DE LO QUE DIGA EL GOBIERNO, NO TE CREAS LA MITAD; LA OTRA MITAD, LA DESECHAS POR ABSURDA. DE LO QUE NO TE DIGA, ¡CRÉETELO TODO!
HOJA DE HOY HOJAS DE AYER POESÍA CUENTOS ARTÍCULOS NOVELAS
el rincón de Lili
BLOG AMIGO: LILI Y EL MUNDO

28-V-16

(Romance LXII: Romance del sindicalisto)

Me llamo Honorio de nombre
y Estornell es mi apellido;
no me gusta presumir
mas soy el sindicalisto
que por trabajar un día
trinqué cual capitalisto:
treinta y siete mil eurazos
me soltó sin un suspiro
la empresa valenciana
de la Rita y sus amigos,
empresa llamada Imelsa,
que anda por los banquillos.
Lo más gracioso de todo
es que siendo día festivo
pues, como tonto que soy,
yo me quedé en mi piso
rascándome a dos manos
ciertas partes que no digo
pero que son aledañas
a eso que llaman pito.
Para colmo me largaron
generoso finiquito
por no haber dado golpe
en siete años seguidos,
durante los cuales, claro,
sí cobré mi sueldecito,
el cual para si quisiera
cualquiera de esos pardillos
que llevan años parados
y aunque tienen muchos hijos
no llevan nada a sus casas
por tontos, los pobrecillos;
¡con lo fácil que es pillar
un chollo o un chiringuito
y a trincar, que son dos días!
¡Y trincar es tan bonito…!
¡Que viva la UGT,
con la que llené el bolsillo!
¡Y que viva mucho más
ese gran amigo mío,
señor Marcos Benavente,
gerente del chiringuito
y, durante siete años,
el yonqui del dinerito!
Y ya puestos a alabar,
que viva también Paquito,
ya saben, ese Curita
a quien viste su palmito
un amiguito del alma
con bigotes de bandido,
y bolso sobre regalo.
Mas no se espanten, amigos,
que por todas partes sobran
muchísimos más políticos,
eres, cursos y nepotes,
sinvergüenzas, forajidos;
lo mismo en Cataluña,
Madrid o el quinto pino;
en Andalucía, más;
y en Galicia, parecido,
pues el pellejo del toro
es un pellejo podrido
por la casta que tenemos
que no hemos merecido.

Por cierto, ¿qué fue de aquel tito Vicente Sanz, expresidente del PP en Valencia y condenado por acoso a tres trabajadoras del canal 9 de la RTVV, 225.000 eurillos de indemnizaciones y multa de nada; autor que fue, además, de la muy acertada frase "estoy en política para forrarme" que tan bien define a más de un "currante" de la "profesión", en mi criterio, más antigua del mundo.

Aparte, claro está, de estar imputado en una de las variantes del asunto Correa, ya saben, en este caso la de la visita del Papa. Unos 4 milloncejos. De euros, sí.

Si es que tienen un ojo para el reparto del pastel...

Zaplana, en este caso.

27-V-16

(Soneto ubérrimo CLXXXIII: Cachuli millonario)

¡Tiene un cuento de toma pan y moja!
¡Otra vez ha vuelto al hospital!
Según dice, se encontraba muy mal.
Cachuli; Julián, para la Pantoja.
Sin embargo, su boquita acerroja
dónde está el trincado capital;
para mí que este alegre chaval
de lo trincado ya no se despoja.
Por uno que está donde debe estar,
cien mil hay que no pisan el talego;
pues, Cachuli, escupe la pasta y, luego,
nos pagas lo que tengas que pagar,
anda tío, no la diñes, te lo ruego,
sin soltar lo que nos debes soltar.

El pobrecito de Julián Muñoz que dice que casi se nos muere de nuevo. ¡Dos noches ha pasado en el hospital! Fuera del trullo. O trena. O jaula. O saladero.

Que es donde debe estar hasta que nos devuelva, con intereses y añadidos, todo lo que trincó en Marbella.

Bolsas y bolsas y bolsas de basura, llenas hasta los topicos de muy rica tela. ¿Dónde están, so pillín?

¿Qué quieres? ¿Salir de la jaula para disfrutar lo que nos robaste? Con tu Karina, ya sabes, esa que te ha hecho recuperar la sonrisa, ja, ja, ja.

¡Púdrete en el talego hasta que nos digas dónde tienes nuestro dinero! Y, después, te sigues pudriendo hasta el último día de tu condena.

18-V-16

(Romance LXI: Leyes mal hechas)

Cabalgaban los Pujoles
camino de Panamá;
en las alforjas, la pasta:
ricos podridos están.
La pasta viene de España.
por Andorra pasó ya,
mas, como está el fisco mosca,
no quieren dejarla allá.
Seis empresas diz que tienen
y otras tantas que tendrán,
todas revientan de pasta,
pasta que no es legal.
“¡Papi, papi —diz que dijo
Oriol—, me quieren juzgar!”
“¿Por qué? ¿Por qué, hijo mío?
¿Quién osa hacer tal maldad?”
“¡Los mismos que también quieren
entalegarte, papá!”
“¡Tranquilo, hijo mío, tranqui,
ninguno te juzgará
pues aunque ladrón tú eres,
eres ladrón catalán
y la Justicia española
con nosotros no podrá!
¡Que viva la butifarra
y el cava, que no el champán!
¡Que viva el tres por ciento
y el cuatro y el cinco y más!
¡Y también las ITV,
que hicieron nuestro caudal!
¡Y que viva vuestro abuelo,
padre mío o de mamá,
el que nos legó un legado
y a su hija, ¡ni un real!!
¡Y viva quien nos dejó
en completa libertad
para hacer y deshacer
según nuestra voluntad,
que fue por lo que pudimos
traer las perras acá!
¡Y también quien estas Leyes
las supo acomodar
a que tamaños desmanes
pudieran así pasar!”
“¡Pues que vivas también tú,
mi muy querido papá,
que tanto colaboraste
en tamaño carajal!”
Así platicando iban,
animados por demás
pues estaban ya llegando
al paraíso fiscal;
papá Jorge va delante,
la Ferru, sola, detrás;
más atrás los siete hijos,
que ninguno faltará,
pues donde huelen la pela
en pos de ella ellos van,
con las bolsas de basura
ya prestas para llenar.

No me cabe en la cabeza cómo las Leyes están tan mal hechas, en mi criterio. Pájaros que deberían estar entre rejas e incomunicados, se pasean en cambio en plena libertad; para mí tengo que destruyendo pruebas y fabricando falsas. Aparte de reírse a mandíbula batiente, que diría Roberto Alcázar, el jefe de Pedrín el de los bombachos, coleguillas de tebeos ambos del Guerrero del Antifaz, allá por los cincuenta del siglo pasado.

