DE LO QUE DIGA EL GOBIERNO, NO TE CREAS LA MITAD; LA OTRA MITAD, LA DESECHAS POR ABSURDA. DE LO QUE NO TE DIGA, ¡CRÉETELO TODO!
HOJA DE HOY HOJAS DE AYER POESÍA CUENTOS ARTÍCULOS NOVELAS
el rincón de Lili
BLOG AMIGO: LILI Y EL MUNDO

25-III-16

(Soneto lamentable CCXXIII: La jueza, su maromo y el presunto)

Aquí hay una juez con un maromo
que se acuestan en la misma cama;
y hay una de las causas de la dama
con todo un presunto de tomo y lomo.
No hay nada raro, ¡ni por asomo!,
mas entre el maromo de la madama
y el presunto sí pasa algo que escama
a cualquiera que no sea muy romo.
Algo que tiene que ver con la pasta,
con la jueza, la causa y la moral,
que investiga el poder judicial
que ya sabemos cómo se las gasta.
Esperemos que un poder celestial
les diga a los políticos “¡Ya basta!”

Hubo un h. de p., pájaro de cuenta, que clamaba "¡Hemos enterrado a Montesquieu!" Y, en verdad, lo habían hecho: a partir de entonces los políticos tuvieron barra libre y ya saben vuesas mercedes las tristísimas consecuencias.

No está relacionado con lo que sigue, por supuesto; parece ser que PODEMOS lleva como diputada y presunta Ministra de Justicia a una señora juez que ha pedido la excedencia con tal motivo.

Sin embargo, en el tiempo que ejerció, sí que tuvo a su cargo la causa contra el presidente de la Unión Deportiva Las Palmas por presuntos delitos contra la Hacienda Pública por un montante de unos 13 millones de euros no ingresados. En ese tiempo hubo muy sustanciosos negocios entre dicho presidente y la pareja sentimental de la jueza, o sea, el maromo.

¿Ético? ¿Moral? Puede ser que no pues hubo denuncia de la fiscal de Las Palmas y el asunto llegó al CGPJ, cuyo instructor optó por el archivo de la misma (!). Sólo falta que este organismo se pronuncie y ya está.

Y ya está.

(Romance LIV: La otra Rita)

Ésta que ahora digo
es mucho más mesurada
que otra Rita anterior,
bastante maleducada.
Fíjense si es discreta,
modosita y recatada
que sin apenas pechuga
se la vio despechugada
en los diarios y revistas
por toda la madre Patria.
Mas, digo yo, ya que ponen
a una moza destetada,
podían haber sacado
a otra mejor dotada;
se ve que la retrataron
cuando a chillidos clamaba
ante la Madre de Dios
por una más grande talla;
y la prensa puñetera,
que ante nada se para,
sin escrúpulos sacaron
tetamenta tan escasa.
¡Y allá que salió, la pobre,
en nacionales portadas
con aquella nimiedad
que da vergüenza mirarla!
Mira, Rita, para mí
tengo que te hace falta,
más que un milagro bien grande,
una buena cirujana
que te ponga tales tetas
que dé gusto contemplarlas!
También dicen que Mahoma
hace milagros a mantas;
¿por qué no pruebas a hacer
el despelote de marras
en una mezquita mora
y te saldrán dos tetazas
que tendrás que usar alforjas
para ver de sujetarlas?
Además, a los moritos,
el que en sus mezquitas hagan
los despelotes que usas
son usos que les encantan;
aunque tetas no consigas
te zurrarán la badana,
te azotarán el culo
y te partirán la cara.
Que puede que tal vez sea
lo que buscándote andas;
si tal es el caso y quieres,
te diré dónde enseñarlas,
las tetas y otras cositas
por si tienes las agallas:
en Madrid, donde tú vives,
donde eres concejala,
en la circunvalación,
M-30 que se llama,
hay mezquita muy famosa
que te pilla más cercana
que la misma Complutense
y apreciarán tu machada,
tal que en un visto y no visto
tú te verás transformada
en hurí de paraíso
de algún morisco nirvana.

Ese ardor guerrero tan valiente
que desplegaste en capilla cristiana,
¿por qué no lo despliegas, filigrana,
en mezquita mora llena de gente?

24-III-16

(Romance LIII: Rita, la barbera brava)

¡A mí la Legión, que soy
Rita, la barbera brava!,
derrochadora de telas
marineras a mansalva;
la mayoría, ajenas
o de la pública caja
que es por lo que me expedientan
estos villanos canallas!
Mas oídme, ¡voto a bríos!,
si ignominiosa patada
en el culo queréis darme,
y es que para tal gozada
aqueste gran culo mío
ofrece tan fácil diana,
tened muy en cuenta que
puedo tirar de la manta,
dejaros a la intemperie
en pelotilla picada;
pues si no mata a una cerda
la primera cuchillada,
sus gruñidos se oirán
de Valencia hasta Canarias
con la misma intensidad
que desde Ceuta hasta Francia.
Y si he de morir matando,
quiero morir confesada
por un Curita que sea,
¡ay!, de mi misma camada.
Si me hicisteis senadora
para mantener cerrada
la boca, sabed que sigo
¡o la mascletá estalla!;
que en la misma barca vamos,
que es barca muy bien cargada
hasta los mismos topicos*
con apetitosa carga,
muy abundosa y muy rica
y, también, muy bien trincada
que mi menda la trincó
con chantajes y amenazas.
¡Y ahora defenestrarme
por la ventana más alta
pretendéis, so malandrines,
so hijos de barraganas!
¡Pues no me voy, no, señor,
porque no me da la gana
que por encima de todo
soy una auténtica dama
¡pero con unos cojones
que alguno tiene en falta!!
Que si acaso los tuviera
mejor le iría a España.
¡A mí la Legión, que soy
Rita, la barbera brava!

*los topicos: diminutivo de los topes.

Yo sólo pido al Dios de los ateos praticantes que, cuando la tortilla andaluza dé la vuelta, el PP se tome más interés en entalegar trincones y recuperar telas que el PSOE valenciano en la actual coyuntura. Amén.

