurran la badana
por decir con claridad meridiana
y con unos modales exquisitos
aspectos ciertamente calentitos
y graves sobre la adopción humana.
Pero, ¿y la libertad de expresión?
Que hay quienes obran como prefieren;
mas si salen quienes con ellos difieren,
¡increpan sin medida ni razón!
Pues personas intolerantes son
y verdes para adoptar. Como quieren.

Dos homosexuales muy correctos estos, Domenico Dolce y Stefano Gabbana. Y sensatos. Y valientes.

Han osado expresar su apoyo a la familia tradicional y su oposición a las adopciones de niños por parejas homo.

¡Buenos los han puesto! A caer de un burro. Como chupa de dómine. Peor que a Barrabás.

¿Y por qué?

Pues por eso, porque han emitido su punto de vista en una sociedad abierta, moderna, progresista, aperturista y, por supuesto, democrática.

¡Ja!

Los progres (ya saben, esos que atacan todo lo que es carca, que, ¡qué casualidad!, es todo aquello que no entra en sus postulados), han puesto el grito en el cielo.

Cosa que pocos hacen cuando son ellos quienes ponen en solfa el punto de vista de los demás.

Se ve que lo progre es no dejar que los demás emitan su parecer.

Como en Venezuela. O en Cuba. O en Corea. Del Norte, por supuesto.

Pues desde aquí proclamo mi apoyo a estos dos señores tan valientes como ingenuos, o sea, don Domenico y don Stefano: mis respetos, señores.

19-III-15

(soneto ubérrimo XCIX: Ambulancias Tenorio)

¡Ambulancias Tenorio, porque sí!
¡Ele ahí, Ambulancias Tenorio!
Ya tenía todo el papelorio,
luego…, lo sabía, ¡ele ahí!
Y tú, Susana, ¿lo sabías, di?;
porque es un trato discriminatorio
o un caso de talento olfatorio
que ya quisiera yo para mí.
¡A ver esos cuatro sobres cerrados!
¡A ver si los abrimos de una vez!
¡Veamos quién se lo lleva! ¡Pardiez,
¡Vive Dios!, nos ha dejado helados…!
¡Pues pidamos cualquier otra sandez
y contratemos a los desplumados!

Un contrato. Unas normas. Cuatro sobres. Cuatro ofertas. Se abren dos. ¡Sorpresa! Cambiemos las normas y ya está.

Y ya está.

A todo esto, quien manda aquí, pues, eso, sin enterarse.

Se ve que va con el cargo. Sus predecesores tampoco se enteraban.

De nada, de nada, de nada.

¡Uy, si Chavez o Griñán se hubiesen enterado...!

¡Pues no son ellos nadie...!

¡Y, si no, Zarrías!

¿Gasparillo? ¡Ozú!

18-III-15

(soneto ubérrimo XCVIII: Un Rato de Bankia)

El juez reclama a una panda de pillos
ciertos millones, tela marinera,
que de manera canalla y artera
timaron a unos miles de pardillos.
El jefe de la panda, los bolsillos
los tiene llenos hasta la bandera
y no hay forma humana ni manera
de que devuelva unos cuantos durillos.
Y va el juez y les pone una fianza,
¡y viene Bankia y se la paga toda!
¡Vive Dios, que es donosa la chanza
y digna de choteo y alabanza,
hazaña es de boca de rapsoda:
pagar al ladrón pitanza y folganza!

Recuerdo al conde Mario: desplumó un banco, lo enviaron a chirona, salió del talego y ¡a disfrutar!

El Banesto se llamaba.

En los años del Zapaterato e inmediatamente posteriores parecía que se hubiese abierto la veda: los políticos vaciaban las cajas de ahorro a velocidad de vértigo, propiciado este inmenso polidesfalco por unas leyes ad hoc.

De entre la floresta de casos, uno: BANKIA.

