DE LO QUE DIGA EL GOBIERNO, NO TE CREAS LA MITAD; LA OTRA MITAD, LA DESECHAS POR ABSURDA. DE LO QUE NO TE DIGA, ¡CRÉETELO TODO!
HOJA DE HOY HOJAS DE AYER POESÍA CUENTOS ARTÍCULOS NOVELAS
el rincón de Lili
BLOG AMIGO: LILI Y EL MUNDO

23-X-15

(Soneto ubérrimo CXLIII: Blesa y Rato)

¿Ves, Rato, como no pasaba nada?
Al Blesa ya le han sobreseído
y seguro que tú vas de seguido
y el pato no lo pagará ni el Tato.
Al juez que quiso poner barato
el pan, le han dado su merecido
y ya todo juez tiene bien sabido
dónde puede apretarle el zapato.
Si te fijas, estás en libertad
para poder hacer lo que te salga:
limpiarte con pruebas la entrenalga
o mover tus pelas a voluntad;
que en este país la legalidad
vale lo que alguien quiere que valga.

Si a uno lo dejan en libertad, total, ¿eh?, pues aprovecha para limpiar el estercolero; sobre todo si se barrunta que su libertad y sus dineros dependen del veredicto que emitan los inspectores del estercolero de marras. Que, cuando las ranas crien pelo, harán como que emiten.

¿El fallo?

Las Leyes actuales.

¿Nada más?

¡No, hombre, no! Y muchas más circunstancias que nos maliciamos.

(Soneto ubérrimo CXLII: La invasión de los bárbaros)

Una nueva invasión nos amenaza
de quienes viven en la Edad Media,
gentes representando una tragedia
en la que sirven de cebo y carnaza.
Una masa inocente se desplaza
movida por un terror sin remedio
desde un medio hostil hasta otro medio
tal que presa que escapa de la caza
en busca de nada, pues no existe;
burlados y temidos por los más
y portando el germen, además,
del futuro aún más negro y triste
por el odio ancestral que persiste
y persistirá por siempre jamás.

Vienen huyendo de una guerra que asola su país; la cual para mí tengo que no es casual sino originada y alentada por países árabes de bolsas repletas y ambiciones insaciadas.

Como caballitos de Troya, en medio de la carnaza inocente, van entrando y extendiéndose por una Europa sumida en su amable somnolencia.

Una presunta UE que, en vez de intervenir conjunta y masivamente aplastando el tumor primario, permiten que las metástasis se asienten y solapen a la espera de un futuro digno de un Imperio Romano en sus postrimerías.

19-X-15

(Romance XIV: ¿A dónde vas, don Rodrigo?)

—¿A dónde vas, don Rodrigo,
que con tanta prisa vas?
—Voy a ver mis sociedades
las del valle de Arán,
que dicen que un tal Montoro
cerca por allí está.
—¿Y qué pasa, don Rodrigo,
que ni color tienes ya?
— Pues que para mí Montoro
es peor que Satanás;
pues si Satanás me pilla,
sin alma me dejará;
mas si Montoro me coge,
¡me deja sin un real!
—¿Un real urdangarino
o un real del vil metal?
—De los dos, amigo mío,
que los dos son por igual.
Y a lomos de su Roll-Royce
vase don Rodrigo allá,
a salvar sus sociedades
a las que fuerzas del mal
las acosan, investigan
y las cercan sin piedad.
Muy cerquita, en Andorra,
gime y llora otro barbián,
Oriol ostenta por nombre,
que es un nombre catalán;
y dice entre sollozos,
bien oiréis lo que dirá:
—¡Ay, madre, que don Rodrigo
dice que no puede más
y si tira de la manta
jodidos nos dejará.
—Tranquilo, nene, tranquilo
—le responde su mamá—,
tranquilo, pequeño mío,
que esto también pasará,
¡pasarán días, semanas,
los años también se irán,
pero lo que hemos trincado
con nosotros quedará!;
porque no hay en España,
ni en Cataluña la habrá,
ley que a los de la casta
me los haga encerrar;
ni devolver una pela
¡amén ni nunca jamás!
Que las cosas bien atadas
las dejó mosén Aznar,
Isidoro antes que él
¡y ZP mucho más!

"Rodrigo Rato convirtió al comisionista de los Pujol en su socio clave inmobiliario".

"Siendo ministro fundó con Solá Castel dos sociedades en el Valle de Arán sin empleados ni ingresos".

http://www.elmundo.es/espana/2015/10/19/56240a84e2704efd1d8b45fe.html

(Romance XIII: El Padrino)

Miguel Blesa, Miguel Blesa,
¡qué pasa contigo, tío!,
¿disfrutando tus millones
libre como un pajarito!
Y es que en la vida, Miguel,
no hay nada como un amigo:
él te encumbra hasta la cima,
él te cuida en el martirio.
Supe que te has casado,
di, ¿fue Asnal tu padrino?;
que con tal padrino, Blesa,
no tienes mejor abrigo.
Aunque es de abrigo, también,
¡de abrigo y muy señor mío!,
los dineros que trincaste
con su amparo y su cobijo;
pues durante veinte años
fue tu valedor querido,
el hombre que te cuidó
y a cuya sombra has crecido.
Que te echen fiscales, jueces,
periodistas o pardillos,
tú tienes tu PP Mari
y con él vas bien servido.