Porque si yo fuera Rato, eso haría. O Blesa. O la barbera valenciana. O Chaves. O la Maleni. O el Lanzas. O el Guerrero. O el Virrey de Andalucía. O Antoñito el González Byass, al que le regalaron un ere desde el mismo día en que nació.

O tantos y tantos otros que, por el mero hecho de tener intereses políticos, gozan de bula y aforamiento.

17-V-16

(Soneto cojonero CCXXII: Vergüenza)

Idoia López Riaño, la asesina
compañera de Irrisolo Sistiaga
y lideresa de la mortal saga,
con cada mes que pasa, más afina;
probando, por si esta vez atina,
presenta un escrito en que divaga
sobre su culpabilidad, muy vaga,
y pide clemencia casi divina.
Mira, mataste tantos inocentes,
causaste a tanta gente tanto daño,
que no puede haber otro apaño
que el que cumplas las condenas pendientes.
Llora en la cárcel año tras año
lo que otros lloran por sus ausentes.

Asesina perteneciente a la célula criminal denominada MADRID; entre sus colegas, Ignacio de Juana Chaos, Juan Manuel Soares Gamboa, Antonio Troitiño; luego, en 1991, pasó a la célula criminal denominada EKAITZ, dirigida por su colega José Luis Urrusolo Sistiaga.

El año 2001 fue condenada por la Justicia española a 2000 (DOS MIL) años de cárcel por asesinar a 23 personas.

En breve comenzará a DISFRUTAR de varios permisos penitenciarios previos a la libertad total.

30-IV-16

(Romance LX: Presidentes y déficit)

¡Somos los reyes del mambo!
¡Somos los amos de España!
¡Porque somos presidentes!
¡Tiramos la pasta a mantas!
¡Nos molan las comilonas
y las tarjetas doradas,
que son las que, sin recato,
usamos para pagarlas!
Con estas mismas tarjetas
pagamos también alhajas,
tanto para las señoras
como para las madamas.
De hoteles, ¿qué te digo?
¡Solo las suites más caras,
que para los que nos votan
dejamos las más baratas!
Además, como señores,
soltamos propinas bravas,
de las que hacen tocar
hasta los suelos las caras
y muy baldadas les dejan
por un tiempo las espaldas.
En cines, fútbol y toros
nos regalan las entradas
y, cuando no, las tarjetas
las tenemos para usarlas.
Los móviles y tabletas
tampoco nos cuestan nada:
con tu tarjetita eres
personita adinerada.
¿Quieres cualquier tontería,
un café o una tostada,
gominolas, pastelitos,
chicle o una naranjada,
un cartuchito de pipas,
un bombón de crema y nata,
un bocata de jamón
incluso un pincho con caña?
Pues mandas a tu sirviente,
secretario que les llaman,
que te traiga lo pedido
y la factura la carga
a alguna de las partidas
en las que nadie repara.
De coches sólo nos gustan
los de las gamas más altas;
eso sí, con conductor
pues te da más importancia.
Para los trayectos largos,
clase bisnes, la afamada,
la que utilizan los ricos,
¿qué dices?, ¿que es la más cara?
¡Pues sacas tu tarjetita
y cosa solucionada!
Además, para alojarnos
disponemos de embajadas
si vamos al extranjero
para alguna cuchipanda;
estas embajadas son
una auténtica chulada,
todas en barrios muy chic
y, por dentro, ¡una pasada!
¿Que te quieres ir al campo
por una o dos semanas?
¡Pues, a una casa rural;
o, si quieres, a la playa
con la familia entera,
incluso con la cuñada,
su marido y los niños
y la abuela si te cuadra!
¿Que quién paga todo esto?
¡Pues los que todo lo pagan!
¡Los que curran día y noche
y en Hacienda lo declaran!

A todo esto, el Tsipras, ya saben, el coleguilla de Pablito, va a reducir las pensiones en Grecia. Y el Maduro, ya saben, el del pajarito y coleguilla de Pablito y Tsipras, tiene a su país sumido en el caos y la ruina.

Nosotros, para variar, tenemos un Mariano que no ha propulsado lo más mínimo las leyes idóneas para erradicar la tremenda corrupción reinante en nuestra patria, corrupción sólo comparable a la gonzalezca o a la zapatera.

El sentimiento de impunidad de la clase dirigente está hoy día más arraigado que nunca en este país. Impunidad que repercute directamente en un déficit galopante. Y en la actual coyuntura, con los sacrificios y penurias de tanto inocente, tal estado de cosas es, aparte de una golfería, un delito con tintes de inhumanidad.

07-V-16

(Soneto ubérrimo CLXXXII: Granada, suma y sigue)

Tenemos nuevo alcalde en Granada;
el otro era un pájaro de cuenta
que, tras sesión un tanto turbulenta,
cayó por una dimisión forzada.
Este nuevo sí que es una gozada,
socialisto de mente avarienta
e Invercario de bolsa opulenta
de la San Telmo Cía. Limitada.
Cuyo socio beneficiario es
el Ciudadano Rivera, sostén
por interés de pequeño burgués
de todo este burdo entremés
de cursos, eres, corrupción y amén,
tan viejo ya como Matusalén.

Cuando Rivera (en el chalaneo poselectoral, ya saben) aupó a Susanita a la poltrona presidencial, hubo un crédulo, infeliz, cándido, incauto y simplón gilipolla que pensé: "Estos vienen a poner orden en el corral".

Sí, sí: los eres camino del olvido bolañero, los cursos siguiéndoles a muy corta distancia, el desmadre suma y sigue que te suma.

Y, ahora, Granada. Quitan a un presunto pájaro de cuenta urbanita para poner a otro igual de presunto pájaro de cuenta invercario. Pero, eso sí, el primero, pepero; el segundo, socialisto.

Que ha sido el mejor postor y el más listo.

¡Viva la casta!

(Todos a coro, como en la mili:) ¡Bah!

05-V-16

(Soneto ubérrimo CLXXXI: Políticos, una casta aparte)

Si un cura es pillado copulando,
se lía la de Dios es Jesucristo;
si un bombero alguna vez es visto
incendiando, que se vaya cagando…;
un cajero al que pillan robando
es despedido en el acto y listo;
si un policía por un imprevisto
delinque, al talego va pitando.
Los políticos roban con descaro
y se llevan todos nuestros dineros;
en seguida salen sus compañeros
a quemarse las manos sin reparo
clamando su inocencia, desamparo
y su aforamiento, los puñeteros.
¡Y a aguardar que prescriban los delitos
gastando mientras nuestros dineritos!