Bueno, pues ahora, a trancas y barrancas y llevados por la amenaza de un pueblo al borde de la desesperacion, nuestros actuales dirigentes han intentado maquillar el asunto sin, eso sí, sin explicar quiénes se llevaron las perras ni devolver un solo real.

Sus motivos tendrán, ¿no?

Así que, viene un juez y dictamina una fianza de 800 millones de euros contra los directivos de Bankia que desplumaron presuntamente al pueblo español unos 22.000 millones de euros.

¡Y viene la actual dirección de Bankia y pone los 800 millones a tocateja! Se ve que para que los pobrecitos nenes no vayan a chirona por ladrones.

Amigo mío: si es usted uno de los preferentistas de Bankia, ¿lo entiende?, ¿entiende este asunto?, ¿intuye lo que le están haciendo?

Y otro amigo mío: si usted no es cliente de Bankia ni la madre que la parió, ¿acierta usted a comprender por qué no están ya en la cárcel todos los antiguos directivos, tanto de Bankia (Rato y cía) como de sus prolegómenos (Blesa y sus cuates)?

Porque yo no lo entiendo. Claro está, pero es que yo, con las cosas más sencillas, me hago unos líos de tres pares de cojones.

16-III-15

(soneto ubérrimo XCVII: PODEMOS irnos al garete)

Habéis llegado con el disimulo,
la artería, la trampa y la mentira;
el tiempo os ha destapado y, mira,
todo lo que decís me suena a bulo:
de mierda, pringados hasta el culo;
Pablito, un pirado que delira;
de trincones y carotas, la tira;
y cerriles, cual cabezas de mulo.
Y si, como profesores, de pena;
como consejeros, aún peor:
a Venezuela, de un puro primor
habéis dejado en la cuarentena;
vosotros, con la bolsa muy bien llena;
el hambre y la injusticia alrededor.

Habéis estado encauzando nuestro descontento, nuestra ira. Aprovenchándoos de ello para conseguir vuestros propósitos. Haciéndonos creer que también eran los nuestros. Utilizándonos. Manipulándonos.

Movimiento 15-M. Eme de caca.

Habéis aguantado vuestras cartas muy bien pegadas al pecho, sin dejarlas ver, sin darnos sino pistas falsas. Presumiendo de lo que no sois.

Nosotros sólo queríamos, y queremos, honradez; justicia; quien meta la mano, al talego con ella.

Vosotros no sois corderos de buena fe, sino lobos de colmillos retorcidos, agazapados, a la espera.

Y, pese a todo, el pueblo os votará. Y todos nos arrepentiremos de lo que no hemos sabido evitar. Ojalá que no sea así. Amén.

15-III-15

(soneto ubérrimo XCVI: Las elecciones andaluzas)

¿Lo que no habéis hecho en cuarenta
larguísimos años de dictadura,
vais a hacer en una legislatura?
No sé cómo. No me sale la cuenta.
Pues cambiar de Presi a Presidenta
no lo veo bastante sinecura:
tenemos un retraso de locura
y eso no lo cura esta parienta.
Otra cosa sería que cambiáramos
de partido en el poder, de una vez;
pero, claro, tamaña sensatez
sería preciso que la votáramos.
Y hace falta mucha más madurez
por estos nuestros andaluces páramos.

—Eh que la Zuzana eh mu echá p'alante. Ci ella 'ice que loh va a meteh por verea, eh que lo hace, ¡por ehtah!, ¡güevos tiene la tía!

—Pero, amigo mío, lo mismo dijeron sus maestros y predecesores, Chaves, Griñán, y mire usted, mire, mire, somos los últimos en todo lo bueno y los primeros en lo malo.

—No ce que cea ezo de loh prezoreh; pero a loh maehtroz ¡fú, como ar gato!, ¡er mejo par mata'ero, ci lo zabré yo! ¡Viva la Zuzana!

—¿Y de la corrupción, qué me dice, eh? Me da vergüenza ajena ver los periódicos.

—¡Ezoh zon otroh! ¡Mentira to'o!, ¡mentirica podrí'a! ¡Uhté' no ce crea ná'íca de lo que 'icen! ¡Mejoh entavía: hah como yo, que no ce leeh!