Hay próceres con una habilidad especial para elegir a las personas equivocadas; pero, luego, algunos de estos próceres tienen una habilidad aún mayor para desmarcarse en la tormenta.

Y hablando de otra cosa, sigo sin entender cómo este señor, este Miguel, continúa en libertad haciendo y deshaciendo a su antojo y conveniencia. Si es que las Leyes así lo exigen, entonces las Leyes están peor hechas de lo que me maliciaba.

18-X-15

(Romance XII: El marqués de las Delicias)

El marqués de las Delicias
trincó unos cuatro millones
en un asunto muy sucio
de un banco que era muy pobre,
banco al que con sus perras
salvaron los españoles,
banco que habían robado
los políticos ladrones:
la antigua Caja Madrid
que Bankia tiene por nombre.
De estos cuatro milloncejos
el marqués, de mil amores,
separó casi uno de ellos
para cierto amigote,
¿y saben vuesas mercedes
quién es este ilustre prócer,
este soberbio patricio,
este brillante prohombre,
esta lumbrera eminente,
este trincón de este bote?
¡El mismo que con su firma
facilitó que el importe
desde la caja del banco
zarpase hacia su cómplice!;
que mientras que se lo cede
a sollozar casi rompe
diciendo muy conmovido,
y con la emoción a tope:
“¡Ay, amiguito del alma,
te quiero los dos cojones!,

—(esto lo dijo, te digo,
porque, como bien conoces,
se usa te quiero un huevo
al hablar entre bribones;
y en este caso expresa
el marqués que son mayores
las deudas de amor que tiene
y le echa muchas más flores;
pues sigue diciendo y dice
al amor de sus amores:)“—
¡Ay Rodrigo, mi Rodrigo,
ojalá tú también goces,
como yo de mis dineros,
tú con estas comisiones!”

Con gravedad don Rodrigo
asiente y por sus facciones
son más de ochocientas mil
en tropel las emociones;
y con muy grave semblante
al marqués así responde:
“—Rico no es quien más tiene
sino quien mejor esconde
sus dineros a la Hacienda
por
ars de birlibirloque;
un entramado de empresas
con un tontucio que pones
a que por ti dé la cara
y pille los bofetones
es mi dilecto consejo
¡y o lo sigues o te jodes!”.

¡Muy sabias palabras son
las de don Rodrigo, ¡jope!,
palabras con las que pongo
a este romance broche!

"El negocio del marqués de las Delicias: cuatro millones y el 20% para Rato".

http://www.elmundo.es/economia/2015/10/18/56212409268e3e92388b45d9.html

16-X-15

(Soneto ubérrimo CXLI: El incordio en el culo)

Dí, para suspender la autonomía,
¿a qué estás esperando, calzonazos,
a que Mas haga a España pedazos
o a que se rompa más todavía?
Porque es que, mentecato, cada día
que pasa contigo dando bandazos
sin que escosques cabeza, pies ni brazos,
más está España en la agonía.
Nada haces por temor a hacer algo
cuando mucho y sin demora hay que hacer
ya que las Leyes tienen que tener
un brazo, una cabeza y un hidalgo
que las respalde con tanto poder
que torne al insensato en galgo.

A estos reyezuelos, que las autonomías han hecho brotar como cardos borriqueros en un pensil florido, les das la mano ¡y se toman el cuerpo entero, te lo trocean y se lo meriendan con el resto de la tribu!

No: al burro, con el palo. No entienden otro sistema.

Y lo peor es que es contagioso: a este paso acabamos como la antigua Yugoslavia. Con la diferencia de que España es, según los historiadores con más enjundia, una nación desde los comienzos de la Edad Moderna. Eso sí, con un grano en el mismísimo culo.

Y con el correspondiente indeseable de turno. O iluminado, que también se les llama.

15-X-15

(Romance XI: ¡Adiós, doña Mercedes, adiós!)

El partido de los eres,
de los cursos y del paro,
de Invercaria y de Idea
al final... ¡lo ha logrado!:
se acerca, amigos míos,
el día del carpetazo,
del aquí no pasó nada,
el del amén, el del asco;
de la desimputación
de todos los imputados,
de las risas y chacotas,
de la vergüenza y del llanto;
el día del nombramiento
como andaluces del año
del tal Guerrero y su chófer,
que vaya par de borrachos;
el del currito Antoñito,
el impresentable zángano,
que ya era, sin dar golpe,
antes de nacer, erado;
de Lanzas, el asavacas
con euros a todo pasto
y el Gasparillo votante
con los pies, no con las manos;
de don Manuel fachendoso
como rico potentado;
de José Antonio el no-sabe-
ni-supo-ni-se-ha-enterado;
y también de Susanita,
tan inocente ella, claro.
Y el de la complicidad
de unos ciertos Ciudadanos
que no quieren decir pío
ante tan gran atentado.
¡Adiós, dinerillos míos!
¡Adiós mis euros soplados!
¡Jamás tantos euros fueron
por tantos tan bien trincados,
ni pueblo fue tan sufrido
ni tan vilmente robado!
¡Que a muerto doblen campanas!
¡O que llamen a rebato!
Nuestras gentes no merecen
que estos ladrones cantando
y de rositas se vayan,
¡en vez de cabeza al saco!