Señor Chaves, señor Chaves, ¿se encuentra usted bien?, ¿está a gustito, señor Chaves? Señor Griñán, señor Griñán, ¿disfruta usted, vida? Gasparillo, Gasparillo, ¿sigues votando a dos carrillos? Señor Rato, señor Rato, ¿cómo se encuentra usted?, ¿goza de todo lo gozable? Señor Blesa, señor Blesa. ¿lo pasa usted de p.m., señor Blesa? Señor Lanzas, señor Lanzas, ¿le asa bien las vacas su señora madre?, ¿y su señor padre de usted, señor Lanzas? Señor Guerrero, señor Guerrero, ¿tiene usted suficiente coca?, ¿y putillas, señor Guerrero, tiene usted bastantes?, ¿quiere que le paguemos más? Señor Pujol, señor Pujol, ¿ha tenido usted suficiente con el 3%?,  ¿no sería mejor subir al 6%?, ¡ah, que era el 10%! Señor Fabra, señor Fabra, ¿qué tal le está sentando la libertad?, ¿se le ensancha el corazón ante su estatua? Señora Castedo, señora Castedo, ¿sigue usted cultivando la amistad del señor Ortiz?, ¿encontró la sandalia? Señor Rus, señor Rus, ¿cuenta usted con la misma alegría y competencia de siempre? Doña Rita, doña Rita, ¿a que lo que se trinca no se quita?...

Señor Mariano, señor Mariano, ¿por qué no se va ya de una vez? Hay gente joven y honrada en su partido; dentro, claro está, de lo honrado que puede ser un político español. Usted ha tenido su oportunidad y la ha cagado. Con perdón, pero cagado.

03-V-16

(Soneto ubérrimo CLXXX: ¡Imanol se nos va a Panamá!)

El gran Imanol Arias amenaza
con darnos caña, ¡mucha, mucha caña!,
pues asegura que se irá de España
tan genuino ejemplar de la raza.
El pollito se juega esta baza
para tratar, con tan burda artimaña,
de escapar a la justa y noble saña
que Hacienda utiliza cuando caza.
¿Y a dónde se va nuestro pichoncito
a contarles cómo coño pasó,
a cobrar un dineral el gachó
y a ser aún más rico podridito?
¡Ay, amigos, eso es sencillito:
pues a Panamá y sanseacabó!

Entre los pocos logros de mi vida, ocupa lugar destacado no haber aguantado ni un solo episodio entero de "Cuéntame cómo pasó". La razón: nunca me ha gustado la manera de interpretar de Imanol Arias, monocorde, plúmbea, inexpresiva, tristona y pesimista en mi opinión.

Sea como sea, desde luego veo disparatada la cantidad de 72.000 euros por cada uno de los más de 300 capítulos que cobra este señor; dinero cobrado aquí y declarado ¿dónde?

¡Ah, y la pajarita Duato, idem de idem!

¡Eso es derrochar las perras públicas, sí, señor, eso es rumbo y tronío con nuestra tela!

¡Y amenaza con irse de España!

¡Pues ya lo tenía que haber hecho!... después de rendir cuentas a nuestro fisco, claro.

Y ya puestos a pedir, ¿por qué no husmear una chispita por TVE, eh? La de los rumbosos... ¿manirrotos o espabiladillos de más?

02-V-16

(Soneto ridículo CCXXIV: ¡Venga viajecitos...!)

A Bruselas se fue este gilipolla
esperando una entrada triunfal:
fanfarrias, desfiles, Guardia Real,
presentes, regalos…, alguna joya,
recepción, banquetes, rica tramoya,
cantando Els Segadors, lo normal
entre dos estados de igual a igual...
O sea, se le ha ido la olla.
—¡Y en esto se gastan los españoles
la pasta que no tienen y les damos?
¡Joder, que son capullos! ¡Vamos, vamos!
¡Tirando nuestros euros como soles,
queriendo que paguemos sus faroles
y viniendo para que lo veamos!

El gilipolla tiene nombre y es el sucesor de otro Más gilipolla todavía. Le acompañaron otros dos figuras; los tres han vuelto a España con las narices de dos palmos y, encima, aberenjenadas a lo que dan por el portazo de los organismos oficiales de CE cuyos máximos dirigentes se han negado, amablemente, a recibirles.

De modo que el viaje triunfal se ha limitado a un paseíto en gabarra por los canales de Gante y a unos caprichitos de buche y lecho. ¿A que no sabe quiénes se los hemos pagado?

Según fuentes solventes, las autoridades comunitarias tienen aún las manos en la cabeza debido el descabellado asombro producido por las pretensiones pequeño-nicolasescas de estos pollos. En estos tiempos.

Si quieren viaja, que se lo paguen de su bolsillo, que ya está bien de gorroneo. Cara más dura.

30-IV-16

(Romance LIX: El duende y el flamenco)

En una noche de enero,
noche de invierno y tinieblas,
en el Centro de Flamenco
de Jerez de la Frontera
vestida con un sudario
llama una sombra a la puerta.
El guarda, que dormitaba,
con el ruido se despierta
y cagadico de miedo
a la puerta se acerca;
pregunta en voz muy baja
arrimando la cabeza,
mas cuidando de no darse
con la cerrada madera:
“¿Quién es quién a estas horas
en noche cerrada y negra,
¡y lluviosa, por más ende!,
con tanta fuerza aporrea
que me ha sobresaltado
de tan infame manera?”
Una voz ronca y doliente,
profunda, quejosa y hueca
a tales requerimientos
contesta con tanta fuerza
que la cabeza del guarda
del espanto se despega
de la puerta con un salto
que es la envidia de un atleta,
pues le suena aquella voz
a quejío o a saeta;
que dice la voz de marras:
“¡Abre de una vez, puñeta,
que me estoy quedando tieso
del frío que hace aquí fuera
y está cayendo una lluvia
que como sopa me deja!”
El guarda, persona sabia
en lo que a su tarea
se refiere, le subraya
que era cuestión muy compleja
lo de dejarle pasar
si no decía quién era;
pero el otro le interrumpe
y terminar no le deja:
“¡Que yo soy el director,
enteradillo de mierda!
¡Ábreme ya de una vez
o te cae la tremenda!”
Y así le responde el guarda
para su enorme sorpresa,
la voz muy firme y segura
y de certidumbre llena:
“¿El director de esta cosa,
de este centro o lo que sea?
¡Vamos y vete a dormirla
que eso no hay quien lo crea!
¡Aquí director no hay!;
aunque sí hay una pieza,
muy grande y muy soleada,
que cerrada se conserva,
con mobiliario de lujo
alfombras y la repera
y en la puerta una placa
enorme donde concreta
“Despacho del Director”;
pero siempre está desierta.
De modo que buenas noches
tenga usted, señor, muy buenas”.
Y dispuesto a marcharse
dándose está ya la vuelta
cuando oye cómo el otro
le ruega que se detenga:
“¡Atiéndame, señor guarda,
un momento tan siquiera:
una nómina le paso
para que la coja y lea
¡cómo yo soy el que digo!,
¡cómo no soy un cualquiera!”
Mira hacia abajo el guarda:
junto a la pequeña estera
un papelajo mugriento
por deslizarse se esfuerza.
Cuando acaba de leerlo,
como platos se le quedan
los ojitos de su cara
y las dos manos le tiemblan.
“¡Por Dios, esto no es sueldo
de maestrillo de escuela!
¡Esto es sueldo, al menos,
de gran director de empresa!
¡Disculpe, vuesa merced,
por la tardanza y la espera!”
Y mientras tal va diciendo
ya la puerta está abierta
de par en par, con los nervios
destripando su conciencia.
Pero allí no hay nadie.
Ni vestigios que den cuenta
de que algún director
asomara jamás jeta.