22-III-16

(Soneto ubérrimo CLXVIII: Las Leyes sabias del pueblo)

Por más que te absuelvan vuestras leyes
ya estás condenada por las mías,
de las que no hay forma que te rías
pues igual juzgan a pobres y a reyes.
Puede ser que mis leyes atropelles
amparada por las tuyas, vacías,
flexibles y llenas de zorrerías;
mas las mías, Rita, no son tan muelles:
juzgada has sido sin aforamientos
ni caros abogados; mas con jueces
de esos que, aunque patinan a veces,
no son proclives a acomodamientos,
presiones, demoras ni dejadeces
y se ríen de vuestros burdos cuentos.

Una alcaldesa de cierta ciudad española se gastó 2.338 euros para acudir a la presentación de un libro de su admirado jefe, Mariano Rajoy. Ocurrió en setiempre de 2011, cuando más se nos exortaba a apretarnos el cinturón.

Casas llenas de hambre, ciudades plenas de desahucios, el paro en colas sin fin; la señorona gastándose este dineral en su caprichito.

Ojo, y ¡cargándolo a las arcas públicas!

Y esto es sólo un botón de muestra de una caja de la que tantos han sacado ¡que está vacía!

¡Qué vergüenza, qué descaro, qué falta de sentimientos y qué jefe de partido que no hace nada!

Pues, señor mío, ¡a casita que llueve!

Y que otra persona, con sus manos limpias y su conciencia más, tome las riendas que lleven a ese partido a donde ha de estar.

¡Ah, y que no sea en diferido, por favor!

20-III-16

(Soneto ubérrimo CLXVII: Sobre gobernantes)

"Hemos tenido unos gobernantes
que en general han sido irresponsables,
nefastos, altivos, impresentables,
mentirosos, ladinos y farsantes.
Muchos de ellos han sido unos mangantes
con modos campechanotes y afables
que, tras esas maneras tan amables,
escondían uñas impresionantes.
Robaban y mentían como locos,
moldeaban las Leyes a su antojo,
sumaban a un despojo otro despojo
e iban al trullo sólo unos pocos.
¿Virtudes? Pues…, ¡sí: quien no era un flojo
simplón era un chuleta soplamocos!"

Son palabras textuales, más o menos, de un señor que acaba de llegar a España procedente de otro país, al cual hace referencia en su crítica sobre los gobernantes de allá y eso. Todo esto se especifica para evitar malentendidos y que nadie piense que en este soneto se señala a los gobernantes españoles, tanto a nivel local, regional o nacional, modelos todos ellos son de responsabilidad, honradez y ética.

Como todos sabemos.

(Romance LII: ¡Ayuda te pido, Tsipras!)

Ten, Tsipras, piedad de mí,
a tus rodillas me postro,
la frente en el suelo frío,
humillado y tan lloroso
que te limpian un zapato
las lágrimas de mis ojos,
los mocos de mi nariz
limpiándote están el otro.
Se trata de Julio Iglesias,
perdón, siempre me equivoco,
de Pablo (pues Julio es
el que liga como un loco
y Pablo el que logró
hace poco muchos votos).
Habla con él, Tsipras mío,
pues de mí pasa, el ceporro,
perdón, me he expresado mal,
este ilustre politólogo;
dile que le admiro mucho,
¡más aún, que le adoro!,
¡que le adoro la tira,
porque quererlo es poco!,
que en él pienso noche y día
y que yo no soy Isidoro.
De paso deja caer
que me otorgue su apoyo
para mi candidatura
que la presento muy pronto;
que no joda la marrana
y, también, que no sea tonto
que juntos nos forraremos,
¡no tendremos más agobios!,
¡un fortunón cada uno!,
¡que nos haremos de oro!
¡Y haremos que España vaya
directa al quinto coño
y la república coja
para nuestro acomodo
las riendas de este país
que votando es tan bobo!
República a lo Maduro.
O al Irán de los moros.

Pues sí, señor; don Pedro, el consejero de la Asamblea General de Caja Madrid en los tiempos dorados de Miguel Blesa y sus preferenets, se ha ido a Bruselas a pedirle a Tsipras que interceda por él ante Pablo, Pablito, Pablete.

¿Que quién es Tsipras? Pues, el podemitos griego a quien la realidad le ha puesto la cara morada a hostia limpia y ha tornado de lobo tremendo en corderito mendicante.

¿Que qué le ha dicho Tsipras al antiguo consejero de Caja Madrid? Pues que cada buey se lama su lomo, que él con el suyo tiene bastante.

PS: para más detalle, lea

http://www.elconfidencial.com/espana/2014-07-11/sanchez-participo-en-la-asamblea-de-la-caja-que-autorizo-la-mayor-emision-de-preferentes_160324/

17-III-16

(Soneto ubérrimo CLXVI: Demoras en los eres)

¡Ay, menos mal, menos mal, menos mal!
¡Menos mal que en los eres hay demoras!
Mas no de segundos, minutos u horas
sino demoras en plan criminal
que, por supuesto, les vienen fatal
a presuntos señores y señoras
cuyas perspectivas abrumadoras
de talego son certeza real.
Así pues, no entrarán en prisión
ni devolverán las pelas trincadas;
sí dejarán las Leyes bien burladas
llevándose cada cual su pastón.
Y además, los cursos de formación
se encuentran con las rutas enseñadas.

Miren ustedes, he pasado unos días malísimos; en realidad, unos meses. Lo pasé fatal cuando aquella señora (que para mí tengo que la Junta le tenía que haber concedido la Medalla al Mérito de Oro y Brillantes como la andaluza del año, en este caso, de la Historia, doña Mercedes Alaya) estaba empeñada contra viento y marea en hacer que las Leyes se cumplieran en nuestra región y que, quienes tal no habían hecho, fuesen a talego.

¡Y yo viendo ya a media Junta enjaulada! ¡Y pensando: pobrecitos, no van a poder disfrutar de nuestra tela! ¡Ay, ay, ay!

¡Miren, miren, miren, lo he pasado fatal!