—¿Y la administración paralela?, ¿también es mentira?

—¿La minihqué?

—La administración paralela, ya sabe, todos esos votos pagados con nuestro dinero para hacer nada, porque los funcionarios de carrera ya lo hacen, bueno, harían si los dejaran.

—¿Veh, mi arma: puehtoh de trabajo! Y to'o porque loh ganduleh ezoh no dan ni gorpe, que ezo eh lo que paza!

—¿Sabe qué le digo? ¡Que me da la impresión de que va a votar a doña Susana!

—¡Cuche, cuche ehte! ¡Poh claro!

—Y, ¿trabaja usted?

—¡Que ci trabaho? ¿Que ci trabaho? ¡Poh claro que trabaho! ¿Uhté' qué ce cree?

—¿Usted perdone, amigo mío, usted perdone! ¿En qué, si se puede saber?

—¿Yo? ¡Poh en el zuhcidio, mira ehte!

¿El qué?

¡Er zuhcidio, er zuhcidio!

¡Ah, ya, en el subsidio! Claro.

12-III-15

(soneto cojonero CCXV: ¡Cabritos y, encima..., cabritos!)

¿Se apuestan que no les pasa nada
a los jueces que con tal rapidez
soltaron a la más odiosa hez
de la etarra y criminal camada?
¡Que se dieron prisa desesperada!
¡Que obraron con sucia sordidez!
¡Que les pagamos con esplendidez!
¡Que de puta: putones y putada!
Luego, para redondear faena,
cuando fueron a por el pajarito
¡no estaba! ¡Voló el señorito!
¡Para no cumplir, tal vez, la condena!
¡Ay, qué pena, penita, pena! ¡Pena!
¡Que tengamos tantísimo cabrito!

Viene Europa y nos envía una directiva marco de NO obligado cumplimiento; vienen unos funcionarios y pierden el culo por la prisa que se dan en aplicarla; viene el Tribunal Supremo y anula el despropósito; viene la Guardia Civil y se encuentra con que el pájaro ha volado.

¡Y les seguimos manteniendo!

¡Y no se les incoa un expediente y se les echa a la puta calle!

¡Uy, perdón, perdonen el exabrupto!

Pero los funcionarios están para servir.

Y el que no sirva, ¡al paro!

11-III-15

(soneto ubérrimo XCV: ¡Libres?)

Libres están como los pajaritos,
libres para engalanar las pruebas
o para aderezarse otras nuevas
o para hacerlas cien mil pedacitos;
porque, si son ricos los señoritos,
las pruebas en su contra son mancebas
que, si te place, a la cama llevas
o repudias por ciertos requisitos
¿Por qué tanta mesura con el Blesa,
con el Rato, el Mafo, el Urdanga,
los Pujoles, con Camps, con la Duquesa
y tantos que metieron mano y manga?
Y que a precio de saldo o de ganga
han arramblado con muy rica presa.

—No comprendo cómo ciertos pájaros siguen gozando ¡fuera de jaula preventiva! de plena libertad para destruir pruebas, realizar toda clase de ingeniería bancario-paradisíaca o amañar componendas a su antojo y placer.

—¡Ah, pero es que las Leyes son así, amigo mío! Nuestras Leyes lo permiten y amparan. Y lo saben sus abogados; que están pagados, dicho sea, con las plumillas del desplume.

—Bueno, pues, entonces, unas Leyes que conceden a ricos y poderosos tantas facilidades para conculcarlas, sencillamente, no nos valen. Son moralmente injustas.

—Hombre, no diga usted eso; al fin y al cabo, las han hecho ellos.

—¿Ellos? ¿Quiénes?

—Pues los que vamos a votar de aquí a nada.

—¡Pero si esos todavía no han sido elegidos!

—¿Y qué más da?

07-III-15

(soneto ubérrimo XCIV: ¡Yes, we can!)