Doña Mercedes Alaya ya no es la instructora de cierto caso muy importante.

Hablando de otra cosa: ya sólo quedan la infanta, el infante consorte, el rato, el blesa, los pujoles, el mas, el camps, el sepúlveda, el crespo, la castedo, el alperi, el millet, el montull, etc., etc., etc. con las castañas en el fuego. Se les sacarán, no teman vuesas mercedes.

*no me da la gana de escribir con mayúscula el nombre de tanto sinvergüenza. Presunto. Ja.

10-X-15

(Romance X: La medranza del cuñado)

A trincar va don Rodrigo
de los dineros de Bankia;
el gran descontrol que hay
le augura gran ganancia
siendo él, como lo es,
versado en la mangancia,
un muy artista del trinque
y con más cara que espalda;
así reflexiona y dice
con gran contento el canalla:
“¡Si yo la caja tuviera
al alcance de mis garras
temblando la dejaría
en menos que un gallo canta!”
Estando en esto Rodrigo
su cuñado asomaba:
“¡Que Dios te guarde, cuñado,
cuñado mío del alma,
cuñado pues tú estás
desposado con mi hermana
a la cual tú colocaste
para que pasta trincara
limpiando los paradores,
los paradores de España!
Y como cuñados somos,
y tú quien manda en Bankia,
búscame algún chanchullo
que me dé la pasta gansa,
como una asesoría,
cualquier cosilla de nada
pero que en perras yo trinque
¡al menos a carretadas!”;
y prorrumpe el muy jodido
en tremenda risotada.
Don Rodrigo que le escucha
callado, por fin le habla
y le suelta de seguido
estas sensatas palabras:
“Cuñado mío sí que eres,
el hermano de mi dama,
que es una tal Angelita
puesto que así se llama,
la que por aquestas fechas
fuelga en la mía cama;
y así doy en concederte
una muy rica medranza”.
A Santiago que le escucha
la boca se le hace agua
y prorrumpe en alaridos
y chillidos de alabanza,
¡tantos son! que a don Rodrigo
espanta tanta bullanga
por lo que de raíz corta
por lo sano la algarada
avisando con voz firme,
concluyente, afilada:
“¡Pero para mí es, ¿sabes?,
la mitad de la tajada!”

Hablemos de otra cosa. De la familia Rato, por ejemplo:

La esposa, Angelita es la presidenta a dedo del grupo público Paradores de España, donde cobra 173.000 al año por una gestión que ha hecho acumular a la empresa 62 millones de euros en números rojos. Y ello tras recibir 120 millones de fondos públicos. ¿Hay quien dé más?

El cuñadísimo, Santiago, recibe de Bankia 826.000 euros en el periodo comprendido entre 2011 y 2013, que son, ya saben, los años de la crisis; y si no, pregúntenles a los robados con las preferentes. ¡Espléndidos somos, verdad?

¿Y don Rodrigo, que tal?

¡¡Ah, en gozosa libertad!!

¿...?

¡¡¡...!!!

04-X-15

(Romance IX: Sálvame de esa tele)

Parece que los escogen
a cuál más tonto, más lelo,
más irresponsable y tosco,
más gilipolla y más necio.
Miren al tal Jota Jota,
(para mí, un majadero
que, además saca ventaja
a Picio por lo de feo),
¡pues el jodido se tiene
por el Narciso más bello
y el seso con más relumbre
que brilla en el Universo!
Y si no, la tal Padilla,
(que es un callo macareno
que hasta podría morir
si se mirara al espejo),
esta joya salvadora
no tiene el menor respeto
por los peques que pudieran
tras almorzar estar viendo
la tele a esa hora
que es hora de los pequeños;
pues esta tía te suelta
sus gracias con tal salero,
tan escabroso y tan torpe,
tan cerril y tan obsceno
que incluso escandaliza
al varón hecho y derecho;
y por el estilo es
hasta el total del elenco,
que no se salva ni el gato,
que son todos pescueceros.
Además, para más inri,
presumen estos mastuerzos
de que jugaron con drogas
en uno u otro momento;
lo cual seguro que hacen
para dar un buen ejemplo
en el que mirarse pueda
este país por entero;
no son los únicos ellos:
un pelirrojo elemento
de juguetear con coca
también anda presumiendo.
Digo yo, es decir, digo:
si se pide a los bomberos
que no sean ellos mismos
los que originan los fuegos;
a los médicos, que tengan
un comportamiento ético;
a los curas y maestros,
lo mismo y casi perfecto,
¿por qué no mandan al paro
a estos pollos puñeteros?;
a que en soledad se metan
en sus cuerpos tal veneno,
¡y no pisen más la tele!,
¡jamás!, ¡ni vivos, ni muertos!

Son cadenas privadas, cierto; tienen derecho a contratar a quienes quieran, cierto; con su dinero hacen lo que quieren, cierto.