Sin embargo, ¡ah!, Dios aprieta pero no ahoga. En Andalucía, menos. Vean lo que dice la prensa hoy:

LAS DEMORAS EN INVESTIGAR LOS ERES SALVARÁN DE JUICIO A DECENAS DE SOSPECHOSOS

¡Menos mal, menos mal, menos mal!

16-III-16

(Soneto ubérrimo CLXV: ¡Sálvame!)

Hola, Paz Padilla, dime, ¿qué tal
le fue a tu novio, el Agarrado,
cuando se presentó con su abogado
en nuestro Parlamento regional
a tratar de explicar el carajal
en el que está hasta el cuello implicado
como gerifalte muy destacado
en el SAE a nivel provincial.
Diz que clamaba ante Su Señoría:
“¡Sálvame, por favor, querida mía!
¡Sálvame! ¡Sálvame, que cierto juez
tiene sus dudas sobre mi honradez!
¡Sálvame! ¡Sálvame de esta agonía!
¡Por favor! ¡Sálvame ya de una vez!”

Antonio Juan Vidal Agarrado, actual pareja de Paz Padilla, la presentadora de Sálvame, está imputado por dos delitos de prevaricación y malversación de caudales públicos; hace un par de días compareció ante la comisión parlamentaria. Los de Sálvame, ni pío.

El año pasado, Kiko Hernández fue condenado a seis años de prisión por robo, o apropiación de dinero de ajena pertenencia. Los de Sálvame, ni pío. De los problemas de Jorge Javier con Hacienda, ni pío. De la denuncia por violencia de género de otro de los colaboradores, ni pío.

Pero, aparte de ello y además, ¡qué maravilloso ejemplo están dando a diario a este país que tan necesitado está de ellos!

14-III-16

(Romance LI: ¡Y aún está libre!)

Ayer vi al señor Rato.
¡Qué coche llevaba, oiga!
El chófer iba delante
y a su lado un escolta
que bajó a abrir la puerta
a su soberbia señora
y allí permaneció firme
hasta que el que fue otrora
muy poderoso ministro
siguió en pos de la otra;
y en un visto y ya no visto,
sin decir pío sus bocas,
se habían escurrido
en un restaurant de moda.
Yo me quedé por allí
y pasó más de una hora;
entraba y salía gente
que, a juzgar por sus ropas
y las joyas que llevaban,
caras, de marca y lujosas,
en su vida habían pelado
ni picado una cebolla
por tener quien les hiciera
tareas ignominiosas.
Cuando ya desesperaba,
mi paciencia casi toda
agotada por espera
tan extendida y tediosa,
por la espléndida puerta
vi salir a nuestra moza
llevando a Rato pegado
a su deslumbrante popa.
Saltó el escolta del coche
(mejor diría carroza)
para asistirles de vuelta
a Rato y su oronda novia
mas… no di tiempo a nada:
boté como una pelota,
y, plantado ante ambos,
una mano en mi gorra,
la otra en la barriga,
canté la siguiente copla
con música de “La Tani
y la voz fuerte y sonora:
¡Un ruiseñor afligido
dijo a su ruiseñora:
¡Qué verde es el perejil
cuando la mañana aflora!

Según aparece en varios diarios, un tal Rato, siendo presidente de Caja Madrid y Bankia, dobló cada año el sueldo a su cuñado, Santiago Alarcó, el cual pasó de cobrar 120.000 en 2011 a 480.000 en 2013. Lo menos que se puede decir del señor Rato es que es un rato familiar.

Hablemos de otra cosa, por ejemplo, conozco un país, no diré cuál, en el que la Justicia es... extraña, por decirlo con delicadeza. Sui generis, también se podría calificar. Pero de cachondeo, desde luego, nada de nada de nada.

A los presuntos delincuentes de alto copete los dejan en libertad porque saben a ciencia cierta que por su caballerosidad y sentido de la ética, que se les presupone, no van a distraer pruebas, zascandilear con cuentas, maniobrar de estranjis en el paraíso, etc.

A eso llaman igualdad ante la Ley. ¡Menos mal que no vivimos en ese país!; el nuestro es mucho más serio, democrático y, sobre todo, responsable.

Suerte que tenemos. Aquí sí que lo decían las de la Sección Femenina y los gerifaltes del Frente de Juventudes y de Falange; que vivían como Dios. Decían: "No sabéis la suerte que habéis tenido de nacer aquí, en España!"

Eran otros tiempos, claro.

13-III-16

(Romance L: La conspiración judeo-masónica)

¡Vive Dios, mi buen Besteiro!
¡Y qué actitud tan noble!
¡Ya no eres candidato
pues dimitiste anoche!
Espera..., ¡si tú no eras
el candidato, so zote!;
¡si no se han celebrado
las primarias elecciones
para que las bases vayan
a las urnas y te voten!
¿Por qué dices dimitir?
¿De qué dimitiste, entonces?
¡No dimitiste de nada!
¡Hiciste el paripé, hombre!
Sigues siendo secretario
general en el PSOE
de Galicia, sí, señor,
¡y estás hasta el cogote
o más arriba, quizás,
de negras imputaciones
por derrochar el dinero
público a troche y moche!
Mira, lo que tú practicas
es lo que se dice enroque
y lo practicó ya Franco
que, como tú, era un borde,
culpando a contubernios
de judíos y masones
lo que era sin duda culpa
de sus deslices y errores.
De manera que abandona
ya de una vez esa pose
y lárgate para casa
a aguardar que te convoque
el juez para rendir cuentas,
la jaula si corresponde.

Típico ejemplo de tomadura de cabellera al respetable, previa a la tomadura de billetera vía impuestos que los paganos pagamos.

¡Y dice el señorito que hay una persecución judicial!

Y que ha dimitido por responsabilidad. Sólo le ha faltado lo de "tengo la conciencia muy tranquila".

12-III-16

(Soneto ubérrimo CLXIV: ¡Bien empezamos, Pedrito!)