Pues sí, señor, un servidor tuvo el honor de conocer al guarda de marras; el pelo tenía blanco desde aquella noche y la voz aún le temblaba al describirla:

—Pasé un susto, don Fulano. ¡Llevaba un rato hablando con él! Y voy y me asomo a la puerta y, ¡por éstas! —se besó piadosamente un dedo mugriento de gordo y me lo echó a la cara a continuación para que comprobara que era verdad—, ¡allí no había nadie!

Luego me enseñó la nómina y el que tuvo que hacerse cruces fui yo: jamás creí que los espíritus cobraran sueldos oficiales tan sustanciosos. Pedí que me la dejara y con ella me fui a un alto cargo de la Junta de Andalucía:

—Zon cozah der duende, ¿comprendeh? —pues ceceaba y erreaba una miajita.

—¿Del duende?

—Poz claro. Der duende der flamenco. —Luego se explicó un poco más; me dijo:— Er duende ez er Luciano y er flamenco, er Guerrero.

—¿Guerrero? ¿El Director General de la coca de la Junta?

—¡No, no, qué va! Eze ez otro; ze ve que va con er nombre. Mira, lee.

Me alargó un ejemplar de El Mundo en cuya portada destacaba:

El TSJA investiga a Luciano Alonso por el caso del director 'fantasma' del centro de flamenco

El primer párrafo era ya revelador: El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía ha abierto una investigación contra el exconsejero de Cultura Luciano Alonso y el diputado provincial del PSOE de Málaga Luis Guerrero, por el contrato de éste en el Centro Andaluz de Documentación Flamenco, un puesto de trabajo en Jerez de la Frontera al que nunca asistió. Por si a vuesa merced le interesa, aquí va la dirección:

http://www.elmundo.es/andalucia/malaga/2016/04/27/5720b5a1e5fdea09038b45c2.html

De lo más prudente y discreto.

PS: Dedicado a CIUDADANOS con todo cariño.

27-IV-16

(Romance LVIII: Estando el señor don Rato...)

Estando el señor don Rato
sentadito en su cochazo
ha recibido una carta,
Hacienda se la ha mandado,
preguntándole si tiene
dineros en algún lado.
Y Rato ha respondido,
por supuesto cabreado,
que en sus cuentas él no tiene
ni para hacer un asado,
no digo ya de una vaca
sino de un pez esmirriado.
Como las palabras vuelan,
es un hecho demostrado,
hasta el despacho de un juez
estas acaban llegando
y cuando sabe qué dice
personaje tan odiado
manda que a su presencia
se lo traigan de inmediato.
En teniéndolo delante
le pregunta a bocajarro:
“¿Cómo dices que no tienes
ni para asar un pescado
si Panamá comunica
que estás del todo forrado?”
Rato sin habla se queda
durante un rato muy largo,
mas cuando habla le dice
a quien le ha interpelado;
“Yo no miento, señor juez,
yo no miento, que es pecado.
Todo el dineral que tengo
lo tengo bien controlado
que por eso estoy libre
y puedo hacer y deshago
con completa libertad
y el más completo descaro.
A mi nombre no hay un euro
en España digo, claro;
coloqué gente de paja,
o sea, simples guiñapos
a cuyo nombre he puesto
mis telas a buen recaudo.
En cuanto a Panamá,
si no ando muy errado,
es un tipo de sombrero;
y ya que ha preguntado,
si me lo permite usía,
le vendrá que ni pintado
porque tiene poco pelo
y el poco que tiene es blanco;
yo, que usted, compraba uno
pues, además son baratos.
Y el Panamá, señor mío,
será moda del verano:
quien no tenga un Panamá
es tonto o un desgraciado”.

El Lanzas, libre como los pajaritos; el Oriolito, libre como los pajaritos; el Pujol el Viejo, libre como los pajaritos; el resto del pujolerío, libre como los pajaritos; el Blesa, libre como los pajaritos; el Cachuli, libre como los pajaritos; el Blanco, libre como los pajaritos; el González, libre como los pajaritos; el Rato, libre como los pajaritos; la Barbera de Valencia, libre como los pajaritos; el Chaves, libre como los pajaritos: el Millet, libre como los pajaritos; el Viera, libre como los pajaritos; el Fabra aeroportuario, libre como los pajaritos; el Urdanga, libre como los pajaritos; el Torres, libre como los pajaritos; la infanta... ¡coño, que se me ha engarrotado el dedo...!

Quien no haya hecho y deshecho a su antojo y conveniencia o es tonto o es muy tonto.

Y un servidor, aquí. Sí, señor. Aquí. Tragándonoslas dobladas. Mejor dicho, teniendo que tragárnoslas dobladas.

26-IV-16

(Soneto ubérrimo CLXXIX: Las pensiones)

Rajoy ha mantenido las pensiones;
el Podemos griego las rebajó;
algo aún mucho peor sucedió
con el más Maduro de los bribones.
Los jubilados tienen, pues, razones
suficientes para que este gachó
siga en el sillón, que no dejó,
por otros cuatro años de sesiones.
Pero no porque sea el mejor
de toda esta panda de egoístas,
deshonestos, cerrados y cuentistas
que padecemos con todo rigor,
sino el menos malo en derredor
y el más circunspecto a ojos vistas.

