El Parte Inglés

 

0

 

            Amigo:

            He querido contarte esta historia para que, ya que tu buena suerte te ha hecho nacer en país libre y no subyugado al capricho egoísta del salvapatrias de turno, des las debidas gracias a los hados que en tal manera dispusieron tu sino.

            Por tu inmenso bien.

            Por haberte podido contar entre los afortunados.

            También he querido narrarte esto, y muy particularmente, para que aprendas a comprender y admires a muchos de los que de esta ventura tuya no gozaron.  No vengas en condenarles con tu desprecio irreflexivo, ni a hacer de ellos el objeto de tu desdén:  pagaron con sus angustias, con su bienestar y haciendas, con su vida incluso, los intentos desesperados por conquistar aquello que a ti se te ha dado tan libre de coste y carga.

            La libertad.

           Por último, y no menos importante, también está en mis pretensiones el inducir en ti hasta una pizca de compasión por los otros muchos que nada hacen sino voluntariamente inclinar la cerviz y someterse a la deshonra de la veleidad ajena.  Porque, ¿quién es el que tal padece sin sentirse humillado hasta lo más profundo de su ser?  Más aún cuando la propia reflexión les hace irse concienciando de su cobardía a enfrentarse al gallardo sino de un fin noble y digno:  que son muchos los que en más estiman vida que honra.

            Sí.

            Y para mí tengo que pocas cosas hay comparables al tormento de un tránsito entero y único dedicado a justificar el propio desprecio y la sempiterna vergüenza.

 

HOJA DE HOY
HOJAS DE AYER
NOVELAS por entregas
ÍNDICE
24-IX-12
sigue: cap. 01