¡Caramba, con el PSOE gallego,
con su líder lucense y regional,
loado de forma tan magistral
por Pedro… ¡y reinvestigado luego!!
Fue una jornada que hasta un ciego
vería como de lo más triunfal,
con discursos, banquetes y, al final,
¡la jueza amenazando con talego!
Mas lo peor de este feo asunto
es el aval que da al presunto caco,
imputado ya por entrar a saco
y forrarse, el muy filipino punto;
que siendo, como era, ya un presunto,
tal loa fue engaño, burla y atraco.

Anteayer: paseo triunfal de don Pedro Sánchez por Galicia. Cogió por el brazo a Besteiro y lo fue enseñando de acá para allá como futuro presidente de la Xunta, que, para los que no sepan gallego, significa Junta. Jornada apoteósica.

Ayer: la jueza anuncia que investiga (antes, imputa) a Besteiro por seis delitos: cohecho, prevaricación, tráfico de influencias, fraude a las Administraciones Públicas, fraude de subvenciones y delito continuado de malversación de caudales públicos. Un cromo, el nene.

Lo más feo: desde julio de 2015 el tal Besteiro ya estaba imputado por cuatro delitos: tráfico de influencias, cohecho, prevaricación y contra la ordenación del territorio.

¡Viva la corrupción!

10-III-16

(Romance XLIX: El mayor de los desfalcos)

¡Ay, mi Chaves, mi Griñán!
¡Ay, mi clan de la tortilla,
que por aquí no dejasteis
ni siquiera calderilla!
Vuestro campo de andanzas
ha sido Andalucía,
región que fue en el pasado
objeto de fechorías,
atracos y latrocinios
de bandoleros que iban
por toda esta pobre tierra
saqueando en pandillas;
mas, vosotros, su listón
habéis puesto más arriba
con los eres fraudulentos
(dos mil millones de sisa),
los cursos de formación
(otro tanto o más, ¡la tira!)
y en chanchullos y prebendas
¡ay, Dios mío de mi vida,
que, con tan sólo pensarlo,
la peluca se me eriza!
Media Junta arrodillada
delante de la Justicia,
y con la otra temiendo
que puede estar a la vista.
¡Ay, qué suerte han tenido
estas siniestras familias,
familias de sindicatos
y sus familias políticas:
quien no asaba una vaca
en el cuerpo se metía,
ayudado por su chófer,
las rayas de cocaína!
El jefe de esta ruin banda,
o sea, el cabecilla
(o cabezón, que le va
mucho mejor la medida)
riendo sentado está
esperando que prescriban
sus fraudes para gozar
de la pasta escondida.
Y el segundo, cuyo nombre
no seré yo quien lo diga
porque es el nombre que tuvo
cierto jefe falangista,
aguardando está lo mismo,
rezando a la Virgencita
y sudando el condenado
(Dios mediante) que da grima.
¿Hay quién dé más, mis señores?
¡Quien dé más, Sus Señorías!
¿Los Pujoles? ¡Bagatela!
¿La Gürtel? ¡Una pamplina!
¡Cómo han trincado éstos,
con tal desdén y osadía
y a tan colosal escala,
dudo que otros existan,
ni pueblo que lo consienta
ni Leyes que lo permitan!

Mi vida en esta bendita tierra de María Santísima:

Treinta y cinco años de Franco + treinta y cinco de este PSOE = Setenta de puteo.

Ya, ni voto. ¿Para qué? Voy a cascar igual.

06-III-16

(Romance XLVIII: Romance del Mari y la Espe)

Cabizbajo va Mariano
camino de la Moncloa.
“¡Esperanza, Esperanza,
que ya te llegó la hora!”
Sus pasos firmes resuenan
en las brillantes baldosas;
ni una mosca salir puede
de tan hermética boca.
Llegado a su despacho
por teléfono convoca
sin perder un solo instante
a la cojonera mosca:
“—¡Esperanza, ven aquí!
¡Vamos a aclarar las cosas!
¡Y no tardes ni un minuto
porque mi copa rebosa!”
Esperanza, que no tiene
ni la idea más remota,
queriendo saber, pregunta;
pero Mariano barbota:
“—¡Que te vengas para acá
pues mi paciencia se agota!”;
y cuelga con tanta fuerza
que el teléfono destroza.
Unos minutos después,
jadeante y sudorosa,
ya tiene delante de él
a hembra tan quisquillosa
y, sin consideración,
con grandes gritos la acosa:
“—¡Fue primero el Granados,
el que en Estremera goza
de los múltiples servicios
de la prisión que lo aloja!
¡Y ahora es el González
y el ático de Estepona,
con dos millones trincados,
a por ellos fue a Colombia,
de lo que la policía
tiene pruebas y de sobra”.
Esperancita, que tiene
la templanza de una loca,
se defiende con más gritos
con lo cual él más se enoja;
hasta que, con tanto grito,
por la puerta se asoma
inquiriendo una cabeza
entre asustada y curiosa:
“—¿Ha llamado, don Mariano?
¿Desea que le socorra?”
Contesta el cuestionado,
la voz aún temblorosa
pero mucho más calmado
y con lengua trabajosa:
“—¡No, nada, Agapito, y vete
a la mierda por idiota!”
La puerta una vez cerrada
y con Esperanza a solas:
“—Dijiste que es el partido
quien trinca lo que se roba
por medio de comisiones
o de cualquier otra forma;
¡y de estos dos millonazos,
tú qué me dices ahora?
Que con Granados, la Gürtel
y el Camps tenemos la soga
tan al cuello que con esto
seguro que nos ahoga”
Salta Esperanza, una fiera,
cual pelota que rebota,
espléndida, arrogante,
jactanciosa, retadora:
“—¡Yo no he trincado un euro
que estuviera a mi custodia…,
en tanto que, sobres, otros
han trincado a deshora!”
La color a don Mariano
se le muda y se agolpa
la sangre a su cabeza;
mas responde con voz ronca:
“—¿Dices que no has trincado?
¡El Ave a Zaragoza
para en ciertos terrenos
que eran tuyos, mentirosa!”
Esperanza se revuelve
y chilla con voz sonora:
“—¡De míos, nada, monada!
¡Los terrenos que mencionas
eran de mi costillita
y familia, a mucha honra!
¡Y ahora me voy, dimito!
¡Si te jode, que te joda!”
Con la cabeza bien alta,
tal que una conquistadora,
allá que sale Esperanza
cual sus ancestros otrora.