Tienen lo que llaman la Caja de las Pensiones como el coño de la Bernarda: todo el que quiere le mete mano. Para esto, para lo otro, para lo de más allá. Pero, bueno, ¿eso no es un desviación de lo previsto en los presupuestos?

Luego se quejan: no va a ser posible mantener el actual sistema de pensiones que viene de tiempos de Franco. Pues claro que no.

Y digo yo, ¿para esto queríamos las autonomías, la democracia y los sindicatos?, ¿para ver cómo todo el que puede roba y, para colmo, queda impune y, para colmo, no devuelve lo trincado y, para colmo, le exigen responsabilidades políticas y, para colmo, le expulsan del partido y, para colmo, nos dicen que han actuado con toda contundencia?

Mirad, a los que sois de mi cosecha, una de las mejores, la del 43: ojo con lo que hacéis. Y a los que no lo sois, pues, ojo con lo que hacéis:

-recordad Grecia y Venezuela;

-recordad a Zapatero y a Felipe;

-recordad la Andalucía de los eres y los cursos: sólo con lo que se recuperara de estos dos desfalcos habría para recomponer esa desviación que nos exige Bruselas. ¿Verdad que sí, Rivera?

(Soneto ubérrimo CLXXVIII: Las dos presuntas)

Pues ya no veremos ancas de infanta
en el noble banquillo de los reos,
que es en donde, según nuestros deseos,
debería sentarse esta manganta*;
porque pasa que hay otra farsanta*
que tiene querencia a los chupeteos,
floreos, pendoneos y saqueos
monetarios, como nuestra tunanta.
Y, claro, don Pedrito, el fiscal
defensor de nuestra infanta querida,
aún no es la de la anochecida
y ya arguye la sinrazón legal
de una cuasi acusación contextual
carente de una base propartida
que conlleva a la libertad total
y que en gran parte es a él debida.

*presunta

Parece complicado, pero no lo es en absoluto. Verán: imputan a una infanta por un presunto delito; un fiscal la defiende a capa y espada; parece que la van a desimputar; entonces aparecen los muchachillos de la peli que se erigen en acusación particular y, consecuentemente, un juez recto y alayesco la acusa; la infanta va al banquillo. Fin de la primera parte.

Se descubre que los muchachillos de la peli son malísimos en realidad, tanto que retiran la acusación particular contra la infanta; la infanta ya no es acusada sino una persona como usted o como..., bueno, quiero decir, una persona que ya no se tiene que sentar en el banquillo de los acusados. Fin de la segunda parte.

Tercera parte: ¿pero cometió la infanta delito o no?

¡Hombre, por favor, qué preguntas tiene usted!

23-IV-16

(Soneto ubérrimo CLXXVII: Abengoa, 23 millones, dos pollos)

¡Qué fácil es ganar quince millones
si se tienen los contactos debidos:
puedes ser el peor de los bandidos
o el mayor de los bobalicones;
no importa, tienes todas las opciones
si te encuentras entre los protegidos
por alguno de los muy distinguidos
ineptos que toman las decisiones!
Son jerarcas, forman una ralea
y apadrinan al más ineficaz
pero también codicioso y voraz
para trincar el gordo y la pedrea.
Así pasó con un tal Benjumea
y con Abengoa (descanse en paz).

En 2015 Felipe Benjumea Llorente, Presidente Ejecutivo de Abengoa, se anotó 4,484 millones en indemnizaciones, 7 millones en “otros conceptos”, 3,304 millones en “retribución variable a corto plazo”, 814.000 euros por salario y otros 68.000 euros en dietas.

El consejero delegado Manuel Sánchez Ortega recibió un total 8,4 millones, frente a los 4,5 millones de 2014, tras incorporar a su salario una indemnización por cese de otros 4,5 millones. 

A los pocos meses de la salida de estos dos artistas, Abengoa presenta concurso de acreedores.

¿Hay algo que no esté suficientemente claro? Nada, ¿verdad? Pues verán como no pasa nada. Nada de nada de nada.

17-IV-16

(Soneto ubérrimo CLXXVI: Soria y Mariano)

Este ministrillo que el Diablo guarde
ni siquiera ha tenido la decencia
de mostrar su caradura a la audiencia
al renunciar por fullero y cobarde;
pocas veces he visto tal alarde
de falsedad con tanta prepotencia
ni una renuncia con tal incongruencia,
caos gramatical y, encima, tarde.
¿Dónde está la contundencia famosa?
La que tan bien usasteis con la Rita,
el Rato, Camps, Alperi y la mocita
aquella, alicantina, tan donosa…
Pues sabed que la gente está ya frita
de tanto ladrón, de tanta raposa.

Mirad, la gente no es tan tonta como parece; manejable, sí, por supuesto; tonta, no, en absoluto. O sea, cabeza tiene, pero el instinto de supervivencia le puede.

Cada vez que oye lo de la rotundidad referido a vuestra forma de actuar frente a la corrupción, sabe a ciencia cierta que le estáis tomando el pelo.

Otra cosa: dice el refrán que quien ha sido cocinero antes que fraile sabe lo que pasa en la cocina. Pues bien, si Mariano no sabe qué pasa en su propio partido es que es un incompetente y, por consiguiente, debe dimitir; si no lo sabe, es que más tonto que un zapatero que yo me sé y, por consiguiente, debe dimitir.

En ambos casos, debéis echarlo. Es vuestro deber y salvación.

14-IV-16

(Soneto ubérrimo CLXXV: Lecciones Doctorales)

Nuestro actual estado de derecho
no lo es tal, sino de impunidad
donde quienes son ricos de verdad
ya tienen todo el camino hecho
o, al menos, un larguísimo trecho
hacia una burlesca libertad
con la interesada complicidad
de unas Leyes hechas en su provecho.
Tras saquear la tira de millones
y cumplir una irrisoria condena
tenemos a Mario Conde en escena
otra vez para darnos más lecciones
de cómo no pagar compensaciones
tras robar y sin entrar en la trena.

Bueno, eso de sin entrar en la trena suena un poco exagerado; pero es que soy andaluz y, en consecuencia, un tanto dado a ello. También sea dicho que el anterior talego de nuestro Doctor Honoris Causa mejor lo definiríamos como hotelazo de varias estrellas y no digo más y yo me entiendo.

Pero, pregunto, ¿qué hacía este pájaro en libertad cuando no había hecho frente a las indemnizaciones a que había sido condenado y presumiendo, para colmo, de un pedazo de pazo que ríase usted del de Meirás; de un palacete en el mejor sitio de Madrid que ríase usted del de Pedralbes; y de una finca primorosísima que ríase usted Bonanza?

¿Cómo dice? ¿Que era insolvente?