Sabemos que todo sale a flote
porque Podemos se hizo partido;
si tal cosa no hubiese sucedido
no se habría montado el pitote;
y Errejón y su indigno amigote,
el tal Montero, habrían podido
seguir con sus pellizcos al descuido
y vivir a lo grande de gañote.
Pero, claro, salió el “Yes, we can”
y entonces todo se fue al carajo;
que trazar hubo un presunto trabajo
y, de excusas confusas, todo un plan.
Y a ello se puso todo el clan
con grosero cinismo y desparpajo.

Estos de PODEMOS es que son como niños: la hacen; si no los pillan, a reír; si los pillan, ¡Es que la tenéis tomada conmigo! Y, mientras, a criticar las pajas, existentes o no, en los ojos ajenos; aquellas que las vigas en los suyos les permiten entrever.

Lo peligroso es que juegan con el porvenir de nuestros hijos.

Y ya vemos a donde nos lleva su rumbo y norte: ¡a Venezuela!

Es de vergüenza ajena visionar vídeos en los que esta gente cuenta y no acaba las presuntas glorias del golpista Hugo Chávez, ¿recuerdan?, aquel que caballero a la grupa de un jeep rodaba por el centro de Caracas con una muletilla que no se le caía de los labios:

—¡Exprópiese!

Mientras con el dedo iba señalando lo más florido de la ciudad. Que, dicho sea, hoy carece de todo; aunque, esto sí, su índice de criminalidad está entre los más altos del mundo; así como su inflación, rondando el 60%.

¡Buenos profesores y mejores consejeros! ¡Sí, señor!

No es de extrañar que ciertas universidades españolas estén consideradas entre las más nefastas del mundo.

06-III-15

(soneto doloroso CCXV: ¡Y les volvemos a votar?)

No entiendo cómo los valencianos
siguen votando siglas que allí
les llevan robando con frenesí
no digo a dos sino a mil manos;
de la chola tienen que estar insanos
hasta el punto que tan sólo vi
en mi tierra, esto es, por aquí,
tierra de los políticos marranos,
los eres, los cursos de formación,
los Chaves, los Cachulis, los Zarrías,
donde, de todas las autonomías,
los ladrones tienen más protección,
y son vistos con consideración;
mas los dignos pasan las agonías.

¡Y nos quejamos los andaluces!

¡Ay, Dios, para pobrecitos, los valencianos! Bueno, y nosotros, también. Más, que se diría.

Llevan sufriendo dictadura, ¡la tira! Desde los noventa. De derechas, además, que es como más insoportable, más franquista, más facha.

Los han puteado de mala manera: el asuntillo Noos, Emarsa, Brugal, Gürtel, Rafael Blasco, Camps, la Castedo, Carlitos Fabra el del Aeropuerto, Hernández Mateo, los Televisivos con Lola Jonhson, Juan Cotino, los millonarios (ahora) de la CAM, el Monzó, Calatrava..., y ahí siguen, impasible el ademán, incansables el el servicio, inmunes al desmayo, vota que te vota, sí, señor, ¡como tiene que ser!

Como borregos prestos a prestarse para degüello.

Inocentes en el siglo XX; gilipollas en el XXI.

Pues Franco imprimió carácter.

05-III-15

(soneto doloroso CCXIV: ¡Estamos en año electoral!)

Igual que las flores en primavera.
O los caracoles tras la tormenta.
O los gemidos de la parturienta
cuando se le termina la espera.
Como los conejos de la chistera.
O los revolcones en una tienta.
O las arcadas de cualquier violenta
larga y desesperada vomitera.
Así, en época electoral,
los escándalos surgen por doquier.
Navajazos que se dan a placer
con la furia y crueldad de un vendaval.
Caudales guardados en el morral.
Medios en la lucha por el poder.

¿Y cuándo no? Porque, en España, o calvo o con dos pelucas.