No se puede pedir a la gente que haga los sacrificios que hemos hecho estos cuatro años y, a cambio, no tomar medidas efectivas contra los corruptos.

Y medidas efectivas son: a) recuperar el total del trinque; b) cascarle una multa que hasta se le caiga el pelillo de sus partes íntimas; c) enjaularle por un tiempo suficiente para que hasta se olvide de que tiene uñas; d) inhabilitarlo in aeternum para desempeñar cargo público.

Y si no tiene pasta (porque la ha puesto a salvo o se la ha gastado o lo que sea) que pague con jaula según la fórmula ya postulada repetidamente desde aquí con anterioridad:

T = C / Sm

en donde T equivale al tiempo en el trullo expresado en días reales, o sea, sin posibilidad de remisión por este cuento o por el de más allá; C es el capital trincado en euros; Sm representa el Salario Mínimo Legal Vigente expresado en euros por día.

¿Entiendes, Mariano, por qué debes irte? Digo yo que alguien habrá en tu partido que no esté contaminado por la corrupción y sepa gobernar como se debe hacer: con honestidad, responsabilidad, honradez y, como es lógico, el maquiavelismo que se da por supuesto.

(Soneto cojonero CCXXI: Un caso de presunto machismo)

Una mujer no puede ser papisa
ni cardenala, obispa o cura
y sigue pareciendo una locura
la idea de que pueda cantar misa.
Los tiempos han cambiado y es de risa
este machismo que aún perdura;
pues, por más que se empeñe la tonsura,
su defensa induce a la sonrisa.
¿Es Dios un macho alfa o un machista?
¿A Sus Ojos somos tan desiguales
que sólo los machos son los cabales
y la mujer una simple conquista
que desde la cuna es desprovista
de ciertos derechos elementales?

Miren, no es por malmeter o incordiar; pero, ¿cuántos hombres han mostrado ser unos malnacidos en el desempeño de sus tareas religiosas? Que hable la Historia, incluso la pequeña y cotidiana.

La malicia o la bondad no tienen su causa en el género de la persona, sino en el cerebro y en la complejidad de su química; y muchísimas mujeres nos han mostrado, lo siguen haciendo, que sus cerebros están bastante mejor amueblados que el de muchos hombres. Incluyendo, claro, a algunos cuya labor debía haber sido el mostrarnos la senda que acaba en la puerta cuyas llaves sigue guardando celosamente otro hombre. Difunto, eso sí, pero hombre también.

05-III-16

(Soneto lamentable CCXXII: Cuarenta años de dictadura)

¡Cuarenta años de dictadura
en nuestra Andalucía socialista!;
aunque, la verdad, no creo que exista
socialismo con la cara más dura.
¡Qué bien hecha está la tomadura
de pelo a nuestra gente, tan lista,
para que, a pesar de todo, insista
en un gobierno de esta catadura:
de los eres, la vaca asá, los cursos,
las comisiones de investigación,
los lemas rimbombantes, los discursos
burdos, la doble administración
los millones idos por abducción
y hasta del amaño en los concursos!

Desde el principio tuve la corazonada de que todo era idea de uno de los hermanos (listísimo, sí, pero no te diré cuál) de cierto sinvergüenza que moró por estos despachos allá por los años 80 del siglo pasado, un tal Juan Guerra.

Pues este pollo que digo, el tal hermano, para mí que urdió un sistema que, si Dios no lo remedia (y no lo va a remediar porque el tal que digo es ateo y no cree en Él), eternizará el socialismo por aquestos pagos.

Lo cual es malo para los ciudadanos que, de hecho, sufren una dictadura pero no pueden quejarse ni lamentarlo porque hay elecciones cada cuatro años.

Elecciones que, mientras no se dé con el antídoto de la receta guerrera, son un puro y simple paripé; abonado, como es lógico, por la incompetencia inimaginable del partido de la oposición mayoritaria. Que tampoco voy a decir cuál es para no influirte.

(Soneto ubérrimo CLXIII: A un exduquesito)

Escaparás al trullo, tontarrón,
por medio de un chanchullo de los tuyos;
mas por más que los tuyos, con chanchullos,
consigan que no entres en prisión
una cosa es cierta y de cajón:
que siempre vivirás entre murmullos,
decires, sobresaltos y repullos,
sabiendo que saben que eres ladrón.
Pero no de los de necesidad
por lo cual tienes más nuestro desprecio;
que robar por orgullo, es maldad
que no se justifica a ningún precio.
¡Y el colmo: te tenemos por un necio
altivo y chapucero cantidad!

Lo más lamentable de todo es que los politicastros que tan alegremente regalaron NUESTRO dinerito al pollopera ¡se vayan de rositas!

Hablemos de otra cosa que con esta se me pone la tensión rascando nubes. Por cierto: ¡Señor Camps, señor Camps, que dice el Urdanga que muchísimas gracias! Y que le quiere un huevo. ¡Ah, y a la Rita, el otro!... No, no a la Cantaora, a la otra.

01-III-16

(Romance XLVII: El valor del ejemplo)

Resulta que nuestro duque,
el marido de la tonta
a la que el fiscal se empeña
en salvar a toda costa,
pues… ¡tampoco sabe nada!
¡Quién iba a decir tal cosa!
¡Todo un señor consejero
y una señora asesora!,
en Telefónica, él,
en la Caixa, la señora,
¡y no te saben decir,
si les preguntas, la hora!
Es como dice el fiscal
que la defiende ahora:
honrada a carta cabal;
tonta como ella sola.
¿Y su marido, el pobre?
Él no tiene escapatoria;
es tonto del culo, sí,
mas con uñas tan notorias
en las artes del trincar
que es que son la repanocha:
no se salva del talego
aun siendo tonto de nota.
Que ya está bien con que escapen
el bribón y la bribona
puesto que muchos sabemos
lo que se cuece en la sombra;
que hay fortunas, señores,
algunas más que las otras,
de las que nada se dice
ni tan siquiera se toca.