Pero el país entero está sufriendo sus continuos ejemplos de cómo no hay que dialogar, de cómo no hay que comportarse, de cómo no todo vale en esta vida.

Sobre todo, los pequeñuelos.

Que en las pantallas ven como héroes a quienes no son sino inmundicia y vaciedad.

03-X-15

(Romance VIII: Romance del noble Rato)

Señor Rato, señor Rato,
no digas que no te aviso
que en El Mundo de este sábado
otra noticia ha salido
en la que describen cómo
un sinvergüenza y bandido
nos robaba los euritos
de nuestros magros bolsillos;
además también nos dice
que después del estropicio
disfrutaba el muy bribón
en el yate de un amigo.
Antaño filibusteros
robaban nuestros navíos
ejercitando sin miedo
este tan honesto oficio
y jugándose la vida
frente a ingentes peligros.
Hogaño son los banqueros,
los políticos y ricos
los pillos que nos despluman
sin ningún riesgo ni ruido,
¡ni defendernos podemos!,
¡ni podemos decir pío!
pues ni quejarnos nos dejan
estos nuevos forajidos,
malhechores redomados,
gente sin ley ni principios.
Por eso te digo, Rato,
por eso, Rato, te digo:
“¿Cómo es que estás en la calle?,
¿qué pasa contigo, tío?,
pues lo que contigo pasa,
¡pardiez!, que no es de recibo”.

Y tú me contestas, dices,
respondiendo de seguido:
“¡Yo soy don Rodrigo Rato
y, como es bien sabido,
tengo bula para hacer
lo que me salga del higo!”

Ante lo cual te refuto
veloz como el rayo mismo:
“¡Disculpe, vuesa merced,
pero no está bien dicho
que macho con tanta hembra
tenga higo, que es un sitio
que sólo las hembras tienen
y por varón no es tenido!”

Con ello de raíz callo
a pillo tan presumido
que queda más que una mona
avergonzado y contrito
¡y más que el mismo Cachuli,
jodido y arrepentido!

El tío, por lo visto y según leo en la prensa (el Mundo, 03-X-15), ha sido peor que el capitán Araña: ha arrastrado a la imputación hasta a su secretaria personal, tal Teresa.

¿Y él?

¡Ah, muy bien, gracias! Disfrutando de todos los placeres de la vida.

Del talego, no, claro está.

Este caso me recuerda un disparate al del Conde Mario, ya saben, aquel pájaro que metieron en la jaula allá por el 2002 con una condena de 20 años. Y que desde el 2009 disfruta de sus finquitas, sus programitas televisivos y su buen yacer y yantar en libertad.

Rico como un Creso, el jodido.

(Soneto ubérrimo CXL: Rato y Blesa)

Rodrigo Rato sigue en libertad
en tanto que los medios cada día
traen otra infame trapacería
de este artista de la ilegalidad.
¡Qué torpe y aturdida habilidad!
¡Qué desvergüenza! ¡Qué chulería!
¡Cómo es posible tanta fechoría!
Y qué sensacional impunidad
pues… no está metido en talego
sino disfrutando a tutiplén
como donoso y gentil palaciego
en este su particular edén.
Que es el mismo que disfruta, también,
Miguel Blesa y con el mismo sosiego.

Yo no entiendo ni sé de leyes; pero soy de la opinión, pero soy de la opinión ¡que los pillos en libertad pueden caer en la tentación de acomodar la realidad pasada a sus intereses actuales! Vamos, lo que se dice destruir pruebas y acomodar voluntades.

Luego viene la consideración de sus actos: ¿son meras pequeñeces, pecadillos sin repercusión en la convivencia, picardías de tres al cuarto, minucias de travesura? ¡No, por Dios, ni mucho menos! Son putadas y muy gordas. Están en juego muchos dineros que menoscaban los bolsillos de los contribuyentes.

Otrosí, la catadura moral de los pájaros: ¿son señores desesperados que no tienen ni para comer y se han visto obligados a la fechoría para alimentar a sus crías? ¡Anda ya, qué va: son aves carroñeras de altos vuelos y guante blanco!

Delincuentes de puro vicio.

Por todo lo cual vengo en considerar, y considero, que son merecedores de la prisión incondicional sin fianza e incomunicada hasta el inminente comienzo de un juicio que ponga a cada uno en su lugar.

A ellos, en prisión, (si así dicen los jueces, por supuesto).

30-IX-15

(Soneto ubérrimo CXXXIX: La hija del ladrón)

Al cascar él, la hija va a tener
la pasta que Cachuli nos robó
y que el puñetero no devolvió,
¡jartá millones!, es un suponer.
Esta nena, en vez de convencer
al bribón para que lo que trincó
torne al sitio de donde salió,
¡llora a los jueces a todo meter!
“¡Cachuli está malito, mu malito!
¡Ya purgó bastante por su delito!
¡Si sale podrá hacer algún plató!
Disfrutar su tela, el pobrecito!
Y después, con lo que papi robó,
¡qué vidorra me voy a raspar yo!”

Está que se sale. La nena, digo. La hija de este estafador que cumple condena. Liviana, en mi criterio, pero condena.