Los eres, los cursos de formación, operación Púnica, Ignacio González, Alfonso Grau, Correa, Monedero, Errejón, Tania, los Pujoles, Marjaliza... Unos, nuevos; otros, segunda edición.

Luego, pasan las elecciones, ¿y qué?

Pues, eso: nada.

Hasta que vienen otras.

¿Y el Poder Judicial?

Pues, eso.

03-III-15

(soneto lamentable CCXIV: Ignacio y el chalé)

Si alguna vez tengo algún dinero
y me da por comprar, ¡ay!, un chalé,
demostrar cómo y cuando lo pagué
es lo más fácil del mundo entero;
pero si alguien me pone algún pero
o quisiera montarme un paripé,
mostraría cómo y cuánto parné
pagué por él al necio puñetero.
¿Y tú por qué no lo haces, Ignacio?
¿Por qué no nos enseñas los papeles
y callas las bocas de estos peleles?
¡Porque mira que pareces reacio!
O… ¿es que prefieres obrar despacio
para ver si se callan los lebreles?

¡Un chalé, jo, se me hace la boca agua!

¡Pero cuesta la tira de pasta!

¡Mira que no saber si es mío! Porque a lo mejor lo es...

¡Mira que no tener las letras de la hipoteca!

¡Mira que no ocurrírseme pedir un extracto bancario y asunto arreglado y bocas calladas y difamadores al banquillo y honra restaurada y punto!

¡Mira que si siguen escarbando...!

¡Mira que si pillos a chirona!

01-III-15

(soneto lamentable CCXIII: Noche estrellada)

En una noche infinita de estrellas,
nosotros somos la última mierda,
o sea, mierda que aunque se pierda
las noches seguirán igual de bellas
y allá seguirán estando aquellas;
que si a ti se te acaba la cuerda,
tú te vas y ya nadie te recuerda
apenas idas tus fugaces huellas.
Y no hay Dios que valga ni Mahoma;
ido, borrado, pasado te quedas;
motilla de polvo de polvaredas
de veredas perdidas de una loma;
ínfimo soplo, un baile de broma
en unas fantasmales arboledas.

¿Saben aquel que diu...?

(soneto ubérrimo XCIII: El Pasmo de León en los Andes)

El gran Cóndor de los Andes remonta
su vuelo sosegado y majestuoso!
¡El Pasmo de León! ¡El portentoso
cerebro de tan perdurable impronta!
¡La mente más sabrosa se apronta
a pasmarnos otra vez! ¡El fabuloso
caletre! ¡El genio más proceloso,
¡ay!, de su largo letargo desmonta!
¡Y allende los mares con Moratinos
a hacer las Américas se ha ido!
A verse con los Castro en su nido
y, luego, a deshacer desatinos
en Bolivia. Donde es bien sabido
que por sabios toman a los cretinos.

En un jefe de Estado la ingenuidad es imperdonable; si, además, es tonto del culo, insuperable.

Pues este señor se ha ido a las Américas; seguramente a establecer una especie de Alianza de Civilizaciones Bolivariana con sede en casa Bono, el afamado restaurante madrileño.

Y yo pregunto a quien corresponda: ¿Quién ha pagado su viaje?

Y me respondo: Soy gilipolla.

Y vuelvo a preguntar: ¿A los dos?

Y me respondo: Gilipolla doble.

Y, como soy masoca, sigo: ¿Y qué hace este tío en el Consejo de Estado?

Y me respondo: ¡Toma! ¡Pues cobrar! ¡Unos ciento cincuenta mil euros al año!

Y abundo: ¿Y quién se los paga?

¿No te dije que soy masoca? ¿Cómo dices? ¿Gilipolla, también? Por cierto, ¿se han enterado de que Evo Morales ha impuesto a nuestro bienamado expresidente la Gran Cruz de la Orden del Cóndor de los Andes? ¡A que mola?

Aunque para mí que le habría venido mejor la del Pájaro Bobo del Quinto Coño. Se habría hallado como más..., ¿cómo te diría?, como más en su ambiente, sí, mejor comprendido y todo.