¡Qué coyuntura tan mala para afrontarla con unos dirigentes tan pringados! Por todo ello, y por ahora, sólo te puedo decir una cosa: ¡Viva el rey Felipe VI!

Apunta maneras.

28-II-16

(Soneto doloroso CCXXII: Urrusolo Sistiaga)

A José Luis Urrisolo Sistiaga
le penaron con novecientos años
como castigo por los ruines daños
que provocó con su conducta aciaga;
pero, aquí, quien la hace no la paga
pues hay quienes anidan en escaños
que con sus burdos e indignos apaños
porfían por que tal cosa se haga.
Tras diecinueve años de prisión,
a la calle sale este asesino
gracias a una especie de perdón
contrario al derecho y la razón;
en sus tumbas siguen los que el destino,
ciego y feroz, puso en su camino
.

Pocas veces siento vergüenza de ser español; ésta es una de ellas.

27-II-16

(Romance XLVI: Excmo. Sr. don Agustín Conde)

Al pollo Agustín Conde
le han dado un empleíto
para rascarse los huevos
hasta que estén peladitos.
Iba el pollo en las listas
pero no salió elegido;
y como no sabe nada
de nada el señorito,
¡a buscarle un acomodo
muy bien pagado, tranquilo
no vaya a ser que se haga
de la pichita un lío!
¿A que no saben ustedes
en donde le han metido?
Les voy a dar una pista:
es un enchufe, amigos;
les voy a dar otra más:
al saberse escogido
la cara se le encendió
como quien ha recibido
un shock por alta tensión
del cable al que está asido.
¡Muy bien! ¡Eso es, señores!
¡La Red Eléctrica! Y digo,
¿qué méritos exhibe este
listo del haba y del higo?;
salvo el de no dar golpe
desde cuando fue nacido.
Pero, claro, los nepotes
dirigentes del partido
se piensan que las empresas
oficiales son su nido
donde poner sus calzones,
su pito y sus huevecillos.

¿Qué sabe usted, don Agustín Conde, de Red Eléctrica Española, la empresa en la que el PP le ha colado a dedo?

—Hombre, muchas cosas: sé cómo se escribe, sé cambiar una bombilla y sé en qué cuenta me van a ingresar la paga.

—¿Y usted, doña Trinidad Jiménez, qué sabe de Telefónica, la empresa en la que el PSOE la va a colar a dedo?

Hombre, sé muchas cosas: sé cómo se escribe, tengo una bonita voz para hablar por teléfono y sé en qué cuenta me van a ingresar la paga.

Además, están nuestras influencias para lograr que la empresa prospere en el mundo del poder.

—O dicho de otra forma, están las respectivas influencias de sus partidos que, con ustedes, han aumentado su partidista poder en la empresa. Y, claro, así nos va.

(Romance XLV: Romance de Pico de Oro y los pobres)

Blande el líder la espada,
de acero tiene el filo
y empuñadura de cuero
que con cuerdas va cosido:
“¡Seguidme, soy adalid
de los desfavorecidos
y todos los que me sigan
tienen resuelto su sino!
¡La riqueza acumulada
tan sólo por cuatro o cinco
repartiremos a escote
y seremos nuevos ricos!
¡La Justicia será otra,
esta no es de recibo,
pues protege el bolso lleno
y se ceba en el vacío!
¡La tierra será de todos,
tal y como Dios la hizo,
este Dios que es un invento
para explotarnos, amigos!...”

Continúa su soflama,
¡Vive Dios!, con muy buen pico
hablando como si fuera
san Pico de Oro bendito,
convenciendo a bastantes
que tras él se van; son idos
para mejorar la vida
de sus mujeres e hijos,
algunas de ellas más fieras
incluso que sus maridos
mostrando ser con sus gritos
más valientes que ellos mismos.
Pasan, pues, años de luchas,
con sus muertos, sus heridos,
sus lamentos, amarguras
y sus discursos floridos;
y al cabo, miren por dónde,
regresan al mismo sitio
desde donde ellos antaño,
ilusos y seducidos
por aquel pico de oro,
fiados habían partido.
Mas no vuelven siendo iguales:
más pobres, peor comidos
y llevando los ropajes
rotos y descoloridos,
que las carnes se les ven
por entre los descosidos
y los dientes, de no usarlos,
muchos se les han caído.
Tan sólo el adalid,
en quien habían creído
y a quien ahora ya tienen
por malandrín fementido,
usa las más ricas ropas
y ropajes, ¡los más lindos!;
y de comidas no quieras
saber lo que no te digo:
que engulle a todas horas
y por entrambos carrillos.
Blande una nueva espada,
esta es de oro fino,
empuñadura de plata
con engarces de platino:
Un viejo los ve llegar
derrotados y vencidos;
viéndolos en tal estado
pregunta cómo ha sido
y así viene en enterarse
de lo que ha sucedido:
“Luchamos como valientes,
¡Dios sabe lo que sufrimos!,
y cuando tras muchos lances,
odiseas y castigos
que son largos de contar,
llegaron los beneficios
todos los copó el líder
y sus cuatro o cinco amigos,
sabedores del cotarro
y egoístas, los jodidos.
Ahora nos manipulan
diferentes forajidos
y, si te digo verdad,
peores y más nocivos
que los que antes había,
¡Ay, qué tontos hemos sido!”
 

Yo no digo más que una cosa: Venezuela es el espejo en que se mira PODEMOS.

26-II-16

(Soneto ubérrimo CLXII: Hernández Moltó & Cía)

¡Dios, casi treinta mil euros de multa!
¡Y dos años de cárcel, además!
¡Cómo si fuese, el pobre, un Barrabás
en vez de una persona rica y culta!
¡Pobre hombre! ¡A lo mejor resulta
que, como diez años fue el mandamás
de una Caja arrasada, la que más,
creen que tiene una fortuna oculta!
¡Loor al impulsor del aeropuerto
nulo e inútil de Ciudad Real,
caro y oneroso, eso es cierto,
y salvo por los halcones, desierto,
ejemplo del derroche nacional
y bochorno del sistema judicial!