Oye, guapa, ¿por qué no cenvences a tu papi para que devuelva el dineral que nos robó, no ya a los de Marbella sino al conjunto de los españoles? Así entenderemos que empieza a mostrar algo de arrepentimiento.

Pero, no, señor. El mozo no suelta prenda; y la niña, dale que te pego.

Bueno, pues que muera en la cárcel; allí está bien comido, bien acompañado y bien atendido por un equipo médico que ya quisieran tener muchos de esos inmigrantes que llevan meses recorriendo carreteras imposibles por sitios olvidados a la búsqueda de un país como el nuestro.

De todas maneras, si casca en la jaula no le va a pasar nada: se muere y ya está. Y lo hace donde le corresponde.

Lo lamentable es que no todos a los que corresponde tal gracia vamos a lograr que puedan disfrutarla.

Gracias a lo lamentable de muchas de nuestras leyes.

27-IX-15

(Romance VII: Señor Rato, señor Rato)

Señor Rato, señor Rato,
desplumado me lo han,
no del todo, no del todo:
ni siquiera la mitad.
¡Pues aún tiene dinero!
¡Sabe Dios dó lo tendrá!
¿Lo tendrá en las Bajamas?
¿Lo tendrá en Gibraltar?
¿En Andorra, donde tienen
los pujolillos su lar?
Lo tenga donde lo tenga,
muy guardado lo tendrá,
escondido, bien tapado,
produciendo un dineral
que la Hacienda española
ni verá ni catará:
¡ni el euro más miserable
de tan inmenso caudal,
ni en directo, diferido,
ni por, ¡ay!, casualidad!
¡Que estas perras, señor mío,
no se declaran jamás!
Y a mí, como gilipollas,
en esto doy en reinar:
algún día, señor listo,
algún día llegará
en que entres en chirona
que es donde debes estar,
comiendo y bebiendo gratis
a costa de los demás
que pagamos los impuestos
para que cualquier rufián
que no declaró los suyos
pague a carta cabal
como pagan los ladrones,
hasta el último real.
Que quien pudiendo no paga
sino que ejemplo da mal
es un rato rata y pillo
redomado por demás.

Hacienda destapa una empresa tapadera de Rato en las Bahamas, islas que, dicho sea de paso, en caló se denominan Bajamas. Más o menos.

En mi opinión, y por lo que valga, esta señor y su amigote el tal Blesa debían estar ya entalegados desde hace la tira.

Si no por otra cosa, por las preferentes.

Y el asuntillo de las tarjetitas, por supuesto.

(Soneto ubérrimo CXXXVIII: En la jaula)

Torpe piltrafilla, doliente y vieja,
mudo, manso, vencido, cabizbajo,
arrancada tu soberbia de cuajo,
ajada la carne, carne de reja;
la mirada vaga, rota y perpleja,
una sombra eres, un espantajo,
sombra fea, lamentable andrajo,
sin palabra, sin recurso, sin queja.
Hete aquí al gran Julián Muñoz,
el antaño Cachuli de Marbella,
el enamorado de la doncella
que enjaulada también tiene hoy su voz:
por ladrón él, codicioso y feroz;
por ladrona glotona y voraz ella.

De amor entre rejas, se podría tildar esta triste historia de amor.

O la cantante ladrona.

O el Cachuli corrupto.

O las perras que no aparecieron, sólo las migajillas.

¡Vaya par de impresentables!

Claro que en esta tierra aún hay quien la anima y jalea, ¡cuando deben estar entalegados hasta que aflore la tela!

Sólo que por aquí somos así de buenos con los ladrones.

Para más detalles, abra:

http://www.elmundo.es/loc/2015/09/25/56058b7946163ffd208b459e.html

24-IX-15

(Soneto ubérrimo CXXXVII: Mas)

¿De dónde saca las perras el Mas?
¿Será que hace trampas el jodido?
¿Será que sus uñitas ha metido
donde no debió meterlas jamás?
Pues el tío gasta en un plis plas
más de lo que por Ley ha recibido
más otro montante más, añadido
a otros cuatro o cinco, además.
Pienso que de más no estaría
hacerle la debida auditoría
a sus cuentas de la comunidad
y, si se encuentra ilegalidad,
¡¡¡metamos a Mas y la compañía
en el trullo por la eternidad!!!

*¡Ummm..., se me hace la boca agua!

Tira y dilapida como nuevo rico con dinero ajeno. Cuando no está de cadenitas chorraderas, anda metido en diadillas de los cajones o en referendos de pacotilla.

Eso sin contar las "seudoembajadas" de lujo o los viajecitos inútiles que se raspa el pájaro.

Y a todo esto, ¡la casa sin barrer!

Cataluña llena de problemas y ahora Mas.

Y ojo, que las provincias vascas están con el ojo en el gatillo. ¿O es el dedo?