¡Ah, ya! Ahora sí lo entiendo. Todo. Todo, todo, todo.

13-IV-16

(Soneto ubérrimo CLXXIV: ¡Esa empresa no es mía!)

¡Coño, conmigo nadie se equivoca
y saca mi nombre en una empresa
como esas en las que sale el Blesa
o el tal Soria, que vaya bicoca!
¡Y la gente se pone como loca
a desmentir que la empresa esa
sea suya, con cara de sorpresa,
de mucha sorpresa y… cara, no poca!
¡Pero, hombre, si es para que estés contento!
¡Director de empresa, qué alegría!
Y más, ¡en Panamá! El rendimiento
de las pelas es de antología
en un país con tanta pillería.
¡Y te tratas con cada elemento…!

Pues, no, señor. Lo primero que hacen es negarlo: esa empresa no es mía, debe ser una equivocacion, no sé cómo ha ido a parar mi nombre allí, etc. Luego echan la culpa a la familia: ¡Ah, sí, la empresa esa, claro, ahora caigo, es de mi hermano! ¡Cómo tenemos los mismos apellidos pues, eso, los banqueros se han debido equivocar!

Que pasa todos los días: quien conozca a la ralea ya saben que los banqueros se equivocan día sí, día también, adjudicando empresas a cualquiera que no es su dueño, dando unos intereses descomunales y divulgándolo todo desde el púlpito en la misa de las doce.

Por último, ponen cara de niño bueno y acaban por reconocer que se llevaron el dinero allá para no pagar aquí; aunque, eso sí, siguen disfrutando de nuestras carreteras, hospitales, universidades, policía y prensa hasta que esta les echa el guante.

Entonces ponen cara de Almodóvar, ya saben, ese que anda pidiendo más subvenciones para el pésimo cine español (salvo contadísimas excepciones) y rebaja de los impuestos al septimo desastre.

¡¡¡Pedro!!!

Sí, ése.

12-IV-16

(Soneto ubérrimo CLXXIII: Busquem el caloret!)

Moviendo su pesada osamenta
como un saco de patatas con huesos,
andando con el paso de los presos,
camina esta pájara de cuenta.
Esta exalcaldesa corpulenta,
siendo uno de los pesados pesos,
tiraba a mantas, con fingidos besos,
nuestras pelas de forma truculenta.
Los dos, ella y su amigo el Curita,
echaron la casa por la ventana,
trincaron cuanto les vino en gana
mientras les daban la tira tirita:
trajes a él, por su cara bonita;
guantes y bolsos para la paisana.

Busquem el caloret! ¡Te quiero un huevo! ¡Un bolso de Louis Vuitton es un regalo habitual!

Y fíjate, Mariano, lo de los regalos es peccata minuta. Lo verdaderamente frustrante ha sido el derroche desmedido y egoísta, el trinque a punta pala y, sobre todo, la impunidad que con tu pasividad has consentido.

Está bien ser agradecido; pero no cuando sabes mejor que nosotros cómo está el corral. Debiste pensar que España es lo primero. Nos habrías evitado, muy probablemente, las angustias y penitas que estamos pasando, con el Coletas asomado a la ventana y Zapatero II rabiando por tu silla.

Seguro.

10-IV-16

(Soneto ridículo CCXXIII: ¡Dientes, dientes!)

Este tío y la Pantoja, su secuaz,
robaron millones a punta pala,
cumplen unos añitos y ¡hala, hala,
a la calle, para gozar en paz!;
al igual que el pajarraco rapaz
que, con su botín, después se regala.
Es triste que el ladrón y su zagala
tras un enjaulamiento tan fugaz
salgan libres con la bolsa bien llena
a disfrutar del dinero ilegal
sabiendo que ella tuvo en la trena
un tratamiento bastante especial,
y que el Cachuli, mote del zagal,
ni cumplió su ridícula condena.

Hay expertos estudiosos de la materia que ponen al caso Malaya a la cabeza en la clasificación de casos de corrupción en España por la cantidad defraudada; 2.400.000 millones de euros. Por delante, y muy destacado, de sus inmediatos seguidores por ahora: los cursos de formación, la pujolada y los eres; todos ellos milmillonarios; tres de ellos en Andalucía.

Otros, en cambio, lo hacen descender en el escalafón, aunque no mucho: los 2.000 millones en que se estima el derroche del Pedrusquito no deja mucho margen.

Bueno, pues, amigos, ya está la pájara cantando a pleno pulmón y su antiguo enamorado gozando de su libertad en compañía de su último, por ahora, amorcito.

¿Nosotros? Desplumados, ni que decir tiene.

09-IV-16

(Romance LVII: Si tú me rascas mi espalda...)

—Si tú me rascas mi espalda,
la tuya yo rascaré:
si mi boca nada dice
de lo que mis ojos ven,
la tuya, en consecuencia,
debe callarse también
cuando tus ojos ven algo
que tampoco está bien.
Lo de los eres y cursos
poco lo removeré
si te olvidas de Bárcenas
de una puñetera vez.
Mas sí podemos, en cambio,
tomarla con Oleguer
u Olegario, tú ya sabes,
el hijo del Pujolet,
el que de cada cien pelas
se llevaba ciento diez…
—¡No, ¡por Dios¡, qué disparate:
sólo se llevaba tres!
A Panamá, mayormente,
según me enteré ayer,
para que no tributara
tan sustancioso parné
en España, que le roba
capital más interés
con toda su mala leche
y ninguna buena fe.
Y también la tomaremos
con el clan del bachiller
Errejón el de la beca,
el estudiantillo aquel
que tiene por profesores
a toda la insensatez
de la pobre Venezuela
y a su pasta a tutiplén.
A cambio yo, de los sobres
ya ni pío soltaré.
—De acuerdo, Pedro mío.
Y yo tampoco diré
que tú eras consejero
de Bankia cuando, ¡ejem!,
a las preferentes disteis
vuestra bendición. Y amén.

¡Siete millones de euros para instaurar el bolivarismo en España!

¡Tela, eh, señores?

En fin, todo sea por vivir aquí como ahora están viviendo en Venezuela: el Maduro ha decretado que los viernes sean fiesta también. Se lo ha aconsejado un pajarito, perdón, un pajarraco que en paz no descanse. ¡Más tiempo libre para el proletariado!

¡Viva Caracas!, digo, Honduras.

¡Ay, Dios, qué fauna!

06-IV-16

(Soneto ubérrimo CLXXII: ¿Somos unos memos?)