El 15 de abril de 1994 este señor afea a Mariano Rubio, gobernador del Banco de España y corrupto, su truhanería.

Tras tal acto de honestidad valiente, en 1999, el PSOE recompensa al pollo con la presidencia de la Caja de Ahorros de Castilla-La Mancha, en la que permanece durante diez años; en los que dicha Caja es una puerta abierta por la que entran personajillos y salen millones a porrillo. Imaginen ustedes e imaginen lo peor.

El 29 de marzo de 2009 el Banco de España interviene dicha Caja. Faltan 740 millones de euros. Por lo menos.

2014. El juez Pablo Ruz le imputa (junto a su compinche, don Ildefonso Ortega, exdirector general de la Caja de marras) por los delitos de falseamiento de cuentas y administración desleal y les impone una fianza de 138 millones de euros.

¡La Fiscalía Anticorrupción decide no actuar sobre dichos presuntos delitos!; pero les imputa por la concesión de créditos de riesgo.

2016. La Audiencia Nacional les condena por los delitos imputados por la Fiscalía Anticorrupción a dos años de cárcel y a 30.000 euros de multa a cada uno. No tendrán que ingresar en prisión.

¡Ah, y me han asegurado fuentes de toda solvencia que, eso sí, se les ha afeado su conducta, les han dicho que eso no se hace y les han instado a arrepentirse!

De devolver, nada de nada.

Tan sólo el aeropuerto de Ciudad Real, generosamente financiado por la Caja durante su mandato, costó más de 450 millones de euros. Parece ser que sus actuales gestores andan locos por venderlo por menos de 50 millones.

22-II-16

(Romance XLIV: ¿Prevaricación?)

¡Junta de Andalucía,
cómo diste los permisos
para que se levantara
el hotel Algarrobico?
La firma que en ellos consta
y que da por concedidos
los permisos pertinentes,
¿es la firma de un borrico?,
¿de un sinvergüenza, tal vez?
o, quizás, ¿la de un listillo?
Pues hay una cosa clara:
esa firma, amigo mío,
costará a los andaluces
los millones a porrillo,
¡los cuales quieren sacar
de nuestros magros bolsillos
sin tener arte ni parte
ni culpita en el lío!
El que debe responder,
pagar con su dinerito,
con sus perras y sus telas
el desmadre cometido
es el tonto incompetente,
sinvergüenza o pardillo
sin cuya garbosa firma
nada habría sucedido.
Además de desplumarlo,
que lo tiene merecido,
por prevaricar meterlo
en el talego, y metido
tenerlo allí tantos años
a modo de correctivo
como euros costará
el puñetero hotelito.
Para que sepa el que usa
del dinero tuyo y mío
que tiene que ser honesto,
responsable y objetivo
y no un manirroto imbécil,
un ruin trincón o un bandido.

Miren ustedes, si es que no hay por donde cogerlo: el magistrado Jesús Rivera, hoy en el TSJA, advirtió en su sentencia de que la «burda maniobra» con que la Junta había intentado convertir en urbanizable y no protegido el suelo de El Algarrobico -llegó a falsificar la planimetría oficial, como denunciaron los ecologistas- presentaba los «caracteres de los delitos de prevaricación y contra la ordenación del territorio». http://www.elmundo.es/andalucia/sevilla/2016/02/22/56ca024b46163fef248b45ba.html

Más claro, imposible. Por ello, desde aquí, pregunto:

¿Quién firmó los permisos? ¿Quién los supervisó?

Otra cosa: ¿han aparecido las perras que se desvanecieron en el caso Malaya? ¡Qué va! Por no aparecer no han aparecido ni los nombres de los altos cargos implicados en el mismo; por consiguiente, ¿contra quién proceder?

¿Y de los eres? ¡Ay, qué risa! Juan Lanzas, libre como un pajarito; Guerrero, si no va de putas es porque no quiere ya que posibles y libertad tiene; Antonio Fernández, riéndose del mundo; y lo mismo la Maleni, el Viera, la Aguayo, el Griñán, los Chaves, etc., etc., etc., libres, libres como el viento, hundiéndose en el olvido de los millonarios de nuevo cuño.

¿Recuperados? ¡Ni un euro, que se lo digo yo!

21-II-16

(Romance XLIII: ¡Adiós, Mariano, adiós)

Adiós, Mariano, adiós,
adiós y no vuelvas más,
la España no corrupta
te lo agradecerá.
Ningún dedo has movido,
ni se cree que moverás,
para meter en talego
a quien allí debe estar;
tal vez porque si tal haces
algún Mariano habrá
que trincó sobres con tela
marinera cantidad;
por ello, haz el petate
y vete a tu casa ya
desocupando el cargo
en el que de sobra estás.
Llévate a la cigarra
la que tiene un cigarral,
la que miente en diferido,
es decir, miente muy mal
tomándonos por zagales
de los de teta chupar.
También recuerda llevarte
a la Rita Barberá;
a esta para dejarla
frente a algún Tribunal
que examine bien a fondo
su presunta integridad.
¡Ah, y al Curita del alma,
el del huevo y lo demás!,
déjalo junto a la Rita
al pasar por tal lugar
y que hagan con el pollo
faena muy similar.
Y ya puestos, y de paso,
deja junto a este par
a otro figura ilustre,
el orensano Baltar.
Cuando te despidas de ellos,
y puesto tú por detrás,
dales un empujoncito
de los que tú sabes dar.
Hay, por supuesto, más gente
mas no queda tiempo ya,
pues pasaron cuatro años
y no hiciste “na de na”.
Y volviendo a tu ida,
quien mucho lo sentirá
y llorará como un niño
con Errejón, además,
será cierto perro flauta
que por tu inactividad,
o si prefieres llamarla
inmóvil pasividad,
ascendió casi a los cielos
con su corte celestial;
que si por tu culpa, tío,
llegaran a gobernar
nuestra maldición eterna
sobre ti también caerá;
es que pensando en España
en situación tan fatal
se me espeluzna el pellejo
como a erizo de mar.
¡Que en Venezuela, señores,
no tienen leche ni pan,
ni medicinas encuentran,
ni para los coches gas!
Y las pensiones en Grecia
no llegan a la mitad
de lo que cobraban antes
¡y menos que llegarán!;
mientras que la vida sube
y viven como rajás
cuarenta sinvergonzones:
¡los podemitas de allá!