22-IX-15

(Romance VI: Romance de astuto Mas)

Se levantó Maragall
y denunció en voz alta:
“¡Vosotros hais un problema
que tres por ciento se llama
pues tal es lo que robáis
a la gente catalana,
que son ellos los paganos
puesto que son los que pagan
el canon que le imponéis
por cada obra que hagan!”
Alborotose el corral,
es decir, la noble cámara,
gritáronse, se dijeron
y al final no pasó nada
pues siguieron los Pujoles
y el Mas cobrando pernadas
sin cesar, administrando
ilegales puñaladas
allí donde más les duele
a las carteras honradas.
Sin embargo, la Justicia,
por algunos azuzada,
comenzó a investigar
y descubrió la tostada.
¡Cuán lloraban los Pujoles!
¡Cuán gemían! ¡Cuán temblaban
pues cuanto habían trincado
eran muchas millonadas!
Tantas que algo se hizo
y de manera inmediata:
el título de honorable
quitaron de una tacada
y tildaron de ladrón
al más ladrón de la banda.
Pero quedó una figura
encubierta, agazapada,
muy prudente, muy servil,
silenciosa, muy callada,
sin estremecerse casi
no fuese a ser notada,
¡por más que por los adentros
rabiaba sed de venganza!,
maquinando la manera
de escapar de la tenaza
que la Justicia española
a su alrededor prepara:
¡Era Mas, Mas el Astuto,
el segundo de la panda
que entre temblores y lloros
entre dientes mascullaba:
“¡No me mandarán al trullo
los tribunales de España!
¡No me mandarán al trullo
porque no me da la gana!
Y pues se han empeñado
en darme muy fiera caña,
¡me declaro independiente,
que es manera muy galana
de escapar a la Justicia,
a los jueces y a sus garras!”
Hace butifarra grande
y hacia su Palau se larga,
Palau en el que las perras
ya nunca de sonar paran
¡pues del tres al diez por ciento
se pasó en una jornada!

Entre los logros de este indeseable: propiciar el odio entre catalanes; incentivar la antipatía del resto de la nación hacia Cataluña; aumentar la prima de riesgo española, que la catalana no puede pues el bono de tal autonomía está considerado como bono basura; no resolver los problemas reales de Cataluña; crear otros nuevos que están llevando al país al paroxismo; dar ejemplo de cómo se pueden desobedecer las leyes con impunidad; hacer del cobro ilegal de comisiones una práctica usual, uso denunciado en su día por Maragall; asuntos nada claros en la financiación de su partido, Palau de la Música entre otros...

Claro está que tuvo un buenísimo maestro: el exhonorable.

19-IX-15

(Romance V: Romance de la abroncada)

Madrugaba Susanita
la mañana de san Juan,
cuando las flores florecen,
los ríos van a la mar
y las abejas recogen
en las flores su manjar.
Y va y convoca a su mesa,
pues con ella quiere hablar,
a quien hasta hace bien poco
Directora General
de Minas era en la Junta
y persona principal.
Susanita, que la espera
en un ansioso esperar,
va y le suelta a mala leche,
sin tiempo de saludar:
“¡Mira la que me has liado!
¡De esta te vas a enterar!”
La cuitada quiere firme
capear el temporal,
pero las piernas le tiemblan,
el color tiene fatal
pues no sabe por qué es todo,
aunque se quiere enterar.
Va y le pregunta a su jefa,
bien oiréis lo que dirá,
que va y dice y le pregunta:
“¡Te ruego por caridad,
mi jefecita del alma,
me digas lo que he hecho mal!”
Estalla la presidenta
en un tremendo chillar:
“¿Mal dices tú, so jodía?
¡Pues que imputada estás!”
“Imputada estoy, señora,
que no lo puedo negar,
imputada, sí, del todo
porque os fui fiel y cabal,
porque seguí vuestras órdenes,
¡todas, a carta cabal!”
“¡Cómo dices, desdichada!
¿Así te quieres librar?
¿Echándome a mí la culpa
¡en mi cara, además!
de lo que tú y solo tú
tiene la culpa total?
¡Cuervo eres, desgraciada!
¡Malhaya, vete y jamás
tu jeta de dura roca
quiero ver más por acá!”
Dolida sale la moza
y escocida por demás
porque nunca tuvo ama
sirviente más servicial,
más sumisa, obediente,
más competente y capaz
que la que abroncó Susana
la mañana de san Juan,
cuando los trigos encañan
y los ríos van al mar.

¿Recuerdas Aznalcóllar?... ¡Sí, hombre, sí, Boliden y tal!... Los suecos tomándonos el pelo y el Nunca Mais sin chistar y nosotros venga a pagar la limpieza de Doñana y el Nunca Mais ni pío... Pues claro que te acuerdas.

Bueno, como segundas partes suelen ser peores, esta ha empezado de concurso: la adjudicación hecha en plan compadre, ya me entienden y presuntamente; como resultado, la Directora General que era de Minas ¡a concurso!..., perdón, quiero decir, imputada.

¿La jefa? Nada. No sabía nada. Nada de nada de nada. ¿Recuerdan Manolo y José Antonio? No, Manolo el del Bombo, no; Manolo Chaves; y tampoco José Antonio Primo de Rivera, no, el Griñán.

Bueno, pues ésta, igual. Igualica, igualica. Vamos, que ni calcada.

No tiene ni idea.