Tú dime de qué andas presumiendo
y yo te diré de lo que careces;
este refrán, que es cierto muchas veces,
cumplirse estos días lo estoy viendo:
¡Cómo un partido nos está mintiendo
con tanta desvergüenza que enrojeces
de vergüenza ajena con las memeces
y mentiras que andan expandiendo!
¿Acaso los eres han sido un sueño?
¿O Zapatero una simple pesadilla?
¡Y acabamos hasta la coronilla
de tanto curso del paro sureño!
¡Y todo esto se queda pequeño
ante el arte del Clan de la Tortilla!

¡Dios santo, qué PSOE!

Se nos están presentando como los adalides de la cruzada anticorrupción ¡y tienen en Andalucía la mayor cueva de Alí Babá de la Historia!

Por otra parte, ¿se han olvidado de los desmanes de Zapatero? Y por citar alguno: el camino que les allanó a los Pujoles, los Mases, el 3% en su marcha hacia la impunidad independentista; el invento de la Memoria Histórica, o sea, el hurgar en una herida que iba camino de cicatrizar; su Alianza de Civilizaciones, con el derroche consecuente e inconsecuente en su empeño por convertirnos en el hazmerreír mundial; su certera previsión de la crisis y las medidas que no tomó, lo cual, dicho sea, nos ha traído en gran medida el paro que disfrutamos; sus papeles para todos, que metió en el pellejo de toro todo lo que una política más responsable habría podido evitar, etc., etc., etc.

Por otra parte, ¿se han olvidado de las empresas y gestas del Clan de la Tortilla, allá, por los tiempos del Isidoro? ¿No? Pues os lo recordaré: no había día que abrieras la prensa y no encontrases un nuevo escándalo institucional: Boletín Oficial, Guardia Civil, Renfe, la Expo del 92, los fondos reservados, Rumasa, Filesa y Time-Export, el Ave, Banco de España, Urralburu, Banesto, Palomino, PSV, Juanito Guerra, etc., etc., etc.

Por otra parte, ¿se ha recuperado lo trincado en los eres o en los cursos?, ¿están los ladrones en el talego?, ¿han cooperado con la señora jueza doña Mercedes Alaya, honra de Andalucía y de España entera?

¿No? Pues, miren, no he entrado siquiera en el asuntillo de las Cajas de Ahorro, los gastos descerebrados y la impunidad institucionalizada. Que en esto estáis todos.

Menos Podemos, claro, que está en Venezuela y, gracias a Dios, asentado ya en las poltronas de la Casta y disfrutando a toda pastilla de sus privilegios y aforamientos. Por cierto y por curiosidad, ¿qué pasó con lo de la bequita de Errejoncito?, ¿se olvidó todo?, ¿fue un pecadillo?, ¿ha prescrito?, ¿sigue en la cátedra su presunto y andaluz profe?

¡Ay, Dios mío, si digo Tu Nombre no es en vano sino producto del cabreo que, cada vez que lo oigo, me hace pillar este Zapatero II que tenemos en puertas!

03-IV-16

(Soneto ridículo CCXXII: El sexo de los ángeles)

Machos no son los ángeles, diría;
pero hembras, tampoco, por supuesto;
y en este orbe que Dios ha dispuesto
debía ser tal tema tontería.
Pero los españoles, la mayoría,
sí parece preocuparse de esto;
profundo y craso error. Para el resto
todo es pura y simple nadería:
Cristo fue varón; María, mujer;
el Padre barbas tiene, está claro;
la Paloma, algo tiene que ser;
pues si lo de los ángeles es raro
o nos están mintiendo con descaro
o algún sexo tienen que tener.

Y mientras entablamos sesudas disquisiciones acerca del sexo de los ángeles, de ciertos clubes de fútbol, de los programas electorales de los partidos y chorradas similares, unos impresentables y ambiciosos hombres de Estado nos han vaciado nuestras Cajas de Ahorro, se están yendo de rositas y no han devuelto ni los ¡Buenos días, tenga usted!

¡Vivan los aforamientos!

¡Vivan las prescripciones!

No más impunidad, por favor.

02-IV-16

(Romance LVI: ¡En esta esquina... Andrésss!)

“Con mis ojos como caños,
llorando a moco tendido,
voy, por ser sindicalista,
caminito del presidio.
Allí tres años y medio
pasaré entre suspiros
por unas poquillas hostias
que le di en los jocicos
y, de balde y de propina,
unos cuantos insultillos
a un concejal que es la peste,
un canalla y un bandido
para los agricultores,
¡hombres duros y sencillos
que con el PER y sus votos
al país hacen más rico!
Como veis, nada importante;
además, tenía motivos;
y en lugar de resolver
 a hostias el asuntillo,
como aquí resolvemos
tales asuntos los tíos,
este hijo de su madre,
que a saber de quién es hijo,
¡va y me pone una denuncia
como la copa de un pino!
Y el juez, que dice que tiene
los antecedentes míos
con un par de condenillas
(o tres o cuatro o cinco)
por agresión, me condena
diciendo que es un delito.
¡A mí, obrero del campo!,
aunque no distingo el trigo
de la mata de patata;
la retama, del lentisco;
la gallina, del conejo
o al mulo, del borrico.
¡Que viva la vida padre!
¡Y viva el sindicalismo!
¡Y que viva nuestro SAT,
que es un SAT con señorío!;
que me llevó de visita
con otro montón de amigos
a conocer al Maduro,
el que vive en su cortijo
¡en Venezuela, señores!,
al otro lao del río,
que nos costeó el viaje
con sus boyantes bolsillos
por ver de instaurar aquí
su dictadura de pillos!”
¡Ay, pobre Miguel Hernández,
que tu nombre, que es tan digno,
lo escuchemos en bocas
de labios tan retorcidos!

¡Eh, eh, eh, tranquilos todos: don Andrés no va a dejar su acta de concejal! ¡Trabajará desde el talego por el bien de los pueblos de España! Y cobrará su bolsa, como es lógico: dejó al otro hecho un Cristo en el primer round.

Fuentes de toda solvencia nos han confiado que ya ha empezado a escribir un libro de poemas dedicado a su admiradora, y perita literaria, la secretaria general de Podemos en Andalucía, tal Teresa Rodríguez. Don Andrés ha afirmado: "¡Pos claro que le ganaré al Miguel! ¡Ese no tiene dos hostias!"

PS: para detalles: http://www.elconfidencial.com/espana/andalucia/2016-03-29/asi-fue-la-agresion-del-lider-de-podemos-ahi-viene-el-ibarra-vamos-a-por-el_1175524/

27-III-16

(Soneto ubérrimo CLXXI: Juicio a Arturo Mas, ¡ya!)