25-II-15

(soneto ubérrimo XCII: La comisión de investigación)

El ladrón, junto a la Presidencia.
Los diputados, a sus pies, le miran,
remiran, requetemiran y admiran.
Y esperan. “Con la venia de Vuecencia;
le agradezco su digna presencia”
.
Los señores diputados suspiran,
aplauden y en sus escaños se giran
con muestras de tremenda complacencia.
“Y pues las dietas nos pagan con esto,
y a lo mejor hay grietas en el techo,
¡ahuequemos ala, hinchemos pecho
y vámonos al bar a echar el resto!
¡Y a presumir del trabajo bien hecho!
Se levanta la sesión, por supuesto”
.

Explicación para creyentes:

El ladrón se llama Jorge y su mujer, Marta; el presidente de la Comisión es el excelentísimo señor don Vegüenzajena.

Las dietas, a que se hace referencia, son las que cobran SS por asistir a la Comisión; y no me digan que no las cobran porque estos pollos no dan puntada sin hilo.

Se sienta el ladrón, en la poltrona de Presidencia, que le ha acercado, mullido y acondicionado don Vergüenzajena, el cual le acompaña, corteja y, muy servilmente, va solicitándole la venia para todo lo que sea que se le ocurra.

Sus Señorías, embobados, miran desde abajo la figura ladroncial. Mascullan excusas. Piden disculpas. Se sonrojan.

Don Ladrón se crece y lanza diatribas contra todo y contra todos, de lo cual, y muy a nuestro pesar, forma parte.

Con esto consideran suficiente el trabajo y en amigable mutis se largan hacia el bar a pegarse un lingotazo y reírse de nosotros y a nuestra costa y bolsillo.

22-II-15

(soneto ubérrimo XCI: ¡Por fin habló Monedero!)

Habló, en maratoniana jornada,
y presentó también una factura
y además aludió a una conjura
y, tras tanto hablar, no dijo nada.
Sí nos explicó que era una burrada
de trabajo, trabajo de altura,
muy difícil, de tremenda hondura,
un genial tour de force, ¡una pasada!
“Estuve a pique del patatús;
mas la confidencialidad dichosa
no me deja explicaros gran cosa
del tema, que vale eso más un plus.
¡Ah, y la prosa me salió preciosa,
mi palabrita del Niño Jesús!”

Estaba el zagal de la beca. Y el novio de la Tania. Y más niñatos, dicho sea con todo el cariño.

Un tal Alberto Casillas, venezolano y que, por consiguiente, debe saber de qué va la cosa, la lio; además, como era camarero, tuvieron que echarlo y por el camino a la calle perdió una pierna. Ortopédica. De las buenas, según dicen.

Entonces habló Monedero y no dijo nada.

Que es como decir que somos tontos y si nos explican que los niños vienen de París, pues allá que nos vamos a mirar debajo de todas las coles que nos encontremos.

Resumiendo, la tal rueda de prensa, total tomadura de pelo; el Monedero, más cara que espalda; los Trinquemos, más castizos que la casta; Hugo Chávez, muerto a Dios gracias; Venezuela, en la miseria; Maduro, entretenido con su pajarito.

Así que, allá ustedes.

 

ADVERTENCIA:

Hoy, 20-II-15, se ha cambiado esta página de inicio (HOJA DE HOY); la anterior ha quedado archivada en este enlace:

HOJAS DE AYER

en el apartado:

II) HOJAS DE AYER: TOMO 02 (desde 07-IV-12)

bajo el epígrafe:

PODEMOS: ¡Bienvenidos a la CASTA! (20-II-15)

Para contactar:

elindependientedigital.es@gmail.com

(Se guardará el anonimato de quien así lo exprese)

 

 
Las opiniones vertidas aquí son de la exclusiva responsabilidad del autor; los cuentos, artículos, poesías, etc., están protegidos por la Propiedad Intelectual y el Copyright, y se prohibe su reproducción total o parcial sin el permiso del autor.