16-IX-15

(Soneto ubérrimo CXXXVI: El aeropuerto de Ciudad Real)

Venden el pomposo aeropuerto
de la provincia de Ciudad Real,
por un precio casi testimonial
a los chinitos, si estoy en lo cierto.
Este ostentoso y solemne entuerto
nos costó hace nada un dineral
y le dejó a más de un inmoral
con el riñoncito muy bien cubierto.
¡Y nadie va a la cárcel por ladrón!
No se extrañen si vienen elecciones
y los que estamos hasta los calzones
perdamos la cabeza y con razón
¡y optemos por el más sinvergonzón
y de más desdichadas intenciones!

De los males que en un futuro inmediato pueden derivar hacia España, más del 90 % son culpa de sinvergüenzas que nos han gobernado.

15-IX-15

(Soneto ubérrimo CXXXV: ¡No debemos!)

Derramaba Hugo Chávez sus mercedes
sobre Pablo, Errejón y Monedero,
les colmaba de honores y dinero
que no pueden ni imaginar ustedes;
y decía Pablo: “¡Cosas veredes
que asombrarán al mundo entero!”;
hoy Chávez está en el pudridero
y el país se sube por las paredes.
Pues estos son quienes quieren aquí
introducir sistema similar
para copiar el espectacular
éxito conseguido por allí.
¡Dios nos libre de los pollos así,
con mucha labia y poco madurar!

Coge Maduro al pobrecito de Leopoldo López y le endosa 13 años de cárcel en una clara maniobra por quitárselo de encima.

¿Saben ustedes quién a salido a defender la postura Madura?

¡Exacto! ¡Monedero! El señor de las cuentas con nuestra Hacienda. El que no las pagaba, digo, y al que sus mismos coleguillas hubieron de quitárselo de encima echándolo del partido.

¡Ay, Dios mío! ¡Y en qué manos está nuestra enseñanza universitaria!

¡Ojalá que no lo esté nunca el país!

14-IX-15

(Romance IV: Romance de señor Rato)

Señor Rato, señor Rato,
pillo de la pillería,
el día que te pillaron
grandes señales había.
Estaba la bolsa en calma
pues estaba medio hundida
por tantos y tantos pillos
como por aquí crecían;
pillo que en tal signo pillan,
pillo es con poca vista.
Allí respondiera el pillo,
bien oiréis lo que decía:
—Pillado soy, sí, señor,
señalado de por vida
y aunque no es cosa que suela,
no voy a contar mentiras:
aquella cuenta de allá
que tanto parné tenía
más divisas y acciones…
aquella cuenta no es mía
que es de cierto amigo mío
que vive en la Cochinchina;
esa otra que me dices
que tengo en comandita
con ciertos hombres ilustres
con los que formo partida,
ni es tal cuenta ni estoy yo
que es de mi señora tía
que tiene noventa años
y la vista muy jodida.
Y así podría seguir
hasta contarte la tira
pero sólo te diré
que estoy en la negra ruina.
Y ahora díganme, señores:
mi honor y mi nombradía,
¡lo poco que conseguí
trabajando noche y día!
digan, ¿quién les volverá
el relumbre que tenían?
Oyendo tales lamentos,
tantas y tantas desdichas,
¡yo también rompí a llorar
ante tamaña injusticia!

Vanitatis.elconfidencial.com/2015-04-16:
"La fastuosa vida de Rodrigo Rato y su joven novia"

elmundo.es › LOC (24-VII-2015):
"Rodrigo Rato, la mar de tranquilo con su novia"

viralizzer.com (18-VIII-2015)
"Así son las vacaciones asturianas de Rodrigo Rato y su novia"

mujeractual.com (18-VIII-2014)
"Rodrigo Rato disfrutó de una corrida de toros en Gijón"

Para informarse de la dura situación de las mujeres de Rato, visite:
http://m.forocoches.com/foro/showthread.php?t=4279129

13-IX-15

(Romance III: A cobrar va don Gaspar)

A cobrar va don Gaspar
tres mil eurillos del ala,
pues como exdiputado
corresponde tal mascada;
pero renegando va
con todo su brío y gana,
¡tal berrinche ha pillado
que quiere meterse en cama!
Pues la prensa ha conocido
que trinca tan gran soldada
por rascarse los cojones
con sus dos manos serranas.
—¡Que yo soy Gaspar Zarrías,
el que con los pies votaba
cuando mis compañeretes
ni a votar se presentaban!
¡El virrey de Andalucía!
¡El de los eres de Alaya!
¡De Chaves, Griñán y Viera
compañero y camarada
y un amigote del alma
del celebrado Juan Lanzas
que de billetes tenía
para asar más de una vaca!
¡Y no quiero decir más
y con esto digo basta,
que con tales credenciales
ya nada más hace falta!
Mas sí quiero añadir
que no cobro millonada:
nada más tres mil eurillos,
tres mil eurillos de nada
que para mí tengo y sé
que es tan solo una nonada
que trinco según las leyes
que mis coleguis del alma
compusieron y votaron,
que para eso les pagan.
Y sin nada más, se va
a trincar, que tú le pagas
de lo que te saca Hacienda
en impuestos, so tontaina.