Hay que actuar sin timidez ni miedo:
la dichosa consulta, que se indague;
si infringió nuestras Leyes, que lo pague
como gestor del inútil remedo
de referendo; en verdad, enredo
que se debe evitar que se propague
y ocasione que este país naufrague.
Que hay a quienes les importa un bledo:
a esos salvapatrias regionales,
reyezuelos de bombo y oropel;
engendros del derroche sin cuartel;
de los eres y cursos, los vivales;
pujoles de paraísos fiscales.
Fieras son de mordidas a granel.

http://www.elmundo.es/cataluna/2016/03/27/56f6e59f22601d07788b4598.html

"En un escrito presentado ante Juan Manuel Abril, el magistrado instructor del procedimiento en el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), los fiscales Francisco Bañeres y Emilio Sánchez Ulled enumeran las actuaciones realizadas por el Ejecutivo catalán respecto a las votaciones que presuntamente podrían ser susceptibles de los delitos de desobediencia, prevaricación o malversación de fondos públicos... Los fiscales creen que existen «sólidos indicios delictivos» en la actuación de Arturo Mas, Irene Rigau y Juana Ortega".

Nota de la redacción: la cita no es literal: hemos escrito en español los nombres propios.

(Soneto ubérrimo CLXX: ¿Gilipollassss...? ¡Sí!)

Tenemos en la casa al enemigo.
De par en par les abrimos la puerta.
Entraron porque la vieron abierta
y se trajeron sus cosas consigo.
Su Guerra Santa también, ya te digo;
que conlleva la amenaza bien cierta
de que nuestra cultura, ¡mejor muerta!;
lo mismo que en tiempos de don Rodrigo.
Pues aún viven en la Edad Media
y es cierto que siguen siendo los mismos,
con sus exigencias y terrorismos
anteriores a La Enciclopedia.
Entre ellos y nosotros hay abismos
y salvarlos será nuestra tragedia.

Antes o después las religiones se verán superadas por la razón, la lógica, el discurso; no obstante, si en la actual coyuntura hubiera que tomar partido por alguna, la elegida no sería, en absoluto, el Islam; por dos razones inaceptables: el machismo rotundo y la yihad amenazadora.

No comprendo cómo nuestros progresistas se empeñan en atacar la religión cristiana con tanto ahínco en tanto que con la islámica se muestran tan benevolentes.

O sea: cristiano = carca; islamista = progre. ¡Ele!

Pues...

¡Viva el feminismo!

26-III-16

(Romance LV: ¡Barberrita desencadenada!)

“—¡La madre que los parió!
¡Esos hijos de su madre!
¡Con lo que me he esforzado,
trabajando más que nadie,
me quieren defenestrar
o, dicho en plan compadre,
mandar a la misma mierda,
de patitas a la calle!
¡Pero, veis cómo me huyen
estos jodidos cobardes?
¡La espalda me dan todos
sabiendo, como bien saben,
que si no fuera por mí
serían muertos de hambre!;
porque todos ellos son
desde antes de que nacen
y hasta el día que cascan
unos negados totales
que sólo para trincar
se puede decir que valen,
¡que tenían que lamerme
igual que los perros lamen
la mano que les dio pan
¡y dinero a raudales!,
sabiendo, como sabían,
de dónde la pasta sale…!
¡No pretenderán ahora,
digo yo, que yo me calle!
¡Voy a soltar por la boca
los millones a millares,
el veneno por litronas
y la mierda por quintales!”
(Se abre entonces la puerta
y una vocecita suave
y baja, que se diría
como de otro cadáver:)
“—Buenas tardes, Barberrita,
buenas tardes, buenas tardes”.
En escuchándola ella
las carnes se le entreabren
y el corazón le da un bote
que ella cree que se le sale:

“—¡Pasa, pasa, mi curita,
adelante, adelante,
que estoy segura que vienes
sin duda a consolarme¡”
—Así es, hijita mía;
también a tranquilizarte
pues a Suiza llegó,
tras muy tranquilo viaje,
esa última remesa:
¡ya no quedan ni señales!”
—¡Ay, curita, tú no sabes
cuantísimo bien me hace
el escuchar de tu boca
y ahora palabras tales!
¡Te quiero un huevo, curita,
¡no, te quiero los dos, diantres!!

¡Qué labor tan admirable: la Valencia Summit, el Calatraveo, su apoyo a Blasco (el de los fondos de cooperación trincados), el asuntillo Emarsa, Imelsa, Rus, ¡ay, Dios, que tengo que respirar!, la Feria, los regalitos, los regalazos, las mordidas más que presuntas...!

(Soneto ubérrimo CLXIX: ¿... pa tanto como destaca?)

¡Pero de dónde saca nuestra infanta
las pelas para tanto viajecito
como se raspa con su tortolito
cada año por la Semana Santa!
¿Se los paga también a la manganta*
La Caixa junto con el sueldecito
en vez de perpetrarle el finiquito
y largarla a la calle por tunanta*?
También puede ser que sea dinero
del guapo negocio que en comandita
tenía con su macho la infrascrita,
negocio que era digno de un trilero.
O que algún bribón de mal agüero
los paga porque metió la patita.

*presunta

En El Mundo (26-III-16):

"La infanta Cristina, vacaciones en Vietnam tras 10 días de trabajo en dos meses. Se han marchado con sus hijos a conocer Vietnam y Camboya. Juan (16), Pablo (15), Miguel (13) e Irene (10) terminaron el segundo trimestre educativo en la Escuela Internaconal de Ginebra el pasado 18 de marzo. Han dormido en Vedana Lagoon Resort & Spa; cuesta una media de 535 euros por noche en esta temporada, con desayuno. En 2014 eligieron un resort de cinco estrellas en Marruecos para descansar; en 2015 optaron por la belleza de La Toscana para hacer un road trip gastronómico con sus cuatro hijos que incluyó visita a restaurantes con estrella Michelín".

¿De dónde saca pa tanto como destaca?

¿Pues no estaban a la cuarta pregunta?

 

ADVERTENCIA:

Hoy, 25-III-16, se ha cambiado esta página de inicio (HOJA DE HOY); la anterior ha quedado archivada en este enlace:

HOJAS DE AYER

en el apartado:

II) HOJAS DE AYER: TOMO 02 (desde 07-IV-12)

bajo el epígrafe:

¡PODEMOS irnos a freír papas! (25-III-16)

Para contactar:

elindependientedigital.es@gmail.com

(Se guardará el anonimato de quien así lo exprese)

 

 
Las opiniones vertidas aquí son de la exclusiva responsabilidad del autor; los cuentos, artículos, poesías, etc., están protegidos por la Propiedad Intelectual y el Copyright, y se prohibe su reproducción total o parcial sin el permiso del autor.