Mostraste qué clase de Hombre de Estado eres cuando le hiciste la cobra a Pedrito.

La actual coyuntura te viene grande. Nos estamos jugando mucho. Échate a un lado y deja que sea otra quien nos saque de este caos.

Por otra parte, no todo ha sido negativo ni mucho menos; por ello sería de desear que no empañases tu ocaso. Porque eres muy prescindible. Aparte, claro está, de muy perjudicial en las actuales circunstancias.

¡Váyase, señor Mariano!

20-II-16

(Soneto ubérrimo CLXI: ¿A la tercera, la vencida?)

Parece ser que nos hace un favor
dimitiendo otra vez esta señora
cuando lo hace tarde, a deshora
y tras cometer error tras error;
pues si tuviese un poco de pudor
se habría largado sin demora
cuando por una presunta mejora
un AVE la deslustró con su hedor.
Luego vinieron los Ortiz, Utrillas,
López, Granados, Güemes y Lamela
y otros muchos amantes de la pela
que bien a las claras o a hurtadillas
dejaron nuestras bolsas en mantillas
en las mismas narices de esta lela.

Doña Espe, el señor Marjaliza le envía los más afectuosos, entusiastas y agradecidos recuerdos por su ojo para elegir y su nulo ojo para vigilar a sus presuntos subordinados. ¿Qué le digo?

17-II-16

(Soneto ubérrimo CLX: Los eres bolaños)

La paz de los justos están durmiendo
los eres andaluces de Bolaños,
el mayor de los mayores apaños,
durmiendo, olvidándose, muriendo,
aquellos eres que con gran estruendo
saltaron por andaluces escaños
gracias a la pericia y los redaños
de una juez con un coraje tremendo.
Hoy día campean por esas calles
ufanos y orgullosos sus ladrones,
pues parece que no hay pantalones
que en cintura meta sus crasos talles.
Por estos y parecidos detalles
ya es que estamos hasta los cojones*
.

*(con perdón)

¡Qué gran persona es la señora doña Mercedes Alaya! ¡Qué valor, qué orden, qué gran trabajadora! ¡Y la Junta de Andalucía sin concederle medalla alguna ni nombrarla hija predilecta ni nada!

16-II-16

(Romance XLII: ¡Qué bien parece esta infanta!)

¡Qué bien parece esta infanta!
¡Vive Dios, qué donosura!
¡Tal sienta en el banquillo
su regia y soberbia grupa
como sobre la más rica
y egregia cabalgadura!
Las dos sus manos descansan
sobre la otra, la una
con gran distinción y empaque,
¡es de ver tal galanura!
De la infanta la barbilla
hacia los techos apunta,
que, aunque juzgada, es
dama de muy alta cuna.
La vista tiene clavada
en el siervo que la juzga,
vasallo que se dirige
a ella como presunta.
¡Villanos que uséis banquillo,
el que la infanta ocupa,
cuán os vanagloriaréis
en vuestra vida futura!
“¡Ay, madre, qué suerte tengo:
me arrestaron por puta
y mi banquillo fue el mismo
que el que nuestra infanta usa!”
“¡Ay, qué alegría me das,
hija mía Sisebuta,
qué alegría más grande
aunque seas prostituta,
que de entre todas mis hijas,
honradas todas, ninguna
se sentó donde se sienta
dama de tan alta alcurnia!”
“Diez cuchilladas le di
y le maté, padre cura,
y como le di tan pocas
aún tengo la amargura;
veinte años me largaron
por pinchar al pinchaúvas
si cuarenta me largaran
estoy seguro y sin duda
que lo mataría de nuevo
e iría en derechura
al banquillo do la infanta
sentó su regia figura
pues tengo por gran honor
con mujer de tanta uña
compartir algo tan suyo
y no lo olvidaré nunca!”

Desde hoy en adelante
serán peccata minuta,
pan nuestro de cada día
y usual entre la chusma
comentarios como estos
y no es de nadie la culpa
sino de cierta señora
agoniosa mayúscula,
soberbia como ella sola
y en el fondo una palurda.

La señora no sabía nada; pero es lógico: pregúntenle a Cenicienta de dónde salió la pasta para carroza tan impresionante como era la que la llevó al baile y les mirará con cara de peroquépreguntaestegilipollas.

Porque a las infantas suceden cosas así; palacetes que aparecen de la nada, zapatitos mágicos de cristal tallado, cumpleaños a lo grande de los nenes, clasecitas de salsa gañotera, ya saben, la tira.

A algunos reyes, más. La multiplicación de los panes y peces es simple nadería si consideramos la variación cuantitativa del talego de un pollo desde que se sienta en trono hasta que se levanta. ¿O no? La Historia, que por ser ciencia es sabia, nos lo ratifica

Además, tampoco sabía nada.

¿Y el tutor de la infantita?

¡Uy, ese, menos! Ignorante total. Incompetente al máximo.

 

ADVERTENCIA:

Hoy, 16-II-16, se ha cambiado esta página de inicio (HOJA DE HOY); la anterior ha quedado archivada en este enlace:

HOJAS DE AYER

en el apartado:

II) HOJAS DE AYER: TOMO 02 (desde 07-IV-12)

bajo el epígrafe:

¡Villancicos y otros versos! (16-II-16)

Para contactar:

elindependientedigital.es@gmail.com

(Se guardará el anonimato de quien así lo exprese)

 

 
Las opiniones vertidas aquí son de la exclusiva responsabilidad del autor; los cuentos, artículos, poesías, etc., están protegidos por la Propiedad Intelectual y el Copyright, y se prohibe su reproducción total o parcial sin el permiso del autor.