Leído en El Mundo hoy:

Gaspar Zarrías, que presentó a principios del pasado mes de julio su dimisión como diputado nacional del PSOE después de que elTribunal Supremoconfirmase su imputación en la causa de los ERE fraudulentos, se ha acogido a las cesantías parlamentarias. De modo que, el que fuera consejero de Presidencia de la Junta de Andalucía, seguirá cobrando mensualmente 2.813,87 euros de las Cortes Generales hasta después de las próximas elecciones generales; concretamente, hasta febrero de 2016.

Yo no digo nada porque luego todo se sabe.

12-IX-15

(Romance II: Mas y sus borricos)

Cabalgaba Arturo Mas
a lomos de su pollino
que, con otro más que hubiera
conformarían un trío.
“Como somos catalanes
—dice Mas a su borrico—
platicar en nuestra lengua
podemos largo y tendido.
Si tú también votas sí
el próximo veinticinco…,
el veintisiete, ¡collons!
—se enmienda muy de seguido—,
tendrás carroza de oro
en la que iré yo subido;
y también cuidaré mucho
tus arneses, burro mío,
que en lo tocante a presencia
soy bastante presumido
y quiero que mi carroza
tenga un aspecto divino”.
En éstas andaban ambos
y oyoles un charneguillo
mezquino, rufián, soez,
bribón, puto y fementido,
que obsequioso y servil
dijo y no en diferido:
“Este burro que está aquí
es mi modelo y amigo
y si no te vota él,
¡fíjate bien qué te digo:
tiraré de tu carroza
¡yo!, con él dentro y contigo!”

Por supuesto que no sabemos con certeza qué pasará, pues quienes tienen la información no nos la proporcionan sino sesgada y seducida; pero sí se intuye algo:

Este tío, tal Mas, nos está haciendo la puñeta con sus pretensiones que, como mínimo, parecen interesadas. Además, está dividiendo a la sociedad catalana y ya vimos en el 36 lo que pasa cuando los intereses egoístas de unos embaucadores tienen como resultado la división de una comunidad.

Otrosí, ¿quiénes son Pujol, Mas y cía para dar lecciones de moral, ética y administración leal? Pues a estos pollos y a su cuadrilla pretenden entregar el gobierno los votantes catalanes.

¡Dios mío, y, para colmo, Podemos a la vuelta de la esquina!

11-IX-15

(Romance I: Convergencia y desplume)

Ya lo dijo Maragall
en el año dos mil cinco:
“¡Tenéis un problema grande!
¡Tenéis un problema, chicos!
¡Problema de comisiones,
un tanto por ciento y pico!
¡Problema de muchas uñas,
de ladrones y de pillos!”

Lo dijo y no pasó nada
excepto un poco de ruido
que se calló con el tiempo
y se perdió en el olvido.
Fueron pasando los años
y todo siguió lo mismo:
¡Nos robaban los millones
como granitos de trigo!
¡A dos carrillos trincaban
los de Convergencia, amigos!
¡Gastadas tenían uñas
estos pillos y bandidos!
Así llegó el dos mil quince:
robándonos con más bríos.
Nosotros cada vez más
desplumaditos perdidos:
¡Que en diez años que pasaron
nadie soltó un triste pío!

¿Por qué? ¿Por qué ocurrió
silencio tan llamativo?
¡Es muy sencillo, señores,
pues algo muy parecido
sucedió con ciertas uvas
al ciego y al Lazarillo:
comió más uvas el ciego
y nada dijo el chiquillo,
que es por lo que supo el viejo
que trincaba más el niño!

Parece ser que alguien o algunos han bula en este país. Vamos, que se denuncie en la camarilla catalana (alias Parlament) que los pollos o pillos convergentes están cobrando una comisión totalmente ilegal a todo concesionario de obra pública ¡y no se haga nada! nos induce a pensar que este país se asemeja más a un bananerato.

¿Para qué nos han servido los sucesivos fiscales generales de lo que sea? ¿Para qué los consejos generales de esto, lo otro y lo de más allá? ¿Para qué los tribunales inútiles y rimbombantes llenos de mamporreros vestidos de payaso?

Pues para que Convergencia haya seguido otra década trincando el 3% de cada adjudicación de obra pública en Cataluña.

Pero, y además, para que, entretanto, hayan seguido floreciendo los casos de corrupción política, los robos y desfalcos con que se han financiado los partidos, los eres y los cursos, el saqueo faraónico y los pelotazos indecentes.

El desánimo y la frustración.

El sufrimiento.

El asco.

ADVERTENCIA:

Hoy, 11-IX-15, se ha cambiado esta página de inicio (HOJA DE HOY); la anterior ha quedado archivada en este enlace:

HOJAS DE AYER

en el apartado:

II) HOJAS DE AYER: TOMO 02 (desde 07-IV-12)

bajo el epígrafe:

Más sobre imputados y otras cosas (11-IX-15)

Para contactar:

elindependientedigital.es@gmail.com

(Se guardará el anonimato de quien así lo exprese)

 

 
Las opiniones vertidas aquí son de la exclusiva responsabilidad del autor; los cuentos, artículos, poesías, etc., están protegidos por la Propiedad Intelectual y el Copyright, y se prohibe su reproducción total o parcial sin el permiso del autor.